/ martes 23 de noviembre de 2021

India y Pakistán tosen por algo que no es el Covid

Ojos rojos, tos, olor a humo por todos lados y los coches circulando con las luces encendidas en pleno día, son parte del día a día en estos países

Una nube tóxica envuelve nuevamente a la ciudad paquistaní de Lahore y sus ciudadanos empiezan a estar desesperados.

La megaurbe de 11 millones de personas cercana a la frontera de India fue antaño capital del Imperio mongol y todavía persiste como epicentro cultural de Pakistán.

Pero ahora regularmente aparece entre las más contaminadas del mundo, cuando una mezcla de emisiones de combustibles diésel de baja calidad, los humos de la quema estacional de cultivos y las frías temperaturas de invierno se fusionan en una densa y opaca niebla.

Syed Hasnain está visiblemente cansado mientras espera a su hijo de cuatro años, que acaba de ingresar en el hospital Mayo.

"Estaba tosiendo, no podía respirar bien y tenía temperatura alta. Pensábamos que a lo mejor era coronavirus y lo trajimos al hospital. Pero los doctores nos han dicho que ha desarrollado una neumonía debido a la nube tóxica", dice Hasnain a la agencia AFP.

"Es muy preocupante", admite. "Sabía que la contaminación podía ser mala para la salud, pero no sabía que podía ser tan malo para terminar con mi hijo hospitalizado", agrega.

Los profesores también están preocupados por sus alumnos. "La contaminación es un problema incluso dentro de clase. Vemos a niños con ojos rojos e irritados, otros tosen todo el tiempo", asegura Nadia Sarwar, maestra de una escuela gubernamental.

Un niño que padecía asma tuvo que quedarse en casa varios días porque sufría ataques todo el rato, añade.

"A nadie le importa"

Los adultos también lo pasan mal. Rana Bibi, una madre de tres niños que trabaja como limpiadora, usa su chal como máscara facial mientras espera un bicitaxi para volver a casa.

"El humo lastima mis ojos y mi garganta. Por eso cubro así mi cara. Primero nos obligaron a hacerlo por el coronavirus, ahora lo hago por mí misma", explica.

"Cuando vuelvo a casa, siempre huelo a humo. Mis ropas, mi pelo, mis manos están sucias. ¿Pero qué se puede hacer? No me puedo quedar sentada en casa. Me he acostumbrado a ello", dice.

En los últimos años, los residentes han construido purificadores de aire caseros y presentaron querellas contra el gobierno en intentos desesperados para limpiar el aire.

Pero las autoridades tardan en actuar, responsabilizando a India de la contaminación o asegurando que los datos son exagerados.

Al otro lado de la frontera, la capital india, Nueva Delhi, cerró las escuelas indefinidamente debido a los altos niveles de contaminación.

Foto: AFP

Desde hace 30 años, recorre en mototaxi las calles de Nueva Delhi, una de las ciudades más contaminadas del mundo. Bhanjan Lal, con mucha tos, padece una enfermedad pulmonar crónica atribuida al aire tóxico de la capital india.

"No sé de dónde vendrá la solución contra esta contaminación que nos mata", dice por su parte Vijay Satokar. Para este habitante de la capital, Delhi parece una "cámara de gas".

La capital india suele encabezar la clasificación mundial de las capitales con la peor calidad del aire.

Los niveles de las partículas finas PM2,5 -cuyo diámetro es inferior a los 2.5 micrómetros, y que son especialmente nocivas para la salud- alcanzaron la semana pasada más de 30 veces el límite máximo diario establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Falta total de oxígeno"

"La contaminación me causa muchos problemas en la garganta", comenta Bhanjan Lal, sentado en su mototaxi.

"Los ojos me arden (...) Mis pulmones están dañados, tengo problemas para respirar", dice este hombre de 58 años, sin dejar de toser.

Lal circula cada día entre el intenso tráfico de Delhi, también en invierno, cuando la contaminación está en su nivel más alto y la megalópolis de 20 millones de habitantes se ve envuelta en una espesa niebla tóxica.

