/ sábado 11 de septiembre de 2021

Atentados del 11S crearon un monstruo industrial militar

La paranoia permitió desarrollar programas de espionaje y reforzar la seguridad en sus fronteras

WASHINGTON. Desde los ataques terroristas del 11 de septiembre, no se ha podido ocultar la creciente militarización de Estados Unidos. La vida cotidiana está impregnada de vigilancia y vigilancia. Esto va desde lo inconveniente, como quitarse los zapatos en el aeropuerto, hasta lo distópico, como los departamentos de policía locales equipados con tanques fuera de servicio demasiado grandes para usar en las carreteras regulares.

Este proceso de militarización no comenzó con el 11 de septiembre. El estado estadounidense siempre ha confiado en la fuerza combinada con la despersonalización de sus víctimas.

➡️ 11 de septiembre: aquí los documentales y películas que recuerdan la tragedia

Después de todo, el ejército despojó a los pueblos de las Primeras Naciones de su tierra mientras los colonos avanzaban hacia el oeste. La expansión del imperio estadounidense a lugares como Cuba, Filipinas y Haití también se basó en la fuerza, basada en justificaciones racistas.

Los militares también aseguraron la supremacía estadounidense tras la Segunda Guerra Mundial. Como escribe el historiador Nikhil Pal Singh, alrededor de 8 millones de personas murieron en guerras lideradas o patrocinadas por Estados Unidos entre 1945 y 2019, y esta es una estimación conservadora.

Los ataques del 11 de septiembre intensificaron la militarización de Estados Unidos, tanto en el país como en el extranjero. George W. Bush fue elegido a fines de 2000 después de hacer campaña para reducir las intervenciones extranjeras de Estados Unidos. El nuevo presidente descubrió, sin embargo, que al adoptar la personalidad de un líder duro y promilitar, podría barrer las dudas persistentes sobre la legitimidad de su elección.

Cuando Dwight Eisenhower, un republicano y ex general militar, dejó la presidencia en 1961, advirtió sobre el creciente "complejo militar-industrial" en los Estados Unidos. Su advertencia no fue escuchada y el resultado fue el prolongado conflicto en Vietnam.

➡️ El 11 de septiembre: El paradigma

Al librar la guerra contra Afganistán un mes después de la caída de las torres gemelas, la popularidad de Bush se disparó al 90 por ciento. Pronto siguió la guerra en Irak, basada en la dudosa afirmación de las “armas de destrucción masiva” de Saddam Hussein.

La inversión en el estado militar es inmensa. El 11 de septiembre marcó el comienzo del Departamento de Seguridad Nacional federal a nivel de gabinete, con un presupuesto inicial en 2001-02 de 16 mil millones de dólares. Los presupuestos anuales de la agencia alcanzaron un máximo de 74 mil millones de dólares, en 2009-2010 y ahora rondan los 50 mil millones de dólares estadounidenses.

Este superdepartamento eliminó las burocracias anteriormente administradas por una variedad de otras agencias, incluidas la justicia, el transporte, la energía, la agricultura y los servicios humanos y de salud.

La Ley Patriota posterior al 11 de septiembre también otorgó poderes paramilitares a las agencias de espionaje. La ley redujo las barreras entre la CIA, el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para permitir la adquisición y el intercambio de comunicaciones privadas de los estadounidenses. Estos iban desde registros telefónicos hasta búsquedas en la web. Todo esto se justificó en una atmósfera de fervor antimusulmán casi histérico y duradero.

Centralizar los servicios bajo la bandera de la seguridad ha permitido graves errores judiciales. Estos incluyen la separación de decenas de miles de niños de sus padres en la frontera sur del país, con el pretexto de proteger al país de los llamados inmigrantes ilegales. Más de 300 de los mil niños que fueron separados de sus padres durante la administración Trump aún no se han reunido con la familia.

➡️ 11 de septiembre: Terrorismo y comunicación

Solo en 2013 la mayoría de los estadounidenses se dieron cuenta del alcance de esta red de vigilancia. Edward Snowden, un contratista que trabaja en la NSA, filtró documentos que revelaron un presupuesto secreto de 52 mil millones de dólares para 16 agencias de espionaje y más de 100 mil empleados.

A pesar de las largas objeciones de los grupos de libertades civiles y la inquietud entre muchos ciudadanos privados, especialmente después de las filtraciones de Snowden, ha resultado difícil hacer retroceder al estado de seguridad industrializado.

Esto se debe a dos razones: el alcance de la inversión y porque sus objetivos, tanto a nivel nacional como internacional, no suelen ser blancos ni poderosos

Y los informes recientes sugieren que la elección del presidente Joe Biden ha hecho poco para alterar la detención de niños en la frontera.

