/ jueves 27 de agosto de 2020

Centros de aislamiento en Cuba: antesala al Covid o un susto necesario

La estrategia para detener el coronavirus en la isla es el confinamiento de todos los contactos por 14 días

La voz de una enfermera corta el silencio nocturno en un centro de aislamiento para sospechosos de contagio de Covid-19 en La Habana. Llama varios nombres. Noel escucha el suyo. "¿Seré positivo?", piensa.

El día previo fue sometido a una prueba de laboratorio PCR. Noel, de 40 años, comparte habitación con otras dos personas que recién conoce. Entre ellas está Yamil Lage, fotógrafo de AFP, de 39 años.

Noel retorna al cuarto y cuenta: le midieron la presión arterial porque en la mañana la tenía alta. "Por el susto seguro volvió a salir alta", dice. Aún no hay resultados de la prueba de Covid-19. "Estamos calmados, pero la incertidumbre es permanente", explica Yamil.

Junto a una treintena de personas ocupan un centro de aislamiento acondicionado dentro de la antigua escuela Lenin para jóvenes talentos.

En el edificio de cuatro pisos, los cubículos albergan hasta seis personas.

Un letrero rústico advierte: "zona roja", y separa los dos pisos inferiores donde está el personal médico, de los superiores, donde duermen los sospechosos.

Parte de la estrategia de Cuba para enfrentar la pandemia de coronavirus consiste en aislar entre siete y hasta 14 días a todos los contactos de un caso positivo.

Alguien del entorno de Yamil se contagió y por eso él es sospechoso, sin tener síntomas. El contagiado entrega su lista de contactos, o estos se presentan en el policlínico de su barrio, desde donde una minivan estatal los lleva al aislamiento.

"Nos llevan de noche y el trayecto se hace largo, hasta que se pierden las luces de la ciudad. Pasas los controles, bajas de la minivan y un médico te recibe y te dice calmadamente: Bienvenidos. Allí te das cuenta de lo que vas a empezar a vivir", explica Yamil.

Los pacientes aislados que dan dos pruebas negativas en una semana son enviados de vuelta a sus casas, si no, van directo al hospital / Foto: AFP

LOS ASINTOMÁTICOS

El jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud de Cuba, Francisco Durán, alerta de los "supercontagiadores asintomáticos", considerados "la peor amenaza en sitios cerrados". El 57 por ciento de los casos no mostraban síntomas, pero no representaban riesgo porque ya estaban aislados.

"Necesitamos algunas semanas más para volver a las cifras de julio (...) La estrategia cubana de intervención no se modificará, seguirá teniendo su base en la vigilancia comunitaria de casos, búsqueda activa de contactos, pruebas de laboratorio (PCR), y aislamiento", explica a la agencia AFP el representante de la OMS en Cuba, el peruano José Moya.

Cuba aún tiene las fronteras cerradas al menos hasta el 1 de septiembre.

CONDICIONES ACEPTABLES

Sin turismo por la pandemia, afectada por el embargo de Washington y por retrasos en sus reformas, Cuba admite que esta emergencia golpea su economía.

Las autoridades garantizan alimentación y tratamiento gratuitos. En redes sociales varios cubanos se han quejado de los alimentos, infraestructura o higiene de algunos recintos.

Pero quienes están en "la Lenin" cuentan que recibieron en su dieta incluso carne de pollo, un bien escaso y de amplia demanda en la calle.

EL DOMINÓ

En la espera, el reloj parece caminar más lento y las conversaciones se agotan. Nadie les informa de los resultados de la primera prueba, pero se respira calma.

"Dicen que si no te llevaron al hospital al día siguiente de la primera prueba es que diste negativo", detalla Yamil.

Solo hay alarma cuando aparece una ambulancia para llevarse a un caso positivo al hospital, tenga o no síntomas.

Mientras, se desata la convivencia. Uno de los aislados saca un dominó. "Se formó", dice otro. En broma, otro paciente imita el pregón de un vendedor de dulces, causando confusión entre los internados.

Al cuarto día de aislamiento viene la segunda prueba PCR. "Ese hisopo entra por tu nariz y te remueve todas las neuronas", explica Yamil.

De manera preventiva, reciben una dosis inyectable de interferón, un antiviral que eleva las defensas, fabricado en Cuba. Al cumplirse una semana de aislamiento, los médicos avisan a Yamil que ambas pruebas fueron negativas y se van a casa.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

La voz de una enfermera corta el silencio nocturno en un centro de aislamiento para sospechosos de contagio de Covid-19 en La Habana. Llama varios nombres. Noel escucha el suyo. "¿Seré positivo?", piensa.

El día previo fue sometido a una prueba de laboratorio PCR. Noel, de 40 años, comparte habitación con otras dos personas que recién conoce. Entre ellas está Yamil Lage, fotógrafo de AFP, de 39 años.

Noel retorna al cuarto y cuenta: le midieron la presión arterial porque en la mañana la tenía alta. "Por el susto seguro volvió a salir alta", dice. Aún no hay resultados de la prueba de Covid-19. "Estamos calmados, pero la incertidumbre es permanente", explica Yamil.

