/ lunes 7 de septiembre de 2020

Londres reanuda juicio de extradición de Assange a EU

El australiano, de 49 años, debía volver ante los tribunales en abril pero el proceso se vio retrasado por la pandemia de coronavirus

Un tribunal londinense reanudó este lunes el juicio para decidir si el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, debe ser extraditado a Estados Unidos, que lo quiere juzgar por espionaje en un caso que sus defensores denuncian como clave para la libertad de prensa.

Vestido con un traje oscuro y una corbata granate, Assange confirmó su identidad al inicio de la vista y declaró formalmente que rechazaba la extradición. Era su primera aparición pública desde febrero, cuando se celebró una primera semana de audiencias antes de posponerse el caso.

El australiano, de 49 años, debía volver ante los tribunales en abril pero el proceso se vio retrasado por la pandemia de coronavirus.

Ahora se prevé que las vistas duren tres o cuatro semanas y estén marcadas por las protestas.

Varias decenas de personas, incluida la diseñadora británica Vivienne Westwood, se manifestaron el lunes a las puertas del tribunal con pancartas que decían "¡Encarcelen a los criminales de guerra, liberen a Julian Assange!"

"El futuro del periodismo está en juego", afirmó el redactor jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, mientras el padre de Assange, John Shipton, denunciaba un "juicio abusivo".

Por su parte, la compañera del australiano, Stella Moris, quien dice temer que Assange se quite la vida, entregó a la oficina del primer ministro británico una petición con 800 mil firmas contra su extradición.

Foto: AFP

Antes de pronunciarse, la justicia inglesa debe asegurarse de que la solicitud de Estados Unidos no sea desproporcionada o incompatible con los derechos humanos.

Recluido en una prisión londinense de alta seguridad desde su detención en abril de 2019 en la embajada de Ecuador, donde vivió siete años, Assange podría ser condenado a 175 años de cárcel si la justicia estadounidense lo declarase culpable.

Washington le reprocha haber puesto en peligro la vida de sus informantes con la publicación en 2010 de documentos secretos sobre las acciones militares estadounidenses en Irak y Afganistán, que revelaron actos de tortura, muertes de civiles y otros abusos.

Pero para su comité de apoyo, son "cargos con motivación política" que "representan un ataque sin precedentes a la libertad de prensa".

"Pirata informático" y ladrón de secretos

"Permitir la extradición de Julian Assange sobre esta base tendría un efecto escalofriante en la libertad de prensa y, en última instancia, podría obstaculizar la labor de la prensa como proveedora de información y guardiana pública en las sociedades democráticas", advirtió por su parte el Consejo de Europa.

Pero Estados Unidos defiende que Assange no es periodista sino "pirata informático" y asegura que ayudó a la analista de inteligencia Chelsea Manning a robar esos documentos secretos antes de exponer el material a los ojos del mundo.

Lo acusa además de haber conspirado con miembros de los grupos de hackers LulzSec y Anonymous y de haber tenido "acceso no autorizado a un sistema de computación gubernamental de un país de la OTAN".

Los abogados de Assange llevan meses alertando sobre el frágil estado físico y mental del australiano, que en comparecencias previas apareció confuso y con dificultades para expresarse o simplemente estuvo ausente por problemas de salud.

En las vistas de febrero aseguraron que el presidente estadounidense Donald Trump había prometido perdonarlo si negaba que unos correos electrónicos publicados por WikiLeaks y que contribuyeron a la derrota de su rival demócrata Hillary Clinton en las presidenciales de 2016 le habían sido filtrados por Rusia.

La Casa Blanca ha negado esta acusación

Según la defensa del australiano, Trump quiere hacer con él un castigo "ejemplar" en su "guerra contra los periodistas de investigación" y Assange no tendría un juicio justo en Estados Unidos.

"La persecución política es evidente", consideró al margen de las vistas de febrero el exjuez español Baltasar Garzón, que coordina su equipo de abogados a nivel internacional.

Los defensores de Assange denuncian también la vigilancia "ilegal" a cuenta de Estados Unidos por una empresa de seguridad española de la que fue víctima su cliente cuando vivía refugiado en la embajada de Ecuador en Londres.



Escucha aquí el podcast ⬇

Un tribunal londinense reanudó este lunes el juicio para decidir si el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, debe ser extraditado a Estados Unidos, que lo quiere juzgar por espionaje en un caso que sus defensores denuncian como clave para la libertad de prensa.

Vestido con un traje oscuro y una corbata granate, Assange confirmó su identidad al inicio de la vista y declaró formalmente que rechazaba la extradición. Era su primera aparición pública desde febrero, cuando se celebró una primera semana de audiencias antes de posponerse el caso.

El australiano, de 49 años, debía volver ante los tribunales en abril pero el proceso se vio retrasado por la pandemia de coronavirus.

