/ lunes 19 de abril de 2021

Miguel Díaz-Canel, líder de la nueva generación de Cuba

La prioridad del sucesor de Raúl Castro es preservar la continuidad del modelo socialista de partido único en medio de un deterioro progresivo económico, sanciones de EU y la pandemia del coronavirus

LA HABANA. Un progresivo deterioro económico, el endurecimiento de las sanciones de EU y la pandemia del coronavirus han marcado los tres años de presidencia de Miguel Díaz-Canel, el sucesor de Raúl Castro cuya prioridad es preservar la continuidad del modelo socialista de partido único.

Tras asumir la presidencia en 2018, el primer gobernante de Cuba en 62 años sin apellido Castro ni uniforme militar ocupa desde hoy el otro gran puesto de poder en el país: primer secretario del Partido Comunista cubano (PCC).

Nacido en 1960 en Placetas (Villa Clara, centro), Díaz-Canel lidera una renovación generacional más amplia en el PCC, con la premisa de garantizar la continuidad del sistema establecido por Fidel Castro hace seis décadas.

Graduado de ingeniería electrónica en 1982, Díaz-Canel comenzó su carrera política en 1987 en la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), la cantera del PCC, como profesor universitario. Era una época de relativa prosperidad, cuando Cuba gozaba del auspicio de la extinta URSS.

Siete años después, tras pasar de la UJC al PCC, fue designado primer secretario del Partido en Villa Clara, donde dejó una impronta de dirigente cercano en los duros tiempos del Periodo Especial, la mayor crisis económica de la Cuba moderna.

En 2003 dio un paso de gigante: ingresó en el todopoderoso Buró Político del PCC.

Ya estaba en la mira del general Raúl Castro que, entonces, alabó su "alto sentido del trabajo colectivo" y "sólida firmeza ideológica".

Llegó al Gobierno en 2009 como ministro de Educación Superior, y en 2013 ascendió a primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, puesto que mantuvo hasta que Raúl Castro le cedió la presidencia en 2018.

Desde el liderazgo dejó clara su intención de dar continuidad a las políticas de Castro, que había iniciado reformas económicas con pequeñas aperturas a la iniciativa privada pero manteniendo el monopolio del Estado sobre los sectores estratégicos.

MANO DE HIERRO

Ingeniero electrónico de formación, Díaz-Canel es también el primer civil en dirigir el partido y su única experiencia militar fueron tres años de servicio en una unidad de misiles antiaéreos.

"Hablamos muchas veces", recuerda Harold Cárdenas, analista político y director del medio digital La Joven Cuba. Cuando su revista fue amenazada con el cierre en 2013, "fue a vernos allí, se sacó una foto con nosotros, nos apoyó públicamente".

En esa ocasión, "conocimos de primera mano al Díaz-Canel conciliador, que entiende la tecnología".

Pero el tono cambió desde su ascenso al poder: a finales de diciembre calificó en Twitter a los medios independientes cubanos de "mercenarios y mentirosos".

"Es difícil (ver) el Díaz-Canel conciliador cuando tiene a Trump cuatro años haciendo la política más agresiva que ha habido con Cuba posiblemente en 60 años", concede Cárdenas.

De manera general "el cambio generacional no es promesa de nada" sobre una apertura política, pues "la vía más rápida en Cuba para apuntarse méritos políticos dentro de la estructura política del país, es mostrar mano dura", opina.

El presidente ha basado su estilo de gobernar en un principio: la presencia constante en el terreno, ya sea física, con numerosos viajes a las provincias, o virtual, mediante la apertura de su cuenta de Twitter, que usa para comunicarse varias veces al día.

También cuida su imagen. Solo ha concedido una entrevista a un medio extranjero, el canal venezolano Telesur, o mostrando un rostro más humano junto a su esposa, Lis Cuesta, quien ocupa de hecho el cargo de Primera Dama, una posición sin precedentes desde la revolución.

Padre de dos hijos de un primer matrimonio, es descrito como sencillo y asequible por sus seguidores, quienes dicen que "sabe escuchar".

UN GOBIERNO CAÓTICO

El inicio de su presidencia comenzó con una tragedia: el peor accidente aéreo de los últimos 30 años en la isla con 112 muertos y solo una superviviente en mayo de 2018 en La Habana.

En un gesto que recordó a los modos de Fidel Castro, el recién estrenado presidente se personó rápidamente en el lugar del siniestro. En los dos siguientes años el trabajo sobre el terreno, con giras por las provincias, ha sido una constante y ha servido para que los cubanos lo conozcan más.

Poco antes, Díaz-Canel estrenaba su agenda presidencial con las visitas de dos de sus principales socios: los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Bolivia, Evo Morales.