Junto a una treintena de personas ocupan un centro de aislamiento acondicionado dentro de la antigua escuela Lenin para jóvenes talentos.

En el edificio de cuatro pisos, los cubículos albergan hasta seis personas.

Un letrero rústico advierte: "zona roja", y separa los dos pisos inferiores donde está el personal médico, de los superiores, donde duermen los sospechosos.

Parte de la estrategia de Cuba para enfrentar la pandemia de coronavirus consiste en aislar entre siete y hasta 14 días a todos los contactos de un caso positivo.

Alguien del entorno de Yamil se contagió y por eso él es sospechoso, sin tener síntomas. El contagiado entrega su lista de contactos, o estos se presentan en el policlínico de su barrio, desde donde una minivan estatal los lleva al aislamiento.

"Nos llevan de noche y el trayecto se hace largo, hasta que se pierden las luces de la ciudad. Pasas los controles, bajas de la minivan y un médico te recibe y te dice calmadamente: Bienvenidos. Allí te das cuenta de lo que vas a empezar a vivir", explica Yamil.

Los pacientes aislados que dan dos pruebas negativas en una semana son enviados de vuelta a sus casas, si no, van directo al hospital / Foto: AFP

LOS ASINTOMÁTICOS

El jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud de Cuba, Francisco Durán, alerta de los "supercontagiadores asintomáticos", considerados "la peor amenaza en sitios cerrados". El 57 por ciento de los casos no mostraban síntomas, pero no representaban riesgo porque ya estaban aislados.

"Necesitamos algunas semanas más para volver a las cifras de julio (...) La estrategia cubana de intervención no se modificará, seguirá teniendo su base en la vigilancia comunitaria de casos, búsqueda activa de contactos, pruebas de laboratorio (PCR), y aislamiento", explica a la agencia AFP el representante de la OMS en Cuba, el peruano José Moya.

Cuba aún tiene las fronteras cerradas al menos hasta el 1 de septiembre.

CONDICIONES ACEPTABLES

Sin turismo por la pandemia, afectada por el embargo de Washington y por retrasos en sus reformas, Cuba admite que esta emergencia golpea su economía.

Las autoridades garantizan alimentación y tratamiento gratuitos. En redes sociales varios cubanos se han quejado de los alimentos, infraestructura o higiene de algunos recintos.

Pero quienes están en "la Lenin" cuentan que recibieron en su dieta incluso carne de pollo, un bien escaso y de amplia demanda en la calle.

EL DOMINÓ

En la espera, el reloj parece caminar más lento y las conversaciones se agotan. Nadie les informa de los resultados de la primera prueba, pero se respira calma.

"Dicen que si no te llevaron al hospital al día siguiente de la primera prueba es que diste negativo", detalla Yamil.

Solo hay alarma cuando aparece una ambulancia para llevarse a un caso positivo al hospital, tenga o no síntomas.

Mientras, se desata la convivencia. Uno de los aislados saca un dominó. "Se formó", dice otro. En broma, otro paciente imita el pregón de un vendedor de dulces, causando confusión entre los internados.

Al cuarto día de aislamiento viene la segunda prueba PCR. "Ese hisopo entra por tu nariz y te remueve todas las neuronas", explica Yamil.

De manera preventiva, reciben una dosis inyectable de interferón, un antiviral que eleva las defensas, fabricado en Cuba. Al cumplirse una semana de aislamiento, los médicos avisan a Yamil que ambas pruebas fueron negativas y se van a casa.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Sociedad

La deserción escolar tiene un alto costo

Especialistas coinciden en que es incalculable porque trunca el futuro social y laboral de los estudiantes

CDMX

Van contra turismo sexual en la CDMX

La nueva secretaria de Turismo trabaja contra los feminicidios dentro de hoteles y la trata

Sociedad

Feministas crean el grupo Todas México

Se deslindan de partidos y buscan impulsar políticas para las mujeres a nivel federal, estatal y municipal

Mundo

Nobel de la Paz Malala pide a talibanes permitir regreso de niñas a la escuela

Ha pasado un mes desde que los talibanes islamistas, que tomaron el poder en agosto, excluyeron a las alumnas de volver a la escuela secundaria

Sociedad

Estado mexicano entierra el crimen de Ortiz Franco

El 22 de junio de 2004 fue asesinado el editor del semanario Zeta, las pruebas acusan el Cártel de Tijuana con la complicidad de funcionarios de la fiscalía estatal; la CNDH y la FGR han cerrado los expedientes, y la justicia dependería de autoridades que el propio periodista denunció

Mundo

Bajo Observación | El mundo deja atrás la tercera ola Covid

Al tiempo que las campañas de vacunación continúan en el mundo, se hace patente reducciones de casos en casi todas las regiones.

Finanzas

#Data Parque veícular no recupera tracción

Antes de la pandemia, cada mes se sumaban al parque vehícular particular de México 108 mil unidades

Política

La Sedena fabricará sus propios cohetes

Para combatir el déficit, la Sedena invertirá en maquinaria para poder fabricarlos en México

Sociedad

La deserción escolar tiene un alto costo

Especialistas coinciden en que es incalculable porque trunca el futuro social y laboral de los estudiantes