/ miércoles 31 de agosto de 2016

Vamos a construir el muro y México pagará por el, insiste Trump

WASHINGTON, D.C. (OEM-Informex).- Donald Trump, el candidato presidencial republicano, al regresar a su país y luego de haber sostenido una reunión con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, aseguró que, si gana la presidencia, se construirá una muralla impenetrable en la frontera sur de Estados Unidos y que los gastos de la construcción los cubrirá el Gobierno mexicano.

“Numero uno, construiremos una gran muralla a lo largo de la frontera sur y México pagará el 100 por ciento de la construcción. No lo saben todavía pero van a pagar por el muro”, subrayó Trump durante su discurso en Phoenix, Arizona, donde dio a conocer los detalles de su nuevo proyecto migratorio.

Con una actitud totalmente distinta a la que tuvo al lado de Peña Nieto en Los Pinos, Trump regresó a su retórica antimigratoria y presentó un perfil dañino de los inmigrantes indocumentados.

“Los inmigrantes indocumentados son personas sin educación y sin habilidades, que le están robando los empleos a los estadunidenses”, enfatizó el candidato presidencial republicano.

Como era de esperarse, una vez que regreso a Estados Unidos al concluir la breve visita a Los Pinos, cortesía de Peña Nieto, Trump retomó el tema de cerrar la frontera con México y criminalizar a los inmigrantes indocumentados.

“Construiremos un muro impenetrable, alto y bello”, aseguró Trump ante los gritos de apoyo de sus seguidores en Phoenix.

La nueva estrategia migratoria de Trump, además del muro fronterizo, prometió que de ganar la presidencia de Estados Unidos, el martes 8 de noviembre, desde su primer día como mandatario ordenaría la deportación inmediata de inmigrantes indocumentados con antecedentes penales, que están en la cárcel y que cometan cualquier delito.

Al detallar su proyecto migratorio, Trump destacó que con su mandato se acabarán las políticas de detener a indocumentados en la frontera para después dejarlos en libertad. “Serán deportados”.

Tras manifestar que habrá “cero tolerancia” para los inmigrantes indocumentados con antecedentes penales, el multimillonario candidato presidencial informó que “triplicará” el número de agentes federales dedicados a procesar las deportaciones. Anunció la creación de un “equipo de tarea”, exclusivamente dedicado a su deportación.

Como parte de la criminalización de inmigrantes indocumentados, advirtió que bajo su presidencia dará autoridad a los policías de cualquier ciudad o pueblo para aprehenderlos, amén de contratar a otros 5 mil agentes de la Patrulla Fronteriza que reforzarán la vigilancia de las fronteras de Estados Unidos, especialmente la que comparte con México.

Respecto a su reunión y viaje a México, Trump brevemente aseguró que Peña Nieto es “un hombre que me gusta y respeto”.

Sentenció que si es presidente de Estados Unidos, se creará una relación con nuestro país.

“Mi amor por la gente de México y su liderazgo”, acotó Trump.

Su discurso en Phoenix, también fue aprovechado para criticar la política migratoria del presidente Barack Obama, y de su contrincante, Hillary Rodham Clinton, la candidata demócrata.

“Es nuestro derecho como nación soberana, elegir a los inmigrantes indocumentados que nos quieran”, indicó Trump.

A Clinton y a todos los que promueven una reforma migratoria integral, que busque regularizar el estatus de residencia laboral y de residencia, que estima hay en Estado Unidos, los acusó de promover una amnistía y desestimar los intereses de los ciudadanos estadunidenses.

“El bienestar de los estadunidenses tiene que ser la prioridad”, manifestó Trump, quien en otro casillero de su política migratoria acotó que obligaría a los 23 países, de donde se calcula son los inmigrantes indocumentados, a recibir a estos cuando sean deportados bajo su presidencia.

“Los vamos a tratar con gran dignidad, con equidad, pero la gran compasión será para los ciudadanos de Estados Unidos”, sentenció el candidato presidencial republicano.

Bajo su propuesta de política migratoria, Trump habló de la necesidad de ser más rigurosos para someter a revisión a inmigrantes musulmanes que quieran emigrar a la nación estadunidense.

