/ lunes 8 de abril de 2019

Israel elegirá nuevo gobierno, Netanyahu marcha como favorito

El actual primer ministro, quien lleva 10 años en el poder, y ya tiene el mandato más extenso en la historia del Estado judío, podría perder la jefatura de gobierno

Israel celebra este martes elecciones generales con el primer ministro Benjamin Netanyahu, del partido Likud, y el ex general Benny Gantz, de la Alianza Azul y Blanco, como grandes favoritos para formar el nuevo gobierno para los próximos cuatro años.

Pese a perfilarse como el partido mayoritario de la próxima Knesset (Parlamento unicameral), Netantayu enfrenta una de las elecciones más complejas de su carrera política y sus cuatro mandatos, debido a las acusaciones en su contra sobre supuestos actos de corrupción.

El actual primer ministro, quien lleva 10 años en el poder, y ya tiene el mandato más extenso en la historia del Estado judío, podría perder la jefatura de gobierno, ante el complejo proceso electoral que existe en Israel, ya que los electores eligen a los partidos, y no a un candidato para la integración del Parlamento.

De acuerdo con la Oficina Central de Estadísticas, cerca de 5.8 millones de electores israelíes están convocados para acudir a las urnas y elegir a los integrantes de la vigésima primera Knesset, que se divide de manera proporcional, según el porcentaje de votos que recibe cada partido.

Cualquiera de los cerca de 40 partidos que gane 3.25 por ciento o más de los votos a nivel nacional obtiene al menos uno de los 120 asientos del Parlamento, aunque es probable que muchas de las organizaciones políticas más pequeñas no pasen ese umbral, por lo que sus votos son descartados de inmediato.

Nunca algún partido ha ganado la mayoría absoluta en la Knesset o logrado al menos los 61 escaños necesario para tener derecho a formar un gobierno, por lo que su integración siempre ha sido en coalición, al frente del candidato que tenga la mayor oportunidad para formarlo, aunque no necesariamente.

De hecho, en 2009, el Partido Likud de Netanyahu fue elegido para liderar el gobierno de coalición, a pesar de ser el segundo partido en la elección, debido a que los partidos de derecha obtuvieron la mayoría no lograron un acuerdo para su integración y gobernar en alianza.

Una vez que se conozcan los resultados de la elección de este martes y los escaños sean distribuidos, el presidente Reuven Rivlin, encarga al líder del partido más grande o a quien considere que tiene la mejor oportunidad, buscar una coalición para la integración del futuro gobierno.

Quien sea elegido tiene 28 días para formar un gobierno, con una posible extensión de 14 días, aunque si falla, el presidente asigna a otro candidato la integración del nuevo gobierno.

Sondeos de opinión, realizadas por los principales diarios israelíes, revelan que el Likud y la alianza Azul y Blanco de Gantz, obtendrán aproximadamente 30 escaños, lo que significa que ambos tendrán la oportunidad de buscar alianzas con partidos más pequeños.

Analistas estiman que el partido de Netanyahu se alíe al New Right (Nueva Derecha) y la Unión de Partidos de Derecha, una alianza de extrema derecha que incluye entre al Poder Judío, que es calificado como un partido racista extremista y anti-árabe.

Los posibles socios de la coalición Azul y Blanca para la integración del nuevo gobierno en Israel, podrían ser el Partido Laborista y el izquierdista Meretz, que según encuestas lograrán, de manera respectiva, 10 y seis escaños del nuevo Parlamento.

Ante la presión de la alianza Azul y Blanca y de Yair Lapid, un periodista y ex ministro de Finanzas y actual líder del partido centrista Yesh Atid (Hay Futuro), Netanyahu ha tratado de persuadir a los votantes de que solo él puede liderar a Israel, resaltando sus recientes logros en el escenario internacional.

En los últimos días de su campaña, Netanyahu aseguró el regreso de los restos de un soldado israelí desaparecido desde la guerra de 1982 en el Líbano y logró reconocimiento de la soberanía israelí en los Altos del Golán, anexados en la guerra de los Seis Días de 1967, por parte de presidente Donald Trump.

Además, el jefe de gobierno israelí recibió la semana pasado Jair Bolsonaro, en Jerusalén, donde el presidente brasileño anunció la apertura de una oficina de comercio, lo que confirma sus compromisos de impulsar un acercamiento con la comunidad internacional y buscar alianzas comerciales.

Netanyahu también ha aprovechado su campaña para impulsar sus promesas eternas sobre el de Israel, como lo expuso el sábado por la noche en una entrevista televisiva, en la que afirmó que de ser reelegido extenderá la soberanía israelí a los asentamientos de Cisjordania,

Esta táctica podría ganar más apoyo de los electores en el Likud, sin embrago aleja el posible respaldo que partidos más pequeños de derecha, le podrían dar a la integración de su gobierno de coalición, dada su oposición a la anexión de los territorios ocupados.

Israel celebra este martes elecciones generales con el primer ministro Benjamin Netanyahu, del partido Likud, y el ex general Benny Gantz, de la Alianza Azul y Blanco, como grandes favoritos para formar el nuevo gobierno para los próximos cuatro años.

Pese a perfilarse como el partido mayoritario de la próxima Knesset (Parlamento unicameral), Netantayu enfrenta una de las elecciones más complejas de su carrera política y sus cuatro mandatos, debido a las acusaciones en su contra sobre supuestos actos de corrupción.

El actual primer ministro, quien lleva 10 años en el poder, y ya tiene el mandato más extenso en la historia del Estado judío, podría perder la jefatura de gobierno, ante el complejo proceso electoral que existe en Israel, ya que los electores eligen a los partidos, y no a un candidato para la integración del Parlamento.

