/ jueves 8 de agosto de 2019

EU: terrorismo interno sobrepasa a yihadismo

Lobos solitarios y la libertad en internet dificultan su combate; van 100 arrestos en 2019 relacionados con supremacistas blancos

Las autoridades policiales de Estados Unidos piden nuevas y duras leyes contra lo que llaman "terrorismo nacional" ante el aumento de los ataques de extremistas de derecha.

Pero la tendencia de los atacantes a actuar en solitario, sin apoyos y prácticamente sin advertencia, sumada a la falta de convicción de la administración Trump para ir detrás de grupos de ultraderecha que muchos identifican como aliados del presidente, representan los principales obstáculos para la prevención de estas matanzas, dicen expertos.

Según New America, un centro de investigación con sede en Washington, desde los ataques del 11 de septiembre de 2001 el número de muertes en Estados Unidos a manos de extremistas de derecha superó a las provocadas por yihadistas.

Durante mucho tiempo, la policía federal (FBI) consideraba a neonazis, antisemitas y supremacistas blancos como una amenaza secundaria, pero recientemente ha incrementado la vigilancia de esos grupos.

El ojo del FBI no pudo evitar que un hombre blanco de 21 años masacrara el sábado a 22 personas en El Paso, Texas, después de publicar en internet un texto en el que denunciaba una "invasión" de inmigrantes a través de la frontera con México.

Tampoco impidió que un veinteañero antisemita asesinara a 11 judíos en una sinagoga de Pittsburgh, Pensilvania, en octubre de 2018.

Muchos alegan que la virulenta retórica del presidente Donald Trump fomenta el racismo y afirman que el mandatario debería actuar con firmeza para alinear a sus seguidores en contra del extremismo de derecha.

"Si no tenemos el respaldo del presidente, si el presidente no se aferra a esto y efectivamente demuestra su liderazgo en el asunto, es difícil imaginar que se logrará algún progreso", dijo el martes Nick Rasmussen, exdirector del Centro Nacional de Contraterrorismo, al canal MSNBC.

Desde los ataques del 9/11 Estados Unidos se enfocó en la lucha contra grupos como Al Qaida o el Estado Islámico, pero el incremento en las matanzas en tiroteos no vinculados al extremismo islámico redireccionó recursos hacia la amenaza del "terrorismo nacional", dijo en julio Christopher Wray, director del FBI.

Según Wray, actualmente hay en curso unas 850 investigaciones vinculadas al "terrorismo nacional" y en lo que va del año se han efectuado alrededor de 100 arrestos relacionados con extremismo político, la gran mayoría por "lo que podría llamarse violencia de blancos supremacistas".

En tanto, el FBI arrestó a casi 200 yihadistas en la última década debido a su actividad en internet u otros medios para contactarse con el EI u otros grupos que están bajo extrema vigilancia.

El director adjunto del FBI, Michael McGarrity, dijo al Congreso que es extremadamente difícil detectar a personas que se autorradicalizan y que no mantienen conexiones con ninguna organización.

Para los expertos, controlar a cientos de miles de personas que expresan legítimamente sus opiniones políticas en línea, por más extremas que estas sean, es imposible.

En un país como Estados Unidos, donde comprar armas legalmente es sencillo, un potencial atacante que se identifique como supremacista blanco puede armarse sin llamar la atención.

Las autoridades policiales de Estados Unidos piden nuevas y duras leyes contra lo que llaman "terrorismo nacional" ante el aumento de los ataques de extremistas de derecha.

Pero la tendencia de los atacantes a actuar en solitario, sin apoyos y prácticamente sin advertencia, sumada a la falta de convicción de la administración Trump para ir detrás de grupos de ultraderecha que muchos identifican como aliados del presidente, representan los principales obstáculos para la prevención de estas matanzas, dicen expertos.

Según New America, un centro de investigación con sede en Washington, desde los ataques del 11 de septiembre de 2001 el número de muertes en Estados Unidos a manos de extremistas de derecha superó a las provocadas por yihadistas.

