/ martes 10 de diciembre de 2019

Los Ángeles: palmeras, Hollywood... ¿y pozos petroleros?

Residentes y activistas han comenzado a alzar su voz contra la perforación petrolera en zonas urbanas

LOS ÁNGELES. La ciudad es sinónimo de cine, palmeras y cielo soleado, pero esta metrópoli de casi cuatro millones de persona es además el mayor campo petrolero urbano de Estados Unidos. Cientos de pozos activos se ubican en vecindarios densamente poblados del condado y en su mayoría de bajos ingresos, cerca de casas, escuelas, parques, centros comerciales y cementerios.

Estas áreas de perforación no son nuevas y de hecho vienen por décadas formando parte del paisaje, pero residentes y activistas ambientales han comenzado a alzar su voz contra estas instalaciones que, aseguran, representan un riesgo para la salud pública y creen deben ser eliminadas gradualmente.

"Estos pozos petroleros no deberían estar en nuestras comunidades", dijo a AFP Martha Dina Arguello, directora del capítulo en Los Ángeles de la ONG Physicians for Social Responsibility y copresidenta de STAND-L.A., una organización comunitaria que trabaja para erradicar la perforación petrolera en zonas urbanas.

"Son fuente de contaminación del aire y parte de la crisis climática", siguió, parada frente a un pozo ubicado en un barrio residencial en el noroeste de la ciudad, adyacente a tres escuelas y un parque.

El rechazo de la explotación en áreas urbanas llevó a varios legisladores locales y activistas a pedir la prohibición de nuevos permisos de perforación en California, y la creación de un área de protección de 760 metros alrededor de todos los pozos de un vecindario.

Amalia Sánchez, una mujer de 62 años residente de la zona y a quien recientemente le diagnosticaron un tumor pulmonar, dijo a AFP que muchos de sus vecinos en el barrio obrero de Wilmington, al sur, sufren de asma y dolores de cabeza.

"La gente se pregunta por qué sigo viviendo aquí, pero a dónde más puedo ir, no tengo dinero para pagar más alquiler", añadió, asegurando que en toda la zona se respira un olor nauseabundo a petróleo.

Tal vez no exista otra zona en la que la industria petrolera esté más presente que en Signal Hill, a 35 km de Los Ángeles y algún momento llamado Porcupine Hill (Colina del puercoespín) debido a la cantidad de balancines en el área.

Hoy son docenas los que operan en este pequeño enclave, entre casas y edificios residenciales.

Y aunque muchos vecinos apuestan al fin de la producción, otros temen el impacto que puede tener en la economía.

"Si cerramos todas estas instalaciones, ¿a dónde irán todos los trabajadores?", dijo un hombre sentado en un café que tiene una bomba operando en su estacionamiento. "Necesitamos mantener a la gente empleada y mantener los ingresos por impuestos".

Miembros de la industria local -que produjo en 2018 unos 12 millones de barriles, la mitad que 10 años antes, según cifras oficiales- se muestran escépticos sobre las alertas de los ambientalistas.

"Un revés arbitrario equivale a una prohibición de producción de facto en Los Ángeles", explicó Rock Zierman, director ejecutivo de la California Independent Petroleum Association, quien destacó que Los Ángeles tiene "la más dura regulación del planeta".

LOS ÁNGELES. La ciudad es sinónimo de cine, palmeras y cielo soleado, pero esta metrópoli de casi cuatro millones de persona es además el mayor campo petrolero urbano de Estados Unidos. Cientos de pozos activos se ubican en vecindarios densamente poblados del condado y en su mayoría de bajos ingresos, cerca de casas, escuelas, parques, centros comerciales y cementerios.

Estas áreas de perforación no son nuevas y de hecho vienen por décadas formando parte del paisaje, pero residentes y activistas ambientales han comenzado a alzar su voz contra estas instalaciones que, aseguran, representan un riesgo para la salud pública y creen deben ser eliminadas gradualmente.

"Estos pozos petroleros no deberían estar en nuestras comunidades", dijo a AFP Martha Dina Arguello, directora del capítulo en Los Ángeles de la ONG Physicians for Social Responsibility y copresidenta de STAND-L.A., una organización comunitaria que trabaja para erradicar la perforación petrolera en zonas urbanas.

