/ viernes 20 de mayo de 2022

Odio, armas y Twitch

En EU se promedian 300 tiroteos al año con un saldo fatal de 560 muertos

Payton Gendron de 18 años compró un rifle semiautomático y se dirigió a un supermercado a disparar contra los compradores.

Hasta ahí todo normal para la sociedad estadounidense actual, en la que se promedian 300 tiroteos al año con un saldo fatal de 560 muertos, según la organización no gubernamental GunViolence.org

Sin embargo, en este tiroteo que cobró la vida de 10 personas se conjugaron de manera novedosa el poder de las redes sociodigitales para conseguir y diseminar información, el acceso a armamento de alto calibre y la supremacía blanca.

Gendron transmitió en vivo el crimen mediante una cámara montada en el casco que portaba utilizando la plataforma de livestreaming Twitch, famosa entre niños y jóvenes para ver partidas de videojuegos como el afamado Fortnite o Call of Duty.

El asesino era el protagonista de su propia partida en la que las muertes eran reales. La recompensa no era un puntaje, sino notoriedad instantánea en una sociedad que valora demasiado los views generados, así sean negativos.

El muchacho había estado expuesto a las ideas de El Gran Reemplazo, que es aquella mentira repetida una y otra vez por políticos y comentaristas de derecha en la que se establece que existe una conspiración a los más altos niveles para reemplazar poco a poco al hombre blanco heterosexual por otras razas.

El objetivo primordial de este reemplazo sería que esta población representa votos útiles para "grupos" políticos.

Por inverosímil que suene la propuesta, en el caso estadounidense el 32% de la población cree esto, que minorías negras, latinas y árabes están siendo "traídas" con este fin de acuerdo a una reciente encuesta de la Universidad de Chicago y la agencia de noticias AP.

Estos "argumentos" no sólo son falaces y por descontado racistas, sino que en el fondo son profundamente antidemocráticos pues establecen que el único voto válido es el del blanco.

En esta ocasión le tocó pagar a la comunidad negra la falta de escrúpulos de la derecha política en Estados Unidos que, sin llamar al racismo explícitamente, han hecho eco de estas ideas con tal de ganarse al electorado racista; ese al cual el trumpismo le dio el suficiente valor para destaparse y salir a las calles.

Así como Gendron, los pistoleros de tres recientes tiroteos en Estados Unidos eran creyentes de esto: el de 2015 en Charleston, Carolina del Sur, en el que nueve feligreses negros fueron abatidos; el de 2018 en el que 11 judíos fueron asesinados en una sinagoga de Pittsburgh; y el asesinato en 2019 de 23 personas, muchas de ellas latinas incluidas mexicanos, en El Paso, Texas. Este último, incluso, inspiró a Gendron.

En esta aritmética del odio permanece vigente el interminable laberinto del acceso a las armas en Estados Unidos.

De manera hipócrita las armeras y sus lobistas de la NRA han creado el mito de que "Lo único que detiene a un tipo malo con un arma es un tipo bueno con un arma" como justificación para continuar sus ventas.

Lo anterior probó ser de nuevo una mentira. Aaron Salter era un guardia armado con pistola que intentó abatir a Gendron, pero que murió en el intento pues el pistolero, que estaba protegido con chaleco y casco antibalas, lo superaba en capacidad de fuego con un rifle de asalto.

Con justa razón The New York Times llamó al tiroteo en Buffalo como "La encrucijada sangrienta donde las teorías de la conspiración y las armas se encuentran".

Escribir desde el México de los feminicidios y la violencia sobre estos sinsentidos en el vecino del norte podría resultar hipócrita para un estadounidense; sin embargo violencia es violencia, y sobretodo cuando nuestro país está peleando en las cortes la facilidad con el que las armeras ponen armas en las manos de dementes y criminales.

Sólo hay dos certezas sobre lo que va a suceder de aquí en adelante. Uno, con las tendencias demográficas actuales es cuestión de tiempo para que la raza blanca se convierta en minoría en los Estados Unidos. Dos, con este matrimonio de armas, odio y tecnología, este tipo de despliegues racistas van a crecer en número e intensidad.


Payton Gendron de 18 años compró un rifle semiautomático y se dirigió a un supermercado a disparar contra los compradores.

Hasta ahí todo normal para la sociedad estadounidense actual, en la que se promedian 300 tiroteos al año con un saldo fatal de 560 muertos, según la organización no gubernamental GunViolence.org

Sin embargo, en este tiroteo que cobró la vida de 10 personas se conjugaron de manera novedosa el poder de las redes sociodigitales para conseguir y diseminar información, el acceso a armamento de alto calibre y la supremacía blanca.

Gendron transmitió en vivo el crimen mediante una cámara montada en el casco que portaba utilizando la plataforma de livestreaming Twitch, famosa entre niños y jóvenes para ver partidas de videojuegos como el afamado Fortnite o Call of Duty.

El asesino era el protagonista de su propia partida en la que las muertes eran reales. La recompensa no era un puntaje, sino notoriedad instantánea en una sociedad que valora demasiado los views generados, así sean negativos.