A finales de octubre emprendió un viaje para afianzar lazos con los dos mayores aliados de Cuba fuera de la región. Su reunión con Vladimir Putin en Moscú culminó con un acuerdo de cooperación económica y en Pekín pactó con Xi Jinping impulsar los lazos "de amistad".

AFP PHOTO / ACN / ARIEL LEY

Las limitadas inversiones de ambas potencias en Cuba fueron contrarrestadas por las acciones del más reciente archienemigo del Estado cubano y su líder: el expresidente estadounidense Donald Trump.

Trump endureció el embargo de EU con un goteo continuo de sanciones coronado, al final de su mandato, con la reinclusión de Cuba en la lista de patrocinadores del terrorismo.

Como respuesta a la hostilidad estadounidense, Díaz-Canel hizo lo mismo que sus antecesores: protestar por las vías diplomática y mediática. Y si bien ha tenido tan poco éxito como ellos, fue el primero en hacerlo a través de las redes sociales.

LLEGÓ EL INTERNET

Fue durante su mandato cuando el acceso a Internet finalmente se generalizó en Cuba, con la llegada de los datos móviles a finales de 2018.

El primer presidente "tuitero" de Cuba dedica gran parte de sus publicaciones al "cruel" y "genocida" embargo, llamado "bloqueo" en la isla. Entre sus temas favoritos también destacan la defensa del socialismo y la Revolución, la reivindicación de su sistema de salud y alabanzas a Fidel Castro y al héroe nacional José Martí.

Aunque la situación financiera de Cuba era ya apurada, el primer aprieto económico serio para el gobernante llegó en otoño de 2019 y lo llevó a ponerse ante las cámaras para explicar al país que se avecinaba una crisis de combustible que atribuyó a la "persecución" estadounidense al suministro de petróleo a la isla.

En 2020, la pandemia empeoró las cosas, la crisis se profundizó y comenzaron a escasear todos los productos.

Al faltar divisas para importarlos, el Gobierno implantó el pago exclusivo en dólares en parte de la red comercial, una impopular medida que el presidente también defendió ante el público alegando que era inevitable y, en todo caso, temporal.

También le ha tocado encabezar la Tarea Ordenamiento, un plan de choque aplicado este año que supuso el aumento de salarios y precios, la unificación monetaria y una aún mayor dolarización del comercio con la consiguiente devaluación de la denominación local, el peso cubano.

ORDENAMIENTO

Con la crisis también aumentó el descontento ciudadano, se multiplicaron las críticas al Gobierno en las redes sociales, y surgieron grupos de jóvenes contestatarios como el 27N, un colectivo de artistas que pide libertad de expresión y el cese del hostigamiento a opositores.

Mientras las autoridades extremaban la vigilancia policial, las detenciones, interrogatorios y arrestos domiciliarios, Díaz-Canel ha acusado a los disidentes de ser "mercenarios" a sueldo de Estados Unidos.

El presidente se presentó, vestido con un conjunto deportivo de Cuba, en un parque público donde se había organizado una concentración de jóvenes en defensa del sistema frente a esos movimientos "subversivos".

Díaz-Canel ha negado rotundamente que en Cuba se violen los derechos humanos pese a las críticas de instituciones como la Eurocámara y la OEA y de organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch a las que La Habana también considera al servicio de Estados Unidos.

AFP PHOTO / ACN / ARIEL LEY

Y eso se traslada a su forma de utilizar internet, cuyo uso se ha disparado en Cuba desde la llegada de la 3G a finales de 2018: lo ve como "un instrumento de hacer propaganda, y yo creo que es más un instrumento de comunicación", opina Alzugaray.

Hace apenas unas semanas, el mandatario defendió su tesis doctoral sobre el tema "Gestión de gobierno basada en la ciencia y la innovación", despertando la incredulidad de algunos internautas ante tal proeza.

Pero en el reverso de la moneda, internet sirve como caja de resonancia de las demandas ciudadanas: protegidos por el anonimato de las redes sociales, los cubanos han comenzado a llamar, incluso a insultar al presidente y a sus ministros.

Los colectivos de artistas o defensores de los animales se consolidaron de esa manera, con el fin de defender mejor sus reivindicaciones... que luego expresaron al manifestarse frente a los ministerios, algo inaudito en Cuba.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias


LA HABANA. Un progresivo deterioro económico, el endurecimiento de las sanciones de EU y la pandemia del coronavirus han marcado los tres años de presidencia de Miguel Díaz-Canel, el sucesor de Raúl Castro cuya prioridad es preservar la continuidad del modelo socialista de partido único.

Tras asumir la presidencia en 2018, el primer gobernante de Cuba en 62 años sin apellido Castro ni uniforme militar ocupa desde hoy el otro gran puesto de poder en el país: primer secretario del Partido Comunista cubano (PCC).

