/ jueves 24 de octubre de 2019

Evo alerta por “golpe de Estado” en Bolivia

Reivindica triunfo en las urnas y dice que su gobierno se encuentra en “estado de emergencia”; partidarios y detractores se enfrentan de nuevo en las calles

LA PAZ. La crisis política en Bolivia sumó ayer un grado más de tensión al advertir el presidente Evo Morales de que se encuentra en “estado de emergencia”, para defenderse de un “golpe de Estado” de la derecha opositora que le prive de una victoria en las urnas.

El empleo por Evo Morales de la expresión “estado de emergencia” desató las alarmas, cuando se refería solamente a que su Gobierno y los movimientos sociales que le apoyan se movilizan para defender una victoria que ya celebran, pese a que sigue el recuento de votos de las elecciones del domingo.

La Constitución no prevé ni siquiera esa figura, sino el estado de excepción.

Morales compareció a primera hora de la mañana en la sede de su gobierno en La Paz, por primera vez desde la noche electoral del domingo y después de que las protestas por el temor a un fraude en el recuento se extendieran desde entonces por el país.

El mandatario empleó una advertencia recurrente en su discurso en sus trece años en el poder: la derecha opositora maquina el golpe.

Para evitarlo apeló a la “movilización pacífica” de los suyos y pocas horas después centenares de campesinos, mineros, indígenas, sindicalistas y funcionarios estatales marchaban por el centro de La Paz coreando “Evo no está solo”.

La marcha pacífica en la sede del gobierno contrastó con los choques violentos en Santa Cruz, capital financiera de Bolivia, a palos, golpes y pedradas entre incondicionales y detractores del presidente, con continuas cargas de policías antidisturbios.

Santa Cruz fue una de las ciudades donde más se dejó sentir un paro que tenía vocación de nacional, junto a otras como Cochabamba y Tarija.

Los incidentes comenzaron en la madrugada en Santa Cruz, con la quema de las oficinas del tribunal electoral departamental, como ocurrió entre lunes y martes con similares oficinas en las ciudades de Sucre, Potosí y Cobija.

El opositor Carlos Mesa reiteró su llamado a que las protestas sean pacíficas e instó a la comunidad internacional a que no permita que Morales aboque al país a una dictadura.

El candidato opositor no está dispuesto a rendirse hasta que el órgano electoral, al que acusa de fraude al servicio del presidente, ceda y reconozca que ha sido capaz de forzar en las unas una segunda ronda contra Evo Morales, quien desde su llegada la poder lleva ganando en primera por mayoría en tres elecciones consecutivas.

La cuenta de los votos lleva prácticamente estancada en el 97 por ciento desde la noche del martes, con un 46.68 por ciento a última hora de la tarde de ayer para el Movimiento del Socialismo del mandatario boliviano.

La alianza Comunidad Ciudadana de Mesa va por el 36.85 por ciento y las otras siete opciones opositoras quedan muy alejadas, por debajo del 9 en el mejor de los casos y la mayoría ni llegan al 1.

El lento conteo deja por ahora a Evo Morales cada vez más cerca de ganar en primera vuelta, en este momento a sólo un 0.17 por ciento.

Para ganar las elecciones en Bolivia hay que alcanzar el 50 por ciento más uno de los votos, o el 40 con diez puntos sobre el segundo, para lo que solo le faltan esas décimas.

Un cómputo que Mesa advierte de que no va a reconocer hasta que no coincida con sondeos que le dan una diferencia de apenas el cuatro por ciento, con la que iría en diciembre a una nueva oportunidad midiéndose entonces en solitario con Morales, al ser los dos más votados.

LA PAZ. La crisis política en Bolivia sumó ayer un grado más de tensión al advertir el presidente Evo Morales de que se encuentra en “estado de emergencia”, para defenderse de un “golpe de Estado” de la derecha opositora que le prive de una victoria en las urnas.

El empleo por Evo Morales de la expresión “estado de emergencia” desató las alarmas, cuando se refería solamente a que su Gobierno y los movimientos sociales que le apoyan se movilizan para defender una victoria que ya celebran, pese a que sigue el recuento de votos de las elecciones del domingo.

La Constitución no prevé ni siquiera esa figura, sino el estado de excepción.

Morales compareció a primera hora de la mañana en la sede de su gobierno en La Paz, por primera vez desde la noche electoral del domingo y después de que las protestas por el temor a un fraude en el recuento se extendieran desde entonces por el país.

