/ martes 6 de diciembre de 2016

Detienen al director de Lamia, aerolínea que transportó al Chapecoense

Con información de EFE y AP

LA PAZ.- Los fiscales que allanaron hoy la sede de la aerolínea boliviana Lamia en Santa Cruz detuvieron a su director general, Gustavo Vargas Gamboa, y confiscaron documentos y ordenadores dentro de su investigación sobre la responsabilidad de la firma en el accidente que causó 71 muertos en Colombia.

Los fiscales detuvieron a Vargas en la oficina de Lamia y lo trasladan en este momento a la Fiscalía Departamental de Santa Cruz, según constató un colaborador de Efe en esa ciudad.

Vargas Gamboa es un exmilitar de la Fuerza Aérea Boliviana que entre 2001 y 2007 fue el piloto de varios presidentes de Bolivia, incluido el actual mandatario, Evo Morales.

El mandatario boliviano fue quien ordenó el pasado viernes la investigación al director de la aerolínea.

Lamia operaba un sólo avión BAE 146 y su negocio eran los vuelos chárter para transportar equipos de fútbol. El lunes se precipitó a tierra en cercanías de Medellín con el equipo y técnicos del modesto club brasileño Chapecoense que viajaba a disputar la final de la Copa Sudamericana. También murieron 22 periodistas y hubo seis sobrevivientes.

Con información de EFE y AP

LA PAZ.- Los fiscales que allanaron hoy la sede de la aerolínea boliviana Lamia en Santa Cruz detuvieron a su director general, Gustavo Vargas Gamboa, y confiscaron documentos y ordenadores dentro de su investigación sobre la responsabilidad de la firma en el accidente que causó 71 muertos en Colombia.

Los fiscales detuvieron a Vargas en la oficina de Lamia y lo trasladan en este momento a la Fiscalía Departamental de Santa Cruz, según constató un colaborador de Efe en esa ciudad.

Vargas Gamboa es un exmilitar de la Fuerza Aérea Boliviana que entre 2001 y 2007 fue el piloto de varios presidentes de Bolivia, incluido el actual mandatario, Evo Morales.

El mandatario boliviano fue quien ordenó el pasado viernes la investigación al director de la aerolínea.

Lamia operaba un sólo avión BAE 146 y su negocio eran los vuelos chárter para transportar equipos de fútbol. El lunes se precipitó a tierra en cercanías de Medellín con el equipo y técnicos del modesto club brasileño Chapecoense que viajaba a disputar la final de la Copa Sudamericana. También murieron 22 periodistas y hubo seis sobrevivientes.