Nacido en 1960 en Placetas (Villa Clara, centro), Díaz-Canel lidera una renovación generacional más amplia en el PCC, con la premisa de garantizar la continuidad del sistema establecido por Fidel Castro hace seis décadas.

Graduado de ingeniería electrónica en 1982, Díaz-Canel comenzó su carrera política en 1987 en la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), la cantera del PCC, como profesor universitario. Era una época de relativa prosperidad, cuando Cuba gozaba del auspicio de la extinta URSS.

Siete años después, tras pasar de la UJC al PCC, fue designado primer secretario del Partido en Villa Clara, donde dejó una impronta de dirigente cercano en los duros tiempos del Periodo Especial, la mayor crisis económica de la Cuba moderna.

En 2003 dio un paso de gigante: ingresó en el todopoderoso Buró Político del PCC.

Ya estaba en la mira del general Raúl Castro que, entonces, alabó su "alto sentido del trabajo colectivo" y "sólida firmeza ideológica".

Llegó al Gobierno en 2009 como ministro de Educación Superior, y en 2013 ascendió a primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, puesto que mantuvo hasta que Raúl Castro le cedió la presidencia en 2018.

Desde el liderazgo dejó clara su intención de dar continuidad a las políticas de Castro, que había iniciado reformas económicas con pequeñas aperturas a la iniciativa privada pero manteniendo el monopolio del Estado sobre los sectores estratégicos.

MANO DE HIERRO

Ingeniero electrónico de formación, Díaz-Canel es también el primer civil en dirigir el partido y su única experiencia militar fueron tres años de servicio en una unidad de misiles antiaéreos.

"Hablamos muchas veces", recuerda Harold Cárdenas, analista político y director del medio digital La Joven Cuba. Cuando su revista fue amenazada con el cierre en 2013, "fue a vernos allí, se sacó una foto con nosotros, nos apoyó públicamente".

En esa ocasión, "conocimos de primera mano al Díaz-Canel conciliador, que entiende la tecnología".

Pero el tono cambió desde su ascenso al poder: a finales de diciembre calificó en Twitter a los medios independientes cubanos de "mercenarios y mentirosos".

"Es difícil (ver) el Díaz-Canel conciliador cuando tiene a Trump cuatro años haciendo la política más agresiva que ha habido con Cuba posiblemente en 60 años", concede Cárdenas.

De manera general "el cambio generacional no es promesa de nada" sobre una apertura política, pues "la vía más rápida en Cuba para apuntarse méritos políticos dentro de la estructura política del país, es mostrar mano dura", opina.

El presidente ha basado su estilo de gobernar en un principio: la presencia constante en el terreno, ya sea física, con numerosos viajes a las provincias, o virtual, mediante la apertura de su cuenta de Twitter, que usa para comunicarse varias veces al día.

También cuida su imagen. Solo ha concedido una entrevista a un medio extranjero, el canal venezolano Telesur, o mostrando un rostro más humano junto a su esposa, Lis Cuesta, quien ocupa de hecho el cargo de Primera Dama, una posición sin precedentes desde la revolución.

Padre de dos hijos de un primer matrimonio, es descrito como sencillo y asequible por sus seguidores, quienes dicen que "sabe escuchar".

UN GOBIERNO CAÓTICO

El inicio de su presidencia comenzó con una tragedia: el peor accidente aéreo de los últimos 30 años en la isla con 112 muertos y solo una superviviente en mayo de 2018 en La Habana.

En un gesto que recordó a los modos de Fidel Castro, el recién estrenado presidente se personó rápidamente en el lugar del siniestro. En los dos siguientes años el trabajo sobre el terreno, con giras por las provincias, ha sido una constante y ha servido para que los cubanos lo conozcan más.

Poco antes, Díaz-Canel estrenaba su agenda presidencial con las visitas de dos de sus principales socios: los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Bolivia, Evo Morales.

A finales de octubre emprendió un viaje para afianzar lazos con los dos mayores aliados de Cuba fuera de la región. Su reunión con Vladimir Putin en Moscú culminó con un acuerdo de cooperación económica y en Pekín pactó con Xi Jinping impulsar los lazos "de amistad".

AFP PHOTO / ACN / ARIEL LEY

Las limitadas inversiones de ambas potencias en Cuba fueron contrarrestadas por las acciones del más reciente archienemigo del Estado cubano y su líder: el expresidente estadounidense Donald Trump.

Trump endureció el embargo de EU con un goteo continuo de sanciones coronado, al final de su mandato, con la reinclusión de Cuba en la lista de patrocinadores del terrorismo.

Como respuesta a la hostilidad estadounidense, Díaz-Canel hizo lo mismo que sus antecesores: protestar por las vías diplomática y mediática. Y si bien ha tenido tan poco éxito como ellos, fue el primero en hacerlo a través de las redes sociales.

