/ jueves 8 de agosto de 2019

EU: terrorismo interno sobrepasa a yihadismo

Lobos solitarios y la libertad en internet dificultan su combate; van 100 arrestos en 2019 relacionados con supremacistas blancos

Las autoridades policiales de Estados Unidos piden nuevas y duras leyes contra lo que llaman "terrorismo nacional" ante el aumento de los ataques de extremistas de derecha.

Pero la tendencia de los atacantes a actuar en solitario, sin apoyos y prácticamente sin advertencia, sumada a la falta de convicción de la administración Trump para ir detrás de grupos de ultraderecha que muchos identifican como aliados del presidente, representan los principales obstáculos para la prevención de estas matanzas, dicen expertos.

Según New America, un centro de investigación con sede en Washington, desde los ataques del 11 de septiembre de 2001 el número de muertes en Estados Unidos a manos de extremistas de derecha superó a las provocadas por yihadistas.

Durante mucho tiempo, la policía federal (FBI) consideraba a neonazis, antisemitas y supremacistas blancos como una amenaza secundaria, pero recientemente ha incrementado la vigilancia de esos grupos.

El ojo del FBI no pudo evitar que un hombre blanco de 21 años masacrara el sábado a 22 personas en El Paso, Texas, después de publicar en internet un texto en el que denunciaba una "invasión" de inmigrantes a través de la frontera con México.

Tampoco impidió que un veinteañero antisemita asesinara a 11 judíos en una sinagoga de Pittsburgh, Pensilvania, en octubre de 2018.

Muchos alegan que la virulenta retórica del presidente Donald Trump fomenta el racismo y afirman que el mandatario debería actuar con firmeza para alinear a sus seguidores en contra del extremismo de derecha.

"Si no tenemos el respaldo del presidente, si el presidente no se aferra a esto y efectivamente demuestra su liderazgo en el asunto, es difícil imaginar que se logrará algún progreso", dijo el martes Nick Rasmussen, exdirector del Centro Nacional de Contraterrorismo, al canal MSNBC.

Desde los ataques del 9/11 Estados Unidos se enfocó en la lucha contra grupos como Al Qaida o el Estado Islámico, pero el incremento en las matanzas en tiroteos no vinculados al extremismo islámico redireccionó recursos hacia la amenaza del "terrorismo nacional", dijo en julio Christopher Wray, director del FBI.

Según Wray, actualmente hay en curso unas 850 investigaciones vinculadas al "terrorismo nacional" y en lo que va del año se han efectuado alrededor de 100 arrestos relacionados con extremismo político, la gran mayoría por "lo que podría llamarse violencia de blancos supremacistas".

En tanto, el FBI arrestó a casi 200 yihadistas en la última década debido a su actividad en internet u otros medios para contactarse con el EI u otros grupos que están bajo extrema vigilancia.

El director adjunto del FBI, Michael McGarrity, dijo al Congreso que es extremadamente difícil detectar a personas que se autorradicalizan y que no mantienen conexiones con ninguna organización.

Para los expertos, controlar a cientos de miles de personas que expresan legítimamente sus opiniones políticas en línea, por más extremas que estas sean, es imposible.

En un país como Estados Unidos, donde comprar armas legalmente es sencillo, un potencial atacante que se identifique como supremacista blanco puede armarse sin llamar la atención.

Las autoridades policiales de Estados Unidos piden nuevas y duras leyes contra lo que llaman "terrorismo nacional" ante el aumento de los ataques de extremistas de derecha.

Pero la tendencia de los atacantes a actuar en solitario, sin apoyos y prácticamente sin advertencia, sumada a la falta de convicción de la administración Trump para ir detrás de grupos de ultraderecha que muchos identifican como aliados del presidente, representan los principales obstáculos para la prevención de estas matanzas, dicen expertos.

Según New America, un centro de investigación con sede en Washington, desde los ataques del 11 de septiembre de 2001 el número de muertes en Estados Unidos a manos de extremistas de derecha superó a las provocadas por yihadistas.

