/ jueves 23 de diciembre de 2021

Ómicron podría ser la última cepa preocupante

El coronavirus no puede mejorar indefinidamente; eventualmente llegará a un pico de desarrollo y luego comenzará a limitar su poder de propagación, como sucede con todos los virus

Los virus, al igual que todos los seres vivos, evolucionan, algo que ha quedado muy claro durante la pandemia, ahora que vemos que cada pocos meses han surgido nuevas variantes de preocupación.

Algunas de estas variantes se han propagado mejor de persona a persona, y eventualmente se han vuelto dominantes, a medida que superan a las versiones más lentas del SARS-CoV-2, el virus que causa el Covid-19.

Lee también: Encienden las alertas: ¿qué medidas están tomando los países ante Ómicron?

Esta capacidad de propagación mejorada se ha atribuido a mutaciones en la proteína de pico, las proyecciones en forma de hongo en la superficie del virus, que le permiten unirse con más fuerza a los receptores ACE2. Los ACE2 son receptores en la superficie de nuestras células, como los que recubren nuestras vías respiratorias, a los que el virus se adhiere para ingresar y comenzar a replicarse.

Estas mutaciones permitieron que la variante alfa, y luego la delta, se volvieran globalmente dominantes. Y los científicos esperan que suceda lo mismo con Ómicron.

Sin embargo, el virus no puede mejorar indefinidamente. Las leyes de la bioquímica nos dicen que el virus eventualmente desarrollará una proteína de pico que se une a ACE2 con la mayor fuerza posible. En ese momento, la capacidad del SARS-CoV-2 de propagarse entre las personas no estará limitada por lo bien que el virus se adhiera al exterior de las células.

Otros factores limitarán la propagación del virus, como la rapidez con la que se puede replicar el genoma, la rapidez con la que el virus puede ingresar a la célula a través de la proteína TMPRSS2 y la cantidad de virus que puede eliminar un ser humano infectado. En principio, todos estos deberían eventualmente evolucionar hasta alcanzar el máximo rendimiento.

Alertó que el incremento de las actividades sociales durante las fiestas decembrinas, ocasionará en muchos países un alza en los casos y fallecimientos a causa de la Covid-19 | Pixabay

Aún no hay una buena razón para suponer que ómicron ha alcanzado este pico. Los denominados estudios de “ganancia de función”, que analizan las mutaciones que el SARS-CoV-2 necesita para propagarse de manera más eficiente, han identificado muchas mutaciones que mejoran la capacidad de la proteína de pico para unirse a las células humanas que Ómicron no tiene. Además de esto, se podrían realizar mejoras en otros aspectos del ciclo de vida del virus, como la replicación del genoma.

Pero supongamos que Ómicron es la variante con capacidad de propagación maximizada. Quizás Ómicron no mejorará, porque está limitado por la probabilidad genética. De la misma manera que las cebras no han desarrollado ojos en la parte posterior de la cabeza para evitar a los depredadores, es plausible que el SARS-CoV-2 no pueda detectar las mutaciones necesarias para alcanzar un máximo teórico, ya que esas mutaciones deben ocurrir todas en una vez, y es muy poco probable que surja. Incluso en un escenario donde Ómicron es la mejor variante para propagarse entre humanos, surgirán nuevas variantes para manejar el sistema inmunológico humano.

Después de la infección con cualquier virus, el sistema inmunológico se adapta produciendo anticuerpos que se adhieren al virus para neutralizarlo y células T asesinas que destruyen las células infectadas. Los anticuerpos son fragmentos de proteína que se adhieren a la forma molecular específica del virus, y las células T asesinas también reconocen las células infectadas a través de la forma molecular. Por lo tanto, el SARS-CoV-2 puede evadir el sistema inmunológico mutando lo suficiente como para que su forma molecular cambie más allá del reconocimiento del sistema inmunológico.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Es posible que en el futuro cercano tengamos una temporada de Covid cada invierno, de la misma manera que tenemos la temporada de gripe ahora. Los virus de la influenza también pueden tener un patrón similar de mutación a lo largo del tiempo, conocido como “deriva antigénica”, que conduce a reinfecciones. Los nuevos virus de la gripe de cada año no son necesariamente mejores que los del año pasado, solo lo suficientemente diferentes. Quizás la mejor evidencia de esta eventualidad para el SARS-CoV-2 es que 229E, un coronavirus que causa el resfriado común, ya lo hace.

Por lo tanto, ómicron no será la variante final, pero puede ser la variante final de preocupación. Si tenemos suerte, es probable que el SARS-CoV-2 se convierta en un virus endémico que muta lentamente con el tiempo.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Los virus, al igual que todos los seres vivos, evolucionan, algo que ha quedado muy claro durante la pandemia, ahora que vemos que cada pocos meses han surgido nuevas variantes de preocupación.

Algunas de estas variantes se han propagado mejor de persona a persona, y eventualmente se han vuelto dominantes, a medida que superan a las versiones más lentas del SARS-CoV-2, el virus que causa el Covid-19.

Lee también: Encienden las alertas: ¿qué medidas están tomando los países ante Ómicron?

Esta capacidad de propagación mejorada se ha atribuido a mutaciones en la proteína de pico, las proyecciones en forma de hongo en la superficie del virus, que le permiten unirse con más fuerza a los receptores ACE2. Los ACE2 son receptores en la superficie de nuestras células, como los que recubren nuestras vías respiratorias, a los que el virus se adhiere para ingresar y comenzar a replicarse.