De acuerdo con la Oficina Central de Estadísticas, cerca de 5.8 millones de electores israelíes están convocados para acudir a las urnas y elegir a los integrantes de la vigésima primera Knesset, que se divide de manera proporcional, según el porcentaje de votos que recibe cada partido.

Cualquiera de los cerca de 40 partidos que gane 3.25 por ciento o más de los votos a nivel nacional obtiene al menos uno de los 120 asientos del Parlamento, aunque es probable que muchas de las organizaciones políticas más pequeñas no pasen ese umbral, por lo que sus votos son descartados de inmediato.

Nunca algún partido ha ganado la mayoría absoluta en la Knesset o logrado al menos los 61 escaños necesario para tener derecho a formar un gobierno, por lo que su integración siempre ha sido en coalición, al frente del candidato que tenga la mayor oportunidad para formarlo, aunque no necesariamente.

De hecho, en 2009, el Partido Likud de Netanyahu fue elegido para liderar el gobierno de coalición, a pesar de ser el segundo partido en la elección, debido a que los partidos de derecha obtuvieron la mayoría no lograron un acuerdo para su integración y gobernar en alianza.

Una vez que se conozcan los resultados de la elección de este martes y los escaños sean distribuidos, el presidente Reuven Rivlin, encarga al líder del partido más grande o a quien considere que tiene la mejor oportunidad, buscar una coalición para la integración del futuro gobierno.

Quien sea elegido tiene 28 días para formar un gobierno, con una posible extensión de 14 días, aunque si falla, el presidente asigna a otro candidato la integración del nuevo gobierno.

Sondeos de opinión, realizadas por los principales diarios israelíes, revelan que el Likud y la alianza Azul y Blanco de Gantz, obtendrán aproximadamente 30 escaños, lo que significa que ambos tendrán la oportunidad de buscar alianzas con partidos más pequeños.

Analistas estiman que el partido de Netanyahu se alíe al New Right (Nueva Derecha) y la Unión de Partidos de Derecha, una alianza de extrema derecha que incluye entre al Poder Judío, que es calificado como un partido racista extremista y anti-árabe.

Los posibles socios de la coalición Azul y Blanca para la integración del nuevo gobierno en Israel, podrían ser el Partido Laborista y el izquierdista Meretz, que según encuestas lograrán, de manera respectiva, 10 y seis escaños del nuevo Parlamento.

Ante la presión de la alianza Azul y Blanca y de Yair Lapid, un periodista y ex ministro de Finanzas y actual líder del partido centrista Yesh Atid (Hay Futuro), Netanyahu ha tratado de persuadir a los votantes de que solo él puede liderar a Israel, resaltando sus recientes logros en el escenario internacional.

En los últimos días de su campaña, Netanyahu aseguró el regreso de los restos de un soldado israelí desaparecido desde la guerra de 1982 en el Líbano y logró reconocimiento de la soberanía israelí en los Altos del Golán, anexados en la guerra de los Seis Días de 1967, por parte de presidente Donald Trump.

Además, el jefe de gobierno israelí recibió la semana pasado Jair Bolsonaro, en Jerusalén, donde el presidente brasileño anunció la apertura de una oficina de comercio, lo que confirma sus compromisos de impulsar un acercamiento con la comunidad internacional y buscar alianzas comerciales.

Netanyahu también ha aprovechado su campaña para impulsar sus promesas eternas sobre el de Israel, como lo expuso el sábado por la noche en una entrevista televisiva, en la que afirmó que de ser reelegido extenderá la soberanía israelí a los asentamientos de Cisjordania,

Esta táctica podría ganar más apoyo de los electores en el Likud, sin embrago aleja el posible respaldo que partidos más pequeños de derecha, le podrían dar a la integración de su gobierno de coalición, dada su oposición a la anexión de los territorios ocupados.

México

México suma 90 mil 664 casos confirmados de Covid-19

López-Gatell reiteró que “hoy no se acaba la epidemia" ni las restricciones de la movilidad en el espacio público

Sociedad

Morena exige al INE rigor para avalar nuevos partidos políticos

Alfonso Ramírez Cuéllar pidió también a las organizaciones civiles acompañar el proceso

Mundo

Detonan artefacto en canal de televisión en Guayaquil, foco del coronavirus en Ecuador

El presidente Lenín Moreno, tras solidarizarse con Teleamazonas por el ataque, manifestó en Twitter que "la libertad de expresión incomoda a quienes se ven afectados por las denuncias de la prensa libre"

Mundo

Bajo observación | Potencias europeas, en camino a la normalidad

De acuerdo con datos de Google, Alemania fue una de las potencias europeas donde las personas guardaron menos la sana distancia

Celebridades

Famosos hacen llamado de conciencia ante pandemia Covid-19

Belinda, Andrea Legarreta, Dulce María, Claudia Álvarez, se unen a campaña social de una firma japonesa que busca ayudar a más de 60 mil personas

Mundo

Conductor intenta arrollar a multitud en protesta por muerte George Floyd

Miles de personas avanzaban por la autopista I-35W, que estaba cortada al tráfico, cuando el camión cisterna arremetió a gran velocidad

México

Todas las entidades, salvo Zacatecas, permanecen en semáforo rojo

Imprescindible que la sociedad sepa que el peligro persiste: López Gatell

Sociedad

Este 1 de junio no es un día para salir de nuestras casas: Alcalde

Este lunes 1 de junio termina la sana distancia e inicia la nueva normalidad con todas aquellas empresas clasificadas como actividad esencial

CDMX

CDMX habilita ciclovías para evitar contagios por Covid-19

Ecobici realizará préstamos gratuitos de bicicletas en Ciclovía Emergente en Álvaro Obregón, Polyforum y Parque Hundido