/ martes 10 de enero de 2017

Yihadistas del EI usan drones-bomba para cometer atentados

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).- La estrategia terrorista delgrupo yihadista Estado Islámico (EI) entró en una faseextremadamente peligrosa después que la organización comenzó autilizar drones-bombas para perpetrar sus atentados.

El peligro que representa ese tipo de operaciones fue admitidopor un informe del ministerio de Defensa francés. Ese estudio pusoen evidencia la preocupación que existe en los organismos deseguridad sobre la posibilidad de que esos aviones sin piloto seanutilizados con fines terroristas.

Tras una investigación que duró más de tres meses, losexpertos militares revelaron los detalles de un ataque perpetradoel 2 de octubre en Erbil (Irak) con un drón (avión sin piloto) dela marca china Skywalker modelo X8. Por internet se pueden compraresos aparatos por 150 dólares. Con una inversión de mil 500dólares suplementarios es posible equiparlos con cámara y sistemade navegación.

Un aficionado de aeromodelismo incluso puede construir un modelorudimentario con menos de 200 dólares de presupuesto.

El Gobierno había reconocido en octubre que dos miembros de lasfuerzas especiales francesas habían resultado heridos cerca deErbil por la explosión de un drón, pero sin aportar mayoresdetalles. Ahora se supo, finalmente, que el avión sin piloto –deaspecto inofensivo– fue utilizado con un sistema de activaciónsimilar al que se usa con los coches-bomba o las minasantipersonas. Después de aterrizar normalmente, el artefactoexplotó al ser manipulado, reconoció el informe del ministerio deDefensa.

La carga, disimulada en el bloque de las baterías, eraprácticamente ínfima, pero alcanzó para matar al militar que latenía en sus manos, hirió a otros cinco que se encontraban a dosmetros de distancia y perforó un hueco de 20 centímetros deprofundidad en el suelo. “Por el ruido, la explosión equivalíaal impacto de un proyectil de mortero de 120 mm”, estimaron losexpertos de la organización Sahan, con sede en Nairobi,especializada en situaciones de conflicto.

Ese tipo de armas, en definitiva, no es demasiado letalcomparada con otros explosivos, pero produce un “efectopsicológico devastador”, explicó Greg Colin, uno de losespecialistas de Sahan.

Después de esa desafortunada experiencia, ahora los militaresadoptan extremas precauciones cuando se acercan a un drón.

Además de ese tipo de trampas, el EI comenzó a utilizar losaviones sin pilotos como mini-bombarderos rudimentarios. En elfrente de Gogjali, a la entrada de Mosul, las fuerzas iraquíesfueron atacadas varias veces con granadas ubicadas dentro defrascos que estallaban al tocar el suelo. Las esquirlas mataron aquienes se encontraban en un radio de 15 metros del lugar de laexplosión.

La actividad de los drones es tan intensa en la zona de Mosulque la región vive bajo el zumbido permanente de los aparatosoperados a distancia tanto por los yihadistas del EI, como por losmilitares iraquíes, los peshmergas kurdos o las fuerzas especialesbritánicas y francesas.

El Estado Islámico decidió descentralizar la producción delos drones-bombarderos para acercarlos a las zonas de operaciones.“Cuando ocupan una ciudad, sus especialistas se apoderan de untaller mecánico o una pequeña empresa metalúrgica y allíinstalan una unidad de fabricación que produce bombarderosrudimentarios en cadena”, explicó un oficial de inteligencia delas fuerzas francesas.

Esos aviones, utilizados para operaciones de reconocimiento decorto alcance, pueden transformarse fácilmente en un arma temiblesi son utilizados para perpetrar un atentado terrorista en zonaurbana. Un ataque de esa naturaleza contra un lugar público -comouna concentración, un estadio o un acto político- puede ocasionardecenas de víctimas.

Los aparatos de dos kilos que se venden en el comercio para usorecreativo tienen un alcance limitado: su radio de acción oscilaentre 3 y 5 kilómetros, y tienen una autonomía limitada a 30minutos: gracias a su equipo video y un GPS, su gran movilidad lespermitiría dirigirse rápidamente y con precisión hacia unobjetivo determinado, lo que haría casi imposible neutralizarlo atiempo. Esos artefactos pesan dos kilos y pueden transportar unpeso equivalente, suficiente para cometer un atentadodevastador.

A fin de prevenir eventuales ataques en zonas urbanas, elParlamento francés busca reforzar la reglamentación que regula eluso de drones. En este país -que sufrió dos grandes ataquesmasivos el 13 de noviembre de 2015 en París y el 14 de julioúltimo en Niza, que provocaron un total de 216 muertos y 847heridos- se vendieron más de 400 mil drones con un peso superior a800 kilos.