LLEGÓ EL INTERNET

Fue durante su mandato cuando el acceso a Internet finalmente se generalizó en Cuba, con la llegada de los datos móviles a finales de 2018.

El primer presidente "tuitero" de Cuba dedica gran parte de sus publicaciones al "cruel" y "genocida" embargo, llamado "bloqueo" en la isla. Entre sus temas favoritos también destacan la defensa del socialismo y la Revolución, la reivindicación de su sistema de salud y alabanzas a Fidel Castro y al héroe nacional José Martí.

Aunque la situación financiera de Cuba era ya apurada, el primer aprieto económico serio para el gobernante llegó en otoño de 2019 y lo llevó a ponerse ante las cámaras para explicar al país que se avecinaba una crisis de combustible que atribuyó a la "persecución" estadounidense al suministro de petróleo a la isla.

En 2020, la pandemia empeoró las cosas, la crisis se profundizó y comenzaron a escasear todos los productos.

Al faltar divisas para importarlos, el Gobierno implantó el pago exclusivo en dólares en parte de la red comercial, una impopular medida que el presidente también defendió ante el público alegando que era inevitable y, en todo caso, temporal.

También le ha tocado encabezar la Tarea Ordenamiento, un plan de choque aplicado este año que supuso el aumento de salarios y precios, la unificación monetaria y una aún mayor dolarización del comercio con la consiguiente devaluación de la denominación local, el peso cubano.

ORDENAMIENTO

Con la crisis también aumentó el descontento ciudadano, se multiplicaron las críticas al Gobierno en las redes sociales, y surgieron grupos de jóvenes contestatarios como el 27N, un colectivo de artistas que pide libertad de expresión y el cese del hostigamiento a opositores.

Mientras las autoridades extremaban la vigilancia policial, las detenciones, interrogatorios y arrestos domiciliarios, Díaz-Canel ha acusado a los disidentes de ser "mercenarios" a sueldo de Estados Unidos.

El presidente se presentó, vestido con un conjunto deportivo de Cuba, en un parque público donde se había organizado una concentración de jóvenes en defensa del sistema frente a esos movimientos "subversivos".

Díaz-Canel ha negado rotundamente que en Cuba se violen los derechos humanos pese a las críticas de instituciones como la Eurocámara y la OEA y de organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch a las que La Habana también considera al servicio de Estados Unidos.

AFP PHOTO / ACN / ARIEL LEY

Y eso se traslada a su forma de utilizar internet, cuyo uso se ha disparado en Cuba desde la llegada de la 3G a finales de 2018: lo ve como "un instrumento de hacer propaganda, y yo creo que es más un instrumento de comunicación", opina Alzugaray.

Hace apenas unas semanas, el mandatario defendió su tesis doctoral sobre el tema "Gestión de gobierno basada en la ciencia y la innovación", despertando la incredulidad de algunos internautas ante tal proeza.

Pero en el reverso de la moneda, internet sirve como caja de resonancia de las demandas ciudadanas: protegidos por el anonimato de las redes sociales, los cubanos han comenzado a llamar, incluso a insultar al presidente y a sus ministros.

Los colectivos de artistas o defensores de los animales se consolidaron de esa manera, con el fin de defender mejor sus reivindicaciones... que luego expresaron al manifestarse frente a los ministerios, algo inaudito en Cuba.

Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias


Sociedad

La Huasteca se queda 24 horas sin electricidad

Sujetos roban la cimentación de dos torres de acero que sostienen líneas de alta tensión, las cuales colapsaron

Sociedad

Contaminación del Río Bravo daña a aves

El hábitat de la flora y fauna está en peligro, dijo el doctor en investigación educativa, Marcos López

Política

Siguen rastro de huachicol; dueño de Big Bola es investigado por lavado

La Fiscalía asocia a Rodríguez Borgio con el delito desde 2014 a través de la ordeña de ductos

Sociedad

Bajo Observación | ¿A dónde ha llegado la variante Ómicron?

Al momento 18 países de todos los continentes han confirmado casos, desde Canadá, pasando por Sudáfrica y ya en Japón

Círculos

¿Vas a usar la misma decoración navideña del año pasado?, atrévete a cambiar

Checa estas divertidas ideas para que tus espacios luzcan de una manera original 

Moda

Conoce la historia detrás del perfume más icónico del mundo

El famoso Chanel No. 5 libera a la feminidad a través de los aromas y este 2021 cumple 100 años

Gossip

Revela el lado B de los famosos

El exrepresentante Carlos Vázquez desnuda los secretos de la industria musical en el libro Memorias de un mánager, que empezó a escribir en prisión 

Gossip

De la pantalla de TV a las páginas de un libro

Danilo Carrera presentará su tercera novela en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara el próximo 5 de diciembre

Gossip

Berlín de La Casa de papel tendrá spin off

La casa de papel llega a su fin el próximo 3 de diciembre