/ jueves 16 de marzo de 2017

Otro empresario más al equipo de Trump, esta vez al Pentágono

El presidente estadounidense, Donald Trump, nominó hoy a seis altos cargos del Departamento de Defensa, entre ellos el ejecutivo Patrick Shanahan, de la empresa aeronáutica Boeing, para el puesto de vicesecretario de Defensa.

El Departamento de Defensa ha tenido dificultades para ocupar puestos de responsabilidad desde que Trump llegó al poder y desde que el Senado confirmara al general retirado James Mattis como jefe del Pentágono.

De entre los seis nuevos nombramientos destaca la selección del vicepresidente de operaciones de Boeing, Patrick Shanahan, lo que pone en uno de los puestos más importante del Departamento de Defensa a un ejecutivo de uno de sus principales clientes.

Lee más: Michael Flynn, exasesor de Trump, recibió miles de dólares de los rusos

Boeing, al que Trump criticó tras su elección en noviembre pasado por el alto precio del proyecto de nuevo "Air Force One", destacó hoy en un comunicado las capacidades de liderazgo de Shanahan y su habilidad para adaptarse a los nuevos desafíos de defensa.

La nueva ronda de nombramientos, la más importante y numerosa hasta la fecha, se da después de que Mattis se viera obligado a retirar a Anne Patterson, su opción para el puesto de subsecretaria de Política, por la oposición de algunos senadores republicanos.

Shanahan sustituirá a Robert Work, que llevaba en el puesto desde que fue elegido por el Gobierno del expresidente Barack Obama.

Entérate: 

La lista de nominados incluye a David Joel Trachtenberg, presidente de una consultora de seguridad nacional, como segundo al mando de la subsecretaría de Política de Defensa; David Norquist, socio de una firma de contabilidad, como nuevo supervisor de las cuentas del Pentágono; o Kenneth Rapuano, director de un centro de estudios, como secretario adjunto de Seguridad Global.

La nominaciones anunciadas hoy, que se completa con las de Elaine McCusker como segunda de Norquist y Robert Daigle como director el Programa de Evaluación de Costes, ponen de relevancia la predilección de Trump por cargos del sector privado para dirigir los puestos más importantes del Gobierno.

El presidente estadounidense, Donald Trump, nominó hoy a seis altos cargos del Departamento de Defensa, entre ellos el ejecutivo Patrick Shanahan, de la empresa aeronáutica Boeing, para el puesto de vicesecretario de Defensa.

El Departamento de Defensa ha tenido dificultades para ocupar puestos de responsabilidad desde que Trump llegó al poder y desde que el Senado confirmara al general retirado James Mattis como jefe del Pentágono.

De entre los seis nuevos nombramientos destaca la selección del vicepresidente de operaciones de Boeing, Patrick Shanahan, lo que pone en uno de los puestos más importante del Departamento de Defensa a un ejecutivo de uno de sus principales clientes.

Lee más: Michael Flynn, exasesor de Trump, recibió miles de dólares de los rusos

Boeing, al que Trump criticó tras su elección en noviembre pasado por el alto precio del proyecto de nuevo "Air Force One", destacó hoy en un comunicado las capacidades de liderazgo de Shanahan y su habilidad para adaptarse a los nuevos desafíos de defensa.

La nueva ronda de nombramientos, la más importante y numerosa hasta la fecha, se da después de que Mattis se viera obligado a retirar a Anne Patterson, su opción para el puesto de subsecretaria de Política, por la oposición de algunos senadores republicanos.

Shanahan sustituirá a Robert Work, que llevaba en el puesto desde que fue elegido por el Gobierno del expresidente Barack Obama.

Entérate: 

La lista de nominados incluye a David Joel Trachtenberg, presidente de una consultora de seguridad nacional, como segundo al mando de la subsecretaría de Política de Defensa; David Norquist, socio de una firma de contabilidad, como nuevo supervisor de las cuentas del Pentágono; o Kenneth Rapuano, director de un centro de estudios, como secretario adjunto de Seguridad Global.

La nominaciones anunciadas hoy, que se completa con las de Elaine McCusker como segunda de Norquist y Robert Daigle como director el Programa de Evaluación de Costes, ponen de relevancia la predilección de Trump por cargos del sector privado para dirigir los puestos más importantes del Gobierno.