/ sábado 13 de octubre de 2018

EU y Arabia Saudita, enfrentados por periodista Jamal Khashoggi

La desaparición del columnista saudita para un medio estadounidense, Jamal Khashoggi, al que responsabilizan al gobierno de Riad de haberlo asesinado, enfrenta a los dos aliados históricos

Las acusaciones contra Arabia Saudita de asesinato de un periodista en su consulado en Estambul fuerzan a Donald Trump a tomar una posición inesperada, ya que se ve obligado a reclamar por derechos humanos al reino que ha respaldado firmemente.

Arabia Saudita fue el primer destino de Trump al asumir la presidencia de EEUU, y no sólo halagó entonces a su ambicioso príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, sino que también se alió estrechamente con el reino en un esfuerzo por aislar a su rival regional, Irán.

Trump ha permanecido en silencio sobre temas de derechos humanos, en momentos que Estados Unidos respalda la campaña liderada por Arabia Saudita contra los rebeldes en Yemen, que según un informe de Naciones Unidas a matado a miles de civiles. Además, apoyó al príncipe Mohamed -también conocido por sus iniciales MBS- cuando detuvo a decenas de personas en una polémica campaña de represión contra disidentes lanzada desde que fue designado en junio de 2017.

Pero el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, se declaró el lunes "profundamente preocupado" ante las fuertes sospechas de que Jamal Khashoggi, un reconocido columnista saudita radicado en Estados Unidos y colaborador del The Washington Post, fue asesinado tras ingresar al consulado saudí. Pence dijo que, de ser cierto, sería "trágico".

Mientras Trump se manifestó "preocupado", y garantizó no saber nada sobre el destino de Khashoggi, el secretario de Estado, Mike Pompeo, pidió una investigación "exhaustiva" que aporte transparencia.

Los funcionarios saudíes insisten en que el periodista había dejado el consulado en Estambul.

- ¿Mal clima para los derechos humanos? -

Los críticos de Trump dicen que el mandatario ha contribuido a crear una atmósfera que puede haber impulsado a Arabia Saudita a silenciar cuestionamientos extranjeros.

Trump ataca a los medios con frecuencia, llamando a los periodistas "enemigos de la gente", y solo ha puesto énfasis en los derechos humanos para presionar a rivales como Irán y China.

La administración de Trump dice a los "violadores de derechos humanos y líderes represores 'Adelante, hagan lo que tengan que hacer; miraremos hacia otro lado, no habrá consecuencias", dijo Sarah Margon, directora de Human Rights Watch en Washington.

El caso Khashoggi pone a Trump inesperadamente del lado de Turquía, país del cual dos altos funcionarios han sido castigados con sanciones por la detención de un pastor estadounidense.

Considerando que la respuesta inicial sobre el caso Khashoggi fue tardía y tibia, Margon dijo que el ejemplo turco mostró que la administración de Trump "tiene las herramientas y la capacidad de responder rápidamente, por lo que es una cuestión de voluntad".

Aaron David Miller, negociador de Estados Unidos en Medio Oriente por largo tiempo, escribió en la red Twitter que "al no haber retado a MBS por nada, ni siquiera por la represión, el gobierno de Trump lo ha envalentonado y le ha dado la sensación de que puede hacer cualquier cosa".

- Tolerancia cero -

Bajo la administración de MBS, Arabia Saudita ha mostrado que no tolera ninguna crítica extranjera.

En agosto, el reino expulsó al embajador canadiense y congeló todo el comercio e inversiones después de que Ottawa expresara su preocupación por los activistas encarcelados en el reino.

Estados Unidos, con su asociación militar y energética de décadas con Arabia Saudita, sin embargo, tiene mucha más influencia que Canadá.

Pero una relación menos amistosa podría complicar otros objetivos de Estados Unidos, como organizar una cumbre de aliados del Golfo Pérsico para promover la reconciliación con Qatar, bajo embargo por parte de sus vecinos durante más de un año debido a disputas que incluyen sus relaciones con Teherán.

