/ sábado 28 de enero de 2017

¿May considera a Trump como una alternativa creíble frente al Brexit?

PARÍS, Francia (OEM-Informex).- La primera ministra británicaTheresa May no parece haber comprendido que todo lo que hizo DonaldTrump en sus primeros siete días en la Casa Blanca fue delimitaruna política económicamente proteccionista y políticamenteaislacionista.

La “relación especial” que postula May entre la GranBretaña del post-Brexit y los Estados Unidos de Trump, debe tenercomo principal misión “resistir al eclipse de Occidente” porparte de China, India y Rusia. Esa concepción está basada enilusiones más que en las crueles realidades de la geopolítica.“Nuestros dos países tienen la responsabilidad conjunta dedirigir (el mundo). Si otros avanzan mientras nosotros retrocedemoses malo para Estados Unidos, para Gran Bretaña y para el mundo”,insistió.

Esas declaraciones cayeron sin duda en el oído de un sordo.Trump tampoco está dispuesto a escuchar las recomendaciones deprudencia destiladas por May: “Con Putin mi consejo es: Coopere,pero tenga cuidado”. Incluso le aconsejó “mantener lassanciones” económicas adoptadas contra Rusia por la anexión deCrimea y sus “actividades en Ucrania”. En víspera del primercontacto telefónico que debe mantener hoy (sábado) con el líderdel Kremlin, Trump sorpresivamente concedió que es “demasiadopronto” para hablar de levantar las sanciones a Rusia.

El presidente norteamericano es aun menos sensible a laimportancia de las organizaciones internacionales que defendióMay, como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI),la ONU y la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).“La ONU necesita ser reformada, pero es vital” y la OTAN “esla piedra angular de la defensa occidental”, proclamó May. Elviernes, pocos días después de haber calificado a la OTAN de“obsoleta”, Trump dijo sostener "100 por ciento" la AlianzaAtlántica, según afirmó May sin que el presidente abriera laboca para confirmar o desmentir.

No fue esa la menor de sus contradicciones durante la visita deTheresa May.

El jueves, mientras la primera ministra británica declamaba enFiladelfia su fe en las instituciones multilaterales, Trump firmabaen la Casa Blanca una orden para comenzar a reducir laparticipación norteamericana en esos organismos, una medida deimportancia crucial decidida en la soledad del salón oval sinconsulta con el Departamento de Estado, congresistas o expertos enrelaciones internacionales. Tanto en el fondo como en forma, setrató de un modelo de aislacionismo.

May obtuvo, sin embargo, lo que buscaba desesperadamente cuandodecidió viajar a Washington: el apoyo de Trump antes de enfrentarla decisiva votación del Parlamento sobre el Brexit. "Cuando todotermine, ustedes van a recuperar vuestra propia identidad, tenersolo la gente que quieren en su país […] y concluir acuerdos delibre comercio sin nadie que los vigile y mire lo que estánhaciendo”, le dijo. “El Brexit va a ser una cosa maravillosapara su país y una bendición para el mundo”, insistió.

El contraste entre sus declaraciones y las aspiraciones deTheresa May no podía ser más elocuente. Incluso la vaga promesade Trump de llegar a un acuerdo bilateral de libre comercio conGran Bretaña es insustancial porque no traduce sus auténticasintenciones ni reposa en la realidad de la situaciónpolítica.

Negociar con Gran Bretaña tomará mucho más tiempo que firmarun decreto presidencial frente a las cámaras de televisión.Londres no puede concluir ningún acuerdo antes de concretar susalida efectiva de la Unión Europea (UE), en 2019. “Si haynegociaciones con Washington, deberán ser muy discretas yprudentes para no correr el riesgo de ser procesados por la CorteEuropea de Justicia”, explica Robert Bell, del bufete Bryan Cave.Los CEO norteamericanos, que se interrogan sobre la pertinencia demantener una representación en Londres, miran con cierto recelo untratado bilateral entre ambos países.

“Primero vamos a ver cómo terminan las negociaciones sobre elBrexit entre Londres y Bruselas”, previno Myron Brilliant, de laCámara de Comercio norteamericana.

