/ domingo 23 de diciembre de 2018

Así fue la impresionante erupción del volcán que provocó el tsunami en Indonesia

Hasta el momento se cuenta 222 muertos, 28 desaparecidos y 843 heridos en la isla al sur de Sumatra

La erupción del Anak Krakatau, "hijo" del legendario volcán indonesio Krakatoa, provocó anoche un tsunami en el estrecho que separa a las isla de Sumatra y de Java con una cifra provisional de 222 muertos, 28 desaparecidos y 843 heridos.

El Anak Krakatau, con poco más de 300 metros de altura y con un cráter lateral, se encuentra en una isla de forma cónica deshabitada y que sirve de atracción turística en el estrecho de Sonda.

El volcán, uno de los 127 en activo en Indonesia -nación asentada sobre el "Anillo de Fuego del Pacífico"-, expulsó ayer una columna de humo hasta medio kilómetro de su cumbre, junto a roca y ríos de magma.


La erupción pudo crear un corrimiento de tierra submarino que a su vez ocasionó un maremoto -con olas de hasta 2 metros de altura, según los expertos indonesios- que arrasó las costas del país.

A la actividad volcánica no le acompañó un fuerte movimiento sísmico, por lo cual el sistema de alarmas de emergencia y el tsunami cogió desprevenidos a centenares de personas en las playas.

Según expertos vulcanólogos, el Anak Krakatau -cuya traducción al español es "hijo del Krakatoa"- se había mostrado particularmente activo desde junio con frecuentes columnas de humo y ceniza y en octubre un barco turístico estuvo cerca de ser golpeado por rocas volcánicas.



Descubierto en 1927, el Anak Krakatau emergió de las aguas más de medio siglo después de la gran erupción del legendario Krakatoa, cuya caldera quedó derruida en 1883 tras una serie de masivas explosiones que costó la vida de más de 36.000 personas y cuyos efectos se sintieron alrededor del mundo durante semanas.

El 26 de agosto de 1883, tras meses de frenética actividad volcánica, el Krakatoa sufrió cuatro enormes explosiones -acompañadas cada una por enormes tsunamis- que provocaron el desplome de la mitad de la isla.

Según los registros históricos, la explosiones fueron tan violentas que se escucharon a 5.000 kilómetros de distancia y la ceniza llegó a los 80 kilómetros de altura.


Otros datos aseguran que las erupciones fueron similares a una bomba de 200 megatones, lo que equivale a 13.000 veces la bomba nuclear lanzada contra la ciudad japonesa de Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial.




La erupción del Anak Krakatau, "hijo" del legendario volcán indonesio Krakatoa, provocó anoche un tsunami en el estrecho que separa a las isla de Sumatra y de Java con una cifra provisional de 222 muertos, 28 desaparecidos y 843 heridos.

El Anak Krakatau, con poco más de 300 metros de altura y con un cráter lateral, se encuentra en una isla de forma cónica deshabitada y que sirve de atracción turística en el estrecho de Sonda.

El volcán, uno de los 127 en activo en Indonesia -nación asentada sobre el "Anillo de Fuego del Pacífico"-, expulsó ayer una columna de humo hasta medio kilómetro de su cumbre, junto a roca y ríos de magma.


La erupción pudo crear un corrimiento de tierra submarino que a su vez ocasionó un maremoto -con olas de hasta 2 metros de altura, según los expertos indonesios- que arrasó las costas del país.

A la actividad volcánica no le acompañó un fuerte movimiento sísmico, por lo cual el sistema de alarmas de emergencia y el tsunami cogió desprevenidos a centenares de personas en las playas.

Según expertos vulcanólogos, el Anak Krakatau -cuya traducción al español es "hijo del Krakatoa"- se había mostrado particularmente activo desde junio con frecuentes columnas de humo y ceniza y en octubre un barco turístico estuvo cerca de ser golpeado por rocas volcánicas.



Descubierto en 1927, el Anak Krakatau emergió de las aguas más de medio siglo después de la gran erupción del legendario Krakatoa, cuya caldera quedó derruida en 1883 tras una serie de masivas explosiones que costó la vida de más de 36.000 personas y cuyos efectos se sintieron alrededor del mundo durante semanas.

El 26 de agosto de 1883, tras meses de frenética actividad volcánica, el Krakatoa sufrió cuatro enormes explosiones -acompañadas cada una por enormes tsunamis- que provocaron el desplome de la mitad de la isla.

Según los registros históricos, la explosiones fueron tan violentas que se escucharon a 5.000 kilómetros de distancia y la ceniza llegó a los 80 kilómetros de altura.


Otros datos aseguran que las erupciones fueron similares a una bomba de 200 megatones, lo que equivale a 13.000 veces la bomba nuclear lanzada contra la ciudad japonesa de Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial.




Política

AMLO dialoga con Larry Fink sobre Covid-19 y crisis económica mundial

El mandatario sostuvo una videollamada con el CEO del fondo BlackRock

Mundo

Trump desplegará militares en estados de EU para combatir coronavirus

El número de personas contagiadas por el coronavirus en EU superó los 300 mil y suman más de 8 mil muertos

Justicia

Enfrentamiento en Madera, Chihuahua, deja 19 muertos

Autoridades implementaron un operativo en el lugar para buscar a los responsables

Gossip

La belleza está de luto con la muerte de Luis Eduardo Aute

Tenía 76 años y estaba retirado de los escenarios desde que sufrió un infarto el 8 de agosto de 2016, que lo mantuvo 48 días en coma

CDMX

Coronavirus deja sin ingresos al amigo organillero

Moises pidió compresión de que no puede quedarse en casa y que necesita del apoyo de la gente

Deportes

Kobe Bryan y su legado van al Salón de la Fama

El próximo 29 de agosto su nombre quedará grabado en el Naismith Memorial Basketball Hall of Fame

Sociedad

Simplifican compra de equipo médico ante emergencia sanitaria

El decreto permite a las dependencias otorgar los pagos y anticipos necesarios a proveedores para obtener las mejores condiciones de oportunidad para el Estado

Mundo

EU intenta plan B para sacar a Nicolás Maduro de Venezuela

Washington vuelve a la carga en su intervención contra el régimen de Maduro

Política

Urge a AMLO repensar su realidad del país: Alfonso Zárate

Si las prioridades son proyectos como el Tren Maya, es necesario que haya contrapesos, afirma