/ domingo 17 de enero de 2021

Partido Republicano replanteará su futuro

Con la salida de Trump del poder, enfrentan una crisis ideológica y una división marcada en dos facciones

WASHINGTON. El Partido Republicano inicia el próximo 20 de enero una nueva etapa en la que tendrá que lidiar con las consecuencias del mandato de Donald Trump, culminación de la tendencia populista que ha absorbido al partido durante los últimos ocho años y que ha desembocado en una crisis ideológica interna, dividida ahora entre su veterano sector conservador y una nueva ola de representantes nacida al amparo de los márgenes de la política, profundamente antisistema y representante de un amplio sector de devotos del magnate.

El momento idóneo para calibrar este cisma tendrá lugar en la futura votación en el Senado sobre el juicio político contra Trump por presuntamente alentar a la insurrección del asalto al Capitolio el día 6 de enero. Se espera que varios senadores republicanos respalden una condena contra Trump, que se expone como mínimo a la inhabilitación permanente para desempeñar un cargo público, aunque hay serias dudas de que los demócratas, impulsores de la propuesta, consigan los 17 votos republicanos necesarios.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

A nivel federal, las miradas están puestas en el todavía líder republicano en el Senado y a todos los efectos líder de la formación, Mitch McConnell. El veterano político afronta el ocaso de su carrera con la inesperada responsabilidad de abanderar la nueva era de un partido debilitado tras perder, en solo cuatro años, tanto la Casa Blanca como el dominio sobre las dos cámaras del Congreso.

CRISIS LOCAL

Esta línea de actuación se enturbia a nivel local, donde cada representante y senador deberá decidir por sí mismo cómo relacionarse con los defensores de Trump bajo la certeza de que este grupo no va a desaparecer ni mucho menos una vez el presidente abandone la Casa Blanca.

Además, todos ellos son conscientes de que ahora comparten bancada con compañeros procedentes exactamente del caldo de cultivo que el presidente ha alimentado durante los últimos años, como por ejemplo la representante por Georgia Marjorie Taylor-Greene, o la representante por Florida Lauren Boebert, quienes han llegado a difundir ideas del movimiento conspiratorio QAnon en sus redes sociales.

Frente a ellos se encuentra un sector moderado con nombres tan destacados como la 'número 3' del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, Liz Cheney, quien anunció su intención de votar contra Trump por “convocar a la turba y prender la mecha del ataque” al Capitolio, o la representante Nancy Mace, antigua integrante del equipo de campaña de Trump, y que calificó de “indefendibles” las acciones del presidente.

David Morris, partidario de Trump, reacciona a los primeros resultados de Florida en la fiesta del Partido Republicano de Oklahoma. Foto: Reuters

Entre ambos extremos, existe un amplio sector de congresistas repletos de dudas, entre la espada y la pared de un electorado “trumpista” y el corte de fondos procedentes de donantes corporativos.

Compañías como Nike, Disney o Comcast suspendieron sus aportaciones a miembros tan prominentes como el líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, no solo por su respaldo a Trump durante el 'impeachment', sino por ser uno de los nada menos que 154 congresistas republicanos de que votaron a favor de la revocatoria de la victoria electoral de Biden.

Los sondeos entre los votantes republicanos no ofrecen una clara respuesta.

Reflejan cierta erosión en lo que hasta ahora era un sector monolítico (las encuestas muestran que el apoyo de Trump dentro del Partido Republicano ha disminuido ocho puntos desde el asalto al Capitolio, hasta el 77 por ciento de aprobación), pero solo un 17 por ciento responsabilizan directamente al magnate de los disturbios, según un sondeo de Quinnipiac. Es más, un 64 por ciento de los republicanos aprueba, en líneas generales, el comportamiento de Trump, según Axios-Ipsos. 2024

Durante los primeros cien días de la Administración Biden los republicanos deberán calibrar el impacto del legado de Trump, quien no tiene intención alguna de desaparecer del imaginario colectivo ni del foro de la opinión pública, a pesar del bloqueo multitudinario del que ha sido objeto por las compañías de redes sociales a raíz de sus comentarios inflamatorios.

“Si bien es probable que el presidente Trump siga siendo la voz más influyente en el Partido de cara al futuro a corto, medio plazo”, explica el exdirector ejecutivo de la Asociación de Gobernadores republicanos, Phil Cox, “los eventos de la última semana podrían potencialmente abrir la puerta a más candidatos en 2024”, añade en declaraciones a 'Politico'.

No obstante, Trump abandona el poder con un enorme cofre de donaciones que bien podrían sustentar una nueva y quizás última apuesta por la Presidencia dentro de cuatro años, a la espera de lo que ocurra en la votación en el Senado.



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

WASHINGTON. El Partido Republicano inicia el próximo 20 de enero una nueva etapa en la que tendrá que lidiar con las consecuencias del mandato de Donald Trump, culminación de la tendencia populista que ha absorbido al partido durante los últimos ocho años y que ha desembocado en una crisis ideológica interna, dividida ahora entre su veterano sector conservador y una nueva ola de representantes nacida al amparo de los márgenes de la política, profundamente antisistema y representante de un amplio sector de devotos del magnate.

El momento idóneo para calibrar este cisma tendrá lugar en la futura votación en el Senado sobre el juicio político contra Trump por presuntamente alentar a la insurrección del asalto al Capitolio el día 6 de enero. Se espera que varios senadores republicanos respalden una condena contra Trump, que se expone como mínimo a la inhabilitación permanente para desempeñar un cargo público, aunque hay serias dudas de que los demócratas, impulsores de la propuesta, consigan los 17 votos republicanos necesarios.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

A nivel federal, las miradas están puestas en el todavía líder republicano en el Senado y a todos los efectos líder de la formación, Mitch McConnell. El veterano político afronta el ocaso de su carrera con la inesperada responsabilidad de abanderar la nueva era de un partido debilitado tras perder, en solo cuatro años, tanto la Casa Blanca como el dominio sobre las dos cámaras del Congreso.