Por su parte, los empresarios británicos saben que EstadosUnidos no podrá absorber los 640 mil millones de dólares que elReino Unido exportó hacia los otros 27 países de la UE en 2015,último año con estadísticas completas. Esa cifra representa 48por ciento del total de sus ventas al exterior, mientras queEstados Unidos con 47 mil 200 millones equivale a 17 por ciento deltotal. En contraste, Gran Bretaña solo compró por valor de 276mil millones de dólares (53 por ciento del total de susimportaciones).

Cuando se consuma el Brexit, la UE no cerrará las puertas a lasexportaciones británicas, pero los productos made in UK tendránque alinearse a las reglas de la Organización Mundial de Comercio(OMC) y pagar entre 15 y 20 por ciento de aranceles. Ese costosuplementario no es un buen negocio para un país que en 2015 tuvoun déficit comercial récord de 157 mil millones de dólares.

Un acuerdo comercial con Estados Unidos obligaría a admitirciertos productos agrícolas, como el ganado alimentado conhormonas o los pollos desinfectados con cloro, inaceptables para elexigente consumidor británico. “¿Estamos dispuestos a reducirnuestras normas de seguridad alimentarias?”, se alarmó eldiputado escocés Angus Robertson.

Después de esa breve experiencia en Estados Unidos, Theresa Mayacaso comprendió que la reunión con Trump puede servirle paraimpresionar a su frente interno, pero que es insuficiente parachantajear a la UE o para creer que encontró una alternativa alBrexit.

PARÍS, Francia (OEM-Informex).- La primera ministra británicaTheresa May no parece haber comprendido que todo lo que hizo DonaldTrump en sus primeros siete días en la Casa Blanca fue delimitaruna política económicamente proteccionista y políticamenteaislacionista.

La “relación especial” que postula May entre la GranBretaña del post-Brexit y los Estados Unidos de Trump, debe tenercomo principal misión “resistir al eclipse de Occidente” porparte de China, India y Rusia. Esa concepción está basada enilusiones más que en las crueles realidades de la geopolítica.“Nuestros dos países tienen la responsabilidad conjunta dedirigir (el mundo). Si otros avanzan mientras nosotros retrocedemoses malo para Estados Unidos, para Gran Bretaña y para el mundo”,insistió.

Esas declaraciones cayeron sin duda en el oído de un sordo.Trump tampoco está dispuesto a escuchar las recomendaciones deprudencia destiladas por May: “Con Putin mi consejo es: Coopere,pero tenga cuidado”. Incluso le aconsejó “mantener lassanciones” económicas adoptadas contra Rusia por la anexión deCrimea y sus “actividades en Ucrania”. En víspera del primercontacto telefónico que debe mantener hoy (sábado) con el líderdel Kremlin, Trump sorpresivamente concedió que es “demasiadopronto” para hablar de levantar las sanciones a Rusia.

El presidente norteamericano es aun menos sensible a laimportancia de las organizaciones internacionales que defendióMay, como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI),la ONU y la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).“La ONU necesita ser reformada, pero es vital” y la OTAN “esla piedra angular de la defensa occidental”, proclamó May. Elviernes, pocos días después de haber calificado a la OTAN de“obsoleta”, Trump dijo sostener "100 por ciento" la AlianzaAtlántica, según afirmó May sin que el presidente abriera laboca para confirmar o desmentir.

No fue esa la menor de sus contradicciones durante la visita deTheresa May.

El jueves, mientras la primera ministra británica declamaba enFiladelfia su fe en las instituciones multilaterales, Trump firmabaen la Casa Blanca una orden para comenzar a reducir laparticipación norteamericana en esos organismos, una medida deimportancia crucial decidida en la soledad del salón oval sinconsulta con el Departamento de Estado, congresistas o expertos enrelaciones internacionales. Tanto en el fondo como en forma, setrató de un modelo de aislacionismo.

May obtuvo, sin embargo, lo que buscaba desesperadamente cuandodecidió viajar a Washington: el apoyo de Trump antes de enfrentarla decisiva votación del Parlamento sobre el Brexit. "Cuando todotermine, ustedes van a recuperar vuestra propia identidad, tenersolo la gente que quieren en su país […] y concluir acuerdos delibre comercio sin nadie que los vigile y mire lo que estánhaciendo”, le dijo. “El Brexit va a ser una cosa maravillosapara su país y una bendición para el mundo”, insistió.

