/ viernes 23 de octubre de 2020

"Esperar", pero también prepararse para el impacto

Hoy en día las milicias de derecha representan un peligro creciente para la comunidad internacional y particularmente para EU

El crecimiento de las milicias locales con inclinaciones de derecha alimenta cada día más los temores de la comunidad de seguridad nacional de EU. Por otro lado, después de la pelea que constituyó el primer debate presidencial, Trump se vio sumamente criticado por negarse a denunciar a los grupos supremacistas blancos (que entran dentro de la extrema derecha).

Tiempo antes de que los hechos sucedieran, expertos en seguridad en el país y en todo el mundo ya estaban preocupados. Hoy en día las milicias de derecha representan un peligro creciente para la comunidad internacional y particularmente para EU.

Trump, por otro lado, insiste en que la violencia es causada por facciones de izquierda. “Proud Boys, retrocedan y esperen”, dijo en el debate, nombrando a un grupo de extrema derecha (de los940 que tiene identificados el SPLC en EU) que defiende el racismo, el antisemitismo y la islamofobia. "Pero alguien tiene que hacer algo con Antifa y la izquierda", agregó el presidente desviando la atención.

Los comentarios anteriores provocaron un alboroto inmediato, y aunque el jueves se dijo desde la Casa Blanca que Trump ha denunciado repetidamente a los grupos de supremacía blanca y que con "retroceder" se refería a "retirarse", los Proud Boys respondieron de inmediato "¡ese es mi presidente!", "esperando señor".

Independientemente de las intenciones detrás de las declaraciones o de si ya se retractó de estas, el fracaso de Donald Trump en ofrecer una clara reprensión a los grupos supremacistas blancos se evidencía justo cuando el personal de seguridad está más preocupado que nunca sobre la creciente amenaza que representan. De hecho, ya se filtró una evaluación del FBI que advierte sobre los riesgos que dicho fenómeno conlleva y que se refiere a las elecciones como un “potencial punto de inflamación”. Además, según Gramer y Detsch (2020), el mes pasado, el director de la agencia, Christopher Wray, le dijo al Congreso que el extremismo violento por motivos raciales constituye el mayor peligro terrorista interno (Trump luego atacó a Wray en Twitter).

Otros ex altos funcionarios también están criticando al presidente en medio de protestas en todo el país. Un ejemplo de estas personalidades es el exasesor de Seguridad Nacional H.R. McMaster, que dijo que condenar a los supremacistas blancos debería ser básico para cualquier líder (Gramer y Detsch 2020). No obstante, en vez de condenarlos, el presidente manda mensajes cruzados aceptando (y fomentando) simultáneamente el odio y la inclusión.

A pesar de que hay distintos tipos de extremismo y de que no todos los extremistas sean violentos, está muy claro el problema con el que EU lidia con respecto a los grupos en cuestión. De hecho, según Ulam (2020), ellos son los nuevos terroristas.

Comprender a Trump es complicado. No obstante, algo que sí está dentro de nuestro alcance para reflexionar es que, si se decide “esperar” ante esta o cualquier amenaza, el impacto resultante se puede salir de las manos.

El crecimiento de las milicias locales con inclinaciones de derecha alimenta cada día más los temores de la comunidad de seguridad nacional de EU. Por otro lado, después de la pelea que constituyó el primer debate presidencial, Trump se vio sumamente criticado por negarse a denunciar a los grupos supremacistas blancos (que entran dentro de la extrema derecha).

Tiempo antes de que los hechos sucedieran, expertos en seguridad en el país y en todo el mundo ya estaban preocupados. Hoy en día las milicias de derecha representan un peligro creciente para la comunidad internacional y particularmente para EU.

Trump, por otro lado, insiste en que la violencia es causada por facciones de izquierda. “Proud Boys, retrocedan y esperen”, dijo en el debate, nombrando a un grupo de extrema derecha (de los940 que tiene identificados el SPLC en EU) que defiende el racismo, el antisemitismo y la islamofobia. "Pero alguien tiene que hacer algo con Antifa y la izquierda", agregó el presidente desviando la atención.

