/ domingo 13 de noviembre de 2016

Leer para vivir, vivir para leer

ÁMSTERDAM, Holanda.- Los libros son puentes. Su ingredientebásico son las palabras. Con ellas compartimos hechos reales oimaginarios, ideas, sentimientos y conocimientos. Son brazos quenos abrazan en la distancia y que nos abren la puerta al mundo. Nospermiten comprender lo que sucede fuera de nuestro entorno ytambién dentro de nosotros. Los libros son alimento para elespíritu.

¿Cómo estimular la lectura para que más gente conozca ydisfrute de sus beneficios? ¿Cómo darles una segunda vida a esoslibros que tenemos?

Esta es una pregunta que en 2001 se hizo una agente literariainglesa que vivía en Holanda, quien encontró en Sjaak van Rijn unsocio para el proyecto que se llamó Borderline (Frontera).Empezaron entrando en contacto con editoriales, librerías ybibliotecas y les pidieron que les donaran los ejemplares que lessobraban. Ellos los repartían gratuitamente a personas que, poruna u otra razón, estaban marginadasde la sociedad, ya fuera enprisiones, centro de acogida para inmigrantes ilegales, hospitalesy orfanatos, o que carecían de recursos. Ella regresó a su paísy los responsables de continuar con este proyecto le dieron un giroimportante.

[caption id="attachment_522470" align="alignnone"width="300"]RECIBIENDO LIBROS.[/caption]

ÁTICO DE LOS LIBROS

En 2011 Sjaak van Rijn e Ilja Mottier abrieron el “Ático delos libros” (Boekenzolder). Imagínelo como una gran librería,donde unos 60 o 70 mil ejemplares están perfectamente clasificadostanto por idiomas (neerlandés, inglés, español, francés,italiano, alemán, portugués, urdu, persa, hindi, chino y tamil,entre otros) como por tema: novelas, poesía, arte, historia,biografías, filosofía, derecho, administración, economía,sicología, feminismo, viajes, gastronomía, hobbies y por supuestouna sección infantil. La enorme diferencia es que ¡songratis!

Además de los libros que continúan enviando a diversasinstituciones (hospitales, asilos, escuelas, prisiones, etcétera)o que incluso donan a países subdesarrollados, cualquier personapuede llevarse hasta 10 libros por día sin pagar ni un centavo. Laúnica condición es que no los venda. Para tratar de evitar esto,en cuanto llegan les ponen un sello con la frase “no para laventa”.

También reciben donaciones de libros de particulares, quienesse sienten agradecidos por tener un lugar a donde llevar los quepor alguna razón no pueden o no quieren conservar, ya sea porfalta de espacio, por cambio de residencia o cualquier otro motivo.Debo de decirle que se encuentran algunas joyas en esosestantes.

Todos los libros que llegan a diario se acomodan en la seccióna la que pertenezcan. El “Ático de los libros” está abiertotres tardes a la semana (jueves, viernes y sábados de 1:00 a 5:00pm). Opera gracias a la colaboración de unos 35 voluntarios, delos que cada día se pueden encontrar por lo menos una docenatrabajando como hormiguitas, ocupados en acomodar los que vanllegando como un goteo constante y orientando a los visitantes queacuden por primera vez. Cerca de la puerta hay una pequeñaalcancía para que, quien quiera, deposite un donativo.

Hace años conocí este lugar maravilloso donde los libros sonel aglutinante de personas de diferentes países de origen, conculturas y religiones distintas, que hablan diversos idiomas, peroque tienen en común su amor por la lectura.

Para escribir este artículo me entrevisté con Sjaak van Rijn,el presidente y cofundador de la asociación. Un hombre de 65años, lleno de energía y de amor por los libros, con quien metomé una taza de té mientras me relataba la génesis delproyecto, su presente y su futuro que no se ha quedado en recibir yofrecer libros gratis, sino que también organiza actividadesculturales como pequeños conciertos, lectura de poemas endistintos idiomas, o la “tarde de los niños”. Entre susobjetivos está convertir el “Ático de los libros” en un puntode encuentro para la sociedad.

[caption id="attachment_522472" align="alignnone"width="300"]SECCIÓN INFANTIL.[/caption]

PROMOVER LA LECTURA

Para él, el amor a la lectura inicia desde que al bebé se lecantan canciones, se le cuentan cuentos y más adelante se le leenlibros donde pueda ir viendo imágenes que asocia con las palabras.¡Cómo atesora esos momentos, en la noche, cuando leía para suhijo! Ese espacio de intimidad les permitió compartir no sólo lashistorias de los libros sino que les abrió la posibilidad aplaticar sobre las vivencias del día.

