/ viernes 15 de septiembre de 2023

Cómo es que Putin destruyó al teatro ruso

Durante la última década, el régimen de Vladimir Putin ha introducido políticas culturales que han influido negativamente en el teatro que se hace en ese país

Durante la última década, el régimen del presidente ruso Vladimir Putin ha introducido políticas culturales impulsadas ideológicamente con la intención de formar un ciudadano ruso nuevo y virtuoso para el futuro.

Para aquellos –como el propio Putin– con edad suficiente para recordar la Unión Soviética, la imposición de una política cultural autoritaria en nombre de la ideología es algo muy natural. En aquellos días se llamaba “realismo socialista” y era intrínseco a los objetivos del Partido Comunista en el poder.

Puede interesarte: Ataque ucraniano con drones provoca explosiones en depósito de municiones ruso

Putin, un ex teniente coronel de la KGB que juró promover esos objetivos, ha sustituido el comunismo por un nacionalismo ruso ultrapatriótico, basándose profundamente en el conservadurismo social de la Iglesia ortodoxa.

Nuevas leyes y directrices han prohibido el uso de “obscenidades” en textos literarios, teatro y cine.

También censuraron la blasfemia, prohibieron la promoción de valores familiares “no tradicionales” (un eufemismo para todo lo LGBTQ+) a cualquier persona menor de 18 años, prohibieron cualquier expresión pública de falta de respeto hacia personas o símbolos que representen a las autoridades y prohibieron la representación de eventos históricos a menos que estos coinciden con las narrativas “oficiales” del pasado.

El teatro ha sido una de las formas artísticas más destacadas de la escena cultural rusa desde el final de la era soviética. Los teatros estatales en Rusia todavía están fuertemente subvencionados –como lo estaban en la época soviética– y, en consecuencia, son cautelosos con respecto a los temas y el lenguaje. Pero desde la década de 1990, el teatro independiente también ha florecido en muchas ciudades de provincia, así como en atestados estudios de cajas negras en Moscú y San Petersburgo.

El “Nuevo Drama”, el movimiento más innovador de este período, ha puesto en primer plano voces marginales. A menudo recurre a material palabra por palabra para dar voz a ex presos, jóvenes desencantados, drogadictos y alcohólicos, homosexuales y mujeres maltratadas. El aspecto “documental” de gran parte del Nuevo Drama pone de relieve la sed de verdad cruda después de tantas décadas de propaganda soviética.

Vladimir Putin, presidente de EU. Foto: EFE

A medida que el régimen de Putin se ha vuelto más opresivo políticamente en los últimos diez años, el teatro independiente ha presentado obras desafiantes que cuestionan la complicidad del Estado en el robo de elecciones, el silenciamiento de la oposición, el respaldo a la brutalidad policial y la tolerancia a la corrupción. Por lo tanto, no sorprende que sea el mundo del teatro el que ha sufrido más dura y visiblemente bajo la nueva represión cultural de las autoridades rusas en tiempos de guerra.

Una escena cultural arrasada

Una de las primeras manifestaciones del cambio hacia la intolerancia despiadada de los creadores de teatro de espíritu libre se produjo en 2017. El célebre director de teatro y cine Kirill Serebrennikov fue acusado –escandalosamente– de malversación de fondos estatales. Sin duda, el cargo se asoció con las críticas de Serebrennikov a la anexión rusa de Crimea en 2014 y su apoyo a las causas LGBTQ+.

Después de soportar dos años de arresto domiciliario, Serebrennikov fue declarado culpable en 2020. Su sentencia fue levantada en 2022 tras el pago de una cuantiosa multa, tras lo cual abandonó Rusia hacia Occidente.

Desde la invasión de Ucrania en febrero de 2022, la escena teatral independiente de Rusia ha quedado destruida. Muchos dramaturgos, directores y actores de renombre han sido despedidos por directores de teatro nerviosos por expresar su oposición a la guerra y muchos han abandonado el país. Esto incluye no sólo a los jóvenes y a los de vanguardia, sino también a la generación mayor, que representa lo que queda de la intelectualidad liberal postsoviética.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Entre los dramaturgos cuyas obras han sido retiradas del repertorio de los teatros o prohibida su representación en Rusia por el Ministerio de Cultura se encuentran Boris Akunin (también uno de los novelistas más populares de Rusia), Mikhail Durnenkov e Ivan Vyrypaev.

Durnenkov, dramaturgo, director y brillante pedagogo teatral, abandonó Rusia para trasladarse a Finlandia poco después de que comenzara la invasión. Su caso ilustra la rápida crueldad de las autoridades. El 19 de abril de 2022 publicó en Facebook expresando su esperanza de que Rusia perdiera la guerra, ya que el país necesitaba despertar de la espantosa pesadilla en la que se había sumido.


* Profesora de Literatura Rusa (Emérita), Universidad de Oxford.

Durante la última década, el régimen del presidente ruso Vladimir Putin ha introducido políticas culturales impulsadas ideológicamente con la intención de formar un ciudadano ruso nuevo y virtuoso para el futuro.

Para aquellos –como el propio Putin– con edad suficiente para recordar la Unión Soviética, la imposición de una política cultural autoritaria en nombre de la ideología es algo muy natural. En aquellos días se llamaba “realismo socialista” y era intrínseco a los objetivos del Partido Comunista en el poder.

