/ sábado 14 de octubre de 2023

Conflicto en Gaza reajusta la geopolítica; naciones árabes fijan tibia posición

Naciones Árabes fijan una tibia posición tras normalizar relaciones con Israel

El conflicto entre Israel y las milicias islamistas de Hamas han reajustado el tablero de la geopolítica regional al mostrar sus posturas respecto a la ofensiva iniciada hace una semana, donde el grupo propalestino incursionó por cielo, mar y tierra en varias localidades israelíes.

Puede interesarte: Israel y Hamas cometen crímenes de guerra: ONU

El gobierno de Israel reaccionó y se declaró en estado de guerra y prometió arrasar la Franja de Gaza, territorio palestino gobernado por Hamas y donde se encuentran sus principales sitios de operaciones.

Ante el recrudecimiento del conflicto histórico, las naciones que se ubican a los alrededores comenzaron a posicionarse, unos más cautos que otros, y unos más no desaprovecharon la oportunidad para resaltar su enemistad con el Estado hebreo.

Irán, uno de los principales aliados de las fuerzas de Hamas aplaudió las acciones de la milicia contra Israel. Teherán ha sido señalado de entregar equipo militar y recursos a la milicia por muchos años, incluida en esta nueva ofensiva.

Posiciones similares tomaron naciones como Irak, Siria, Líbano, Qatar, y Cisjordania, quienes acusaron a Israel de ser los culpables de la ofensiva por tantos años de opresión al pueblo palestino.

El caso de Líbano es destacable, ya que alberga a otra fracción árabe islamista, que es Hezbolá, con gran presencia en el país y de influencia mayoritaria chiíta.

Por otro lado se encuentran los aliados moderados, como Turquía, Egipto y Jordania, naciones quienes comparten lazos culturales e históricos, sin embargo, en los últimos años han mejorado sus relaciones diplomáticas con Israel, por lo que su impulso de apoyar a Palestina es menor.

Tras el recrudecimiento del conflicto, los tres países han pedido tanto a Israel como a Hamas que se contengan de escalar la guerra, incluso Turquía se ha ofrecido para mediar el enfrentamiento de manera pacífica.

En el terreno diplomático se ha comenzado a debilitar algunos procesos que impulsaban la estabilidad en Medio Oriente, principalmente el acercamiento que orquestaba Estados Unidos entre Arabia Saudita e Israel.

Así lo considera el internacionalista Nethan Wolf, quien resaltó que antes del conflicto ya habían muchos acercamientos entre Israel y Arabia Saudita y ya se decía de un inminente mejoramiento de relaciones, “hubiera sido un cambio geopolítico de gran magnitud con el país de mayor influencia en el mundo árabe. Los acuerdos no estarán terminados pero sí estarán en un "impasse" en lo que la situación en la región se calma”, mencionó en entrevista para El Sol de México.

Para el director del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), se venían dando buenas noticias en la región en los últimos años, principalmente los Acuerdos de Abraham, donde se comenzaban a normalizar las relaciones entre países árabes, como Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Marruecos o Sudán, con el Estado hebreo, que simbolizaban un paso positivo para la paz regional.

Pero por otro lado, también hay una mezcla complicada de factores que desestabilizan la región, según Wolf, mencionando el caso de Irán y su posible participación en la ofensiva de Hamas aportando recursos militares para su ofensiva.

HEZBOLÁ

Una intervención de la milicia chiita libanesa Hezbolá y la incertidumbre sobre el papel de Irán son los principales factores que podrían hacer que el conflicto, ya sin precedentes, desemboque en una guerra regional más amplia.

Por ahora, no hay indicios de una ofensiva inminente de Hezbolá contra Israel, pese a las crecientes tensiones fronterizas, mientras que Irán, al menos oficialmente, insiste en que no está implicado en el ataque de hace una semana.

Los países árabes vecinos desean, por su parte, mejorar las relaciones con Israel y ven la oportunidad de desempeñar un papel de mediador. Pero la inmensa volatilidad de la situación plantea riesgos de cara al futuro.