Como un paréntesis, me contó que hace años el hijo de unamigo suyo tenía problemas en la escuela pero no hablaba de elloen casa. Sjaak le recomendó que leyera con él “Tarzán degoma” de Ole Lund Kirkegaard (del que por cierto había unejemplar en el Ático de los libros y ahora estoy leyendo). Elresultado: el niño se identificó con muchas de las cosas que lepasaban al protagonista y le contó a su padre lo que le sucedíaen el colegio. En este caso el libro abrió un importante canal decomunicación. También me habló sobre la función terapéutica dela lectura incluso en personas con trastornos siquiátricos.Conversamos sobre cómo leer estimula la imaginación y lacreatividad y nos permite entender “al otro”.

Promover la lectura es uno de los objetivos del “Ático de loslibros”, que debe ser consideradouna prioridad para el desarrollode una nación. La pena es que la Encuesta Nacional de Lectura 2015indica que los mexicanos, en promedio, leen 5.3 libros al año.¡Nada! ¿Cómo vamos a crecer como país si, en general, somos tanapáticos para leer?

El “Boekenzolder” bien podría ser una idea inspiradora parareplicar en nuestro país, al poner libros gratuitos al alcance detodo el público y que aun quienes no tienen recursos puedandisfrutar de los beneficios y el placer de la lectura. Un proyectode la sociedad para la sociedad.

Para mayor información, su web es www.boekenzolderleiden.nlCualquier comentario relacionado con este artículo, favor dedirigirlo a mestrada@elsoldemexico.com.mx

ÁMSTERDAM, Holanda.- Los libros son puentes. Su ingredientebásico son las palabras. Con ellas compartimos hechos reales oimaginarios, ideas, sentimientos y conocimientos. Son brazos quenos abrazan en la distancia y que nos abren la puerta al mundo. Nospermiten comprender lo que sucede fuera de nuestro entorno ytambién dentro de nosotros. Los libros son alimento para elespíritu.

¿Cómo estimular la lectura para que más gente conozca ydisfrute de sus beneficios? ¿Cómo darles una segunda vida a esoslibros que tenemos?

Esta es una pregunta que en 2001 se hizo una agente literariainglesa que vivía en Holanda, quien encontró en Sjaak van Rijn unsocio para el proyecto que se llamó Borderline (Frontera).Empezaron entrando en contacto con editoriales, librerías ybibliotecas y les pidieron que les donaran los ejemplares que lessobraban. Ellos los repartían gratuitamente a personas que, poruna u otra razón, estaban marginadasde la sociedad, ya fuera enprisiones, centro de acogida para inmigrantes ilegales, hospitalesy orfanatos, o que carecían de recursos. Ella regresó a su paísy los responsables de continuar con este proyecto le dieron un giroimportante.

[caption id="attachment_522470" align="alignnone"width="300"]RECIBIENDO LIBROS.[/caption]

ÁTICO DE LOS LIBROS

En 2011 Sjaak van Rijn e Ilja Mottier abrieron el “Ático delos libros” (Boekenzolder). Imagínelo como una gran librería,donde unos 60 o 70 mil ejemplares están perfectamente clasificadostanto por idiomas (neerlandés, inglés, español, francés,italiano, alemán, portugués, urdu, persa, hindi, chino y tamil,entre otros) como por tema: novelas, poesía, arte, historia,biografías, filosofía, derecho, administración, economía,sicología, feminismo, viajes, gastronomía, hobbies y por supuestouna sección infantil. La enorme diferencia es que ¡songratis!

Además de los libros que continúan enviando a diversasinstituciones (hospitales, asilos, escuelas, prisiones, etcétera)o que incluso donan a países subdesarrollados, cualquier personapuede llevarse hasta 10 libros por día sin pagar ni un centavo. Laúnica condición es que no los venda. Para tratar de evitar esto,en cuanto llegan les ponen un sello con la frase “no para laventa”.

También reciben donaciones de libros de particulares, quienesse sienten agradecidos por tener un lugar a donde llevar los quepor alguna razón no pueden o no quieren conservar, ya sea porfalta de espacio, por cambio de residencia o cualquier otro motivo.Debo de decirle que se encuentran algunas joyas en esosestantes.

Todos los libros que llegan a diario se acomodan en la seccióna la que pertenezcan. El “Ático de los libros” está abiertotres tardes a la semana (jueves, viernes y sábados de 1:00 a 5:00pm). Opera gracias a la colaboración de unos 35 voluntarios, delos que cada día se pueden encontrar por lo menos una docenatrabajando como hormiguitas, ocupados en acomodar los que vanllegando como un goteo constante y orientando a los visitantes queacuden por primera vez. Cerca de la puerta hay una pequeñaalcancía para que, quien quiera, deposite un donativo.