Analistas dicen que la administración de Trump se vio obligada a tomar posición en el caso de Khashoggi después de que medios y especialmente legisladores en el Capitolio pidieran explicaciones sobre la desaparición o muerte del periodista.

"Esta historia va agregar tensión a las relaciones, pero principalmente en la opinión del Congreso sobre Arabia Saudita", dijo Gerald Feierstein, un veterano diplomático estadounidense que se desempeñó como embajador de Yemen.

"Mucha gente lo verá y concluirá que el gobierno saudí simplemente se ha descarriado, por lo que será una complicación para la administración", dijo Feierstein, ahora en el Middle East Institute de Washington.

En marzo, el Senado fracasó por poco en aprobar la restricción de apoyo a la campaña de Arabia Saudita en Yemen por preocupaciones sobre los derechos humanos.

El secretario de Defensa, Jim Mattis, dijo que el Pentágono estaba "monitoreando" la situación en Turquía, y subrayó la necesidad del apoyo militar estadounidense para "proteger al pueblo saudí".

"Han estado bajo el fuego de los hutíes aliados con los iraníes. Estamos tratando de asegurarnos de que no haya personas inocentes muriendo allí ahora mismo", dijo.

Pero el senador republicano Lindsey Graham, que se autodenomina uno de los aliados más cercanos a Trump, dijo que si las acusaciones de irregularidades saudíes son ciertas, "sería devastador para la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudita, y habría un alto precio a pagar, económicamente y de otra manera".

Las acusaciones contra Arabia Saudita de asesinato de un periodista en su consulado en Estambul fuerzan a Donald Trump a tomar una posición inesperada, ya que se ve obligado a reclamar por derechos humanos al reino que ha respaldado firmemente.

Arabia Saudita fue el primer destino de Trump al asumir la presidencia de EEUU, y no sólo halagó entonces a su ambicioso príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, sino que también se alió estrechamente con el reino en un esfuerzo por aislar a su rival regional, Irán.

Trump ha permanecido en silencio sobre temas de derechos humanos, en momentos que Estados Unidos respalda la campaña liderada por Arabia Saudita contra los rebeldes en Yemen, que según un informe de Naciones Unidas a matado a miles de civiles. Además, apoyó al príncipe Mohamed -también conocido por sus iniciales MBS- cuando detuvo a decenas de personas en una polémica campaña de represión contra disidentes lanzada desde que fue designado en junio de 2017.

Pero el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, se declaró el lunes "profundamente preocupado" ante las fuertes sospechas de que Jamal Khashoggi, un reconocido columnista saudita radicado en Estados Unidos y colaborador del The Washington Post, fue asesinado tras ingresar al consulado saudí. Pence dijo que, de ser cierto, sería "trágico".

Mientras Trump se manifestó "preocupado", y garantizó no saber nada sobre el destino de Khashoggi, el secretario de Estado, Mike Pompeo, pidió una investigación "exhaustiva" que aporte transparencia.

Los funcionarios saudíes insisten en que el periodista había dejado el consulado en Estambul.

- ¿Mal clima para los derechos humanos? -

Los críticos de Trump dicen que el mandatario ha contribuido a crear una atmósfera que puede haber impulsado a Arabia Saudita a silenciar cuestionamientos extranjeros.

Trump ataca a los medios con frecuencia, llamando a los periodistas "enemigos de la gente", y solo ha puesto énfasis en los derechos humanos para presionar a rivales como Irán y China.

La administración de Trump dice a los "violadores de derechos humanos y líderes represores 'Adelante, hagan lo que tengan que hacer; miraremos hacia otro lado, no habrá consecuencias", dijo Sarah Margon, directora de Human Rights Watch en Washington.

El caso Khashoggi pone a Trump inesperadamente del lado de Turquía, país del cual dos altos funcionarios han sido castigados con sanciones por la detención de un pastor estadounidense.

Considerando que la respuesta inicial sobre el caso Khashoggi fue tardía y tibia, Margon dijo que el ejemplo turco mostró que la administración de Trump "tiene las herramientas y la capacidad de responder rápidamente, por lo que es una cuestión de voluntad".

