/ lunes 28 de enero de 2019

El Chapo rechaza testificar en su juicio, "me voy a reservar", dice

El juicio podría culminar ya esta semana con la deliberación del jurado

Joaquín El Chapo Guzmán rechazó este lunes testificar en el juicio abierto contra él por narcotráfico en un tribunal federal de la ciudad de Nueva York, poniendo fin así a la incertidumbre de si se sentaría en el banquillo de los testigos en un proceso que culminará este viernes.

Preguntado por el juez de la corte federal para el distrito Este de Nueva York Brian Cogan, sobre su intención o no de comparecer ante el tribunal, El Chapo contestó "no, mis abogados y yo hemos hablado y me reservo".

"No testificaré", se escuchó en la sala, tras lo cual el magistrado volvió a dirigirse al acusado: "¿Entiende que tiene derecho absoluto a testificar?".

"Sí", contestó Guzmán Loera, a quien el Gobierno acusa de haber traficado más de 155 kilos de droga a EU como líder del cartel de Sinaloa.

"¿Es decisión suya o de sus abogados?", insistió Cogan, a lo que el presunto capo contestó que sus abogados le han aconsejado, "pero yo estoy de acuerdo con ellos", apuntó.

La declaración de Guzmán Loera ocurrió luego de que el Gobierno culminara con la presentación de evidencias contra el mexicano, en un juicio que comenzó el pasado noviembre y que podría culminar ya esta semana con la deliberación del jurado. Está aún por decidir si se permitirá al jurado seguir con su trabajo durante el fin de semana.

La defensa llamará mañana martes a testificar a dos agentes para confrontarlos con supuestas incongruencias en las declaraciones de los hermanos Alex y Jorge Cifuentes, que fueron redactadas por estos agentes de la DEA.

El miércoles está previsto el cierre de argumentos por parte de la Fiscalía y el jueves será el turno de la defensa de El Chapo.

El viernes, el juez instruirá al jurado previo a que comience a deliberar sobre los once cargos presentados contra Guzmán Loera, el principal de mantener una empresa criminal y que incluye además blanqueo de dinero.

Luego de escuchar las instrucciones del juez, el jurado comenzaría a deliberar, según la agenda presentada por el juez, con la que fiscalía y defensa estuvieron de acuerdo.

Durante este juicio, al que acuden turistas y curiosos porque es público, el Gobierno llevó a 56 testigos, de los que 13 fueron cooperantes, socios o exempleados de Guzmán Loera, y la mayoría de ellos están en cárceles de EU en espera de sentencia o de reducción de su condena a cambio de su testimonio.

Otros están en libertad, bajo el programa de protección de testigos del Gobierno.

Los restantes testigos fueron agentes federales de la DEA o especialistas en análisis de documentos encriptados, escrituras a mano, entre otros, porque el Gobierno no ha dejado un cabo suelto en este sonado y costoso juicio, que se ha realizado siempre bajo estrictas medidas de seguridad.

El último cooperante, Isaías Valdez Ríos, un exmiembro de las fuerzas especiales del ejército mexicano que trabajó para el acusado como seguridad, secretario y piloto, culminó hoy su testimonio de dos días, en el que contó nuevas torturas espeluznantes y asesinatos cometidos u ordenados presuntamente por su exjefe.

También sobre cargamentos de cocaína que trajo desde Sudamérica a México, cuyo destino final fue EU según la Fiscalía, que hoy presentó la grabación de una conversación sobre unos de esos cargamentos entre Valdez Ríos, conocido como "Memín", y el acusado.

La defensa trató, como ha hecho con otros testigos cooperantes, de presentarle ante el jurado como mentiroso para lograr una condena menor.

Para ello le confrontó con segmentos de su declaración jurada al Gobierno y aseguró que algunas de las cosas que les dijo -entre ellas las torturas y asesinatos así como un tiroteo entre rivales- las había visto en internet y no las había presenciado, como aseguró.

Luego testificó James Bradley, del Departamento de Defensa, quien realizó un informe sobre el túnel a través del cual El Chapo escapó desde su celda en la prisión de máxima seguridad del Altiplano, del que dijo tomó al menos ocho meses construir.

El último testigo fue el agente de la DEA Brandon Hamratti que trajo a Guzmán Loera a Nueva York cuando fue extraditado.

Joaquín El Chapo Guzmán rechazó este lunes testificar en el juicio abierto contra él por narcotráfico en un tribunal federal de la ciudad de Nueva York, poniendo fin así a la incertidumbre de si se sentaría en el banquillo de los testigos en un proceso que culminará este viernes.

Preguntado por el juez de la corte federal para el distrito Este de Nueva York Brian Cogan, sobre su intención o no de comparecer ante el tribunal, El Chapo contestó "no, mis abogados y yo hemos hablado y me reservo".

"No testificaré", se escuchó en la sala, tras lo cual el magistrado volvió a dirigirse al acusado: "¿Entiende que tiene derecho absoluto a testificar?".

"Sí", contestó Guzmán Loera, a quien el Gobierno acusa de haber traficado más de 155 kilos de droga a EU como líder del cartel de Sinaloa.