CRISIS LOCAL

Esta línea de actuación se enturbia a nivel local, donde cada representante y senador deberá decidir por sí mismo cómo relacionarse con los defensores de Trump bajo la certeza de que este grupo no va a desaparecer ni mucho menos una vez el presidente abandone la Casa Blanca.

Además, todos ellos son conscientes de que ahora comparten bancada con compañeros procedentes exactamente del caldo de cultivo que el presidente ha alimentado durante los últimos años, como por ejemplo la representante por Georgia Marjorie Taylor-Greene, o la representante por Florida Lauren Boebert, quienes han llegado a difundir ideas del movimiento conspiratorio QAnon en sus redes sociales.

Frente a ellos se encuentra un sector moderado con nombres tan destacados como la 'número 3' del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, Liz Cheney, quien anunció su intención de votar contra Trump por “convocar a la turba y prender la mecha del ataque” al Capitolio, o la representante Nancy Mace, antigua integrante del equipo de campaña de Trump, y que calificó de “indefendibles” las acciones del presidente.

David Morris, partidario de Trump, reacciona a los primeros resultados de Florida en la fiesta del Partido Republicano de Oklahoma. Foto: Reuters

Entre ambos extremos, existe un amplio sector de congresistas repletos de dudas, entre la espada y la pared de un electorado “trumpista” y el corte de fondos procedentes de donantes corporativos.

Compañías como Nike, Disney o Comcast suspendieron sus aportaciones a miembros tan prominentes como el líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, no solo por su respaldo a Trump durante el 'impeachment', sino por ser uno de los nada menos que 154 congresistas republicanos de que votaron a favor de la revocatoria de la victoria electoral de Biden.

Los sondeos entre los votantes republicanos no ofrecen una clara respuesta.

Reflejan cierta erosión en lo que hasta ahora era un sector monolítico (las encuestas muestran que el apoyo de Trump dentro del Partido Republicano ha disminuido ocho puntos desde el asalto al Capitolio, hasta el 77 por ciento de aprobación), pero solo un 17 por ciento responsabilizan directamente al magnate de los disturbios, según un sondeo de Quinnipiac. Es más, un 64 por ciento de los republicanos aprueba, en líneas generales, el comportamiento de Trump, según Axios-Ipsos. 2024

Durante los primeros cien días de la Administración Biden los republicanos deberán calibrar el impacto del legado de Trump, quien no tiene intención alguna de desaparecer del imaginario colectivo ni del foro de la opinión pública, a pesar del bloqueo multitudinario del que ha sido objeto por las compañías de redes sociales a raíz de sus comentarios inflamatorios.

“Si bien es probable que el presidente Trump siga siendo la voz más influyente en el Partido de cara al futuro a corto, medio plazo”, explica el exdirector ejecutivo de la Asociación de Gobernadores republicanos, Phil Cox, “los eventos de la última semana podrían potencialmente abrir la puerta a más candidatos en 2024”, añade en declaraciones a 'Politico'.

No obstante, Trump abandona el poder con un enorme cofre de donaciones que bien podrían sustentar una nueva y quizás última apuesta por la Presidencia dentro de cuatro años, a la espera de lo que ocurra en la votación en el Senado.



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

Mundo

Guillermo Lasso se proclama presidente electo y asume "desafío" de cambiar a Ecuador

En su tercera candidatura por la Presidencia, Lasso obtiene el 52.51% en el balotaje, frente al 47.49% de Andrés Arauz

Sociedad

México no ha considerado combinar vacunas anticovid para aumentar eficacia: Ssa

El director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, Gao Fu, admitió que la eficacia de las vacunas para la Covid-19 de su país no es alto, por lo que estudian mezclar varias vacunas

México

México registra 209,338 decesos y 2,280,213 casos por Covid

Con estos datos, México se mantiene como el tercer país del mundo con más decesos, por detrás de Estados Unidos y Brasil y se ubica en el decimocuarto puesto en el número de contagios

Política

INE tiene 48 horas para resolver procedencia de candidaturas de Salgado y Morón

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación notificó al Instituto Nacional Electoral este domingo a las 18:00 horas su determinación de devolverle los casos de las candidaturas retiradas en Guerrero y Michoacán

Mundo

Guillermo Lasso se proclama presidente electo y asume "desafío" de cambiar a Ecuador

En su tercera candidatura por la Presidencia, Lasso obtiene el 52.51% en el balotaje, frente al 47.49% de Andrés Arauz

Política

"Nos vamos a quedar hasta que el INE resuelva", dice Mario Delgado en plantón

El dirigente de Morena exigió a los consejeros electorales que tengan una actuación imparcial y dejen de actuar como empleados de la oposición

Sociedad

México no ha considerado combinar vacunas anticovid para aumentar eficacia: Ssa

El director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, Gao Fu, admitió que la eficacia de las vacunas para la Covid-19 de su país no es alto, por lo que estudian mezclar varias vacunas

Política

Raúl Morón y Mario Delgado llegan con Salgado al INE

Al llegar al mitin morenista, Raúl Morón subió al templete para asegurar que nada los va a detener y demandó a los consejeros electorales del INE que sesionen de inmediato

Doble Vía

Se cumplen 60 años de la travesía de Yuri Gagarin, el inicio de los vuelos espaciales tripulados

El 12 de abril se celebraba en la Unión Soviética y en la actual Rusia, el Día del Cosmonauta