Puede interesarte: Ataque ucraniano con drones provoca explosiones en depósito de municiones ruso

Putin, un ex teniente coronel de la KGB que juró promover esos objetivos, ha sustituido el comunismo por un nacionalismo ruso ultrapatriótico, basándose profundamente en el conservadurismo social de la Iglesia ortodoxa.

Nuevas leyes y directrices han prohibido el uso de “obscenidades” en textos literarios, teatro y cine.

También censuraron la blasfemia, prohibieron la promoción de valores familiares “no tradicionales” (un eufemismo para todo lo LGBTQ+) a cualquier persona menor de 18 años, prohibieron cualquier expresión pública de falta de respeto hacia personas o símbolos que representen a las autoridades y prohibieron la representación de eventos históricos a menos que estos coinciden con las narrativas “oficiales” del pasado.

El teatro ha sido una de las formas artísticas más destacadas de la escena cultural rusa desde el final de la era soviética. Los teatros estatales en Rusia todavía están fuertemente subvencionados –como lo estaban en la época soviética– y, en consecuencia, son cautelosos con respecto a los temas y el lenguaje. Pero desde la década de 1990, el teatro independiente también ha florecido en muchas ciudades de provincia, así como en atestados estudios de cajas negras en Moscú y San Petersburgo.

El “Nuevo Drama”, el movimiento más innovador de este período, ha puesto en primer plano voces marginales. A menudo recurre a material palabra por palabra para dar voz a ex presos, jóvenes desencantados, drogadictos y alcohólicos, homosexuales y mujeres maltratadas. El aspecto “documental” de gran parte del Nuevo Drama pone de relieve la sed de verdad cruda después de tantas décadas de propaganda soviética.

Vladimir Putin, presidente de EU. Foto: EFE

A medida que el régimen de Putin se ha vuelto más opresivo políticamente en los últimos diez años, el teatro independiente ha presentado obras desafiantes que cuestionan la complicidad del Estado en el robo de elecciones, el silenciamiento de la oposición, el respaldo a la brutalidad policial y la tolerancia a la corrupción. Por lo tanto, no sorprende que sea el mundo del teatro el que ha sufrido más dura y visiblemente bajo la nueva represión cultural de las autoridades rusas en tiempos de guerra.

Una escena cultural arrasada

Una de las primeras manifestaciones del cambio hacia la intolerancia despiadada de los creadores de teatro de espíritu libre se produjo en 2017. El célebre director de teatro y cine Kirill Serebrennikov fue acusado –escandalosamente– de malversación de fondos estatales. Sin duda, el cargo se asoció con las críticas de Serebrennikov a la anexión rusa de Crimea en 2014 y su apoyo a las causas LGBTQ+.

Después de soportar dos años de arresto domiciliario, Serebrennikov fue declarado culpable en 2020. Su sentencia fue levantada en 2022 tras el pago de una cuantiosa multa, tras lo cual abandonó Rusia hacia Occidente.

Desde la invasión de Ucrania en febrero de 2022, la escena teatral independiente de Rusia ha quedado destruida. Muchos dramaturgos, directores y actores de renombre han sido despedidos por directores de teatro nerviosos por expresar su oposición a la guerra y muchos han abandonado el país. Esto incluye no sólo a los jóvenes y a los de vanguardia, sino también a la generación mayor, que representa lo que queda de la intelectualidad liberal postsoviética.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Entre los dramaturgos cuyas obras han sido retiradas del repertorio de los teatros o prohibida su representación en Rusia por el Ministerio de Cultura se encuentran Boris Akunin (también uno de los novelistas más populares de Rusia), Mikhail Durnenkov e Ivan Vyrypaev.

Durnenkov, dramaturgo, director y brillante pedagogo teatral, abandonó Rusia para trasladarse a Finlandia poco después de que comenzara la invasión. Su caso ilustra la rápida crueldad de las autoridades. El 19 de abril de 2022 publicó en Facebook expresando su esperanza de que Rusia perdiera la guerra, ya que el país necesitaba despertar de la espantosa pesadilla en la que se había sumido.


* Profesora de Literatura Rusa (Emérita), Universidad de Oxford.

Mundo

Julian Assange sale en libertad bajo fianza; viaja a Australia

Julian Assange salió este lunes de la prisión en Reino Unido donde pasó 5 años como parte de un acuerdo con el Departamente de Justicia de EU

México

Sheinbaum rechaza militarización tras control de Sedena sobre Guardia Nacional

La virtual presidenta electa recordó que es la Presidencia de la República la que "dicta" la estrategia en seguridad y señaló que en la 4T "nosotros construimos la paz"

Sociedad

Cae techo en kínder de Tecámac tras granizada

La acumulación de granizo en la estructura provocó que el techo colapsara en el patio del jardín de niños

Finanzas

México pagaría compensación a Ganfeng si arbitraje del Banco Mundial es adverso: expertos

En caso de que Ganfeng Lithium gane, el gobierno de México deberá de cumplir con la reposición que conllevó la cancelación de las concesiones

Sociedad

Vuelven a bloquear carretera en Veracruz; autoridades faltaron a diálogo por muertes en bloqueo

Pobladores de Totalco iban a reunirse con autoridades estatales y federales luego de que dos personas murieran en el desalojo de un bloqueo en la carretera Perote-Xalapa

Sociedad

Suiza representará intereses de México ante Ecuador tras rompimiento de relaciones

Suiza asumirá algunas de las funciones diplomáticas y consulares requeridas por Ecuador y México