"¿Es decisión suya o de sus abogados?", insistió Cogan, a lo que el presunto capo contestó que sus abogados le han aconsejado, "pero yo estoy de acuerdo con ellos", apuntó.

La declaración de Guzmán Loera ocurrió luego de que el Gobierno culminara con la presentación de evidencias contra el mexicano, en un juicio que comenzó el pasado noviembre y que podría culminar ya esta semana con la deliberación del jurado. Está aún por decidir si se permitirá al jurado seguir con su trabajo durante el fin de semana.

La defensa llamará mañana martes a testificar a dos agentes para confrontarlos con supuestas incongruencias en las declaraciones de los hermanos Alex y Jorge Cifuentes, que fueron redactadas por estos agentes de la DEA.

El miércoles está previsto el cierre de argumentos por parte de la Fiscalía y el jueves será el turno de la defensa de El Chapo.

El viernes, el juez instruirá al jurado previo a que comience a deliberar sobre los once cargos presentados contra Guzmán Loera, el principal de mantener una empresa criminal y que incluye además blanqueo de dinero.

Luego de escuchar las instrucciones del juez, el jurado comenzaría a deliberar, según la agenda presentada por el juez, con la que fiscalía y defensa estuvieron de acuerdo.

Durante este juicio, al que acuden turistas y curiosos porque es público, el Gobierno llevó a 56 testigos, de los que 13 fueron cooperantes, socios o exempleados de Guzmán Loera, y la mayoría de ellos están en cárceles de EU en espera de sentencia o de reducción de su condena a cambio de su testimonio.

Otros están en libertad, bajo el programa de protección de testigos del Gobierno.

Los restantes testigos fueron agentes federales de la DEA o especialistas en análisis de documentos encriptados, escrituras a mano, entre otros, porque el Gobierno no ha dejado un cabo suelto en este sonado y costoso juicio, que se ha realizado siempre bajo estrictas medidas de seguridad.

El último cooperante, Isaías Valdez Ríos, un exmiembro de las fuerzas especiales del ejército mexicano que trabajó para el acusado como seguridad, secretario y piloto, culminó hoy su testimonio de dos días, en el que contó nuevas torturas espeluznantes y asesinatos cometidos u ordenados presuntamente por su exjefe.

También sobre cargamentos de cocaína que trajo desde Sudamérica a México, cuyo destino final fue EU según la Fiscalía, que hoy presentó la grabación de una conversación sobre unos de esos cargamentos entre Valdez Ríos, conocido como "Memín", y el acusado.

La defensa trató, como ha hecho con otros testigos cooperantes, de presentarle ante el jurado como mentiroso para lograr una condena menor.

Para ello le confrontó con segmentos de su declaración jurada al Gobierno y aseguró que algunas de las cosas que les dijo -entre ellas las torturas y asesinatos así como un tiroteo entre rivales- las había visto en internet y no las había presenciado, como aseguró.

Luego testificó James Bradley, del Departamento de Defensa, quien realizó un informe sobre el túnel a través del cual El Chapo escapó desde su celda en la prisión de máxima seguridad del Altiplano, del que dijo tomó al menos ocho meses construir.

El último testigo fue el agente de la DEA Brandon Hamratti que trajo a Guzmán Loera a Nueva York cuando fue extraditado.

Sociedad

Para detener a El Marro se requirieron 15 minutos: Sedena

El secretario de Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, señaló que el operativo duró cuatro horas, 15 minutos

Política

Nayarit, de los estados más seguros pero con alto nivel de pobreza

El mandatario destacó que Nayarit de ha convertido en uno de los 10 estados más seguros del país pero mantiene altas cifras de pobreza

Política

"Haríamos mucho daño": dice alcalde de Morelia sobre plan contra Covid-19 de Aureoles

El edil de Morelia advirtió que el dinero dejará de ser fundamental en las elecciones, será la capacidad de organización lo que determine a los candidatos electos

Mundo

OMS entrevista a científicos de Wuhan para descubrir el origen del Covid-19

La OMS dice que lo más probable es que el virus provenga de murciélagos y que seguramente hay otro "huésped" animal intermedio

Finanzas

EU, acusado de intimidar a China para forzar venta de Tik Tok

TikTok cerrará en Estados Unidos el 15 de septiembre "a menos que Microsoft o alguien más pueda comprarla", según señaló Trump

Finanzas

No habrá suficientes toallitas desinfectantes para cubrir demanda: Clorox

Clorox generalmente mantiene reservado el exceso de inventario para las temporadas de gripe, pero ahora no ha podido cubrir la demanda de muchos de sus desinfectantes

Justicia

Para detener a El Marro se requirieron 15 minutos: Sedena

El secretario de Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, señaló que el operativo duró cuatro horas, 15 minutos

Mundo

Por pandemia el mundo enfrenta catástrofe generacional en educación: jefe de la ONU

António Guterres indicó que una vez contralada la pandemia, el regreso de los alumnos a las escuelas debe ser una prioridad

Sociedad

Nayarit, de los estados más seguros pero con alto nivel de pobreza: AMLO

El mandatario destacó que Nayarit de ha convertido en uno de los 10 estados más seguros del país pero mantiene altas cifras de pobreza