Aaron David Miller, negociador de Estados Unidos en Medio Oriente por largo tiempo, escribió en la red Twitter que "al no haber retado a MBS por nada, ni siquiera por la represión, el gobierno de Trump lo ha envalentonado y le ha dado la sensación de que puede hacer cualquier cosa".

- Tolerancia cero -

Bajo la administración de MBS, Arabia Saudita ha mostrado que no tolera ninguna crítica extranjera.

En agosto, el reino expulsó al embajador canadiense y congeló todo el comercio e inversiones después de que Ottawa expresara su preocupación por los activistas encarcelados en el reino.

Estados Unidos, con su asociación militar y energética de décadas con Arabia Saudita, sin embargo, tiene mucha más influencia que Canadá.

Pero una relación menos amistosa podría complicar otros objetivos de Estados Unidos, como organizar una cumbre de aliados del Golfo Pérsico para promover la reconciliación con Qatar, bajo embargo por parte de sus vecinos durante más de un año debido a disputas que incluyen sus relaciones con Teherán.

Analistas dicen que la administración de Trump se vio obligada a tomar posición en el caso de Khashoggi después de que medios y especialmente legisladores en el Capitolio pidieran explicaciones sobre la desaparición o muerte del periodista.

"Esta historia va agregar tensión a las relaciones, pero principalmente en la opinión del Congreso sobre Arabia Saudita", dijo Gerald Feierstein, un veterano diplomático estadounidense que se desempeñó como embajador de Yemen.

"Mucha gente lo verá y concluirá que el gobierno saudí simplemente se ha descarriado, por lo que será una complicación para la administración", dijo Feierstein, ahora en el Middle East Institute de Washington.

En marzo, el Senado fracasó por poco en aprobar la restricción de apoyo a la campaña de Arabia Saudita en Yemen por preocupaciones sobre los derechos humanos.

El secretario de Defensa, Jim Mattis, dijo que el Pentágono estaba "monitoreando" la situación en Turquía, y subrayó la necesidad del apoyo militar estadounidense para "proteger al pueblo saudí".

"Han estado bajo el fuego de los hutíes aliados con los iraníes. Estamos tratando de asegurarnos de que no haya personas inocentes muriendo allí ahora mismo", dijo.

Pero el senador republicano Lindsey Graham, que se autodenomina uno de los aliados más cercanos a Trump, dijo que si las acusaciones de irregularidades saudíes son ciertas, "sería devastador para la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudita, y habría un alto precio a pagar, económicamente y de otra manera".

Finanzas

Auditoría detecta desvíos por 135.6 mdp en construcción de barda del NAIM

El Informe también subraya que la Sedena "no contó con la capacidad técnica, material y humana para ejecutar de manera directa la obra”

Política

PT va por estancias infantiles

Asegura que propondrá cambios a la reforma educativa de AMLO para garantizar la educación inicial y especial

Política

Tumban terna del Ejecutivo para la CRE

El próximo martes se discutirá si son idóneos

Política

Ignora PAN debate de jóvenes, acusa Juan Ignacio Zavala

Yo estoy a favor de los matrimonios del mismo sexo, de la legalización de las drogas, pero con mucha regulación, dice Zavala

Mundo

Putin amenaza con apuntar misiles a EU

En discurso anual, llama a Washington a no desplegar sus armas en Europa

Política

Tumban terna del Ejecutivo para la CRE

El próximo martes se discutirá si son idóneos

Sociedad

Señalan desigualdad en reglas para las estancias

Organizaciones de la sociedad civil aseguran que también se pondrá en riesgo el derecho de la infancia a la educación inicial. 

Finanzas

Disruptores | El 20.MX: El contador en tu bolsillo

Simón Diaz habla de la plataforma que creó con la idea de quitar a profesionistas y empresarios la carga que representa el pago de impuestos para que se ocupen de su tarea fundamental: generar empleos