En términos generales, Trump responsabilizó a los inmigrantes de todo tipo de violencia. Victimizó a la ciudadanos de su país, y acusó a los indocumentados de ser los causantes de muchos delitos, como el asesinato.

De la migración legal que llega a Estados Unidos, Trump garantizó a sus seguidores que bajo su presidencia será a su vez reformada, pero en base a los intereses de los trabajadores estadunidenses.

El decálogo de la política migratoria, según el mismo Trump, será la solución al problema de la inmigración indocumentada.

El candidato republicano dejó en el aire el tema del resto de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que no tienen antecedentes penales, respecto a su regularización laboral y de residencia. “No habrá amnistía”, remató Trump.

"En el tema migratorio, solo hay un asunto principal: el bienestar del pueblo estadounidense. Ningún tema se le acerca", dijo el candidato. Es nuestro derecho escoger a los inmigrantes más probables en florecer (...) la migración ilegal cuesta mas de 113 mil mdd al año, si juntamos ese dinero por 10 años podría irse a los estudiantes y a la gente que lo necesita. Hay muchos que son buenas personas, eso no cambia el hecho de que la mayoría son de baja destreza y baja educación que compiten con trabajadores estadounidense vulnerables. Los ilegales dañan a personas que no pueden obtener empleo bajo ninguna circunstancia, esos hechos nunca se informan. Los ilegales son tratados mejor que los veteranos, esto no va a pasar más.

El plan de inmigración

- Tolerancia cero a inmigrantes ilegales delincuentes. "Vamos a comenzar a sacarlos desde el primer día, tan pronto como asuma el poder en operaciones conjuntas con autoridades"

- Cancelar iniciativas de Obama que beneficien a indocumentados

- Suspender visas para todos aplicando exámenes extremos para obtenerla

- Asegurar que países acepten a personas deportadas

- Ampliar condenas a indocumentados establecidas en nueva reforma

- Crear fuerza especial para deportaciones y contratación de 5 mil agentes fronterizos y más garitas

- Bloquear financiamiento para ciudades "santuario"

WASHINGTON, D.C. (OEM-Informex).- Donald Trump, el candidato presidencial republicano, al regresar a su país y luego de haber sostenido una reunión con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, aseguró que, si gana la presidencia, se construirá una muralla impenetrable en la frontera sur de Estados Unidos y que los gastos de la construcción los cubrirá el Gobierno mexicano.

“Numero uno, construiremos una gran muralla a lo largo de la frontera sur y México pagará el 100 por ciento de la construcción. No lo saben todavía pero van a pagar por el muro”, subrayó Trump durante su discurso en Phoenix, Arizona, donde dio a conocer los detalles de su nuevo proyecto migratorio.

Con una actitud totalmente distinta a la que tuvo al lado de Peña Nieto en Los Pinos, Trump regresó a su retórica antimigratoria y presentó un perfil dañino de los inmigrantes indocumentados.

“Los inmigrantes indocumentados son personas sin educación y sin habilidades, que le están robando los empleos a los estadunidenses”, enfatizó el candidato presidencial republicano.

Como era de esperarse, una vez que regreso a Estados Unidos al concluir la breve visita a Los Pinos, cortesía de Peña Nieto, Trump retomó el tema de cerrar la frontera con México y criminalizar a los inmigrantes indocumentados.

“Construiremos un muro impenetrable, alto y bello”, aseguró Trump ante los gritos de apoyo de sus seguidores en Phoenix.

La nueva estrategia migratoria de Trump, además del muro fronterizo, prometió que de ganar la presidencia de Estados Unidos, el martes 8 de noviembre, desde su primer día como mandatario ordenaría la deportación inmediata de inmigrantes indocumentados con antecedentes penales, que están en la cárcel y que cometan cualquier delito.

Al detallar su proyecto migratorio, Trump destacó que con su mandato se acabarán las políticas de detener a indocumentados en la frontera para después dejarlos en libertad. “Serán deportados”.