Estas mutaciones permitieron que la variante alfa, y luego la delta, se volvieran globalmente dominantes. Y los científicos esperan que suceda lo mismo con Ómicron.

Sin embargo, el virus no puede mejorar indefinidamente. Las leyes de la bioquímica nos dicen que el virus eventualmente desarrollará una proteína de pico que se une a ACE2 con la mayor fuerza posible. En ese momento, la capacidad del SARS-CoV-2 de propagarse entre las personas no estará limitada por lo bien que el virus se adhiera al exterior de las células.

Otros factores limitarán la propagación del virus, como la rapidez con la que se puede replicar el genoma, la rapidez con la que el virus puede ingresar a la célula a través de la proteína TMPRSS2 y la cantidad de virus que puede eliminar un ser humano infectado. En principio, todos estos deberían eventualmente evolucionar hasta alcanzar el máximo rendimiento.

Alertó que el incremento de las actividades sociales durante las fiestas decembrinas, ocasionará en muchos países un alza en los casos y fallecimientos a causa de la Covid-19 | Pixabay

Aún no hay una buena razón para suponer que ómicron ha alcanzado este pico. Los denominados estudios de “ganancia de función”, que analizan las mutaciones que el SARS-CoV-2 necesita para propagarse de manera más eficiente, han identificado muchas mutaciones que mejoran la capacidad de la proteína de pico para unirse a las células humanas que Ómicron no tiene. Además de esto, se podrían realizar mejoras en otros aspectos del ciclo de vida del virus, como la replicación del genoma.

Pero supongamos que Ómicron es la variante con capacidad de propagación maximizada. Quizás Ómicron no mejorará, porque está limitado por la probabilidad genética. De la misma manera que las cebras no han desarrollado ojos en la parte posterior de la cabeza para evitar a los depredadores, es plausible que el SARS-CoV-2 no pueda detectar las mutaciones necesarias para alcanzar un máximo teórico, ya que esas mutaciones deben ocurrir todas en una vez, y es muy poco probable que surja. Incluso en un escenario donde Ómicron es la mejor variante para propagarse entre humanos, surgirán nuevas variantes para manejar el sistema inmunológico humano.

Después de la infección con cualquier virus, el sistema inmunológico se adapta produciendo anticuerpos que se adhieren al virus para neutralizarlo y células T asesinas que destruyen las células infectadas. Los anticuerpos son fragmentos de proteína que se adhieren a la forma molecular específica del virus, y las células T asesinas también reconocen las células infectadas a través de la forma molecular. Por lo tanto, el SARS-CoV-2 puede evadir el sistema inmunológico mutando lo suficiente como para que su forma molecular cambie más allá del reconocimiento del sistema inmunológico.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Es posible que en el futuro cercano tengamos una temporada de Covid cada invierno, de la misma manera que tenemos la temporada de gripe ahora. Los virus de la influenza también pueden tener un patrón similar de mutación a lo largo del tiempo, conocido como “deriva antigénica”, que conduce a reinfecciones. Los nuevos virus de la gripe de cada año no son necesariamente mejores que los del año pasado, solo lo suficientemente diferentes. Quizás la mejor evidencia de esta eventualidad para el SARS-CoV-2 es que 229E, un coronavirus que causa el resfriado común, ya lo hace.

Por lo tanto, ómicron no será la variante final, pero puede ser la variante final de preocupación. Si tenemos suerte, es probable que el SARS-CoV-2 se convierta en un virus endémico que muta lentamente con el tiempo.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Sociedad

Deprimidos, ocho de cada 100 mexicanos

Es la primera causa de discapacidad entre las mujeres, mientras que en los hombres es la novena, asegura especialista

Finanzas

Salida de empresas de la BMV genera desconfianza

Analistas destacan el entorno económico, aun cuando estas decisiones son "algo natural"

Política

Renueva México TLC con Corea del Sur

Ambos países acordaron realizar una cooperación triangular para financiar el progreso en Centroamérica

Gossip

El eclecticismo sonoro de Santigold

La artista regresa con Spirituals, un álbum que la ayudó a salir del letargo y que espera que pueda servir de la misma manera a otras personas

Salud

Ventilar sigue siendo esencial en lucha contra el Covid

Médicos y epidemiólogos recuerdan que airear nuestros espacios es uno de los "gestos barrera" más efectivos, aunque en general no se habla mucho del tema en el mundo

Ciencia

Cómo afecta a la salud volar al espacio

Un nuevo estudio dice que debido a la microgravedad del espacio los astronautas experimentan una pérdida de masa ósea

Finanzas

#Data | Gasolina promedia los 1.3 dólares el lutro en América

La crisis internacional desatada por la guerra en Ucrania ha llevado el litro de gasolina a cotizarse en promedio a 1.3 dólares el litro entre los países americanos

Sociedad

Deprimidos, ocho de cada 100 mexicanos

Es la primera causa de discapacidad entre las mujeres, mientras que en los hombres es la novena, asegura especialista

Finanzas

Salida de empresas de la BMV genera desconfianza

Analistas destacan el entorno económico, aun cuando estas decisiones son "algo natural"