/ jueves 27 de abril de 2017

Papa Francisco aviva espíritu latinoamericano en reconocimiento a Boliviano

El papa Francisco concedió una distinción al indígena boliviano Vicente Quispe Chura por la traducción al aymara de 14 textos litúrgicos, tarea que le llevó 30 años, informó este jueves la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

El autor, que dirigió un equipo boliviano-peruano de traductores, calificó de "sorprendente" la condecoración "Pro Ecclesia et Pontifice", que recibió de manos del presidente la CEB, Ricardo Centellas. La condecoración "es un homenaje al valeroso pueblo aymara, que ha sabido defender sus usos y costumbres y mantener su lengua, a pesar de que ha sido poco valorada, silenciada e inclusive menospreciada", señaló Quispe Chura en su discurso de agradecimiento. Podría interesarte: 

El indígena boliviano tradujo al aymara el misal, los salmos y deuterocanónicos, además de un conjunto de libros para la liturgia dominical y otros devocionarios, de exequias y rituales con sacramentos, explicó la iglesia.

El laico boliviano, que además de enfatizar su vocación católica agradeció a la Pachamama (la madre Tierra aymara), dijo que la labor de traducir los textos litúrgicos le ocupó los últimos 30 años.

El papa Francisco concedió una distinción al indígena boliviano Vicente Quispe Chura por la traducción al aymara de 14 textos litúrgicos, tarea que le llevó 30 años, informó este jueves la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB).

El autor, que dirigió un equipo boliviano-peruano de traductores, calificó de "sorprendente" la condecoración "Pro Ecclesia et Pontifice", que recibió de manos del presidente la CEB, Ricardo Centellas. La condecoración "es un homenaje al valeroso pueblo aymara, que ha sabido defender sus usos y costumbres y mantener su lengua, a pesar de que ha sido poco valorada, silenciada e inclusive menospreciada", señaló Quispe Chura en su discurso de agradecimiento. Podría interesarte: 

El indígena boliviano tradujo al aymara el misal, los salmos y deuterocanónicos, además de un conjunto de libros para la liturgia dominical y otros devocionarios, de exequias y rituales con sacramentos, explicó la iglesia.

El laico boliviano, que además de enfatizar su vocación católica agradeció a la Pachamama (la madre Tierra aymara), dijo que la labor de traducir los textos litúrgicos le ocupó los últimos 30 años.