Además del empleo en Irak, que se convirtió en un método casirutinario, existen dos precedentes que hicieron comprender lagravedad que podrían tener esos artefactos. En 2013, uncuadricóptero aterrizó a los pies de la tribuna donde seencontraba la canciller alemana Angela Merkel en Dresde. En abrilde 2015 la alerta fue mucho más grave: un drón que diseminaba unapequeña dosis de materia radiactiva se posó sobre el techo de laresidencia del primer ministro japonés Shinzo Abe.

Los sistemas militares de detección son capaces de localizar unaparato hostil, pero solo tendrían pocos segundos paraneutralizarlo. Las dificultades que existen para detectarlosquedaron en evidencia durante un periodo en que decenas de dronessobrevolaron sitios estratégicos en Francia, en particular lamayoría de las centrales nucleares.

El método más eficaz experimentado hasta ahora consiste enembolsarlos dentro de una red transportada por un drón mucho másgrande. Pero crear un sistema de defensa de esa naturaleza en lasgrandes urbes tendría un costo sideral e inmovilizaría miles dehombres.

Los servicios de inteligencia occidentales temen ahora que, anteel éxito que han tenido sus últimas experiencias y el refuerzo delas medidas de seguridad adoptada en Estados Unidos y Europa, losyihadistas del Estado Islámico comiencen a pensar en laposibilidad de utilizar drones como nuevos vectores del terror.

Esa perspectiva confirma que, a partir de ahora, la amenazamenos esperada también puede venir del cielo.

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).- La estrategia terrorista delgrupo yihadista Estado Islámico (EI) entró en una faseextremadamente peligrosa después que la organización comenzó autilizar drones-bombas para perpetrar sus atentados.

El peligro que representa ese tipo de operaciones fue admitidopor un informe del ministerio de Defensa francés. Ese estudio pusoen evidencia la preocupación que existe en los organismos deseguridad sobre la posibilidad de que esos aviones sin piloto seanutilizados con fines terroristas.

Tras una investigación que duró más de tres meses, losexpertos militares revelaron los detalles de un ataque perpetradoel 2 de octubre en Erbil (Irak) con un drón (avión sin piloto) dela marca china Skywalker modelo X8. Por internet se pueden compraresos aparatos por 150 dólares. Con una inversión de mil 500dólares suplementarios es posible equiparlos con cámara y sistemade navegación.

Un aficionado de aeromodelismo incluso puede construir un modelorudimentario con menos de 200 dólares de presupuesto.

El Gobierno había reconocido en octubre que dos miembros de lasfuerzas especiales francesas habían resultado heridos cerca deErbil por la explosión de un drón, pero sin aportar mayoresdetalles. Ahora se supo, finalmente, que el avión sin piloto –deaspecto inofensivo– fue utilizado con un sistema de activaciónsimilar al que se usa con los coches-bomba o las minasantipersonas. Después de aterrizar normalmente, el artefactoexplotó al ser manipulado, reconoció el informe del ministerio deDefensa.

La carga, disimulada en el bloque de las baterías, eraprácticamente ínfima, pero alcanzó para matar al militar que latenía en sus manos, hirió a otros cinco que se encontraban a dosmetros de distancia y perforó un hueco de 20 centímetros deprofundidad en el suelo. “Por el ruido, la explosión equivalíaal impacto de un proyectil de mortero de 120 mm”, estimaron losexpertos de la organización Sahan, con sede en Nairobi,especializada en situaciones de conflicto.

Ese tipo de armas, en definitiva, no es demasiado letalcomparada con otros explosivos, pero produce un “efectopsicológico devastador”, explicó Greg Colin, uno de losespecialistas de Sahan.

Después de esa desafortunada experiencia, ahora los militaresadoptan extremas precauciones cuando se acercan a un drón.

Además de ese tipo de trampas, el EI comenzó a utilizar losaviones sin pilotos como mini-bombarderos rudimentarios. En elfrente de Gogjali, a la entrada de Mosul, las fuerzas iraquíesfueron atacadas varias veces con granadas ubicadas dentro defrascos que estallaban al tocar el suelo. Las esquirlas mataron aquienes se encontraban en un radio de 15 metros del lugar de laexplosión.

La actividad de los drones es tan intensa en la zona de Mosulque la región vive bajo el zumbido permanente de los aparatosoperados a distancia tanto por los yihadistas del EI, como por losmilitares iraquíes, los peshmergas kurdos o las fuerzas especialesbritánicas y francesas.

El Estado Islámico decidió descentralizar la producción delos drones-bombarderos para acercarlos a las zonas de operaciones.“Cuando ocupan una ciudad, sus especialistas se apoderan de untaller mecánico o una pequeña empresa metalúrgica y allíinstalan una unidad de fabricación que produce bombarderosrudimentarios en cadena”, explicó un oficial de inteligencia delas fuerzas francesas.

