/ domingo 27 de mayo de 2018

Francia bajo la lupa del espionaje chino

El legendario estratega chino Sun Tzu comienza el capítulo 13 de su célebre tratado sobre El arte de la guerra aconsejando “tener espías en todas partes”

PARÍS, Francia.- El legendario estratega chino Sun Tzu comienza el capítulo 13 de su célebre tratado sobre El arte de la guerra aconsejando “tener espías en todas partes”, “estar informado de todo” y “no menospreciar nada de lo que se pueda conocer”.

La China moderna sigue religiosamente los preceptos enunciados hace 26 siglos por Sun Tzu. Francia acaba de experimentar en sangre propia la audacia y la enorme capacidad de infiltración que alcanzó en los últimos años el espionaje chino: después de cinco meses de silencio, la ministra de Defensa, Florence Parly, reconoció que en diciembre pasado Francia había detenido dos oficiales retirados, más la esposa de uno de ellos, que habían sido reclutados por los servicios de inteligencia de Pekín.

No se trataba de esos personajes oscuros que muestran las novelas de John Le Carré ni de esos agentes alcohólicos, mujeriegos e intrépidos de la historia real de la Segunda Guerra Mundial, como Richard Sorge o Leopold Trepper.

Estos dos franceses eran un coronel y un civil que trabajaban en la Dirección General de Seguridad Exterior (DGSE), el servicio exterior de inteligencia. Ambos fueron oficialmente inculpados de haber revelado los secretos operativos del espionaje francés en Asia al “Guoanbu”, como se conoce al ministerio de Seguridad del Estado chino encargado de los servicios de inteligencia.

Ese episodio confirmó sobre todo la audacia del espionaje chino que hace pocos años logró infiltrar un topo en el gabinete de Jean-Yves Le Drian, ministro de Defensa de François Hollande.

Los expertos de la DGSE conocen la enorme extensión y los métodos de la red china de espionaje, que abarca desde el espionaje económico hasta los intercambios universitarios, pasando por el aporte -nada inocente-que realizan los turistas cuando viajan al exterior y las joint-ventures con laboratorios y empresas de alta tecnología destinadas a copiar invenciones.

Una de esas “transferencias salvajes de tecnología” permitió a China apoderarse de secretos cruciales del cazabombardero Rafale. Algunas piezas sensibles del motor M88 que propulsa el avión están protegidas con un material de matriz cerámica de alta tecnología que le permite resistir a temperaturas de 3 mil grados Celsius.

Como en las novelas de espionaje, otro método de probada eficacia son las “golondrinas”. A fines de los años 90, un alto oficial de la DGSE cayó seducido en los brazos de su traductora.

Los expertos del Boulevard Mortier de París -donde tiene su sede la DGSE- también han denunciado con frecuencia acciones de espionaje chinas contra la empresa de energía nuclear Areva y el gigante europeo de la aviación Airbus.

Toda esa actividad es centralizada por el “Guoanbu”. Ese gigante del espionaje tiene 7 mil funcionarios, 50 mil agentes ilegales más un ejército de “chen diyu” (peces de aguas profundas), explica Alain Chouet, exjefe del servicio de inteligencia de la DGSE.

“Hasta hace unos 20 años, los chinos hacían esencialmente espionaje industrial y económico. Ahora pasaron al espionaje político y militar, un indicio que demuestra su voluntad de afirmarse como gran potencia”, explica Chouet.

El último gesto en ese sentido fue instalar un centro de escucha en el suburbio parisino de Chevilly-la-Rue, es decir el mismo esquema que tenía el KGB en las épocas soviéticas o que instaló Estados Unidos a dos pasos del palacio presidencial del Elíseo.

PARÍS, Francia.- El legendario estratega chino Sun Tzu comienza el capítulo 13 de su célebre tratado sobre El arte de la guerra aconsejando “tener espías en todas partes”, “estar informado de todo” y “no menospreciar nada de lo que se pueda conocer”.

La China moderna sigue religiosamente los preceptos enunciados hace 26 siglos por Sun Tzu. Francia acaba de experimentar en sangre propia la audacia y la enorme capacidad de infiltración que alcanzó en los últimos años el espionaje chino: después de cinco meses de silencio, la ministra de Defensa, Florence Parly, reconoció que en diciembre pasado Francia había detenido dos oficiales retirados, más la esposa de uno de ellos, que habían sido reclutados por los servicios de inteligencia de Pekín.

