/ jueves 22 de octubre de 2020

La guerra cultural no paga

Hoy, el electorado estadounidense ha cobrado mayor conciencia de la importancia de su voto y de ejercerlo en favor de personas capaces

Apostar perennemente por el miedo y la violencia no cobra sentido en una sociedad civil en ebullición, vibrante y con necesidades cambiantes. Pareciera que el actual inquilino de la Casa Blanca creyó poder hacer dos campañas presidenciales al precio de una, repitiendo el esquema que hace cuatro años le permitió salir victorioso pero que hoy lo mantiene desconectado de un electorado cuyos problemas y requerimientos no encuentran eco en el republicano.

La fotografía de la clase obrera a la que pretende dirigirse Donald Trump, integrada por hombres blancos, de gorra, que llegan a hogares donde los esperan esposas abnegadas al cuidado de los hijos, no coincide con la actual en la que esa clase obrera, ante la falta de empleo, ha emigrado a los suburbios para cambiar la gorra por uniforme, empleándose en el sector servicios y constituyéndose en su mayoría por mujeres afroestadounidenses.

Esa guerra cultural en la que Trump pretendió separar a la gente y decirle lo que debía pensar, temer y rechazar tiene poca eficacia en una sociedad cada vez más mestiza y víctima de cuatro años de polarización, desgobierno e intromisión de la política en múltiples aspectos de su vida diaria.

Trump es culpable de la sobreexplotación durante 200 semanas seguidas de su imagen al no dar un solo respiroa la ciudadanía y permitirle enfocarse en otros temas que no fuera su gobierno y sus errores.

Hoy, el electorado estadounidense ha cobrado mayor conciencia de la importancia de su voto y de ejercerlo en favor de personas capaces, clínicamente sanas y respetuosas de la ley y de la ciencia. Características opuestas, todas ellas, a la maltrecha personalidad de quien ha sido descubierto que evadió el pago de impuestos durante 10 años.

“Joe no es perfecto, pero tenemos que estar unidos… con él vamos a tener más oportunidades”, opina Marylin Lavalle, afroestadounidense de 64 años, que habita en Wisconsin y que forma parte del electorado movilizado por BLOC (Black Leaders Organizing Communities), una organización no gubernamental surgida de las duras lecciones que dejó la falta de promoción del voto en 2016 y que permitió la llegada de Donald Trump.

Un católico a la presidencia, una bautista con raíces hindúes a la vicepresidencia y candidatas latinas y afroestadounidenses al Capitolio son parte del enorme mosaico plural que está postulando el Partido Demócrata, defendiendo de esta manera la ideología del igualitarismo.

Y parece estar haciendo clic con el electorado: “Un voto por Joe Biden no es un voto a él como persona, sino hacia lo que representa. Aunque no te guste mucho el candidato, hay que votar por los temas y los valores, más que por las personas”, opina Ari Kohn, estudiante universitaria del estado de Michigan que a su vez forma parte del electorado juvenil y que, al igual que en la elección de Barack Obama en el año 2008, volverá a hacer historia por récord de participación. “No me puedo imaginar el futuro del país si no hay un cambio”, añade la estudiante de Relaciones Internacionales.

Así el estado del arte, la nostalgia reaccionaria de Donald Trump va restando sus adeptos ante un electorado que busca nuevas respuestas y nuevos caminos, no más de lo mismo. Ésa es la magnitud del reto que enfrentará el Partido Demócrata.

Apostar perennemente por el miedo y la violencia no cobra sentido en una sociedad civil en ebullición, vibrante y con necesidades cambiantes. Pareciera que el actual inquilino de la Casa Blanca creyó poder hacer dos campañas presidenciales al precio de una, repitiendo el esquema que hace cuatro años le permitió salir victorioso pero que hoy lo mantiene desconectado de un electorado cuyos problemas y requerimientos no encuentran eco en el republicano.

La fotografía de la clase obrera a la que pretende dirigirse Donald Trump, integrada por hombres blancos, de gorra, que llegan a hogares donde los esperan esposas abnegadas al cuidado de los hijos, no coincide con la actual en la que esa clase obrera, ante la falta de empleo, ha emigrado a los suburbios para cambiar la gorra por uniforme, empleándose en el sector servicios y constituyéndose en su mayoría por mujeres afroestadounidenses.

Esa guerra cultural en la que Trump pretendió separar a la gente y decirle lo que debía pensar, temer y rechazar tiene poca eficacia en una sociedad cada vez más mestiza y víctima de cuatro años de polarización, desgobierno e intromisión de la política en múltiples aspectos de su vida diaria.

Trump es culpable de la sobreexplotación durante 200 semanas seguidas de su imagen al no dar un solo respiroa la ciudadanía y permitirle enfocarse en otros temas que no fuera su gobierno y sus errores.

Hoy, el electorado estadounidense ha cobrado mayor conciencia de la importancia de su voto y de ejercerlo en favor de personas capaces, clínicamente sanas y respetuosas de la ley y de la ciencia. Características opuestas, todas ellas, a la maltrecha personalidad de quien ha sido descubierto que evadió el pago de impuestos durante 10 años.

“Joe no es perfecto, pero tenemos que estar unidos… con él vamos a tener más oportunidades”, opina Marylin Lavalle, afroestadounidense de 64 años, que habita en Wisconsin y que forma parte del electorado movilizado por BLOC (Black Leaders Organizing Communities), una organización no gubernamental surgida de las duras lecciones que dejó la falta de promoción del voto en 2016 y que permitió la llegada de Donald Trump.

Un católico a la presidencia, una bautista con raíces hindúes a la vicepresidencia y candidatas latinas y afroestadounidenses al Capitolio son parte del enorme mosaico plural que está postulando el Partido Demócrata, defendiendo de esta manera la ideología del igualitarismo.

Y parece estar haciendo clic con el electorado: “Un voto por Joe Biden no es un voto a él como persona, sino hacia lo que representa. Aunque no te guste mucho el candidato, hay que votar por los temas y los valores, más que por las personas”, opina Ari Kohn, estudiante universitaria del estado de Michigan que a su vez forma parte del electorado juvenil y que, al igual que en la elección de Barack Obama en el año 2008, volverá a hacer historia por récord de participación. “No me puedo imaginar el futuro del país si no hay un cambio”, añade la estudiante de Relaciones Internacionales.

Así el estado del arte, la nostalgia reaccionaria de Donald Trump va restando sus adeptos ante un electorado que busca nuevas respuestas y nuevos caminos, no más de lo mismo. Ésa es la magnitud del reto que enfrentará el Partido Demócrata.

Política

Congreso de Jalisco anula Ley Olimpia por error

"Aunque no haya sido mi error, lo tenemos que resarcir”, reconoció la impulsora en Jalisco de esta ley, la diputada Sofía García Mosqueda

México

México rebasa las 108 mil muertes por Covid

El país registró 608 nuevas muertes, con lo que el total de decesos se elevó a 108 mil 173

Sociedad

Diputados aprueban ley para que gobierno registre tus datos biométricos

La Cédula de Identidad Digital se podrá portar en dispositivos electrónicos y tendrá información personal como nombre, domicilio, ciudad de origen, huella dactilar, voz e iris ocular

Futbol

La Máquina bombea esperanza a la afición: Cruz Azul golea a Pumas 4-0

El cuadro fue superior a Pumas en una trepidante tanda de goles dejando una estela hacia el milagro de diciembre

Sociedad

Ibarra Cadena y Guerra Ford van por la presidencia del INAI

El próximo 10 de diciembre cada candidato deberá presentar sus planes de trabajo en una sesión extraordinaria del Pleno del INAI

Finanzas

IP y Gobierno continúan sin acuerdo en reforma al outsourcing

"No hemos llegado a un acuerdo. Quedamos de reunirnos otra vez la próxima semana", dijo Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial

Política

Congreso de Jalisco anula Ley Olimpia por error

"Aunque no haya sido mi error, lo tenemos que resarcir”, reconoció la impulsora en Jalisco de esta ley, la diputada Sofía García Mosqueda

Salud

Moderna asegura que su vacuna otorga inmunidad prolongada ante Covid-19

Según la farmacéutica, los participantes de las primeras fases de los ensayos clínicos de la vacuna retuvieron "altos niveles de los anticuerpos neutralizantes