Las emisiones de las fábricas, los gases de los coches y el humo de las quemas agrícolas en los Estados cercanos forman una bruma amarillenta.

La agencia AFP acompañó a Lal a su visita al médico, que lo trata por una dolencia pulmonar obstructiva crónica, una enfermedad progresiva que bloquea la circulación del oxígeno.

Según el doctor Vivek Nangia, los primeros síntomas son "tos, resfriado, dificultad para respirar, opresión torácica". Pero evoluciona hasta que la persona "tiene una falta total de oxígeno", y puede incluso llegar a necesitar un respirador.

Si Lal "no continúa con su tratamiento, sus vías respiratorias se irán comprimiendo y su estado empeorará progresivamente".

Algunas medidas de las autoridades para frenar la contaminación, como la campaña que sugiere a los conductores que apaguen sus motores en los semáforos, no surten ningún efecto.

Lal ha visto también cómo su actividad sufre las consecuencias: a veces recorre la ciudad durante horas sin encontrar clientes, porque muchos prefieren tomar un taxi y no exponerse tanto al aire contaminado.




ESCUCHA EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Una nube tóxica envuelve nuevamente a la ciudad paquistaní de Lahore y sus ciudadanos empiezan a estar desesperados.

La megaurbe de 11 millones de personas cercana a la frontera de India fue antaño capital del Imperio mongol y todavía persiste como epicentro cultural de Pakistán.

Pero ahora regularmente aparece entre las más contaminadas del mundo, cuando una mezcla de emisiones de combustibles diésel de baja calidad, los humos de la quema estacional de cultivos y las frías temperaturas de invierno se fusionan en una densa y opaca niebla.

Syed Hasnain está visiblemente cansado mientras espera a su hijo de cuatro años, que acaba de ingresar en el hospital Mayo.

"Estaba tosiendo, no podía respirar bien y tenía temperatura alta. Pensábamos que a lo mejor era coronavirus y lo trajimos al hospital. Pero los doctores nos han dicho que ha desarrollado una neumonía debido a la nube tóxica", dice Hasnain a la agencia AFP.

"Es muy preocupante", admite. "Sabía que la contaminación podía ser mala para la salud, pero no sabía que podía ser tan malo para terminar con mi hijo hospitalizado", agrega.

Los profesores también están preocupados por sus alumnos. "La contaminación es un problema incluso dentro de clase. Vemos a niños con ojos rojos e irritados, otros tosen todo el tiempo", asegura Nadia Sarwar, maestra de una escuela gubernamental.

Un niño que padecía asma tuvo que quedarse en casa varios días porque sufría ataques todo el rato, añade.

"A nadie le importa"

Los adultos también lo pasan mal. Rana Bibi, una madre de tres niños que trabaja como limpiadora, usa su chal como máscara facial mientras espera un bicitaxi para volver a casa.

"El humo lastima mis ojos y mi garganta. Por eso cubro así mi cara. Primero nos obligaron a hacerlo por el coronavirus, ahora lo hago por mí misma", explica.

"Cuando vuelvo a casa, siempre huelo a humo. Mis ropas, mi pelo, mis manos están sucias. ¿Pero qué se puede hacer? No me puedo quedar sentada en casa. Me he acostumbrado a ello", dice.

En los últimos años, los residentes han construido purificadores de aire caseros y presentaron querellas contra el gobierno en intentos desesperados para limpiar el aire.

Pero las autoridades tardan en actuar, responsabilizando a India de la contaminación o asegurando que los datos son exagerados.

Al otro lado de la frontera, la capital india, Nueva Delhi, cerró las escuelas indefinidamente debido a los altos niveles de contaminación.

Foto: AFP

Desde hace 30 años, recorre en mototaxi las calles de Nueva Delhi, una de las ciudades más contaminadas del mundo. Bhanjan Lal, con mucha tos, padece una enfermedad pulmonar crónica atribuida al aire tóxico de la capital india.

