/ domingo 16 de mayo de 2021

Jóvenes, motores de la votación en Chile para terminar con el legado de Pinochet

Más de 14.9 millones de ciudadanos son llamados a elegir a los 155 que redactarán una nueva Constitución que reemplace a la actual y así enterrar el legado de Pinochet

Hace un año y medio, los jóvenes pusieron en jaque al sistema con una revuelta por un modelo más justo, sin parangón en la democracia chilena. Su descontento gatilló un proceso constituyente inédito y su participación en los comicios de este fin de semana es crucial para legitimarlo.

Así, Chile elige este domingo a los responsables de redactar una nueva Constitución que elimine definitivamente todo vestigio del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990), presente aún en la actual Carta Magna de la nación, promulgada en 1980.

Pedro Saéz, de 25 años, se ha levantado temprano para depositar su voto en un local del oriente de Santiago. Es la primera vez que participa en unas elecciones y cree que "algo" se despertó en su generación el 18 de octubre de 2019, cuando estallaron las masivas protestas, que dejaron una treintena de muertos y miles de heridos.

"Vamos a redactar una Constitución para los próximos 30 años y me parece que sería una irresponsabilidad quedarse en casa", indicó a Efe el estudiante.

Para Lucas Ramírez, de 19 años y también debutante en las urnas, "es importante que los mismos de siempre no decidan por nosotros lo que pasa en el país".

Se trata de unos comicios inéditos, pues nunca antes en el país se puso en manos de ciudadanos electos para la ocasión la redacción de una Constitución, y lo son también por su envergadura, al celebrarse junto a las elecciones municipales y regionales.

En juego está el molde del país para las próximas décadas, por encima de los Gobiernos de turno, y la paz social tras las revueltas de octubre de 2019 de las que emanó este proceso y en las que se reclamó avanzar hacia un Estado que rompa la horma neoliberal que consagró la Constitución del dictador.

Casi la mitad del electorado

De los 14.9 millones de ciudadanos llamados a elegir a los 155 convencionales que redactarán una nueva Constitución que reemplace a la actual -de sesgo neoliberal y heredada de la dictadura militar-, el 41.3% son menores de 40 años, un grupo etario con altas tasas de abstención, a excepción del plebiscito de octubre.

En aquella votación, que fue la salida a las revueltas que encontró la clase política y en la que el 80% de los electores decidieron enterrar la Constitución del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990), la participación de los jóvenes entre 18 y 25 años subió un 20%, comparada con el 36 % de las presidenciales de 2017.

"La participación juvenil en octubre conduce a pensar que los jóvenes debiesen votar de manera similar, pero también existe la posibilidad de que interpreten que el proceso constituyente ha sido satelizado por los partidos y se resten de los comicios", explicó a Efe Mauricio Morales, académico de la Universidad de Talca.

Desde que el voto dejó de ser obligatorio en 2012, "hay sesgos de clase y edad" y "tienden a votar más las personas más instruidas, con mayores ingresos y de mayor edad", apuntó a Efe Julieta Suárez Chao, politóloga de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

El sesgo de clase, agregó Morales, es mucho más pronunciado entre los jóvenes, de tal forma que las probabilidades de que un joven de Vitacura (un barrio rico de Santiago) salga a votar son "extremadamente más altas" que las de uno de un barrio humilde como La Pintana.

¿Y si no votan?

Amalia Galvéz, de 25 años, está convencida de que habrá una gran convocatoria y dice que su círculo de amigos "se ha informado mucho sobre los candidatos y están muy activos en el proceso". Menos optimista es Rodrigo Onores, de 30 años, quien se ha decepcionado al ver "vacíos" varios centros de votación.

"El ambiente no ha sido el más propicio, entre el encierro por el covid, la profunda crisis de los partidos tradicionales y la sensación de que la élite política está privilegiando sus propios intereses sobre los del resto", señaló Lucía Dammert, socióloga de la Universidad de Santiago de Chile.

De todos modos, añadió la experta, que los jóvenes no voten no significa que no estén activos políticamente: "La generación que ahora tiene entre 30 y 40 protagonizó las marchas estudiantes de 2006 y 2011, que derivaron en una mayor gratuidad de la educación superior, y no se volcaron en las elecciones".

Para Morales, si la participación en los comicios -en los que paralelamente se eligen también a alcaldes, concejales y gobernadores- es inferior al 50.9% del plebiscito, la convención que redactará el nuevo texto en un plazo máximo de un año "no va a ser ilegítima, pero sí va a estar debilitada".

En ese caso, de acuerdo con Suárez Chao, la convención "no va a poder sesionar a puerta cerrada y va a tener que buscar canales de participación de la sociedad civil y un diálogo más amplio".

