/ sábado 25 de septiembre de 2021

Merkel se retira como líder invicta en Alemania

Sus rasgos característicos son el consenso y la sangre fría. Prepara cualquier reunión, analiza cada partícula del problema, se asesora y actúa, así es la canciller alemana

BERLÍN. Las elecciones generales de septiembre marcan el adiós a la "era Angela Merkel", la líder invicta que durante 16 años condujo Alemania por sucesivas crisis y que fue capaz de ganarse la empatía de quienes nunca la votaron.

No hay fecha para su adiós del poder, ya que seguirá en su puesto hasta que se forme el nuevo gobierno. Algo que, en su última coalición, ocurrió seis meses después de los comicios.

De seguir en el cargo el 17 de diciembre habrá superado el récord de permanencia de Helmut Kohl. Otro hito en una política que rompió varios techos de cristal: como mujer, como ciudadana del este y como protestante en un partido -Unión Cristianodemócrata (CDU)- de dominio católico.

Sus rasgos característicos son el consenso y la sangre fría. Prepara concienzudamente cualquier encuentro, analiza cada partícula de los problemas que se presentan, se deja asesorar y luego actúa, a menudo con exasperante lentitud.

Cuida el perfil aparentemente bajo, sin estridencias, con la "Raute" -el rombo que forma con las manos- como marca de la casa, lo mismo que su colección de chaquetas casi idénticas, salvo el color.

Al principio, cada chaqueta era apenas una mancha cromática entre los trajes negros de sus colegas hombres. Luego se convirtieron en la señal de identidad de la jefa a escala alemana, europea o global.

Todo en ella es atípico. No usa el apellido de soltera -Kasner- ni el de su marido -el catedrático Joachim Sauer- sino el de un ex-esposo, el compañero de estudios con quien se casó en 1977 y del que se separó cinco años después. Ello le ha ayudado a preservar la intimidad familiar.

Iba para científica, pero cumplidos los 35 años giró hacia la política. Fue en 1990, el año de la reunificación alemana y en el que ingresa en la Unión Cristianodemócrata. Ese año logró su primer escaño en el Bundestag (Parlamento).

Ocho años después se produce su momento clave: publica su columna en el conservador diario "Frankfurter Allgemeine" reclamando a la CDU la emancipación de Kohl, hundido en una trama de cuentas secretas que saltó a la luz tras el paso a la oposición. Se convierte en presidenta de una CDU en horas bajas.

Dos años después cede la candidatura a la Cancillería al líder bávaro Edmund Stoiber, presionada por los hombres fuertes del partido que la ven incapaz de derrotar al entonces canciller Gerhard Schröder.

Esa renuncia se convirtió en 2005 en su triunfo: para entonces había arrinconado a sus enemigos internos, nadie iba apartarla de la lucha por la Cancillería.

Schröder fue la primera "S" -por apellido y por socialdemócrata- caído ante Merkel en unas generales. Le siguieron otros tres: en 2007, su ministro de Exteriores Frank Walter Steinmeier; en 2009, su extitular de Finanzas, Peer Steinbrück; en 2017, el expresidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz.

Merkel ha sido imbatible en las urnas.

Acaparó el centro político alemán y desplazó a su partido hacia terrenos de la socialdemocracia, para horror de quienes reclamaban un perfil más conservador.

Nunca se ha comportado como una líder visionaria, sino que se ha caracterizado por la reacción ante las crisis.

A Merkel se la ha apodado la canciller "teflón", porque todo le resbala, o la líder del mundo libre, como la llamó Barack Obama.

BERLÍN. Las elecciones generales de septiembre marcan el adiós a la "era Angela Merkel", la líder invicta que durante 16 años condujo Alemania por sucesivas crisis y que fue capaz de ganarse la empatía de quienes nunca la votaron.

No hay fecha para su adiós del poder, ya que seguirá en su puesto hasta que se forme el nuevo gobierno. Algo que, en su última coalición, ocurrió seis meses después de los comicios.

De seguir en el cargo el 17 de diciembre habrá superado el récord de permanencia de Helmut Kohl. Otro hito en una política que rompió varios techos de cristal: como mujer, como ciudadana del este y como protestante en un partido -Unión Cristianodemócrata (CDU)- de dominio católico.

