/ viernes 7 de abril de 2017

Lo que se sabe al momento del ataque; hay 9 civiles muertos

Nueve civiles, entre ellos cuatro niños, murieron en los bombardeos estadounidenses contra una base militar del régimen en Siria, anunció este viernes la agencia oficial Sana.

"La agresión estadounidense provocó la muerte de nueve civiles, entre ellos cuatro niños, causó siete heridos y ocasionó importantes destrozos en casas de las aldeas de Al Shayrat, Al Hamrat y Al Manzul", cercanas a la base atacada, informó la agencia, sin precisar si esta cifra incluía el balance de seis muertos proporcionado antes por el ejército sirio.

Lo que se sabe

La base aérea atacada por misiles de crucero estadounidenses en Siria había sido el punto de despegue de los aviones que lanzaron un ataque químico atribuido al régimen sirio, según el Pentágono.

- 59 misiles - 

La base de al-Shayrat, en la provincia central de Homs, fue atacada hacia las 00h40 GMT del viernes por 59 misiles Tomahawk lanzados desde los buques estadounidenses USS Porter y USS Ross, que se encontraban en el Mediterráneo oriental.

De acuerdo con el Pentágono, los servicios de inteligencia estadounidenses determinaron que los aviones que lanzaron el ataque químico contra la localidad de Jan Sheijun habían despegado desde esa base.

La base era conocida como lugar de almacenamiento de armas químicas antes de 2013 y del desmantelamiento del arsenal químico sirio, indicó el capitán Jeff Davis, portavoz del Pentágono.

Las fuerzas armadas sirias indicaron en un comunicado leído en la televisión pública que el ataque dejó "seis muertos, herido e importantes daños materiales".

- Aviones, hangares, radar -

Las primeras evaluaciones del bombardeo muestran que hubo "grandes daños o destrucción de aviones" y de infraestructura de la base, "disminuyendo la capacidad del gobierno sirio para llevar a cabo ataques".

Los misiles Tomahawk apuntaron principalmente a "hangares aéreos reforzados", a tanques de almacenamiento de petróleo, municiones, defensas antiaéreas y radares.

Pero la pista misma no fue atacada, declaró el capitán Davis, contrariamente a indicaciones suministradas en un primer momento por un responsable estadounidense.

El general H.R McMaster, consejero de seguridad nacional del presidente Trump, afirmó de su lado que los estadounidenses habían evitado atacar el lugar "donde pensamos que se almacena el gas sarín".

"No deseamos crear un peligro para civiles ni para nadie", agregó.

Según el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahmane, "el aeropuerto fue casi totalmente destruido: los aviones, la pista, el depósito de combustible y las instalaciones de defensa aérea fueron pulverizados."

- Los rusos informados - 

El capitán Davis indicó que "todas las precauciones fueron tomadas para ejecutar el ataque con un mínimo de riesgos" para el personal presente en la base y principalmente los rusos que se encontraban allí.

El ataque "no tenía por objetivo a las personas", dijo.

Según él, los rusos fueron advertidos antes del ataque a través de una línea de comunicación especial instalada por militares estadounidenses y rusos desde el otoño (boreal) de 2015 para evitar todo incidente aéreo entre sus aviones respectivos en el cielo sirio.

Hubo "múltiples conversaciones" con los rusos el jueves a través de la línea especial, indicó. Señaló que los militares estadounidenses conocían "el lugar preciso" de la base utilizado por los militares rusos.

- "Respuesta proporcional" -

El portavoz estadounidense dio a entender que no hay intención de repetir el ataque.

"Se trató de una respuesta proporcional" al ataque a Jan Sheijun, destinado a "disuadir al régimen de utilizar armas químicas de nuevo".

"Será la decisión del régimen si hay otros (bombardeos), eso se decidirá sobre la base de su comportamiento futuro", añadió.

Nueve civiles, entre ellos cuatro niños, murieron en los bombardeos estadounidenses contra una base militar del régimen en Siria, anunció este viernes la agencia oficial Sana.

"La agresión estadounidense provocó la muerte de nueve civiles, entre ellos cuatro niños, causó siete heridos y ocasionó importantes destrozos en casas de las aldeas de Al Shayrat, Al Hamrat y Al Manzul", cercanas a la base atacada, informó la agencia, sin precisar si esta cifra incluía el balance de seis muertos proporcionado antes por el ejército sirio.

Lo que se sabe

La base aérea atacada por misiles de crucero estadounidenses en Siria había sido el punto de despegue de los aviones que lanzaron un ataque químico atribuido al régimen sirio, según el Pentágono.

- 59 misiles - 

La base de al-Shayrat, en la provincia central de Homs, fue atacada hacia las 00h40 GMT del viernes por 59 misiles Tomahawk lanzados desde los buques estadounidenses USS Porter y USS Ross, que se encontraban en el Mediterráneo oriental.

De acuerdo con el Pentágono, los servicios de inteligencia estadounidenses determinaron que los aviones que lanzaron el ataque químico contra la localidad de Jan Sheijun habían despegado desde esa base.

La base era conocida como lugar de almacenamiento de armas químicas antes de 2013 y del desmantelamiento del arsenal químico sirio, indicó el capitán Jeff Davis, portavoz del Pentágono.

Las fuerzas armadas sirias indicaron en un comunicado leído en la televisión pública que el ataque dejó "seis muertos, herido e importantes daños materiales".

- Aviones, hangares, radar -

Las primeras evaluaciones del bombardeo muestran que hubo "grandes daños o destrucción de aviones" y de infraestructura de la base, "disminuyendo la capacidad del gobierno sirio para llevar a cabo ataques".

Los misiles Tomahawk apuntaron principalmente a "hangares aéreos reforzados", a tanques de almacenamiento de petróleo, municiones, defensas antiaéreas y radares.

Pero la pista misma no fue atacada, declaró el capitán Davis, contrariamente a indicaciones suministradas en un primer momento por un responsable estadounidense.

El general H.R McMaster, consejero de seguridad nacional del presidente Trump, afirmó de su lado que los estadounidenses habían evitado atacar el lugar "donde pensamos que se almacena el gas sarín".

"No deseamos crear un peligro para civiles ni para nadie", agregó.

Según el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahmane, "el aeropuerto fue casi totalmente destruido: los aviones, la pista, el depósito de combustible y las instalaciones de defensa aérea fueron pulverizados."

- Los rusos informados - 

El capitán Davis indicó que "todas las precauciones fueron tomadas para ejecutar el ataque con un mínimo de riesgos" para el personal presente en la base y principalmente los rusos que se encontraban allí.

El ataque "no tenía por objetivo a las personas", dijo.

Según él, los rusos fueron advertidos antes del ataque a través de una línea de comunicación especial instalada por militares estadounidenses y rusos desde el otoño (boreal) de 2015 para evitar todo incidente aéreo entre sus aviones respectivos en el cielo sirio.

Hubo "múltiples conversaciones" con los rusos el jueves a través de la línea especial, indicó. Señaló que los militares estadounidenses conocían "el lugar preciso" de la base utilizado por los militares rusos.

- "Respuesta proporcional" -

El portavoz estadounidense dio a entender que no hay intención de repetir el ataque.

"Se trató de una respuesta proporcional" al ataque a Jan Sheijun, destinado a "disuadir al régimen de utilizar armas químicas de nuevo".

"Será la decisión del régimen si hay otros (bombardeos), eso se decidirá sobre la base de su comportamiento futuro", añadió.