La nueva Carta Magna debe ser sometida a referéndum en 2022 y, de ser ratificada, sería la primera que nace de un proceso paritario y plenamente democrático y participativo en la historia del país.

En un contundente mensaje en Twitter, el poeta Raúl Zurita -de 71 años y Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2020- apeló a los jóvenes que se enfrentaron cara a cara con las fuerzas de seguridad en las masivas protestas de 2019 y a quienes se les denominó "primera línea".

"¡Cada voto es un piedrazo al corazón del sistema! -publicó Zurita- ¡Jóvenes primeras, segundas, cuartas, séptimas líneas y todas las líneas, todas y todos de pie a votar!".

Autoridades piden no celebrar resultados de megacomicios por Covid

Las autoridades sanitarias de Chile hicieron este domingo un llamado a no celebrar en grupo los resultados de los megacomicios constituyentes de este 15 y 16 de mayo en los que casi 15 millones de chilenos han sido llamados a las urnas en plena pandemia de la covid-19.

La subsecretaria de Salud, Paula Daza, afirmó que "no habrá permisos especiales" para que los chilenos salgan a festejar dado que la mayor parte del país se encuentra en cuarentena total los fines de semana.

"Ayer vimos actos de responsabilidad y de rigurosidad de las personas respetando las medidas sanitarias y el distanciamiento físico", agregó la funcionaria.

Te recomendamos ⬇️

Hace un año y medio, los jóvenes pusieron en jaque al sistema con una revuelta por un modelo más justo, sin parangón en la democracia chilena. Su descontento gatilló un proceso constituyente inédito y su participación en los comicios de este fin de semana es crucial para legitimarlo.

Así, Chile elige este domingo a los responsables de redactar una nueva Constitución que elimine definitivamente todo vestigio del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990), presente aún en la actual Carta Magna de la nación, promulgada en 1980.

Pedro Saéz, de 25 años, se ha levantado temprano para depositar su voto en un local del oriente de Santiago. Es la primera vez que participa en unas elecciones y cree que "algo" se despertó en su generación el 18 de octubre de 2019, cuando estallaron las masivas protestas, que dejaron una treintena de muertos y miles de heridos.

"Vamos a redactar una Constitución para los próximos 30 años y me parece que sería una irresponsabilidad quedarse en casa", indicó a Efe el estudiante.

Para Lucas Ramírez, de 19 años y también debutante en las urnas, "es importante que los mismos de siempre no decidan por nosotros lo que pasa en el país".

Se trata de unos comicios inéditos, pues nunca antes en el país se puso en manos de ciudadanos electos para la ocasión la redacción de una Constitución, y lo son también por su envergadura, al celebrarse junto a las elecciones municipales y regionales.

En juego está el molde del país para las próximas décadas, por encima de los Gobiernos de turno, y la paz social tras las revueltas de octubre de 2019 de las que emanó este proceso y en las que se reclamó avanzar hacia un Estado que rompa la horma neoliberal que consagró la Constitución del dictador.

Casi la mitad del electorado

De los 14.9 millones de ciudadanos llamados a elegir a los 155 convencionales que redactarán una nueva Constitución que reemplace a la actual -de sesgo neoliberal y heredada de la dictadura militar-, el 41.3% son menores de 40 años, un grupo etario con altas tasas de abstención, a excepción del plebiscito de octubre.

En aquella votación, que fue la salida a las revueltas que encontró la clase política y en la que el 80% de los electores decidieron enterrar la Constitución del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990), la participación de los jóvenes entre 18 y 25 años subió un 20%, comparada con el 36 % de las presidenciales de 2017.

"La participación juvenil en octubre conduce a pensar que los jóvenes debiesen votar de manera similar, pero también existe la posibilidad de que interpreten que el proceso constituyente ha sido satelizado por los partidos y se resten de los comicios", explicó a Efe Mauricio Morales, académico de la Universidad de Talca.

Desde que el voto dejó de ser obligatorio en 2012, "hay sesgos de clase y edad" y "tienden a votar más las personas más instruidas, con mayores ingresos y de mayor edad", apuntó a Efe Julieta Suárez Chao, politóloga de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

El sesgo de clase, agregó Morales, es mucho más pronunciado entre los jóvenes, de tal forma que las probabilidades de que un joven de Vitacura (un barrio rico de Santiago) salga a votar son "extremadamente más altas" que las de uno de un barrio humilde como La Pintana.

¿Y si no votan?

