/ viernes 28 de enero de 2022

Pie de Nota | La normalidad de la guerra

Las hostilidades de Rusia hacia Ucrania se remontan centurias atrás pero, desde 2014, han caminado sobre el filo del cuchillo

A usted le debería importar Ucrania. No es un antro de moda en la Condesa, es un país de 44 millones de habitantes, rico en recursos naturales y una posición geográfica estratégica entre Asia y Europa que le hacen hoy el epicentro de las máximas tensiones globales.

Al momento de escribirle esto, la vecina Rusia ha desplegado a lo largo de la frontera un ejército de al menos 100 mil efectivos y realizado ejercicios militares. En respuesta, Estados Unidos considera movilizar alrededor de 8 mil soldados a países aliados en Europa del este más los que se sumen de otras naciones de la OTAN. Todos estos países con armamento nuclear en sus reservas.

➡️ ¿Qué está pasando entre Rusia y Ucrania? Las principales claves del conflicto

Las hostilidades de Rusia hacia Ucrania se remontan centurias atrás pero, desde 2014, han caminado sobre el filo del cuchillo desde que el gobierno del presidente ruso Vladimir Putin anexó el territorio rico en recursos naturales de Crimea en el Mar Negro.

En el papel, Rusia reclama que la cercanía de Ucrania con países aliados de la OTAN y Estados Unidos supone una amenaza a su existencia, por lo que la preparación militar sería –dice– una mera defensa.

En los hechos, ya sea un chantaje a escala masiva o una verdadera amenaza de guerra, Putin, exagente de la KGB soviética, autócrata y expansionista confirmado, pretende restaurarle a su patria la influencia que la caída del muro de Berlín y del comunismo le quitaron hace 33 años.

El tamaño de los rifles que la OTAN y Rusia están poniendo en el tablero no se había observado desde la Segunda Guerra Mundial. Por cosas menores países se han ido a las armas en los últimos 77 años.

Europa occidental no quiere la guerra. Además de un costo en vidas innecesario, el gas natural proveniente de Rusia y estados aliados es una palanca estratégica para su estilo de vida e industria.

El gobierno de Ucrania, en tanto, ha desechado la idea de que un conflicto bélico con Rusia es posible y ha llamado a no prender fuegos donde no los hay, ya sea por miedo o la costumbre de vivir junto a una superpotencia.

El Estados Unidos de Joe Biden, en cambio, restaurado en su posición de policía del mundo, ve en Ucrania una plaza digna de pelearse con tal de frenar el imperialismo ruso, pero también para enviar una señal a China en caso de que ésta decida imitar a Putin y comenzar a amenazar a sus vecinos en el Océano Pacífico.

Espero haber sido claro en mi intento de resumen. El chiste es que la cosa anda tensa con una guerra mundial como posibilidad, aunque sea pequeña al momento.

El conflicto actual parte de nuevo al mundo entre Este y Oeste, polarizándolo aún más de lo que ya estaba, dificulta la recuperación económica, y distrae de problemas mucho más apremiantes como el cambio climático y las profundas inequidades que la pandemia deja entre ricos y pobres.

Es cuestión de tiempo para que un conflicto armado afecte a nuestra pueblerina República. Cuando entra en guerra, Estados Unidos centra absolutamente todos sus esfuerzos políticos y económicos en ganarla. Eso deja fuera cualquier agenda bilateral que México pretenda empujar, incluido el T-MEC, la crisis migrante y el tráfico de armas.

Asimismo, una economía global partida en dos aumentaría aún más la crisis que ya se vive en la cadena de suministro y logística mexicana, que tiene a los puertos parados y las fábricas trabajando a medias.

Si le añadimos los efectos inflacionarios que una guerra genera a la inflación global y mexicana, que ya andan históricamente altas, el panorama se pinta bastante gris.

Me queda claro que en términos de política internacional la pandemia hizo nada para restaurar un estado de mayor conciencia planetaria.

El mundo ya enterró a 5.6 millones de personas a causa del virus, la economía global perdió años de progreso y los políticos de primer nivel siguen tomando las mismas decisiones que tomaban antes de ello: en solitario y absurdas.

La pandemia fue tregua al orden de las cosas. Ya se acabó.


A usted le debería importar Ucrania. No es un antro de moda en la Condesa, es un país de 44 millones de habitantes, rico en recursos naturales y una posición geográfica estratégica entre Asia y Europa que le hacen hoy el epicentro de las máximas tensiones globales.

Al momento de escribirle esto, la vecina Rusia ha desplegado a lo largo de la frontera un ejército de al menos 100 mil efectivos y realizado ejercicios militares. En respuesta, Estados Unidos considera movilizar alrededor de 8 mil soldados a países aliados en Europa del este más los que se sumen de otras naciones de la OTAN. Todos estos países con armamento nuclear en sus reservas.

➡️ ¿Qué está pasando entre Rusia y Ucrania? Las principales claves del conflicto

Las hostilidades de Rusia hacia Ucrania se remontan centurias atrás pero, desde 2014, han caminado sobre el filo del cuchillo desde que el gobierno del presidente ruso Vladimir Putin anexó el territorio rico en recursos naturales de Crimea en el Mar Negro.