"Son fuente de contaminación del aire y parte de la crisis climática", siguió, parada frente a un pozo ubicado en un barrio residencial en el noroeste de la ciudad, adyacente a tres escuelas y un parque.

El rechazo de la explotación en áreas urbanas llevó a varios legisladores locales y activistas a pedir la prohibición de nuevos permisos de perforación en California, y la creación de un área de protección de 760 metros alrededor de todos los pozos de un vecindario.

Amalia Sánchez, una mujer de 62 años residente de la zona y a quien recientemente le diagnosticaron un tumor pulmonar, dijo a AFP que muchos de sus vecinos en el barrio obrero de Wilmington, al sur, sufren de asma y dolores de cabeza.

"La gente se pregunta por qué sigo viviendo aquí, pero a dónde más puedo ir, no tengo dinero para pagar más alquiler", añadió, asegurando que en toda la zona se respira un olor nauseabundo a petróleo.

Tal vez no exista otra zona en la que la industria petrolera esté más presente que en Signal Hill, a 35 km de Los Ángeles y algún momento llamado Porcupine Hill (Colina del puercoespín) debido a la cantidad de balancines en el área.

Hoy son docenas los que operan en este pequeño enclave, entre casas y edificios residenciales.

Y aunque muchos vecinos apuestan al fin de la producción, otros temen el impacto que puede tener en la economía.

"Si cerramos todas estas instalaciones, ¿a dónde irán todos los trabajadores?", dijo un hombre sentado en un café que tiene una bomba operando en su estacionamiento. "Necesitamos mantener a la gente empleada y mantener los ingresos por impuestos".

Miembros de la industria local -que produjo en 2018 unos 12 millones de barriles, la mitad que 10 años antes, según cifras oficiales- se muestran escépticos sobre las alertas de los ambientalistas.

"Un revés arbitrario equivale a una prohibición de producción de facto en Los Ángeles", explicó Rock Zierman, director ejecutivo de la California Independent Petroleum Association, quien destacó que Los Ángeles tiene "la más dura regulación del planeta".

Sociedad

México no ha encontrado casos de migrantes esterilizadas en EU: Ebrard

El canciller mexicano dijo que realizaron 20 entrevistas de un total de 24 mujeres que se encuentran en una instalación de migrantes en Estados Unidos

Finanzas

Primer Tianguis Turístico Digital registra ventas por 100 mdd

Miguel Torruco, secretario de Turismo, destacó que en los dos días que duró el evento digital se celebraron 27 mil 539 citas de negocios, con cuatro mil 820 asistentes

Sociedad

Técnicos de Conagua verifican nivel de presa La Boquilla

Agricultores cuestionaron la tecnología rudimentaria que traían consigo los técnicos

OMG!

No me arrepiento: Poncho de Nigris rompe el silencio sobre su "romance" con La Tigresa

El actor también reveló que Irma Serrano le regaló un reloj Rolex que pertenecía a un expresidente de México

Sociedad

Narcotours en Culiacán; hay una parada donde mataron a un hijo de El Chapo

El cenotafio en memoria de Édgar Guzmán Salazar, hijo del capo de la droga, es de los más visitados por aquellos turistas que se sienten atraídos por el pasado violento del lugar

Arte

Artistas piden un Pabellón de Arte Contemporáneo en Jardín Botánico de Chapultepec

También, los artistas señalaron la necesidad de destinar presupuesto a los museos ya existentes de la red del INBAL antes de crear nuevos espacios

Sociedad

Técnicos de Conagua verifican nivel de presa La Boquilla

Agricultores cuestionaron la tecnología rudimentaria que traían consigo los técnicos

Moda

Emporio Armani y Prada salvan la moda en Milán con desfiles virtuales

Durante la pandemia, la industria de la moda ha multiplicado su presencia en medios digitales

Política

¿Vicente Fox regresa al PAN? Esto revela líder panista en Guanajuato

Román Cifuentes Negrete, presidente del Comité Estatal del PAN en Guanajuato dijo que el expresidente está muy cerca del partido