El contraste entre sus declaraciones y las aspiraciones deTheresa May no podía ser más elocuente. Incluso la vaga promesade Trump de llegar a un acuerdo bilateral de libre comercio conGran Bretaña es insustancial porque no traduce sus auténticasintenciones ni reposa en la realidad de la situaciónpolítica.

Negociar con Gran Bretaña tomará mucho más tiempo que firmarun decreto presidencial frente a las cámaras de televisión.Londres no puede concluir ningún acuerdo antes de concretar susalida efectiva de la Unión Europea (UE), en 2019. “Si haynegociaciones con Washington, deberán ser muy discretas yprudentes para no correr el riesgo de ser procesados por la CorteEuropea de Justicia”, explica Robert Bell, del bufete Bryan Cave.Los CEO norteamericanos, que se interrogan sobre la pertinencia demantener una representación en Londres, miran con cierto recelo untratado bilateral entre ambos países.

“Primero vamos a ver cómo terminan las negociaciones sobre elBrexit entre Londres y Bruselas”, previno Myron Brilliant, de laCámara de Comercio norteamericana.

Por su parte, los empresarios británicos saben que EstadosUnidos no podrá absorber los 640 mil millones de dólares que elReino Unido exportó hacia los otros 27 países de la UE en 2015,último año con estadísticas completas. Esa cifra representa 48por ciento del total de sus ventas al exterior, mientras queEstados Unidos con 47 mil 200 millones equivale a 17 por ciento deltotal. En contraste, Gran Bretaña solo compró por valor de 276mil millones de dólares (53 por ciento del total de susimportaciones).

Cuando se consuma el Brexit, la UE no cerrará las puertas a lasexportaciones británicas, pero los productos made in UK tendránque alinearse a las reglas de la Organización Mundial de Comercio(OMC) y pagar entre 15 y 20 por ciento de aranceles. Ese costosuplementario no es un buen negocio para un país que en 2015 tuvoun déficit comercial récord de 157 mil millones de dólares.

Un acuerdo comercial con Estados Unidos obligaría a admitirciertos productos agrícolas, como el ganado alimentado conhormonas o los pollos desinfectados con cloro, inaceptables para elexigente consumidor británico. “¿Estamos dispuestos a reducirnuestras normas de seguridad alimentarias?”, se alarmó eldiputado escocés Angus Robertson.

Después de esa breve experiencia en Estados Unidos, Theresa Mayacaso comprendió que la reunión con Trump puede servirle paraimpresionar a su frente interno, pero que es insuficiente parachantajear a la UE o para creer que encontró una alternativa alBrexit.

Mundo

Brasil analiza solicitar visa a visitantes mexicanos

La decisión de las autoridades brasileñas se da luego de que el gobierno mexicano anunciara la suspensión del acuerdo que anula la necesidad de visa para pasaportes brasileños

CDMX

Descartan presencia de Ómicron en CDMX

López Arellano dijo que la vigilancia sanitaria internacional se mantiene, se ha mantenido durante todo este tiempo

Sociedad

Migrantes son trasladados desde Tapachula; ya han salido 11 autobuses

Durante la semana el INM anunció que los migrantes varados en la ciudad chiapaneca serían reubicados en otros estados de la República

Justicia

Cancelan festival "Hilario Sánchez Rubio 2021" por tiroteo en Guaymas

El motivo de la suspensión es el de garantizar la seguridad de los asistentes que participarán en el festival, como son los artistas, los organizadores y el público en general

Salud

Mi mamá y el sexo | De cubrebocas y condones

En ese momento, para mí, estar en una interacción social sin cubrebocas fue como tener relaciones sexuales sin condón

Sociedad

Migrantes son trasladados desde Tapachula; ya han salido 11 autobuses

Durante la semana el INM anunció que los migrantes varados en la ciudad chiapaneca serían reubicados en otros estados de la República

Justicia

Enfrentamiento armado dejó ocho muertos en Zacatecas

Las muertes fueron producto del enfrentamiento registrado este viernes en el municipio de Valparaíso

Mundo

Brasil analiza solicitar visa a visitantes mexicanos

La decisión de las autoridades brasileñas se da luego de que el gobierno mexicano anunciara la suspensión del acuerdo que anula la necesidad de visa para pasaportes brasileños

Cultura

Diamela Eltit recibe premio FIL en Lenguas Romances 2021

La ganadora del Premio FIl de Literatura en Lenguas Romances aprovechó para hablar de la situación que vive su país