/ miércoles 14 de octubre de 2020

“Es la economía, estúpido”

Más allá de los disparates del presidente Donald Trump, gran parte del electorado no está contento con el manejo de la economía bajo su administración

No es el sistema de salud. No es Donald Trump. Ni siquiera lo es la amenaza del coronavirus. Es el desempeño de la economía lo que definirá el voto de los estadounidenses en estas dos semanas rumbo a la elección presidencial.

James Carville, estratega de campaña del ex-Presidente Bill Clinton acuñó este famoso lema durante la campaña presidencial que llevó a los Demócratas de regreso a la Casa Blanca en 1993. Esta frase se volvió icónica. Refleja el papel crucial que tienen las finanzas en los bolsillos de los estadounidenses a la hora de ir a votar.

2020 ha sido un año brutal para la economía mundial. La economía estadounidense no ha sido la excepción. Alrededor de 50 millones de estadounidenses han solicitado el seguro por desempleo. La Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) ha intervenido en consecuencia: (i) redujo sus tasas de interés a corto plazo a un rango de 0%-0.25% e (ii) inyectó 700mil millones de dólares para estimular la inversión y facilitar los préstamos bancarios.

El Congreso de los Estados Unidos no se quedó atrás y el 27 de marzo aprobó, en un esfuerzo conjunto de los partidos Republicano y Demócrata, un paquete de ayuda para la economía (Coronavirus Aid, Relief and Economic Security Act – CARES) por más de 2 billones de dólares. Este apoyo se tradujo en la emisión de millones de cheques que las familias con un número de seguridad social (y ojo, habiendo o no pagado impuestos el año previo), usaron para pagar hipotecas, rentas, alimentos, servicios médicos y claro, deuda.

Nos encontramos en un impasse. El 1 de Octubre la Cámara de Representantes aprobó un segundo paquete de ayuda económica por 2.2 billones de dólares. Nancy Pelosi, vocera de la Cámara, está cabildeando su aprobación en el Senado por dos razones. La primera, electoral. La segunda, altruista. Este segundo paquete aseguraría otro cheque para los estadounidenses y reestablecería el expirado seguro por desempleo de 600 dólares semanales.

El segundo paquete de ayuda fue rechazado por 189 representantes republicanos y 18 demócratas en una cerrada votación que la Cámara aprobó con 214 votos a favor y 207 en contra. El paquete está ahora en manos de un Senado con mayoría republicana que no quiere engrosar una deuda nacional de 26 billones de dólares.

Los republicanos saben que hay una gran probabilidad de que Trump pierda la elección y ellos pierdan el control del Senado. ¿Qué harán en los próximos 15 días? Dar su voto para confirmar el nombramiento de la Jueza Amy Coney Barrett en la Corte Suprema y nada más.

¿Qué harán los electores estadounidenses? Van a revisar sus bolsillos y sus carteras. Hoy, su economía familiar está peor que hace un año y que hace cuatro años, cuando Trump ganó la presidencia. Más allá de los disparates de Trump, gran parte del electorado no está contento con el manejo de la economía bajo su administración.

Una vez más, la economía, decidirá el resultado de la elección del próximo ocupante en la Casa Blanca.

Asociada COMEXI

@AnaMoralesLero1



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

No es el sistema de salud. No es Donald Trump. Ni siquiera lo es la amenaza del coronavirus. Es el desempeño de la economía lo que definirá el voto de los estadounidenses en estas dos semanas rumbo a la elección presidencial.

James Carville, estratega de campaña del ex-Presidente Bill Clinton acuñó este famoso lema durante la campaña presidencial que llevó a los Demócratas de regreso a la Casa Blanca en 1993. Esta frase se volvió icónica. Refleja el papel crucial que tienen las finanzas en los bolsillos de los estadounidenses a la hora de ir a votar.

2020 ha sido un año brutal para la economía mundial. La economía estadounidense no ha sido la excepción. Alrededor de 50 millones de estadounidenses han solicitado el seguro por desempleo. La Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) ha intervenido en consecuencia: (i) redujo sus tasas de interés a corto plazo a un rango de 0%-0.25% e (ii) inyectó 700mil millones de dólares para estimular la inversión y facilitar los préstamos bancarios.