"No sé de dónde vendrá la solución contra esta contaminación que nos mata", dice por su parte Vijay Satokar. Para este habitante de la capital, Delhi parece una "cámara de gas".

La capital india suele encabezar la clasificación mundial de las capitales con la peor calidad del aire.

Los niveles de las partículas finas PM2,5 -cuyo diámetro es inferior a los 2.5 micrómetros, y que son especialmente nocivas para la salud- alcanzaron la semana pasada más de 30 veces el límite máximo diario establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Falta total de oxígeno"

"La contaminación me causa muchos problemas en la garganta", comenta Bhanjan Lal, sentado en su mototaxi.

"Los ojos me arden (...) Mis pulmones están dañados, tengo problemas para respirar", dice este hombre de 58 años, sin dejar de toser.

Lal circula cada día entre el intenso tráfico de Delhi, también en invierno, cuando la contaminación está en su nivel más alto y la megalópolis de 20 millones de habitantes se ve envuelta en una espesa niebla tóxica.

Las emisiones de las fábricas, los gases de los coches y el humo de las quemas agrícolas en los Estados cercanos forman una bruma amarillenta.

La agencia AFP acompañó a Lal a su visita al médico, que lo trata por una dolencia pulmonar obstructiva crónica, una enfermedad progresiva que bloquea la circulación del oxígeno.

Según el doctor Vivek Nangia, los primeros síntomas son "tos, resfriado, dificultad para respirar, opresión torácica". Pero evoluciona hasta que la persona "tiene una falta total de oxígeno", y puede incluso llegar a necesitar un respirador.

Si Lal "no continúa con su tratamiento, sus vías respiratorias se irán comprimiendo y su estado empeorará progresivamente".

Algunas medidas de las autoridades para frenar la contaminación, como la campaña que sugiere a los conductores que apaguen sus motores en los semáforos, no surten ningún efecto.

Lal ha visto también cómo su actividad sufre las consecuencias: a veces recorre la ciudad durante horas sin encontrar clientes, porque muchos prefieren tomar un taxi y no exponerse tanto al aire contaminado.




ESCUCHA EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Justicia

Dan prisión preventiva a alcalde electo de Veracruz acusado de secuestro

La FGE confirmó a través de un comunicado oficial que su detención fue por el presunto delito de secuestro agravado, según el proceso penal 398/2021

Política

Victoria Rodríguez rinde protesta como miembro de la Junta de Banxico

El pleno del Senado de la República aprobó la asignación del presidente López Obrador

Justicia

Familiares de Rosario Robles piden reunión con Gertz Manero

Los familiares de la exfuncionaria señalan que el caso de Rosario Robles es mediado desde a venganza y no de la justicia

Sociedad

Ómicron llega a México: se registra primer caso sospechoso en el país

El director Ricardo Cortés Alcalá, encargado del despacho de la Dirección General de Epidemiología de la Ssa, dijo que hay posibles sospechosos pero que aún no hay nada en concreto

Ciencia

Crean chicle contra Covid-19 para ayudar a reducir los contagios

Este producto creado a base de proteínas CTB-ACE2, podría resistir durante varios años a temperatura ambiente

Finanzas

Ranking de las peores aerolíneas del mundo: tres mexicanas aparecen en la lista

Para realizar el ranking se evaluaron vértices como la comodidad de los asientos e incluso el sabor de sus alimentos

Finanzas

Tras alerta de Profeco, Viva Aerobus asegura cumplir políticas de equipaje

La empresa de bajo costo aseguró que sus políticas van de acuerdo con el Capítulo X Bis de los derechos y las obligaciones de los pasajeros

Gossip

Joan Manuel Serrat se retira: sus cinco mejores canciones que marcaron generaciones

Joan Manuel Serrat anunció que se retirará por completo de los escenarios tras más de medio siglo dedicando su vida a este arte

Justicia

Detienen a presuntos secuestradores de los marinos raptados en Zapopan

Uno de los detenidos fue identificado como Manuel N, integrante del Cártel Jalisco Nueva Generación y que fue arrestado durante el operativo de seguridad realizado hoy en Guadalajara