Durante mucho tiempo, la policía federal (FBI) consideraba a neonazis, antisemitas y supremacistas blancos como una amenaza secundaria, pero recientemente ha incrementado la vigilancia de esos grupos.

El ojo del FBI no pudo evitar que un hombre blanco de 21 años masacrara el sábado a 22 personas en El Paso, Texas, después de publicar en internet un texto en el que denunciaba una "invasión" de inmigrantes a través de la frontera con México.

Tampoco impidió que un veinteañero antisemita asesinara a 11 judíos en una sinagoga de Pittsburgh, Pensilvania, en octubre de 2018.

Muchos alegan que la virulenta retórica del presidente Donald Trump fomenta el racismo y afirman que el mandatario debería actuar con firmeza para alinear a sus seguidores en contra del extremismo de derecha.

"Si no tenemos el respaldo del presidente, si el presidente no se aferra a esto y efectivamente demuestra su liderazgo en el asunto, es difícil imaginar que se logrará algún progreso", dijo el martes Nick Rasmussen, exdirector del Centro Nacional de Contraterrorismo, al canal MSNBC.

Desde los ataques del 9/11 Estados Unidos se enfocó en la lucha contra grupos como Al Qaida o el Estado Islámico, pero el incremento en las matanzas en tiroteos no vinculados al extremismo islámico redireccionó recursos hacia la amenaza del "terrorismo nacional", dijo en julio Christopher Wray, director del FBI.

Según Wray, actualmente hay en curso unas 850 investigaciones vinculadas al "terrorismo nacional" y en lo que va del año se han efectuado alrededor de 100 arrestos relacionados con extremismo político, la gran mayoría por "lo que podría llamarse violencia de blancos supremacistas".

En tanto, el FBI arrestó a casi 200 yihadistas en la última década debido a su actividad en internet u otros medios para contactarse con el EI u otros grupos que están bajo extrema vigilancia.

El director adjunto del FBI, Michael McGarrity, dijo al Congreso que es extremadamente difícil detectar a personas que se autorradicalizan y que no mantienen conexiones con ninguna organización.

Para los expertos, controlar a cientos de miles de personas que expresan legítimamente sus opiniones políticas en línea, por más extremas que estas sean, es imposible.

En un país como Estados Unidos, donde comprar armas legalmente es sencillo, un potencial atacante que se identifique como supremacista blanco puede armarse sin llamar la atención.

Justicia

Rosario N acusa silencios cómplices y justicia selectiva

Precisó que es acusada de una omisión “que no merece prisión”, por lo que asegura, se ha violado su derecho al debido proceso

Mundo

Si no eliminamos al Covid-19 no podremos reconstruir economías: OMS

La organización alertó sobre el surgimiento de un "nacionalismo de vacunas" por la carrera de hallar un remedio contra el Covid-19

México

Estoy bien y sin síntomas: Rocío Nahle confirma contagio de Covid-19

La secretaria de Energía aseguró que una vez que salga negativa la prueba regresará a sus actividades, mismas que ha ejercido desde su casa

Gossip

¡Navidad en noviembre! Disney + estrenará especial navideño de Lego y Star Wars

Será una nueva aventura navideña titulada "The LEGO Star Wars Holiday Special"

Mundo

Kamala está loca y llevará al país a la depresión: Trump

El presidente aseguró que "es una izquierdista radical que ahora intenta fingir que no lo es"

Política

¿No me digan que no puedo hacer un mejor papel que Anaya?: Noroña

El vicecoordinador insistió en que su bancada puede presidir, a través de su persona, la mesa directiva de San Lázaro

Mundo

Si no eliminamos este virus no podremos reconstruir ninguna economía: OMS

La organización alertó sobre el surgimiento de un "nacionalismo de vacunas" por la carrera de hallar un remedio contra el Covid-19

México

Conago se suma a la "caza" de factureras que defrauden al fisco

Se firmarán dos convenios con el Gobierno federal para que los recursos sean retornados a las entidades

Justicia

Rosario N acusa silencios cómplices y justicia selectiva

Hoy cumplo un año de estar privada de mi libertad injustificadamente, dijo la exfuncionaria por medio de una carta