El muchacho había estado expuesto a las ideas de El Gran Reemplazo, que es aquella mentira repetida una y otra vez por políticos y comentaristas de derecha en la que se establece que existe una conspiración a los más altos niveles para reemplazar poco a poco al hombre blanco heterosexual por otras razas.

El objetivo primordial de este reemplazo sería que esta población representa votos útiles para "grupos" políticos.

Por inverosímil que suene la propuesta, en el caso estadounidense el 32% de la población cree esto, que minorías negras, latinas y árabes están siendo "traídas" con este fin de acuerdo a una reciente encuesta de la Universidad de Chicago y la agencia de noticias AP.

Estos "argumentos" no sólo son falaces y por descontado racistas, sino que en el fondo son profundamente antidemocráticos pues establecen que el único voto válido es el del blanco.

En esta ocasión le tocó pagar a la comunidad negra la falta de escrúpulos de la derecha política en Estados Unidos que, sin llamar al racismo explícitamente, han hecho eco de estas ideas con tal de ganarse al electorado racista; ese al cual el trumpismo le dio el suficiente valor para destaparse y salir a las calles.

Así como Gendron, los pistoleros de tres recientes tiroteos en Estados Unidos eran creyentes de esto: el de 2015 en Charleston, Carolina del Sur, en el que nueve feligreses negros fueron abatidos; el de 2018 en el que 11 judíos fueron asesinados en una sinagoga de Pittsburgh; y el asesinato en 2019 de 23 personas, muchas de ellas latinas incluidas mexicanos, en El Paso, Texas. Este último, incluso, inspiró a Gendron.

En esta aritmética del odio permanece vigente el interminable laberinto del acceso a las armas en Estados Unidos.

De manera hipócrita las armeras y sus lobistas de la NRA han creado el mito de que "Lo único que detiene a un tipo malo con un arma es un tipo bueno con un arma" como justificación para continuar sus ventas.

Lo anterior probó ser de nuevo una mentira. Aaron Salter era un guardia armado con pistola que intentó abatir a Gendron, pero que murió en el intento pues el pistolero, que estaba protegido con chaleco y casco antibalas, lo superaba en capacidad de fuego con un rifle de asalto.

Con justa razón The New York Times llamó al tiroteo en Buffalo como "La encrucijada sangrienta donde las teorías de la conspiración y las armas se encuentran".

Escribir desde el México de los feminicidios y la violencia sobre estos sinsentidos en el vecino del norte podría resultar hipócrita para un estadounidense; sin embargo violencia es violencia, y sobretodo cuando nuestro país está peleando en las cortes la facilidad con el que las armeras ponen armas en las manos de dementes y criminales.

Sólo hay dos certezas sobre lo que va a suceder de aquí en adelante. Uno, con las tendencias demográficas actuales es cuestión de tiempo para que la raza blanca se convierta en minoría en los Estados Unidos. Dos, con este matrimonio de armas, odio y tecnología, este tipo de despliegues racistas van a crecer en número e intensidad.


CDMX

En Marcha del Orgullo exigen un alto a crímenes de odio y discriminación

Con la presencia de la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, comienza la Marcha LGBT+

Policía

Fiscalía aseguró arma usada en asesinato de Yrma Lydya: García Harfuch

El titular de la SSC local aclaró que el arma no desapareció, sino que está bajo resguardo tras la diligencia realizada en el restaurante Suntory de la Del Valle

Sociedad

En misa de sacerdotes, exigen a AMLO revisar estrategia de seguridad

Durante la misa para despedir a jesuitas, se recordó que hay miles de muertes en el país que siguen manteniendo el dolor y la tristeza en las familias

Ciencia

El Sol tiene una mancha del tamaño de tres Tierras apuntándonos, ¿es peligrosa?

Esta mancha está en crecimiento, según los investigadores de la NASA y podría generar tormentas solares

Policía

Fiscalía aseguró arma usada en asesinato de Yrma Lydya: García Harfuch

El titular de la SSC local aclaró que el arma no desapareció, sino que está bajo resguardo tras la diligencia realizada en el restaurante Suntory de la Del Valle

Salud

OMS registra 3 mil 200 casos de viruela del mono en el mundo

Con una sola persona fallecida a causa del virus en todo el mundo, la OMS no considera que sea una amenaza sanitaria

Sociedad

Conagua podría quitar concesiones de agua a 60 empresas de NL

Conagua asegura que la Ley de Aguas Nacionales permite que aquella empresa que no esté pagando sus títulos y derechos se les pueda quitar la concesión

Sociedad

Se registra incendio en refinería de Cadereyta en Nuevo León

Diversos cuerpos de rescate se movilizaron hacia la Refinería mientras se observó una columna de humo negro

CDMX

Marcha del orgullo LGBTI+; miles exigen alto a la discriminación y a crímenes de odio

Desde las 10:00 horas, integrantes de la comunidad arribaron al Ángel de la Independencia, en donde carros alegóricos ya esperaban a los asistentes