La militarización es ahora tan común que los departamentos de policía locales y las oficinas del alguacil han recibido equipos militares por valor de unos siete mil millones de dólares (incluidos lanzagranadas y vehículos blindados) desde 1997, financiados por programas del gobierno federal.

A nivel nacional, la Freedom Act de 2015 renovó casi todas las disposiciones de la Patriot Act. La legislación en 2020 que podría haber frenado algunos de estos poderes se estancó en el Congreso.

➡️“No sabía si estaba vivo o muerto”; el drama del 11S en documental de History

La policía militarizada mata a civiles a un alto índice, y los objetivos de todos los aspectos de la vigilancia y el encarcelamiento son desproporcionadamente personas de color. Y, sin embargo, aunque la visión de fuerzas policiales excesivamente armadas durante las protestas de Black Lives Matter del año pasado sorprendió a muchos estadounidenses, será necesario un esfuerzo fenomenal para revertir esta tendencia.

El monstruo del estado militarizado mantiene a Estados Unidos en guerra en el extranjero, sin importar si los republicanos o los demócratas están en el poder.

Desde el 11 de septiembre, la "guerra contra el terrorismo" de Estados Unidos ha costado más de 8 billones de dólares y ha provocado la pérdida de hasta 929 mil vidas.

Los efectos en países como Afganistán, Irak, Yemen, Siria y Pakistán han sido devastadores, y con la participación de Estados Unidos en Somalia, Libia, Filipinas, Malí y Kenia incluida, estos conflictos han provocado el desplazamiento de unos 38 millones de personas. .

Estas guerras se han perpetuado a sí mismas, generando nuevas amenazas terroristas como el Estado Islámico y ahora quizás ISIS-K.

Aquellos que sirven en las fuerzas estadounidenses han sufrido mucho. Aproximadamente 2.9 millones de veteranos vivos sirvieron en conflictos posteriores al 11 de septiembre en el extranjero. De los aproximadamente 2 millones desplegados en Irak o Afganistán, quizás el 36% está experimentando PTSD.

El entrenamiento puede ser absolutamente brutal. El ejército aún puede ofrecer oportunidades, pero las vidas de quienes sirven siguen siendo prescindibles.

➡️ Gregorio Meraz recuerda el 11S: de un día “flojo” llegó el caos

Hacia el final de su vida, Robert McNamara, el duro presidente de Ford Motor Company y arquitecto de los desastrosos esfuerzos militares de Estados Unidos en Vietnam, llegó a lamentar profundamente su participación en el gigante militar-industrial.

En sus memorias de 1995, juzgó que su propia conducta era moralmente repugnante. El escribió: Nosotros, los de las administraciones de Kennedy y Johnson, que participamos en las decisiones sobre Vietnam, actuamos de acuerdo con lo que pensamos que eran los principios y tradiciones de esta nación. Tomamos nuestras decisiones a la luz de esos valores. Sin embargo, estábamos equivocados, terriblemente equivocados.

En entrevistas con el cineasta Errol Morris, McNamara admitió, de manera indirecta, haber perdido de vista el simple hecho de que las víctimas del estado estadounidense militarizado eran, de hecho, seres humanos.

➡️ 20 años del 9/11 ¿Cómo cambió el mundo?

Como McNamara se dio cuenta demasiado tarde, la solución para revertir la militarización estadounidense es sencilla. Debemos reconocer, en palabras de la activista y académica Ruth Wilson Gilmore, que “la vida es preciosa”. Esa simple filosofía también subyace en el llamado a reconocer Black Lives Matter.

La mejor oportunidad para revertir la militarización del estado de EU Es la política guiada por la propuesta radical de que la vida, independientemente de la raza, el género, el estado, la sexualidad, la nacionalidad, la ubicación o la edad, es realmente preciosa.

Al reflexionar sobre cómo ha cambiado Estados Unidos desde el 11 de septiembre, queda claro que el país se ha alejado más de esta premisa básica, no más cerca de ella.

Escucha el podcast ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

WASHINGTON. Desde los ataques terroristas del 11 de septiembre, no se ha podido ocultar la creciente militarización de Estados Unidos. La vida cotidiana está impregnada de vigilancia y vigilancia. Esto va desde lo inconveniente, como quitarse los zapatos en el aeropuerto, hasta lo distópico, como los departamentos de policía locales equipados con tanques fuera de servicio demasiado grandes para usar en las carreteras regulares.

Este proceso de militarización no comenzó con el 11 de septiembre. El estado estadounidense siempre ha confiado en la fuerza combinada con la despersonalización de sus víctimas.