Los comentarios anteriores provocaron un alboroto inmediato, y aunque el jueves se dijo desde la Casa Blanca que Trump ha denunciado repetidamente a los grupos de supremacía blanca y que con "retroceder" se refería a "retirarse", los Proud Boys respondieron de inmediato "¡ese es mi presidente!", "esperando señor".

Independientemente de las intenciones detrás de las declaraciones o de si ya se retractó de estas, el fracaso de Donald Trump en ofrecer una clara reprensión a los grupos supremacistas blancos se evidencía justo cuando el personal de seguridad está más preocupado que nunca sobre la creciente amenaza que representan. De hecho, ya se filtró una evaluación del FBI que advierte sobre los riesgos que dicho fenómeno conlleva y que se refiere a las elecciones como un “potencial punto de inflamación”. Además, según Gramer y Detsch (2020), el mes pasado, el director de la agencia, Christopher Wray, le dijo al Congreso que el extremismo violento por motivos raciales constituye el mayor peligro terrorista interno (Trump luego atacó a Wray en Twitter).

Otros ex altos funcionarios también están criticando al presidente en medio de protestas en todo el país. Un ejemplo de estas personalidades es el exasesor de Seguridad Nacional H.R. McMaster, que dijo que condenar a los supremacistas blancos debería ser básico para cualquier líder (Gramer y Detsch 2020). No obstante, en vez de condenarlos, el presidente manda mensajes cruzados aceptando (y fomentando) simultáneamente el odio y la inclusión.

A pesar de que hay distintos tipos de extremismo y de que no todos los extremistas sean violentos, está muy claro el problema con el que EU lidia con respecto a los grupos en cuestión. De hecho, según Ulam (2020), ellos son los nuevos terroristas.

Comprender a Trump es complicado. No obstante, algo que sí está dentro de nuestro alcance para reflexionar es que, si se decide “esperar” ante esta o cualquier amenaza, el impacto resultante se puede salir de las manos.

Mundo

Biden toma el control de un país abrumado

El presidente electo llega con la misión de unir al país; Trump se despide ensalzando su gobierno y desmarcándose de violencia

Mundo

Pandemia marcará la suerte del nuevo Presidente de EU

De su éxito en enfrentar el Covid-19 y reactivar la economía dependerá controlar a los grupos trumpistas

Mundo

Guía para la investidura de Biden, así se llevará a cabo la ceremonia en Washington

Autoridades desplegaron fuerzas de seguridad en el Capitolio de EU ante posibles disturbios por parte de seguidores de Trump

Mundo

Donald Trump abandona la Casa Blanca

El mandatario estadounidense dejó el recinto sin asistir a la toma de protesta del presidente entrante, Joe Biden

Mundo

Italia demandará a Pfizer por retraso en entrega de vacunas anticovid

La farmacéutica advirtió a Italia que "no entregará las dosis de la próxima semana y que además reducirá ligeramente su número"

Mundo

#Data | Las esperanzas puestas en Biden

Los estadounidenses creen que, a diferencia de Donald Trump, el nuevo presidente hará una diferencia

Finanzas

Bajo observación | Destinos turísticos pagan con más casos de Covid las vacaciones decembrinas

México registró este martes un nuevo récord de fallecimientos por covid-19, el tercero en lo que va de enero

Sociedad

Retrasan aplicación de la segunda dosis de vacuna anticovid para médicos

Tendrán que esperar más de los 21 días previstos debido a la reducción de envíos por parte de la farmacéutica

Mundo

Natural | Bolsonaro, enemigo del Amazonas

Desde su llegada al poder, el 1 de enero de 2018, el presidente brasileño ha permitido la deforestación de la mayor selva tropical del mundo, misma que usa como su motor económico