No se trataba de esos personajes oscuros que muestran las novelas de John Le Carré ni de esos agentes alcohólicos, mujeriegos e intrépidos de la historia real de la Segunda Guerra Mundial, como Richard Sorge o Leopold Trepper.

Estos dos franceses eran un coronel y un civil que trabajaban en la Dirección General de Seguridad Exterior (DGSE), el servicio exterior de inteligencia. Ambos fueron oficialmente inculpados de haber revelado los secretos operativos del espionaje francés en Asia al “Guoanbu”, como se conoce al ministerio de Seguridad del Estado chino encargado de los servicios de inteligencia.

Ese episodio confirmó sobre todo la audacia del espionaje chino que hace pocos años logró infiltrar un topo en el gabinete de Jean-Yves Le Drian, ministro de Defensa de François Hollande.

Los expertos de la DGSE conocen la enorme extensión y los métodos de la red china de espionaje, que abarca desde el espionaje económico hasta los intercambios universitarios, pasando por el aporte -nada inocente-que realizan los turistas cuando viajan al exterior y las joint-ventures con laboratorios y empresas de alta tecnología destinadas a copiar invenciones.

Una de esas “transferencias salvajes de tecnología” permitió a China apoderarse de secretos cruciales del cazabombardero Rafale. Algunas piezas sensibles del motor M88 que propulsa el avión están protegidas con un material de matriz cerámica de alta tecnología que le permite resistir a temperaturas de 3 mil grados Celsius.

Como en las novelas de espionaje, otro método de probada eficacia son las “golondrinas”. A fines de los años 90, un alto oficial de la DGSE cayó seducido en los brazos de su traductora.

Los expertos del Boulevard Mortier de París -donde tiene su sede la DGSE- también han denunciado con frecuencia acciones de espionaje chinas contra la empresa de energía nuclear Areva y el gigante europeo de la aviación Airbus.

Toda esa actividad es centralizada por el “Guoanbu”. Ese gigante del espionaje tiene 7 mil funcionarios, 50 mil agentes ilegales más un ejército de “chen diyu” (peces de aguas profundas), explica Alain Chouet, exjefe del servicio de inteligencia de la DGSE.

“Hasta hace unos 20 años, los chinos hacían esencialmente espionaje industrial y económico. Ahora pasaron al espionaje político y militar, un indicio que demuestra su voluntad de afirmarse como gran potencia”, explica Chouet.

El último gesto en ese sentido fue instalar un centro de escucha en el suburbio parisino de Chevilly-la-Rue, es decir el mismo esquema que tenía el KGB en las épocas soviéticas o que instaló Estados Unidos a dos pasos del palacio presidencial del Elíseo.

Justicia

Giran orden de aprehensión contra hermana de exdirector de Pemex

Gilda Susana L. está acusada de un supuesto lavado de dinero dentro del caso Agronitrogenados

Política

Morena realizará mesa de diálogo con PVEM y PT para definir alianzas

El dirigente morenista, Mario Delgado aseguró también que en su partido “se respetará la voluntad de la gente”

Cultura

Artistas exigen renuncia de Alejandra Frausto tras filtración de chat

Organizaciones artísticas aseguraron que el diálogo con autoridades se truncó ante la "falta de respeto" que representa el chat donde se discuten la desactivación de colectivos

Finanzas

Standard and Poor’s ratifica grado de inversión de México

La firma destacó que México cuenta con una sólida posición externa y un manejo cauteloso de la política fiscal y monetaria

Automotriz

El legendario japonés Supra 2021 con más potencia

Toyota presenta una edición especial de su emblemático coupé

Ciencia

Sonda china Chang'e 5 viaja de regreso a la Tierra tras misión en la Luna

La misión incluyó extraer 2 kilos de rocas lunares tras perforar el suelo

Círculos

Inicia la Semana de Mixología en México

Las tendencias en coctelería creadas por reconocidos expertos y bartenders nacionales se presentarán hasta el 6 de diciembre a través de la plataforma Mexology Week

Finanzas

CCE reconoce iniciativa para prohibir outsourcing

"Tanto el outsourcing como el insourcing son muestras de que las cosas positivas, pero mal implementadas pueden tener consecuencias negativas para la economía mexicana": Carlos Salazar Lomelín

Finanzas

Tiendas de autoservicio suman ingresos por 1.18 billones de pesos: SAT

Walmart, Oxxo, Soriana y Chedraui encabezan la lista de las tiendas con mayores ganancias