Esos aviones, utilizados para operaciones de reconocimiento decorto alcance, pueden transformarse fácilmente en un arma temiblesi son utilizados para perpetrar un atentado terrorista en zonaurbana. Un ataque de esa naturaleza contra un lugar público -comouna concentración, un estadio o un acto político- puede ocasionardecenas de víctimas.

Los aparatos de dos kilos que se venden en el comercio para usorecreativo tienen un alcance limitado: su radio de acción oscilaentre 3 y 5 kilómetros, y tienen una autonomía limitada a 30minutos: gracias a su equipo video y un GPS, su gran movilidad lespermitiría dirigirse rápidamente y con precisión hacia unobjetivo determinado, lo que haría casi imposible neutralizarlo atiempo. Esos artefactos pesan dos kilos y pueden transportar unpeso equivalente, suficiente para cometer un atentadodevastador.

A fin de prevenir eventuales ataques en zonas urbanas, elParlamento francés busca reforzar la reglamentación que regula eluso de drones. En este país -que sufrió dos grandes ataquesmasivos el 13 de noviembre de 2015 en París y el 14 de julioúltimo en Niza, que provocaron un total de 216 muertos y 847heridos- se vendieron más de 400 mil drones con un peso superior a800 kilos.

Además del empleo en Irak, que se convirtió en un método casirutinario, existen dos precedentes que hicieron comprender lagravedad que podrían tener esos artefactos. En 2013, uncuadricóptero aterrizó a los pies de la tribuna donde seencontraba la canciller alemana Angela Merkel en Dresde. En abrilde 2015 la alerta fue mucho más grave: un drón que diseminaba unapequeña dosis de materia radiactiva se posó sobre el techo de laresidencia del primer ministro japonés Shinzo Abe.

Los sistemas militares de detección son capaces de localizar unaparato hostil, pero solo tendrían pocos segundos paraneutralizarlo. Las dificultades que existen para detectarlosquedaron en evidencia durante un periodo en que decenas de dronessobrevolaron sitios estratégicos en Francia, en particular lamayoría de las centrales nucleares.

El método más eficaz experimentado hasta ahora consiste enembolsarlos dentro de una red transportada por un drón mucho másgrande. Pero crear un sistema de defensa de esa naturaleza en lasgrandes urbes tendría un costo sideral e inmovilizaría miles dehombres.

Los servicios de inteligencia occidentales temen ahora que, anteel éxito que han tenido sus últimas experiencias y el refuerzo delas medidas de seguridad adoptada en Estados Unidos y Europa, losyihadistas del Estado Islámico comiencen a pensar en laposibilidad de utilizar drones como nuevos vectores del terror.

Esa perspectiva confirma que, a partir de ahora, la amenazamenos esperada también puede venir del cielo.

Mundo

Variante Ómicron es motivo de preocupación, pero no de pánico: Biden

A partir de este lunes, EU ha impuesto restricciones a los viajeros procedentes de Sudáfrica y otros siete países del sur del continente africano

Sociedad

Ratifican a Romero como director del CIDE pese a rechazo de la comunidad estudiantil

Desde temprana hora, el alumnado del CIDE tomó las instalaciones del plantel ubicado en Granjas Palo Alto, Alcaldía Cuajimalpa

Justicia

Con marcha exigen justicia por el asesinato del periodista Fredy Arévalo

Familiares, amigos y periodistas de San Cristóbal, marcharon y pidieron justicia por el asesinato del periodista Freddy López Arévalo

Sociedad

Estudiantes del CIDE buscan amparo tras nombramiento de Romero Tallaeche

Señalan que estas demandas de amparo los impulsan como comunidad estudiantil a continuar con la defensa de sus derechos

Literatura

Las edades de Almudena

Almudena era una escritora rigurosa y apasionada. Y una intelectual con calidad de humanista. Su vocación estaba en entender al ser humano en sus interrogantes, en sus aspiraciones, en sus fracasos... en el amor y el desamor

Finanzas

Necesario conocer el subsuelo para incrementen las reservas de petróleo: América Porres

La comisionada Nacional de Hidrocarburos añadió que la ley de hidrocarburos ha establecido un mecanismo para realizar las actividades de exploración y extracción

Finanzas

Inversión privada impulsará las economías en Latam, asegura Banco Mundial

Carlos Felipe Jaramillo, vicepresidente del Banco Mundial en la región, abundó en la relevancia de crear infraestructura por medio de asociaciones público-privadas

Política

Mancera espera que no haya “una chicanada política” en detención de Serna

Miguel Ángel Mancera mencionó que esas van a seguir siendo las herramientas que se van a utilizar, por parte de la autoridad