Tras manifestar que habrá “cero tolerancia” para los inmigrantes indocumentados con antecedentes penales, el multimillonario candidato presidencial informó que “triplicará” el número de agentes federales dedicados a procesar las deportaciones. Anunció la creación de un “equipo de tarea”, exclusivamente dedicado a su deportación.

Como parte de la criminalización de inmigrantes indocumentados, advirtió que bajo su presidencia dará autoridad a los policías de cualquier ciudad o pueblo para aprehenderlos, amén de contratar a otros 5 mil agentes de la Patrulla Fronteriza que reforzarán la vigilancia de las fronteras de Estados Unidos, especialmente la que comparte con México.

Respecto a su reunión y viaje a México, Trump brevemente aseguró que Peña Nieto es “un hombre que me gusta y respeto”.

Sentenció que si es presidente de Estados Unidos, se creará una relación con nuestro país.

“Mi amor por la gente de México y su liderazgo”, acotó Trump.

Su discurso en Phoenix, también fue aprovechado para criticar la política migratoria del presidente Barack Obama, y de su contrincante, Hillary Rodham Clinton, la candidata demócrata.

“Es nuestro derecho como nación soberana, elegir a los inmigrantes indocumentados que nos quieran”, indicó Trump.

A Clinton y a todos los que promueven una reforma migratoria integral, que busque regularizar el estatus de residencia laboral y de residencia, que estima hay en Estado Unidos, los acusó de promover una amnistía y desestimar los intereses de los ciudadanos estadunidenses.

“El bienestar de los estadunidenses tiene que ser la prioridad”, manifestó Trump, quien en otro casillero de su política migratoria acotó que obligaría a los 23 países, de donde se calcula son los inmigrantes indocumentados, a recibir a estos cuando sean deportados bajo su presidencia.

“Los vamos a tratar con gran dignidad, con equidad, pero la gran compasión será para los ciudadanos de Estados Unidos”, sentenció el candidato presidencial republicano.

Bajo su propuesta de política migratoria, Trump habló de la necesidad de ser más rigurosos para someter a revisión a inmigrantes musulmanes que quieran emigrar a la nación estadunidense.

En términos generales, Trump responsabilizó a los inmigrantes de todo tipo de violencia. Victimizó a la ciudadanos de su país, y acusó a los indocumentados de ser los causantes de muchos delitos, como el asesinato.

De la migración legal que llega a Estados Unidos, Trump garantizó a sus seguidores que bajo su presidencia será a su vez reformada, pero en base a los intereses de los trabajadores estadunidenses.

El decálogo de la política migratoria, según el mismo Trump, será la solución al problema de la inmigración indocumentada.

El candidato republicano dejó en el aire el tema del resto de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que no tienen antecedentes penales, respecto a su regularización laboral y de residencia. “No habrá amnistía”, remató Trump.

"En el tema migratorio, solo hay un asunto principal: el bienestar del pueblo estadounidense. Ningún tema se le acerca", dijo el candidato. Es nuestro derecho escoger a los inmigrantes más probables en florecer (...) la migración ilegal cuesta mas de 113 mil mdd al año, si juntamos ese dinero por 10 años podría irse a los estudiantes y a la gente que lo necesita. Hay muchos que son buenas personas, eso no cambia el hecho de que la mayoría son de baja destreza y baja educación que compiten con trabajadores estadounidense vulnerables. Los ilegales dañan a personas que no pueden obtener empleo bajo ninguna circunstancia, esos hechos nunca se informan. Los ilegales son tratados mejor que los veteranos, esto no va a pasar más.

El plan de inmigración

- Tolerancia cero a inmigrantes ilegales delincuentes. "Vamos a comenzar a sacarlos desde el primer día, tan pronto como asuma el poder en operaciones conjuntas con autoridades"

- Cancelar iniciativas de Obama que beneficien a indocumentados

- Suspender visas para todos aplicando exámenes extremos para obtenerla

- Asegurar que países acepten a personas deportadas

- Ampliar condenas a indocumentados establecidas en nueva reforma

- Crear fuerza especial para deportaciones y contratación de 5 mil agentes fronterizos y más garitas

- Bloquear financiamiento para ciudades "santuario"