El caso de Egipto es particular. Por un lado, el gobierno egipcio normalizó sus relaciones diplomáticas con Israel, y tras el estallido de la guerra su postura fue más mediadora pese a ser aliado histórico de la causa palestina, pero en las últimas horas, el Ministerio de Exteriores egipcio rechazó el ultimátum de 24 horas que dio Israel a los residentes del norte de la Franja de Gaza para que se desplacen al sur, una medida que consideró que constituye una “grave violación de las normas del derecho internacional humanitario”

Egipto, que ofrece la única apertura posible de la Franja de Gaza desde que Israel impuso el “asedio completo” del enclave, enfrenta un dilema: autorizar la entrada de los palestinos, con el riesgo de que Israel nunca les permita volver, o dejarlos bajo los bombardeos.

Pedir a los palestinos que abandonen su tierra sería para Egipto romper un tabú probablemente mayor que el de haberse convertido en 1979 en el primer país árabe en reconocer a Israel.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Por el lado de Israel, su principal aliado Estados Unidos envió a su secretario de Estado, Anthony Blinken, a Jordania, donde se reunió con el rey Abdullah y con Mahmud Abbas, cuya Autoridad Palestina ejerce un autogobierno limitado en la Cisjordania ocupada por Israel, pero perdió el control de Gaza ante Hamas en 2007.

Blinken viajó más tarde a Qatar, un aliado de EU con influencia entre los grupos islamistas y finalmente se reunirá con el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salmán. Con información de agencias

El conflicto entre Israel y las milicias islamistas de Hamas han reajustado el tablero de la geopolítica regional al mostrar sus posturas respecto a la ofensiva iniciada hace una semana, donde el grupo propalestino incursionó por cielo, mar y tierra en varias localidades israelíes.

Puede interesarte: Israel y Hamas cometen crímenes de guerra: ONU

El gobierno de Israel reaccionó y se declaró en estado de guerra y prometió arrasar la Franja de Gaza, territorio palestino gobernado por Hamas y donde se encuentran sus principales sitios de operaciones.

Ante el recrudecimiento del conflicto histórico, las naciones que se ubican a los alrededores comenzaron a posicionarse, unos más cautos que otros, y unos más no desaprovecharon la oportunidad para resaltar su enemistad con el Estado hebreo.

Irán, uno de los principales aliados de las fuerzas de Hamas aplaudió las acciones de la milicia contra Israel. Teherán ha sido señalado de entregar equipo militar y recursos a la milicia por muchos años, incluida en esta nueva ofensiva.

Posiciones similares tomaron naciones como Irak, Siria, Líbano, Qatar, y Cisjordania, quienes acusaron a Israel de ser los culpables de la ofensiva por tantos años de opresión al pueblo palestino.

El caso de Líbano es destacable, ya que alberga a otra fracción árabe islamista, que es Hezbolá, con gran presencia en el país y de influencia mayoritaria chiíta.

Por otro lado se encuentran los aliados moderados, como Turquía, Egipto y Jordania, naciones quienes comparten lazos culturales e históricos, sin embargo, en los últimos años han mejorado sus relaciones diplomáticas con Israel, por lo que su impulso de apoyar a Palestina es menor.

Tras el recrudecimiento del conflicto, los tres países han pedido tanto a Israel como a Hamas que se contengan de escalar la guerra, incluso Turquía se ha ofrecido para mediar el enfrentamiento de manera pacífica.

En el terreno diplomático se ha comenzado a debilitar algunos procesos que impulsaban la estabilidad en Medio Oriente, principalmente el acercamiento que orquestaba Estados Unidos entre Arabia Saudita e Israel.

Así lo considera el internacionalista Nethan Wolf, quien resaltó que antes del conflicto ya habían muchos acercamientos entre Israel y Arabia Saudita y ya se decía de un inminente mejoramiento de relaciones, “hubiera sido un cambio geopolítico de gran magnitud con el país de mayor influencia en el mundo árabe. Los acuerdos no estarán terminados pero sí estarán en un "impasse" en lo que la situación en la región se calma”, mencionó en entrevista para El Sol de México.