➡️ 11 de septiembre: aquí los documentales y películas que recuerdan la tragedia

Después de todo, el ejército despojó a los pueblos de las Primeras Naciones de su tierra mientras los colonos avanzaban hacia el oeste. La expansión del imperio estadounidense a lugares como Cuba, Filipinas y Haití también se basó en la fuerza, basada en justificaciones racistas.

Los militares también aseguraron la supremacía estadounidense tras la Segunda Guerra Mundial. Como escribe el historiador Nikhil Pal Singh, alrededor de 8 millones de personas murieron en guerras lideradas o patrocinadas por Estados Unidos entre 1945 y 2019, y esta es una estimación conservadora.

Los ataques del 11 de septiembre intensificaron la militarización de Estados Unidos, tanto en el país como en el extranjero. George W. Bush fue elegido a fines de 2000 después de hacer campaña para reducir las intervenciones extranjeras de Estados Unidos. El nuevo presidente descubrió, sin embargo, que al adoptar la personalidad de un líder duro y promilitar, podría barrer las dudas persistentes sobre la legitimidad de su elección.

Cuando Dwight Eisenhower, un republicano y ex general militar, dejó la presidencia en 1961, advirtió sobre el creciente "complejo militar-industrial" en los Estados Unidos. Su advertencia no fue escuchada y el resultado fue el prolongado conflicto en Vietnam.

➡️ El 11 de septiembre: El paradigma

Al librar la guerra contra Afganistán un mes después de la caída de las torres gemelas, la popularidad de Bush se disparó al 90 por ciento. Pronto siguió la guerra en Irak, basada en la dudosa afirmación de las “armas de destrucción masiva” de Saddam Hussein.

La inversión en el estado militar es inmensa. El 11 de septiembre marcó el comienzo del Departamento de Seguridad Nacional federal a nivel de gabinete, con un presupuesto inicial en 2001-02 de 16 mil millones de dólares. Los presupuestos anuales de la agencia alcanzaron un máximo de 74 mil millones de dólares, en 2009-2010 y ahora rondan los 50 mil millones de dólares estadounidenses.

Este superdepartamento eliminó las burocracias anteriormente administradas por una variedad de otras agencias, incluidas la justicia, el transporte, la energía, la agricultura y los servicios humanos y de salud.

La Ley Patriota posterior al 11 de septiembre también otorgó poderes paramilitares a las agencias de espionaje. La ley redujo las barreras entre la CIA, el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para permitir la adquisición y el intercambio de comunicaciones privadas de los estadounidenses. Estos iban desde registros telefónicos hasta búsquedas en la web. Todo esto se justificó en una atmósfera de fervor antimusulmán casi histérico y duradero.

Centralizar los servicios bajo la bandera de la seguridad ha permitido graves errores judiciales. Estos incluyen la separación de decenas de miles de niños de sus padres en la frontera sur del país, con el pretexto de proteger al país de los llamados inmigrantes ilegales. Más de 300 de los mil niños que fueron separados de sus padres durante la administración Trump aún no se han reunido con la familia.

➡️ 11 de septiembre: Terrorismo y comunicación

Solo en 2013 la mayoría de los estadounidenses se dieron cuenta del alcance de esta red de vigilancia. Edward Snowden, un contratista que trabaja en la NSA, filtró documentos que revelaron un presupuesto secreto de 52 mil millones de dólares para 16 agencias de espionaje y más de 100 mil empleados.

A pesar de las largas objeciones de los grupos de libertades civiles y la inquietud entre muchos ciudadanos privados, especialmente después de las filtraciones de Snowden, ha resultado difícil hacer retroceder al estado de seguridad industrializado.

Esto se debe a dos razones: el alcance de la inversión y porque sus objetivos, tanto a nivel nacional como internacional, no suelen ser blancos ni poderosos

Y los informes recientes sugieren que la elección del presidente Joe Biden ha hecho poco para alterar la detención de niños en la frontera.

La militarización es ahora tan común que los departamentos de policía locales y las oficinas del alguacil han recibido equipos militares por valor de unos siete mil millones de dólares (incluidos lanzagranadas y vehículos blindados) desde 1997, financiados por programas del gobierno federal.

A nivel nacional, la Freedom Act de 2015 renovó casi todas las disposiciones de la Patriot Act. La legislación en 2020 que podría haber frenado algunos de estos poderes se estancó en el Congreso.

➡️“No sabía si estaba vivo o muerto”; el drama del 11S en documental de History

La policía militarizada mata a civiles a un alto índice, y los objetivos de todos los aspectos de la vigilancia y el encarcelamiento son desproporcionadamente personas de color. Y, sin embargo, aunque la visión de fuerzas policiales excesivamente armadas durante las protestas de Black Lives Matter del año pasado sorprendió a muchos estadounidenses, será necesario un esfuerzo fenomenal para revertir esta tendencia.