En el papel, Rusia reclama que la cercanía de Ucrania con países aliados de la OTAN y Estados Unidos supone una amenaza a su existencia, por lo que la preparación militar sería –dice– una mera defensa.

En los hechos, ya sea un chantaje a escala masiva o una verdadera amenaza de guerra, Putin, exagente de la KGB soviética, autócrata y expansionista confirmado, pretende restaurarle a su patria la influencia que la caída del muro de Berlín y del comunismo le quitaron hace 33 años.

El tamaño de los rifles que la OTAN y Rusia están poniendo en el tablero no se había observado desde la Segunda Guerra Mundial. Por cosas menores países se han ido a las armas en los últimos 77 años.

Europa occidental no quiere la guerra. Además de un costo en vidas innecesario, el gas natural proveniente de Rusia y estados aliados es una palanca estratégica para su estilo de vida e industria.

El gobierno de Ucrania, en tanto, ha desechado la idea de que un conflicto bélico con Rusia es posible y ha llamado a no prender fuegos donde no los hay, ya sea por miedo o la costumbre de vivir junto a una superpotencia.

El Estados Unidos de Joe Biden, en cambio, restaurado en su posición de policía del mundo, ve en Ucrania una plaza digna de pelearse con tal de frenar el imperialismo ruso, pero también para enviar una señal a China en caso de que ésta decida imitar a Putin y comenzar a amenazar a sus vecinos en el Océano Pacífico.

Espero haber sido claro en mi intento de resumen. El chiste es que la cosa anda tensa con una guerra mundial como posibilidad, aunque sea pequeña al momento.

El conflicto actual parte de nuevo al mundo entre Este y Oeste, polarizándolo aún más de lo que ya estaba, dificulta la recuperación económica, y distrae de problemas mucho más apremiantes como el cambio climático y las profundas inequidades que la pandemia deja entre ricos y pobres.

Es cuestión de tiempo para que un conflicto armado afecte a nuestra pueblerina República. Cuando entra en guerra, Estados Unidos centra absolutamente todos sus esfuerzos políticos y económicos en ganarla. Eso deja fuera cualquier agenda bilateral que México pretenda empujar, incluido el T-MEC, la crisis migrante y el tráfico de armas.

Asimismo, una economía global partida en dos aumentaría aún más la crisis que ya se vive en la cadena de suministro y logística mexicana, que tiene a los puertos parados y las fábricas trabajando a medias.

Si le añadimos los efectos inflacionarios que una guerra genera a la inflación global y mexicana, que ya andan históricamente altas, el panorama se pinta bastante gris.

Me queda claro que en términos de política internacional la pandemia hizo nada para restaurar un estado de mayor conciencia planetaria.

El mundo ya enterró a 5.6 millones de personas a causa del virus, la economía global perdió años de progreso y los políticos de primer nivel siguen tomando las mismas decisiones que tomaban antes de ello: en solitario y absurdas.

La pandemia fue tregua al orden de las cosas. Ya se acabó.


Política

“A los periodistas hay que matarlos de hambre”: filtran audio de Alejandro Moreno

La gobernadora de Campeche ha expuesto varios audios con fragmentos de conversaciones de Alejandro Moreno con algunos miembros de su partido

Finanzas

Recibe Claudia Sheinbaum estafeta del Tianguis Turístico 2023

“No tengo duda de que el Tianguis Turístico 2023 será la cumbre de la reactivación económica para la ciudad”, dijo la mandataria capitalina

Justicia

Niegan amparo a García Luna para salir de la lista de personas bloqueadas de la UIF

El Juzgado Décimo de Distrito de Amparo de la Ciudad de México consideró que la UIF aportó las pruebas suficientes para su inclusión en la lista

Gossip

Bardo y Pinocho irán a Venecia, se devela en Cannes

A contrario a lo que sucede aquí donde ninguna producción mexicana se encuentra seleccionada en alguna sección del certamen, magnas figuras de origen mexicano regresarían al Lido veneciano con sus últimas películas

Gossip

María José le canta a la libertad en el amor en su nuevo disco

Con Me quedo aquí abajo, la cantante brinda a sus fans otro avance de lo que será su nuevo disco

Gossip

La risa es mucho más de lo que te contaron: Alex Fernández traza la historia de la comedia en México

En Lo que no sabías del humor mexicano, Alex Fernández traza la historia de la comedia en México

Gossip

Su regreso fue como una terapia: Jeff Goldblum sobre la incursión al universo de Jurassic World

Jeff Goldblum habla sobre la incursión al universo de Jurassic World 30 años después, en la cinta que pone fin a la franquicia

Gossip

Missi Ashee le da una nueva cara al hip hop

Missi Ashee, la rapera originaria de Culiacán, Sinaloa, lanza un EP que lleva su nombre como declaración de principios

Círculos

Luis Gálvez Alba fue el anfitrión de una comida entre amigos

El empresario convocó a una reunión en el icónico restaurante Les Moustaches del que es fundador