Hace años conocí este lugar maravilloso donde los libros sonel aglutinante de personas de diferentes países de origen, conculturas y religiones distintas, que hablan diversos idiomas, peroque tienen en común su amor por la lectura.

Para escribir este artículo me entrevisté con Sjaak van Rijn,el presidente y cofundador de la asociación. Un hombre de 65años, lleno de energía y de amor por los libros, con quien metomé una taza de té mientras me relataba la génesis delproyecto, su presente y su futuro que no se ha quedado en recibir yofrecer libros gratis, sino que también organiza actividadesculturales como pequeños conciertos, lectura de poemas endistintos idiomas, o la “tarde de los niños”. Entre susobjetivos está convertir el “Ático de los libros” en un puntode encuentro para la sociedad.

[caption id="attachment_522472" align="alignnone"width="300"]SECCIÓN INFANTIL.[/caption]

PROMOVER LA LECTURA

Para él, el amor a la lectura inicia desde que al bebé se lecantan canciones, se le cuentan cuentos y más adelante se le leenlibros donde pueda ir viendo imágenes que asocia con las palabras.¡Cómo atesora esos momentos, en la noche, cuando leía para suhijo! Ese espacio de intimidad les permitió compartir no sólo lashistorias de los libros sino que les abrió la posibilidad aplaticar sobre las vivencias del día.

Como un paréntesis, me contó que hace años el hijo de unamigo suyo tenía problemas en la escuela pero no hablaba de elloen casa. Sjaak le recomendó que leyera con él “Tarzán degoma” de Ole Lund Kirkegaard (del que por cierto había unejemplar en el Ático de los libros y ahora estoy leyendo). Elresultado: el niño se identificó con muchas de las cosas que lepasaban al protagonista y le contó a su padre lo que le sucedíaen el colegio. En este caso el libro abrió un importante canal decomunicación. También me habló sobre la función terapéutica dela lectura incluso en personas con trastornos siquiátricos.Conversamos sobre cómo leer estimula la imaginación y lacreatividad y nos permite entender “al otro”.

Promover la lectura es uno de los objetivos del “Ático de loslibros”, que debe ser consideradouna prioridad para el desarrollode una nación. La pena es que la Encuesta Nacional de Lectura 2015indica que los mexicanos, en promedio, leen 5.3 libros al año.¡Nada! ¿Cómo vamos a crecer como país si, en general, somos tanapáticos para leer?

El “Boekenzolder” bien podría ser una idea inspiradora parareplicar en nuestro país, al poner libros gratuitos al alcance detodo el público y que aun quienes no tienen recursos puedandisfrutar de los beneficios y el placer de la lectura. Un proyectode la sociedad para la sociedad.

Para mayor información, su web es www.boekenzolderleiden.nlCualquier comentario relacionado con este artículo, favor dedirigirlo a mestrada@elsoldemexico.com.mx

Sociedad

Policía de México, incompetente: Donald Trump

La caravana llegó hoy a Tapachula mientras las autoridades de migración les instan a regularizar su estatus legal

Política

Manuel Granados renuncia y Ángel Ávila asume la dirigencia del PRD

Actualmente, el secretario general del PRD, Ávila, asumió el cargo de manera interina

Justicia

Liberan a falso acusado por desaparición de los 43 de Ayotzinapa

Erick Uriel Sandoval Rodríguez no era quien la PGR identificaba como La Rana

Justicia

Liberan a falso acusado por desaparición de los 45 de Ayotzinapa

Erick Uriel Sandoval Rodríguez no era quien la PGR identificaba como La Rana

Política

Manuel Granados renuncia, Ángel Ávila asume la dirigencia del PRD

Actualmente, el secretario general del PRD, Ávila, asumió el cargo de manera interina

Sociedad

Se suman 600 a caravana migrante; van de Tapachula a Oaxaca

Se espera que a mediodía de este lunes la caravana avance rumbo a Oaxaca

Finanzas

Aeropuerto en Santa Lucía costaría más que el de Texcoco: Enrique de la Madrid

El funcionario federal refirió que, de concluirse, la nueva terminal aérea se inauguraría en 2021 y cuenta con un avance de 32 por ciento, por lo que “costaría más cancelarlo que terminarlo”

Sociedad

Por ahora, no se reportan daños en Jalisco por huracán Willa

Hasta el momento sólo se han registrado lluvias ligeras. Se espera que para el mediodía se sientan los efectos más intensos de este fenómeno.