Ahora se prevé que las vistas duren tres o cuatro semanas y estén marcadas por las protestas.

Varias decenas de personas, incluida la diseñadora británica Vivienne Westwood, se manifestaron el lunes a las puertas del tribunal con pancartas que decían "¡Encarcelen a los criminales de guerra, liberen a Julian Assange!"

"El futuro del periodismo está en juego", afirmó el redactor jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, mientras el padre de Assange, John Shipton, denunciaba un "juicio abusivo".

Por su parte, la compañera del australiano, Stella Moris, quien dice temer que Assange se quite la vida, entregó a la oficina del primer ministro británico una petición con 800 mil firmas contra su extradición.

Foto: AFP

Antes de pronunciarse, la justicia inglesa debe asegurarse de que la solicitud de Estados Unidos no sea desproporcionada o incompatible con los derechos humanos.

Recluido en una prisión londinense de alta seguridad desde su detención en abril de 2019 en la embajada de Ecuador, donde vivió siete años, Assange podría ser condenado a 175 años de cárcel si la justicia estadounidense lo declarase culpable.

Washington le reprocha haber puesto en peligro la vida de sus informantes con la publicación en 2010 de documentos secretos sobre las acciones militares estadounidenses en Irak y Afganistán, que revelaron actos de tortura, muertes de civiles y otros abusos.

Pero para su comité de apoyo, son "cargos con motivación política" que "representan un ataque sin precedentes a la libertad de prensa".

"Pirata informático" y ladrón de secretos

"Permitir la extradición de Julian Assange sobre esta base tendría un efecto escalofriante en la libertad de prensa y, en última instancia, podría obstaculizar la labor de la prensa como proveedora de información y guardiana pública en las sociedades democráticas", advirtió por su parte el Consejo de Europa.

Pero Estados Unidos defiende que Assange no es periodista sino "pirata informático" y asegura que ayudó a la analista de inteligencia Chelsea Manning a robar esos documentos secretos antes de exponer el material a los ojos del mundo.

Lo acusa además de haber conspirado con miembros de los grupos de hackers LulzSec y Anonymous y de haber tenido "acceso no autorizado a un sistema de computación gubernamental de un país de la OTAN".

Los abogados de Assange llevan meses alertando sobre el frágil estado físico y mental del australiano, que en comparecencias previas apareció confuso y con dificultades para expresarse o simplemente estuvo ausente por problemas de salud.

En las vistas de febrero aseguraron que el presidente estadounidense Donald Trump había prometido perdonarlo si negaba que unos correos electrónicos publicados por WikiLeaks y que contribuyeron a la derrota de su rival demócrata Hillary Clinton en las presidenciales de 2016 le habían sido filtrados por Rusia.

La Casa Blanca ha negado esta acusación

Según la defensa del australiano, Trump quiere hacer con él un castigo "ejemplar" en su "guerra contra los periodistas de investigación" y Assange no tendría un juicio justo en Estados Unidos.

"La persecución política es evidente", consideró al margen de las vistas de febrero el exjuez español Baltasar Garzón, que coordina su equipo de abogados a nivel internacional.

Los defensores de Assange denuncian también la vigilancia "ilegal" a cuenta de Estados Unidos por una empresa de seguridad española de la que fue víctima su cliente cuando vivía refugiado en la embajada de Ecuador en Londres.



Escucha aquí el podcast ⬇

CDMX

Explosión en restaurante de Azcapotzalco deja dos heridos

Debido a la explosión se desalojaron los inmuebles de zonas aledañas

Mundo

Asesinan a Mohsen Fakhrizadeh, destacado científico nuclear de Irán

El Ministerio de Defensa de Irán calificó el ataque de terrorista, sin embargo, se desconoce por el momento la autoría

Finanzas

China acusa maniobra política en Red Limpia

El Gobierno de México como los mexicanos “saben identificar la verdad de la mentira”, dice la embajada

CDMX

Explosión en restaurante de Azcapotzalco deja dos heridos

Debido a la explosión se desalojaron los inmuebles de zonas aledañas

Finanzas

Balanza comercial logra nuevo superávit histórico 

La balanza comercial registró un superávit de seis mil 223.8 millones de dólares en octubre, el saldo resulta de un crecimiento a tasa anual de 2.9% en las exportaciones

Finanzas

SFP suspende inhabilitación a PISA y DIMESA 

Con esta suspensión ambas empresas pueden seguir participando en procedimientos de contrataciones públicas

Mundo

Acusan que hackers norcoreanos intentaron acceder al sistema de AstraZeneca

Fuentes indicaron a Reuters que hackers se hicieron pasar por reclutadores en LinkedIn y WhatsApp para proponer a empleados falsas ofertas de trabajo

Finanzas

SAT liga a funcionarios con saturación y venta de citas

La titular del SAT dijo que a este modus operandi estarían coludidos algunos funcionarios del propio sistema tributario