Para el director del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), se venían dando buenas noticias en la región en los últimos años, principalmente los Acuerdos de Abraham, donde se comenzaban a normalizar las relaciones entre países árabes, como Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Marruecos o Sudán, con el Estado hebreo, que simbolizaban un paso positivo para la paz regional.

Pero por otro lado, también hay una mezcla complicada de factores que desestabilizan la región, según Wolf, mencionando el caso de Irán y su posible participación en la ofensiva de Hamas aportando recursos militares para su ofensiva.

HEZBOLÁ

Una intervención de la milicia chiita libanesa Hezbolá y la incertidumbre sobre el papel de Irán son los principales factores que podrían hacer que el conflicto, ya sin precedentes, desemboque en una guerra regional más amplia.

Por ahora, no hay indicios de una ofensiva inminente de Hezbolá contra Israel, pese a las crecientes tensiones fronterizas, mientras que Irán, al menos oficialmente, insiste en que no está implicado en el ataque de hace una semana.

Los países árabes vecinos desean, por su parte, mejorar las relaciones con Israel y ven la oportunidad de desempeñar un papel de mediador. Pero la inmensa volatilidad de la situación plantea riesgos de cara al futuro.

El caso de Egipto es particular. Por un lado, el gobierno egipcio normalizó sus relaciones diplomáticas con Israel, y tras el estallido de la guerra su postura fue más mediadora pese a ser aliado histórico de la causa palestina, pero en las últimas horas, el Ministerio de Exteriores egipcio rechazó el ultimátum de 24 horas que dio Israel a los residentes del norte de la Franja de Gaza para que se desplacen al sur, una medida que consideró que constituye una “grave violación de las normas del derecho internacional humanitario”

Egipto, que ofrece la única apertura posible de la Franja de Gaza desde que Israel impuso el “asedio completo” del enclave, enfrenta un dilema: autorizar la entrada de los palestinos, con el riesgo de que Israel nunca les permita volver, o dejarlos bajo los bombardeos.

Pedir a los palestinos que abandonen su tierra sería para Egipto romper un tabú probablemente mayor que el de haberse convertido en 1979 en el primer país árabe en reconocer a Israel.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Por el lado de Israel, su principal aliado Estados Unidos envió a su secretario de Estado, Anthony Blinken, a Jordania, donde se reunió con el rey Abdullah y con Mahmud Abbas, cuya Autoridad Palestina ejerce un autogobierno limitado en la Cisjordania ocupada por Israel, pero perdió el control de Gaza ante Hamas en 2007.

Blinken viajó más tarde a Qatar, un aliado de EU con influencia entre los grupos islamistas y finalmente se reunirá con el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salmán. Con información de agencias

Elecciones 2024

Refuerzan seguridad en Zócalo por cierre de campaña de Sheinbaum y CNTE pinta su raya

La SSC reforzó la seguridad del Zócalo para evitar confrontaciones entre simpatizantes de Morena y docentes de la CNTE

Elecciones 2024

De regreso en su tierra: Tepatepec espera a Xóchitl Gálvez para su cierre de campaña

Xóchitl Gálvez cierra su campaña este miércoles en Tepatepec, poblado que la vio crecer y donde se encuentra la casa donde vivió

Finanzas

Disminuye porcentaje de mexicanos que no pueden comprar la canasta básica

En el primer trimestre de 2024 mostró una disminución de 1.9 por ciento

Política

“Queremos contribuir a la paz”, justifica AMLO por no reconocer a Palestina como estado

AMLO subrayó que él no está apoyando a ningún bando, lo cual podría complicar más el conflicto entre Israel y Palestina

Mundo

Israel dice que la guerra en Gaza durará hasta 2025

La guerra israelí en la Franja de Gaza durará al menos hasta 2025 y las tropas israelíes no abandonarán el enclave, dijo el asesor de seguridad nacional israelí, Tzachi Hanegbi

Mundo

Nueva Delhi bate récord de altas temperaturas con 52 grados

Esta temperatura supera en más de un grado el máximo nacional anterior de 51ºC, registrado en el desierto de Rajastán en 2016