El mandatario empleó una advertencia recurrente en su discurso en sus trece años en el poder: la derecha opositora maquina el golpe.

Para evitarlo apeló a la “movilización pacífica” de los suyos y pocas horas después centenares de campesinos, mineros, indígenas, sindicalistas y funcionarios estatales marchaban por el centro de La Paz coreando “Evo no está solo”.

La marcha pacífica en la sede del gobierno contrastó con los choques violentos en Santa Cruz, capital financiera de Bolivia, a palos, golpes y pedradas entre incondicionales y detractores del presidente, con continuas cargas de policías antidisturbios.

Santa Cruz fue una de las ciudades donde más se dejó sentir un paro que tenía vocación de nacional, junto a otras como Cochabamba y Tarija.

Los incidentes comenzaron en la madrugada en Santa Cruz, con la quema de las oficinas del tribunal electoral departamental, como ocurrió entre lunes y martes con similares oficinas en las ciudades de Sucre, Potosí y Cobija.

El opositor Carlos Mesa reiteró su llamado a que las protestas sean pacíficas e instó a la comunidad internacional a que no permita que Morales aboque al país a una dictadura.

El candidato opositor no está dispuesto a rendirse hasta que el órgano electoral, al que acusa de fraude al servicio del presidente, ceda y reconozca que ha sido capaz de forzar en las unas una segunda ronda contra Evo Morales, quien desde su llegada la poder lleva ganando en primera por mayoría en tres elecciones consecutivas.

La cuenta de los votos lleva prácticamente estancada en el 97 por ciento desde la noche del martes, con un 46.68 por ciento a última hora de la tarde de ayer para el Movimiento del Socialismo del mandatario boliviano.

La alianza Comunidad Ciudadana de Mesa va por el 36.85 por ciento y las otras siete opciones opositoras quedan muy alejadas, por debajo del 9 en el mejor de los casos y la mayoría ni llegan al 1.

El lento conteo deja por ahora a Evo Morales cada vez más cerca de ganar en primera vuelta, en este momento a sólo un 0.17 por ciento.

Para ganar las elecciones en Bolivia hay que alcanzar el 50 por ciento más uno de los votos, o el 40 con diez puntos sobre el segundo, para lo que solo le faltan esas décimas.

Un cómputo que Mesa advierte de que no va a reconocer hasta que no coincida con sondeos que le dan una diferencia de apenas el cuatro por ciento, con la que iría en diciembre a una nueva oportunidad midiéndose entonces en solitario con Morales, al ser los dos más votados.

Finanzas

El Estado frena a las Sofomes, dice Enrique Presburguer

Las políticas para regular a estas instituciones no incluyen incentivos para competir con la banca

Sociedad

Vacunación contra Covid avanza dispareja

Mientras que la cobertura en Baja California es de 57%, en Chiapas apenas llega a 14%

CDMX

Dejan a 900 extrabajadores fuera de Sacmex

Sheinbaum Pardo prometió dejar en sus puestos a mil 500 personas, pero sólo recontrata a 614 de ellas

Salud

Vacunas de AstraZeneca y Pfizer son efectivas contra variantes Delta y Kappa

Una investigación realizada por la Universidad de Oxford mostró que la concentración de anticuerpos neutralizantes en la sangre se redujo algo

Ciencia

Científicos creadores de vacunas anticovid ganan Premio Princesa de Asturias de Investigación

Los siete investigadores distinguidos con este galardón han contribuido con sus descubrimientos al desarrollo de tres vacunas basadas en distintas estrategias

Futbol

UEFA asegura estar orgullosa de llevar colores del arcoíris LGBT

Para la UEFA, "el arcoíris no es un símbolo político", sino un signo de su "firme compromiso con una sociedad más diversa e inclusiva"

Celebridades

Britney Spears se presentará en la corte, pero ¿qué dirá?

El estatus de la cantante como icono de la cultura pop y el misterio alrededor de su salud mental han atraído la atención en la audiencia

Finanzas

Criptomonedas son "veneno para ratas", dicen principales firmas de inversión a JPM

Solo el 10% de las empresas de inversión institucional encuestadas por JPMorgan comercian con criptomonedas

Mundo

Bajo observación | La pandemia cambia de foco

La pandemia del coronavirus ha provocado al menos 3 millones 875 mil 359 muertos en el mundo