El monstruo del estado militarizado mantiene a Estados Unidos en guerra en el extranjero, sin importar si los republicanos o los demócratas están en el poder.

Desde el 11 de septiembre, la "guerra contra el terrorismo" de Estados Unidos ha costado más de 8 billones de dólares y ha provocado la pérdida de hasta 929 mil vidas.

Los efectos en países como Afganistán, Irak, Yemen, Siria y Pakistán han sido devastadores, y con la participación de Estados Unidos en Somalia, Libia, Filipinas, Malí y Kenia incluida, estos conflictos han provocado el desplazamiento de unos 38 millones de personas. .

Estas guerras se han perpetuado a sí mismas, generando nuevas amenazas terroristas como el Estado Islámico y ahora quizás ISIS-K.

Aquellos que sirven en las fuerzas estadounidenses han sufrido mucho. Aproximadamente 2.9 millones de veteranos vivos sirvieron en conflictos posteriores al 11 de septiembre en el extranjero. De los aproximadamente 2 millones desplegados en Irak o Afganistán, quizás el 36% está experimentando PTSD.

El entrenamiento puede ser absolutamente brutal. El ejército aún puede ofrecer oportunidades, pero las vidas de quienes sirven siguen siendo prescindibles.

➡️ Gregorio Meraz recuerda el 11S: de un día “flojo” llegó el caos

Hacia el final de su vida, Robert McNamara, el duro presidente de Ford Motor Company y arquitecto de los desastrosos esfuerzos militares de Estados Unidos en Vietnam, llegó a lamentar profundamente su participación en el gigante militar-industrial.

En sus memorias de 1995, juzgó que su propia conducta era moralmente repugnante. El escribió: Nosotros, los de las administraciones de Kennedy y Johnson, que participamos en las decisiones sobre Vietnam, actuamos de acuerdo con lo que pensamos que eran los principios y tradiciones de esta nación. Tomamos nuestras decisiones a la luz de esos valores. Sin embargo, estábamos equivocados, terriblemente equivocados.

En entrevistas con el cineasta Errol Morris, McNamara admitió, de manera indirecta, haber perdido de vista el simple hecho de que las víctimas del estado estadounidense militarizado eran, de hecho, seres humanos.

➡️ 20 años del 9/11 ¿Cómo cambió el mundo?

Como McNamara se dio cuenta demasiado tarde, la solución para revertir la militarización estadounidense es sencilla. Debemos reconocer, en palabras de la activista y académica Ruth Wilson Gilmore, que “la vida es preciosa”. Esa simple filosofía también subyace en el llamado a reconocer Black Lives Matter.

La mejor oportunidad para revertir la militarización del estado de EU Es la política guiada por la propuesta radical de que la vida, independientemente de la raza, el género, el estado, la sexualidad, la nacionalidad, la ubicación o la edad, es realmente preciosa.

Al reflexionar sobre cómo ha cambiado Estados Unidos desde el 11 de septiembre, queda claro que el país se ha alejado más de esta premisa básica, no más cerca de ella.

Escucha el podcast ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Sociedad

Explosión de polvorín en Puebla deja al menos 20 lesionados

Cuerpos de rescate ya se encuentran laborando en el lugar y se desconoce el número total de lesionados y fallecidos

Justicia

FGR impugna amparo que protege a gobernador de Tamaulipas

Cabe recordar que se logró obtener una orden de captura contra el mandatario Francisco Javier García Cabeza de Vaca

Sociedad

Exigen publicar acta de designación de director del CIDE

La semana pasada, María Elena Álvarez-Buylla, directora del Conacyt, formalizó el nombramiento de Romero Tellaeche como director general para el periodo 2021-2026

Mundo

#Data | China aplía su influencia comercial con EU

Durante septiembre pasado, el 20% de las importaciones de bienes y servicios que EU hizo como economía tuvieron como origen a China, en cambio, el 12.5% provinieron de México y Canadá

Sociedad

Plasman mural en Diario de Xalapa

Estudiantes de 5 países expresaron en la obra la violencia de género que se vive contra las mujeres

CDMX

Metro modifica proyectos; tendrá puesto de control a cambio de dos trenes

La compra de trenes para mejorar tiempos de viaje de la Línea 1 se reducirá para costear pendientes

Mundo

Rocket Lab busca recuperar sus cohetes en el aire con helicópteros

La compañía Rocket Lab anunció un plan innovador para recuperar un propulsor en el aire y reutilizarlo

Gossip

Manuel Turizo para un año para atender su salud mental

El cantante vivió ansiedad durante la cuarentena. Ahora regresa con Te olvido, tema que formará parte de su tercer álbum

Gossip

Live Nation concreta la compra de OCESA

La promotora internacional adquirió el 51% de las acciones de la empresa por 415 millones de dólares