Sus rasgos característicos son el consenso y la sangre fría. Prepara concienzudamente cualquier encuentro, analiza cada partícula de los problemas que se presentan, se deja asesorar y luego actúa, a menudo con exasperante lentitud.

Cuida el perfil aparentemente bajo, sin estridencias, con la "Raute" -el rombo que forma con las manos- como marca de la casa, lo mismo que su colección de chaquetas casi idénticas, salvo el color.

Al principio, cada chaqueta era apenas una mancha cromática entre los trajes negros de sus colegas hombres. Luego se convirtieron en la señal de identidad de la jefa a escala alemana, europea o global.

Todo en ella es atípico. No usa el apellido de soltera -Kasner- ni el de su marido -el catedrático Joachim Sauer- sino el de un ex-esposo, el compañero de estudios con quien se casó en 1977 y del que se separó cinco años después. Ello le ha ayudado a preservar la intimidad familiar.

Iba para científica, pero cumplidos los 35 años giró hacia la política. Fue en 1990, el año de la reunificación alemana y en el que ingresa en la Unión Cristianodemócrata. Ese año logró su primer escaño en el Bundestag (Parlamento).

Ocho años después se produce su momento clave: publica su columna en el conservador diario "Frankfurter Allgemeine" reclamando a la CDU la emancipación de Kohl, hundido en una trama de cuentas secretas que saltó a la luz tras el paso a la oposición. Se convierte en presidenta de una CDU en horas bajas.

Dos años después cede la candidatura a la Cancillería al líder bávaro Edmund Stoiber, presionada por los hombres fuertes del partido que la ven incapaz de derrotar al entonces canciller Gerhard Schröder.

Esa renuncia se convirtió en 2005 en su triunfo: para entonces había arrinconado a sus enemigos internos, nadie iba apartarla de la lucha por la Cancillería.

Schröder fue la primera "S" -por apellido y por socialdemócrata- caído ante Merkel en unas generales. Le siguieron otros tres: en 2007, su ministro de Exteriores Frank Walter Steinmeier; en 2009, su extitular de Finanzas, Peer Steinbrück; en 2017, el expresidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz.

Merkel ha sido imbatible en las urnas.

Acaparó el centro político alemán y desplazó a su partido hacia terrenos de la socialdemocracia, para horror de quienes reclamaban un perfil más conservador.

Nunca se ha comportado como una líder visionaria, sino que se ha caracterizado por la reacción ante las crisis.

A Merkel se la ha apodado la canciller "teflón", porque todo le resbala, o la líder del mundo libre, como la llamó Barack Obama.

Justicia

Enfrentamiento en Matamoros: declaran situación de riesgo y consulado emite alerta

Esta noche se registraron enfrentamientos en Matamoros, Tamaulipas, por los que el gobernador declaró situación de riesgo y el consulado de EU emitió alerta

CDMX

El Metro aumenta su presupuesto para mantenimiento

La dirección del Metro aseguró que las averías de trenes se redujeron 64 por ciento en los últimos tres años

Sociedad

Morelos es una fosa clandestina, alerta brigada de búsqueda

La BNB realizó trabajos en Cuautla, Jojutla, Yautepec y Yecapixtla, pero dejó pendientes otros municipios

Gossip

Charly García: 70 años del genio argentino

La capital argentina dedicó prácticamente todo el mes a celebrarlo por sus 70 años

Gossip

Masterchef Celebrity: la Bebeshita cambia el menú de su taquería

La Bebeshita está próxima a reabrir su taquería, y promete nuevos platillos inspirados en los retos de MasterChef

CDMX

El Metro aumenta su presupuesto para mantenimiento

La dirección del Metro aseguró que las averías de trenes se redujeron 64 por ciento en los últimos tres años

CDMX

Elementos de transito y Policía Bancaria, practican lucha libre

Cada mes los policías-luchadores se encuentran en este ring por amor a este deporte

CDMX

Exhortan a las prepas a abrir las aulas

La jefa de Gobierno y el Congreso de la ciudad lo pidieron a las escuelas de nivel medio y superior

Cultura

La escritora María Dueñas recorre los escenarios de su novela Sira

La escritora española, que publicó a principios de año Sira, no sabe si habrá una tercera novela ambientada en Marruecos