Durante mucho tiempo, la policía federal (FBI) consideraba a neonazis, antisemitas y supremacistas blancos como una amenaza secundaria, pero recientemente ha incrementado la vigilancia de esos grupos.

El ojo del FBI no pudo evitar que un hombre blanco de 21 años masacrara el sábado a 22 personas en El Paso, Texas, después de publicar en internet un texto en el que denunciaba una "invasión" de inmigrantes a través de la frontera con México.

Tampoco impidió que un veinteañero antisemita asesinara a 11 judíos en una sinagoga de Pittsburgh, Pensilvania, en octubre de 2018.

Muchos alegan que la virulenta retórica del presidente Donald Trump fomenta el racismo y afirman que el mandatario debería actuar con firmeza para alinear a sus seguidores en contra del extremismo de derecha.

"Si no tenemos el respaldo del presidente, si el presidente no se aferra a esto y efectivamente demuestra su liderazgo en el asunto, es difícil imaginar que se logrará algún progreso", dijo el martes Nick Rasmussen, exdirector del Centro Nacional de Contraterrorismo, al canal MSNBC.

Desde los ataques del 9/11 Estados Unidos se enfocó en la lucha contra grupos como Al Qaida o el Estado Islámico, pero el incremento en las matanzas en tiroteos no vinculados al extremismo islámico redireccionó recursos hacia la amenaza del "terrorismo nacional", dijo en julio Christopher Wray, director del FBI.

Según Wray, actualmente hay en curso unas 850 investigaciones vinculadas al "terrorismo nacional" y en lo que va del año se han efectuado alrededor de 100 arrestos relacionados con extremismo político, la gran mayoría por "lo que podría llamarse violencia de blancos supremacistas".

En tanto, el FBI arrestó a casi 200 yihadistas en la última década debido a su actividad en internet u otros medios para contactarse con el EI u otros grupos que están bajo extrema vigilancia.

El director adjunto del FBI, Michael McGarrity, dijo al Congreso que es extremadamente difícil detectar a personas que se autorradicalizan y que no mantienen conexiones con ninguna organización.

Para los expertos, controlar a cientos de miles de personas que expresan legítimamente sus opiniones políticas en línea, por más extremas que estas sean, es imposible.

En un país como Estados Unidos, donde comprar armas legalmente es sencillo, un potencial atacante que se identifique como supremacista blanco puede armarse sin llamar la atención.

Mundo

Exjefe de inteligencia de Venezuela, en proceso de entregarse a EU

Carvajal ha estado en España desde que un tribunal de ese país en noviembre aprobó su extradición a EU

Mundo

Suman más de 27 mil muertos en el mundo por coronavirus

Después de Italia, los países más afectados son España con 5 mil 690 muertos, China con 3 mil 295 muertos

CDMX

Descartan toque de queda en CDMX por Covid-19

Anuncian que en 10 días el Gobierno de la Ciudad de México logró aplicar 128 mil 378 cuestionarios para ubicar posibles casos de personas contagiadas de Covid-19

Mundo

Exjefe de inteligencia de Venezuela, en proceso de entregarse a EU

Carvajal ha estado en España desde que un tribunal de ese país en noviembre aprobó su extradición a EU

Sociedad

Médicos de Hospital en Toluca protestan por falta de insumos ante Covid-19

Los trabajadores aseguraron no tienen equipo personal suficiente y que ellos mismos tiene que comprar cubrebocas

Futbol

Cristiano Ronaldo acepta reducir su sueldo 3.8 millones de euros

Los daños económicos causados por el coronavirus obligan la Liga de la Serie A a plantearse soluciones para intentar contener los daños

Mundo

Impiden a Bolsonaro promover campañas contra cuarentenas

Para el Ministerio Público, los mensajes publicitarios "podría agravar el riesgo de diseminación" de la Covid-19 en Brasil

Mundo

España bate récord en muertes diarias por coronavirus

En sólo un día se reportaron 832 muertes lo cual hace que la cifra de fallecimientos suba a 5 mil 690

Mundo

Suman más de 27 mil muertos en el mundo por Covid-19

Después de Italia, los países más afectados son España con 5 mil 690 muertos, China con 3 mil 295 muertos