Amalia Galvéz, de 25 años, está convencida de que habrá una gran convocatoria y dice que su círculo de amigos "se ha informado mucho sobre los candidatos y están muy activos en el proceso". Menos optimista es Rodrigo Onores, de 30 años, quien se ha decepcionado al ver "vacíos" varios centros de votación.

"El ambiente no ha sido el más propicio, entre el encierro por el covid, la profunda crisis de los partidos tradicionales y la sensación de que la élite política está privilegiando sus propios intereses sobre los del resto", señaló Lucía Dammert, socióloga de la Universidad de Santiago de Chile.

De todos modos, añadió la experta, que los jóvenes no voten no significa que no estén activos políticamente: "La generación que ahora tiene entre 30 y 40 protagonizó las marchas estudiantes de 2006 y 2011, que derivaron en una mayor gratuidad de la educación superior, y no se volcaron en las elecciones".

Para Morales, si la participación en los comicios -en los que paralelamente se eligen también a alcaldes, concejales y gobernadores- es inferior al 50.9% del plebiscito, la convención que redactará el nuevo texto en un plazo máximo de un año "no va a ser ilegítima, pero sí va a estar debilitada".

En ese caso, de acuerdo con Suárez Chao, la convención "no va a poder sesionar a puerta cerrada y va a tener que buscar canales de participación de la sociedad civil y un diálogo más amplio".

La nueva Carta Magna debe ser sometida a referéndum en 2022 y, de ser ratificada, sería la primera que nace de un proceso paritario y plenamente democrático y participativo en la historia del país.

En un contundente mensaje en Twitter, el poeta Raúl Zurita -de 71 años y Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2020- apeló a los jóvenes que se enfrentaron cara a cara con las fuerzas de seguridad en las masivas protestas de 2019 y a quienes se les denominó "primera línea".

"¡Cada voto es un piedrazo al corazón del sistema! -publicó Zurita- ¡Jóvenes primeras, segundas, cuartas, séptimas líneas y todas las líneas, todas y todos de pie a votar!".

Autoridades piden no celebrar resultados de megacomicios por Covid

Las autoridades sanitarias de Chile hicieron este domingo un llamado a no celebrar en grupo los resultados de los megacomicios constituyentes de este 15 y 16 de mayo en los que casi 15 millones de chilenos han sido llamados a las urnas en plena pandemia de la covid-19.

La subsecretaria de Salud, Paula Daza, afirmó que "no habrá permisos especiales" para que los chilenos salgan a festejar dado que la mayor parte del país se encuentra en cuarentena total los fines de semana.

"Ayer vimos actos de responsabilidad y de rigurosidad de las personas respetando las medidas sanitarias y el distanciamiento físico", agregó la funcionaria.

Te recomendamos ⬇️

Mundo

Kamala Harris se suma a marcha LGBTQ+ en Washington

La vicepresidenta de Estados Unidos destacó que "tenemos que asegurarnos de que nuestra comunidad transgénero y nuestros jóvenes están protegidos"

Sociedad

ONG's urgen a México estrategia para frenar el trabajo infantil

World Vision México y Save The Children señalan que es probable que la pandemia por Covid-19 haya aumentado las cifras de trabajo infantil

Mundo

G7 aborda mecanismo global contra futuras pandemias

El mecanismo tiene el propósito de permitir la detección temprana de patógenos peligrosos y el desarrollo acelerado de tratamientos y vacunas

Sociedad

GN rescata a 33 migrantes hondureños en Nuevo León

El organismo informó que, además del hacinamiento, los migrantes fueron encontrados sin haber ingerido alimentos por varias horas

Celebridades

"¡Voy a ser mamá!", Yuya y Siddhartha sorprenden a todos con su embarazo

"No puedo explicar lo que siento en este momento al compartir esta noticia con ustedes. Me siento feliz y emocionada de que sea ahora", dijo la youtuber

CDMX

Suman tres casos de Covid-19 en alumnos de CDMX tras regreso a clases presenciales

El segundo caso sospechoso del colegio particular en la alcaldía Benito Juárez resultó negativo

Mundo

G7 aborda mecanismo global contra futuras pandemias

El mecanismo tiene el propósito de permitir la detección temprana de patógenos peligrosos y el desarrollo acelerado de tratamientos y vacunas

Sociedad

ONG's urgen al Gobierno mexicano una estrategia para frenar el trabajo infantil

World Vision México y Save The Children señalan que es probable que la pandemia por Covid-19 haya aumentado las cifras de trabajo infantil

Futbol

Tricolor olímpico sufre para ganarle a Australia

El conjunto mexicano Sub-23 debutará el próximo 19 julio en los Juegos Olímpicos de Tokio frente a Francia