/ viernes 7 de abril de 2017

El Papa Francisco repite programa de ritos para la Semana Santa

CIUDAD DEL VATICANO.- La Semana Santa de Francisco. El programa de los ritos de la quinta Semana Mayor de Jorge Mario Bergoglio al frente de la Iglesia Católica, fue divulgado por el Vaticano y refleja prácticamente el esquema de los años precedentes, precisamente desde 2013, es decir, desde que el exarzobispo jesuita de Buenos Aires se convirtió en el papa Francisco, el primer pontífice latinoamericano.

Como en los años anteriores, Francisco celebrará el tradicional rito del lavado de los pies del jueves santo, que evoca el gesto de humildad de Jesús con sus apóstoles, en medio de quienes están al margen de la sociedad. El lugar elegido este año es la cárcel de Paliano, en las afueras de Roma, donde lavará los pies a 12 reclusos.

En el primer año de su pontificado, Bergoglio lo hizo con un grupo de menores de un reclusorio romano, el 2014 lo transcurrió en un Centro de la capital para discapacitados y ancianos, el año sucesivo se arrodilló para lavar los pies a unos presos de la cárcel romana de Rebibbia y en 2016 repitió su gesto con unos solicitantes de asilo de varios países en un Centro de las afueras de Roma.

El mismo jueves santo, por la mañana en el Vaticano, el Papa presidirá la llamada Misa del Crisma, en la cual los sacerdotes renuevan sus promesas. Por la tarde, en la prisión de Paliano, celebrará el lavado de los pies y la misa “in coena domini” (la cena del Señor), que recuerda la institución de la Eucaristía.

Este año, en ocasión del Víacrucis presidido por Francisco, que una vez más se llevará a cabo en el Coliseo de Roma y que recuerda la pasión y la muerte de Jesus, las meditaciones de las estaciones del rito fueron escritas por Anne Marie Pellettier, teóloga francesa de 72 años, casada con tres hijos, una de los ganadores, en 2014, del llamado “Nobel de la Teología”, premio asignado cada año por la Fundación vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto XVI.

La profesora Pellettier enseña actualmente Sagrada Escritura y Hermenéutica Bíblica en la Facultad de Notre Dame de la capital francesa. También ha escrito ensayos sobre los mismos argumentos y acerca del rol de las mujeres en el cristianismo.

Se tratará de la quinta mujer que escribe todas las meditaciones del Vía Crucis presidido por el jefe de la Iglesia Católica en el célebre anfiteatro romano.

La primera fue en 1993 Madre Anna Maria Canopi; dos años más tarde Juan Pablo II eligió a la monja protestante suiza Minke de Vries. Benedicto XVI, en 2011, confió la tarea a la italiana sor Maria Rita Piccione y en 2012 a una pareja de laicos, Anna María y Danilo Zanzucchi.

Sin embargo, ya en 2002, Karol Wojtyla había dado el encargo de escribir las meditaciones del Vía Crucis a un grupo de periodistas vaticanistas, entre los cuales cinco mujeres: la italiana Marina Ricci, la francesa Sophie de Ravinel, la alemana Marie Czernin, la portuguesa Aura Miguel y la mexicana Valentina Alazraki.

El sábado por la noche (local), Francisco presidirá la ceremonia del fuego nuevo y la vigilia pascual en la Basílica de San Pedro. Finalmente, el domingo, Bergoglio celebrará en la plaza de San Pedro la misa de la Pascua de Resurrección, tras la cual, impartirá la bendición “urbi et orbi” (a la ciudad y al mundo).

CIUDAD DEL VATICANO.- La Semana Santa de Francisco. El programa de los ritos de la quinta Semana Mayor de Jorge Mario Bergoglio al frente de la Iglesia Católica, fue divulgado por el Vaticano y refleja prácticamente el esquema de los años precedentes, precisamente desde 2013, es decir, desde que el exarzobispo jesuita de Buenos Aires se convirtió en el papa Francisco, el primer pontífice latinoamericano.

Como en los años anteriores, Francisco celebrará el tradicional rito del lavado de los pies del jueves santo, que evoca el gesto de humildad de Jesús con sus apóstoles, en medio de quienes están al margen de la sociedad. El lugar elegido este año es la cárcel de Paliano, en las afueras de Roma, donde lavará los pies a 12 reclusos.

En el primer año de su pontificado, Bergoglio lo hizo con un grupo de menores de un reclusorio romano, el 2014 lo transcurrió en un Centro de la capital para discapacitados y ancianos, el año sucesivo se arrodilló para lavar los pies a unos presos de la cárcel romana de Rebibbia y en 2016 repitió su gesto con unos solicitantes de asilo de varios países en un Centro de las afueras de Roma.

El mismo jueves santo, por la mañana en el Vaticano, el Papa presidirá la llamada Misa del Crisma, en la cual los sacerdotes renuevan sus promesas. Por la tarde, en la prisión de Paliano, celebrará el lavado de los pies y la misa “in coena domini” (la cena del Señor), que recuerda la institución de la Eucaristía.

Este año, en ocasión del Víacrucis presidido por Francisco, que una vez más se llevará a cabo en el Coliseo de Roma y que recuerda la pasión y la muerte de Jesus, las meditaciones de las estaciones del rito fueron escritas por Anne Marie Pellettier, teóloga francesa de 72 años, casada con tres hijos, una de los ganadores, en 2014, del llamado “Nobel de la Teología”, premio asignado cada año por la Fundación vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto XVI.

La profesora Pellettier enseña actualmente Sagrada Escritura y Hermenéutica Bíblica en la Facultad de Notre Dame de la capital francesa. También ha escrito ensayos sobre los mismos argumentos y acerca del rol de las mujeres en el cristianismo.

Se tratará de la quinta mujer que escribe todas las meditaciones del Vía Crucis presidido por el jefe de la Iglesia Católica en el célebre anfiteatro romano.

La primera fue en 1993 Madre Anna Maria Canopi; dos años más tarde Juan Pablo II eligió a la monja protestante suiza Minke de Vries. Benedicto XVI, en 2011, confió la tarea a la italiana sor Maria Rita Piccione y en 2012 a una pareja de laicos, Anna María y Danilo Zanzucchi.

Sin embargo, ya en 2002, Karol Wojtyla había dado el encargo de escribir las meditaciones del Vía Crucis a un grupo de periodistas vaticanistas, entre los cuales cinco mujeres: la italiana Marina Ricci, la francesa Sophie de Ravinel, la alemana Marie Czernin, la portuguesa Aura Miguel y la mexicana Valentina Alazraki.

El sábado por la noche (local), Francisco presidirá la ceremonia del fuego nuevo y la vigilia pascual en la Basílica de San Pedro. Finalmente, el domingo, Bergoglio celebrará en la plaza de San Pedro la misa de la Pascua de Resurrección, tras la cual, impartirá la bendición “urbi et orbi” (a la ciudad y al mundo).