/ lunes 26 de junio de 2017

Alianza derechista gana terreno en Italia tras elecciones municipales

Roma.- Exultan el resucitado Silvio Berlusconi y todo el centro derecha, mientras que el partido de gobierno, encabezado por el ex-primer ministro Matteo Renzi, reflexiona sobre la dura derrota, y sus posibles consecuencias, en la segunda vuelta de las elecciones administrativas en varias importantes capitales de provincia del domingo pasado.

La alianza derechista, no obstante sus divisiones internas, ganó netamente en 16 de las 22 capitales en juego, entre las cuales destaca la ciudad de Genova, que siempre había sido gobernada por la izquierda en la historia republicana de este país.

Una victoria incuestionable para la coalición de centro-derecha (“Forza Italia” de Berlusconi, “Liga Norte” del populista Matteo Salvini, conocido por su linea anti-inmigrantes, y “Fratelli de Italia”), que ahora resurge también en vista de las elecciones políticas generales que deberían celebrarse en la próxima primavera, a menos que el parlamento logre (tarea difícil) crear rápidamente una nueva ley electoral en cuyo caso se podría votar este otono.

Puedes leer: 

El problema ahora para el centro-derecha es traducir a nivel nacional la unidad política recobrada en esta ocasión entre Berlusconi y Salvini. El primero tiende a una alianza mas moderada respecto a la linea radical del líder de la Liga Norte. Otro obstáculo no indiferente, es que ambos se disputan el liderazgo de la coalición y por lo tanto la candidatura a jefe del gobierno en las elecciones generales.

Y no obstante que se trato de un votación nivel local en algunas provincias, el resultado adquiere un significado nacional, sobre todo por la clara derrota del “Partido Democratico” (PD) , del cual es secretario Renzi, quien se vio obligado a dimitir en diciembre de 2016 tras perder netamente el referéndum popular sobre algunas reformas constitucionales.

La minoría del “PD” y el grupo que abandono el partido en desacuerdo con la política de Renzi, han reforzado con renovada fuerza sus criticas después del resultado del domingo.

No obstante, el joven líder trata de minimizar el descalabro y subraya que el resultado sera “diferente” en las elecciones generales, precisando ademas que el “PD” gano en la mayoria de los municipios. Consolacion esta ultma que no convence a sus propios inscritos tras la dolorosa caida en capitales importantes (sobre todo Genova, pero también l’Aquila, Verona y Parma, entre otras), sin contar con el municipio de “Sesto San Giovanni”, conocido como la “Stalingrado de Italia”.

Ver más: 

Es decir, la izquierda perdio varias de “sus” capitales, que consideraba auténticos bastiones hasta el domingo pasado.

Quien no obtuvo victorias relevantes fue el “Movimiento 5 Estrellas”, que ya gobierna ciudades importantes como Turin y Roma, aunque esta ultima con muchas dificultades por la sindaca, Virginia Raggi. Sin embargo, a nivel nacional este partido es considerado todavía como uno de los favoritos para ganar las próximas elecciones generales, lo que equivaldría a gobernar el país.

Roma.- Exultan el resucitado Silvio Berlusconi y todo el centro derecha, mientras que el partido de gobierno, encabezado por el ex-primer ministro Matteo Renzi, reflexiona sobre la dura derrota, y sus posibles consecuencias, en la segunda vuelta de las elecciones administrativas en varias importantes capitales de provincia del domingo pasado.

La alianza derechista, no obstante sus divisiones internas, ganó netamente en 16 de las 22 capitales en juego, entre las cuales destaca la ciudad de Genova, que siempre había sido gobernada por la izquierda en la historia republicana de este país.

Una victoria incuestionable para la coalición de centro-derecha (“Forza Italia” de Berlusconi, “Liga Norte” del populista Matteo Salvini, conocido por su linea anti-inmigrantes, y “Fratelli de Italia”), que ahora resurge también en vista de las elecciones políticas generales que deberían celebrarse en la próxima primavera, a menos que el parlamento logre (tarea difícil) crear rápidamente una nueva ley electoral en cuyo caso se podría votar este otono.

Puedes leer: 

El problema ahora para el centro-derecha es traducir a nivel nacional la unidad política recobrada en esta ocasión entre Berlusconi y Salvini. El primero tiende a una alianza mas moderada respecto a la linea radical del líder de la Liga Norte. Otro obstáculo no indiferente, es que ambos se disputan el liderazgo de la coalición y por lo tanto la candidatura a jefe del gobierno en las elecciones generales.

Y no obstante que se trato de un votación nivel local en algunas provincias, el resultado adquiere un significado nacional, sobre todo por la clara derrota del “Partido Democratico” (PD) , del cual es secretario Renzi, quien se vio obligado a dimitir en diciembre de 2016 tras perder netamente el referéndum popular sobre algunas reformas constitucionales.

La minoría del “PD” y el grupo que abandono el partido en desacuerdo con la política de Renzi, han reforzado con renovada fuerza sus criticas después del resultado del domingo.

No obstante, el joven líder trata de minimizar el descalabro y subraya que el resultado sera “diferente” en las elecciones generales, precisando ademas que el “PD” gano en la mayoria de los municipios. Consolacion esta ultma que no convence a sus propios inscritos tras la dolorosa caida en capitales importantes (sobre todo Genova, pero también l’Aquila, Verona y Parma, entre otras), sin contar con el municipio de “Sesto San Giovanni”, conocido como la “Stalingrado de Italia”.

Ver más: 

Es decir, la izquierda perdio varias de “sus” capitales, que consideraba auténticos bastiones hasta el domingo pasado.

Quien no obtuvo victorias relevantes fue el “Movimiento 5 Estrellas”, que ya gobierna ciudades importantes como Turin y Roma, aunque esta ultima con muchas dificultades por la sindaca, Virginia Raggi. Sin embargo, a nivel nacional este partido es considerado todavía como uno de los favoritos para ganar las próximas elecciones generales, lo que equivaldría a gobernar el país.