/ martes 30 de mayo de 2017

EU realiza prueba antimisil ante posible ataque de Corea del Norte

El Pentágono confirmó hoy que culminó con éxito una prueba de interceptación de un misil balístico intercontinental desde su base de Vandenberg (California), en una maniobra destinada a asegurar la efectividad del sistema antimisiles en medio de las crecientes tensiones militares con Corea del Norte.

La interceptación se produjo como estaba previsto sobre el océano Pacífico, cuando un cohete lanzado desde la base californiana destruyó una prueba de misil intercontinental procedente del Atolón Kwajalein, en las islas Marshall.

"Se trata de un logro increíble para el sistema de Defensa de Medio Curso Basado en Tierra (GMD, en inglés) y un hito crítico en este programa", dijo en un comunicado el vicealmirante Jim Syring, director de la Agencia de Defensa de Misiles.

Puedes leer:

Syring recalcó que "el sistema es de vital importancia para la defensa de nuestra patria, y esta prueba demuestra que tenemos un elemento de disuasión capaz y creíble contra una amenaza muy real".

Es la primera vez que el Pentágono trata de derribar un misil de alcance intercontinental.

La prueba se llevó a cabo apenas dos días después de que Corea del Norte disparara un misil que recorrió 450 kilómetros hacia el este hasta caer en aguas de la Zona Económica Especial (EEZ) de Japón (espacio que se extiende a unos 370 kilómetros desde sus costas).

Corea del Norte sigue dando pasos hacia la posibilidad de tener tecnología de misiles de largo alcance capaz de llegar a territorio estadounidense, así como el desarrollo de una ojiva nuclear lo suficientemente compacta como para ser armada en un misil.

El Pentágono, por su parte, está efectuando una revisión de su sistema de disuasión nuclear, integrado por misiles intercontinentales, bombarderos estratégicos y submarinos nucleares, para determinar si hay necesidades de modernización.

Ver más: 

El Pentágono confirmó hoy que culminó con éxito una prueba de interceptación de un misil balístico intercontinental desde su base de Vandenberg (California), en una maniobra destinada a asegurar la efectividad del sistema antimisiles en medio de las crecientes tensiones militares con Corea del Norte.

La interceptación se produjo como estaba previsto sobre el océano Pacífico, cuando un cohete lanzado desde la base californiana destruyó una prueba de misil intercontinental procedente del Atolón Kwajalein, en las islas Marshall.

"Se trata de un logro increíble para el sistema de Defensa de Medio Curso Basado en Tierra (GMD, en inglés) y un hito crítico en este programa", dijo en un comunicado el vicealmirante Jim Syring, director de la Agencia de Defensa de Misiles.

Puedes leer:

Syring recalcó que "el sistema es de vital importancia para la defensa de nuestra patria, y esta prueba demuestra que tenemos un elemento de disuasión capaz y creíble contra una amenaza muy real".

Es la primera vez que el Pentágono trata de derribar un misil de alcance intercontinental.

La prueba se llevó a cabo apenas dos días después de que Corea del Norte disparara un misil que recorrió 450 kilómetros hacia el este hasta caer en aguas de la Zona Económica Especial (EEZ) de Japón (espacio que se extiende a unos 370 kilómetros desde sus costas).

Corea del Norte sigue dando pasos hacia la posibilidad de tener tecnología de misiles de largo alcance capaz de llegar a territorio estadounidense, así como el desarrollo de una ojiva nuclear lo suficientemente compacta como para ser armada en un misil.

El Pentágono, por su parte, está efectuando una revisión de su sistema de disuasión nuclear, integrado por misiles intercontinentales, bombarderos estratégicos y submarinos nucleares, para determinar si hay necesidades de modernización.

Ver más: