/ miércoles 7 de septiembre de 2022

Las malas noticias nos cansan (y los políticos lo saben)

Cuando Vladimir Putin inició la invasión a Ucrania, las imágenes de la guerra consternaron a millones de personas, pero seis meses después muchos desviamos la atención hacia otros temas

Cuando Vladimir Putin lanzó una invasión a gran escala de Ucrania por tierra, aire y mar el 24 de febrero de 2022, las imágenes de la guerra se transmitieron a los consternados espectadores de todo el mundo. Lejos de la acción, muchos de nosotros nos dimos cuenta de la agresión no provocada al leer la cobertura en línea o mirar televisión para ver explosiones y personas que huían del peligro y se apiñaban en búnkeres subterráneos.

Medio año después la violencia continúa, pero para aquellos que no se han visto directamente afectados por los acontecimientos, esta guerra en curso y sus víctimas se han desplazado a la periferia de la atención de muchos.

Puede interesarte: Jefe de la ONU insta a Rusia y Ucrania a desmilitarizar central nuclear

Este alejamiento tiene sentido. Estar atento a realidades como la guerra suele ser doloroso, y las personas no siempre están preparadas o dispuestas a mantener un enfoque sostenido en los sucesos traumáticos o en curso.

Además, desde que comenzó la guerra en Ucrania, han surgido muchos otros eventos que ocupan la atención del mundo, como sequías, incendios forestales, tormentas relacionadas con el calentamiento global, tiroteos masivos y la reversión de Roe vs. Wade.

Los eventos trágicos en curso, como el asalto a Ucrania, pueden alejarse de la atención de las personas porque muchos pueden sentirse abrumados, impotentes o atraídos por otros problemas urgentes. Este fenómeno se llama “fatiga de crisis”.

Actores políticos como Putin son conscientes del cansancio público y lo utilizan a su favor. “La fatiga de la guerra se está haciendo sentir”, dijo el primer ministro estonio, Kaja Kallas. “Rusia está jugando con que nos cansemos. No debemos caer en la trampa”.

Cuando Rusia inició su invasión de Ucrania el 24 de febrero, el Kremlin esperaba realizar una conquista relámpago de Kiev | Foto AFP

Desafortunadamente, muchos de nosotros ya hemos cambiado de canal. Lo trágico se ha vuelto banal.

Me interesé en el fenómeno de la fatiga como resultado de mi investigación académica sobre la atención moral. Esta idea fue articulada por la filósofa y activista social francesa del siglo XX Simone Weil.

Según Weil, la atención moral es la capacidad de abrirnos por completo, intelectual, emocional e incluso físicamente, a las realidades que encontramos. Ella describió tal atención como vigilancia, una suspensión de nuestros marcos impulsados por el ego y deseos personales a favor de un vacío mental similar al budista. Esta mentalidad recibe, en bruto y sin filtrar, todo lo que se presenta sin evitarlo ni proyectarlo.

No es sorprendente que Weil descubriera que la atención es inseparable de la compasión, o "sufrir con" el otro. No se puede evitar el dolor y la angustia cuando se atiende a los afligidos; por lo tanto, escribió que "el pensamiento huye de la aflicción tan rápida e irresistiblemente como un animal huye de la muerte".

La sensibilidad que implica atender las crisis puede ser un arma de doble filo. Por un lado, la atención puede poner a las personas en contacto con las vidas sin adornos de los demás para que los afligidos sean verdaderamente vistos y escuchados. Por otro lado, tal apertura puede abrumarnos a muchos de nosotros a través de un trauma indirecto, como han señalado las psicólogas Lisa McCann y Laurie Pearlman.

Además de la estación de tren, los miles rusos alcanzaron zonas residenciales. / Foto: Reuters


Sin embargo, la dificultad de enfocarse sostenidamente en eventos como la guerra se debe no sólo a la fragilidad inherente de la atención moral.

Como han señalado críticos culturales como Neil Postman, James Williams y Maggie Jackson, el ciclo de noticias 24/7 es una de las muchas presiones que claman por nuestra atención. Nuestros teléfonos inteligentes y otras tecnologías con comunicaciones incesantes, desde triviales hasta apocalípticas, diseñan entornos para mantenernos permanentemente distraídos y desorientados.

Además de las amenazas a la atención de las personas que plantean nuestras tecnologías de distracción y la sobrecarga de información, también existe el hecho de que la fatiga de la crisis hace que los lectores consuman menos noticias.

Este año, un análisis del Instituto Reuters mostró que el interés por las noticias ha disminuido drásticamente en todos los mercados, del 63 por ciento en 2017 al 51 por ciento en 2022, mientras que un 15 por ciento de los estadounidenses se ha desconectado por completo de la cobertura de noticias.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Según el informe de Reuters, las razones de esto difieren, en parte, de la afiliación política. Los votantes conservadores tienden a evitar las noticias porque las consideran poco confiables o tendenciosas, mientras que los votantes liberales evitan las noticias por sentimientos de impotencia y fatiga. Las noticias en línea, con su impulso perpetuo de mantener los ojos fijos en las pantallas, están socavando sin darse cuenta sus propios objetivos: brindar noticias y mantener informado al público.

¿Cómo podríamos recuperar una capacidad de atención y respuestas significativas en medio de noticias incesantes, inconexas y abrumadoras? Los académicos han hecho una variedad de recomendaciones, generalmente enfocadas en controlar el uso de dispositivos digitales.

Weil, quien estaba comprometida con la responsabilidad de la atención moral pero no idealizó la tragedia, escribió: “Nada es tan hermoso y maravilloso, nada es tan continuamente fresco y sorprendente, tan lleno de dulce y perpetuo éxtasis, como el bien”.

* Profesora de Filosofía, Universidad de Dakota del Norte.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Cuando Vladimir Putin lanzó una invasión a gran escala de Ucrania por tierra, aire y mar el 24 de febrero de 2022, las imágenes de la guerra se transmitieron a los consternados espectadores de todo el mundo. Lejos de la acción, muchos de nosotros nos dimos cuenta de la agresión no provocada al leer la cobertura en línea o mirar televisión para ver explosiones y personas que huían del peligro y se apiñaban en búnkeres subterráneos.

Medio año después la violencia continúa, pero para aquellos que no se han visto directamente afectados por los acontecimientos, esta guerra en curso y sus víctimas se han desplazado a la periferia de la atención de muchos.

Puede interesarte: Jefe de la ONU insta a Rusia y Ucrania a desmilitarizar central nuclear

Este alejamiento tiene sentido. Estar atento a realidades como la guerra suele ser doloroso, y las personas no siempre están preparadas o dispuestas a mantener un enfoque sostenido en los sucesos traumáticos o en curso.

Además, desde que comenzó la guerra en Ucrania, han surgido muchos otros eventos que ocupan la atención del mundo, como sequías, incendios forestales, tormentas relacionadas con el calentamiento global, tiroteos masivos y la reversión de Roe vs. Wade.

Los eventos trágicos en curso, como el asalto a Ucrania, pueden alejarse de la atención de las personas porque muchos pueden sentirse abrumados, impotentes o atraídos por otros problemas urgentes. Este fenómeno se llama “fatiga de crisis”.

Actores políticos como Putin son conscientes del cansancio público y lo utilizan a su favor. “La fatiga de la guerra se está haciendo sentir”, dijo el primer ministro estonio, Kaja Kallas. “Rusia está jugando con que nos cansemos. No debemos caer en la trampa”.

Cuando Rusia inició su invasión de Ucrania el 24 de febrero, el Kremlin esperaba realizar una conquista relámpago de Kiev | Foto AFP

Desafortunadamente, muchos de nosotros ya hemos cambiado de canal. Lo trágico se ha vuelto banal.

Me interesé en el fenómeno de la fatiga como resultado de mi investigación académica sobre la atención moral. Esta idea fue articulada por la filósofa y activista social francesa del siglo XX Simone Weil.

Según Weil, la atención moral es la capacidad de abrirnos por completo, intelectual, emocional e incluso físicamente, a las realidades que encontramos. Ella describió tal atención como vigilancia, una suspensión de nuestros marcos impulsados por el ego y deseos personales a favor de un vacío mental similar al budista. Esta mentalidad recibe, en bruto y sin filtrar, todo lo que se presenta sin evitarlo ni proyectarlo.

No es sorprendente que Weil descubriera que la atención es inseparable de la compasión, o "sufrir con" el otro. No se puede evitar el dolor y la angustia cuando se atiende a los afligidos; por lo tanto, escribió que "el pensamiento huye de la aflicción tan rápida e irresistiblemente como un animal huye de la muerte".

La sensibilidad que implica atender las crisis puede ser un arma de doble filo. Por un lado, la atención puede poner a las personas en contacto con las vidas sin adornos de los demás para que los afligidos sean verdaderamente vistos y escuchados. Por otro lado, tal apertura puede abrumarnos a muchos de nosotros a través de un trauma indirecto, como han señalado las psicólogas Lisa McCann y Laurie Pearlman.

Además de la estación de tren, los miles rusos alcanzaron zonas residenciales. / Foto: Reuters


Sin embargo, la dificultad de enfocarse sostenidamente en eventos como la guerra se debe no sólo a la fragilidad inherente de la atención moral.

Como han señalado críticos culturales como Neil Postman, James Williams y Maggie Jackson, el ciclo de noticias 24/7 es una de las muchas presiones que claman por nuestra atención. Nuestros teléfonos inteligentes y otras tecnologías con comunicaciones incesantes, desde triviales hasta apocalípticas, diseñan entornos para mantenernos permanentemente distraídos y desorientados.

Además de las amenazas a la atención de las personas que plantean nuestras tecnologías de distracción y la sobrecarga de información, también existe el hecho de que la fatiga de la crisis hace que los lectores consuman menos noticias.

Este año, un análisis del Instituto Reuters mostró que el interés por las noticias ha disminuido drásticamente en todos los mercados, del 63 por ciento en 2017 al 51 por ciento en 2022, mientras que un 15 por ciento de los estadounidenses se ha desconectado por completo de la cobertura de noticias.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Según el informe de Reuters, las razones de esto difieren, en parte, de la afiliación política. Los votantes conservadores tienden a evitar las noticias porque las consideran poco confiables o tendenciosas, mientras que los votantes liberales evitan las noticias por sentimientos de impotencia y fatiga. Las noticias en línea, con su impulso perpetuo de mantener los ojos fijos en las pantallas, están socavando sin darse cuenta sus propios objetivos: brindar noticias y mantener informado al público.

¿Cómo podríamos recuperar una capacidad de atención y respuestas significativas en medio de noticias incesantes, inconexas y abrumadoras? Los académicos han hecho una variedad de recomendaciones, generalmente enfocadas en controlar el uso de dispositivos digitales.

Weil, quien estaba comprometida con la responsabilidad de la atención moral pero no idealizó la tragedia, escribió: “Nada es tan hermoso y maravilloso, nada es tan continuamente fresco y sorprendente, tan lleno de dulce y perpetuo éxtasis, como el bien”.

* Profesora de Filosofía, Universidad de Dakota del Norte.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Metrópoli

Valle de México cumple 48 horas bajo contingencia ambiental

La CAMe informó que este viernes se mantendrán condiciones como radiación solar intensa, alta temperatura y viento débil que provocan concentraciones máximas de ozono

Sociedad

Se reunirá Sección 9 de la CNTE con titular de la SEP tras colapsar a CDMX con bloqueos

Al confirmarse dicha reunión, los maestros retiraron el bloqueo que mantuvieron por tres horas en el AICM

Finanzas

Fallece Arganis Díaz Leal, exsecretario de Comunicaciones y Transportes

En el gobierno de AMLO, Díaz Leal estuvo al frente de la dependencia por dos años, pero dejó el cargo por motivos de salud

Sociedad

Desaparece activista ambiental Amparo Salinas Hernández en Veracruz

Familiares piden ayuda para encontrarla; FGE inició investigación

Mundo

Israel recupera el cuerpo de Orión Hernández, el mexicano secuestrado en Gaza

Orión Hernández de 32 años estaba durante el ataque en el festival de música Nova, celebrado al aire libre a pocos kilómetros del enclave palestino

Mundo

CIJ exige a Israel detener su operación militar en Rafah por riesgo de genocidio

Israel tendrá que presentar en el plazo de un mes un informe con todas las medidas puestas en marcha para cumplir con las órdenes anunciadas hoy por el tribunal