El Congreso de los Estados Unidos no se quedó atrás y el 27 de marzo aprobó, en un esfuerzo conjunto de los partidos Republicano y Demócrata, un paquete de ayuda para la economía (Coronavirus Aid, Relief and Economic Security Act – CARES) por más de 2 billones de dólares. Este apoyo se tradujo en la emisión de millones de cheques que las familias con un número de seguridad social (y ojo, habiendo o no pagado impuestos el año previo), usaron para pagar hipotecas, rentas, alimentos, servicios médicos y claro, deuda.

Nos encontramos en un impasse. El 1 de Octubre la Cámara de Representantes aprobó un segundo paquete de ayuda económica por 2.2 billones de dólares. Nancy Pelosi, vocera de la Cámara, está cabildeando su aprobación en el Senado por dos razones. La primera, electoral. La segunda, altruista. Este segundo paquete aseguraría otro cheque para los estadounidenses y reestablecería el expirado seguro por desempleo de 600 dólares semanales.

El segundo paquete de ayuda fue rechazado por 189 representantes republicanos y 18 demócratas en una cerrada votación que la Cámara aprobó con 214 votos a favor y 207 en contra. El paquete está ahora en manos de un Senado con mayoría republicana que no quiere engrosar una deuda nacional de 26 billones de dólares.

Los republicanos saben que hay una gran probabilidad de que Trump pierda la elección y ellos pierdan el control del Senado. ¿Qué harán en los próximos 15 días? Dar su voto para confirmar el nombramiento de la Jueza Amy Coney Barrett en la Corte Suprema y nada más.

¿Qué harán los electores estadounidenses? Van a revisar sus bolsillos y sus carteras. Hoy, su economía familiar está peor que hace un año y que hace cuatro años, cuando Trump ganó la presidencia. Más allá de los disparates de Trump, gran parte del electorado no está contento con el manejo de la economía bajo su administración.

Una vez más, la economía, decidirá el resultado de la elección del próximo ocupante en la Casa Blanca.

Asociada COMEXI

@AnaMoralesLero1



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Política

Morena prepara en el Senado ley para la revocación de mandato

Ricardo Monreal señaló que la iniciativa plantea al INE como el responsable de llevar a cabo el computo del ejercicio, entre otras tareas

Finanzas

Cambio de sindicato no es prioridad en planta de GM en Silao: CTM

El presidente de la CTM en Guanajuato aseguró que, de momento, están enfocados en la legitimación del Contrato Colectivo de Trabajo

Sociedad

Maru Campos da positivo a Covid-19 tras reunión con Marko Cortés

La gobernadora electa ya había salido negativa en una prueba; sin embargo, se realizó una nueva por la presencia de síntomas

Finanzas

Cambio de sindicato no es prioridad en planta de GM en Silao: CTM

El presidente de la CTM en Guanajuato aseguró que, de momento, están enfocados en la legitimación del Contrato Colectivo de Trabajo

Sociedad

Maru Campos da positivo a Covid-19 tras reunión con Marko Cortés

La gobernadora electa ya había salido negativa en una prueba; sin embargo, se realizó una nueva por la presencia de síntomas

Sociedad

Sicarios acribillan a policía municipal en Isla de La Roqueta

Sujetos armados dispararon en varias ocasiones contra un policía municipal que pasaba su día de descanso en compañía de su familia

Política

Reporta INE incidentes menores en consulta popular

Los incidentes han sido menores, 476 que comparados con los 6 mil 604 del pasado 6 de junio, son el 8% indicó Edmundo Jacobo Molina

CDMX

Cierran Patriotismo durante manifestación por la muerte de una ciclista

Varios colectivos ciclistas se dieron cita para recordar a Carolina Espinsa, quien falleció luego de ser arrollada mientras viajaba en su bicicleta

Futbol

Afición de Toluca y Tigres arman pleito en la reapertura del Nemesio Diez

Cientos de aficionados cruzaron proyectiles, bengalas e insultos; además, varios no portaban cubrebocas