/ viernes 24 de septiembre de 2021

Pie de Nota | Liderazgo 2.0 (o cómo se redefinen los Mark Zuckerberg)

Artistas, políticos, activistas, empresarios, presidentes de colonia, todos, deben someterse hoy al juicio eterno de la opinión ciberpública

Nunca en la historia ha sido más difícil ser líder como lo es hoy.

Le digo esto especialmente por el escrutinio público al que están siendo sometidos todas las personas de influencia constantemente durante la presente era de la hiperinformación, en la que todo es público las 24 horas.

Las vidas, dichos y acciones –pasadas y presentes– de los liderazgos importan más que nunca pues la memoria colectiva, limitada en su naturaleza, ha dado paso a una bitácora pública digital que se actualiza cada segundo y que no olvida.

El fenómeno que le describo hace que incluso algunos de los regímenes más autoritarios del planeta, como el Talibán en Afganistán, batallen para imponer su narrativa cuando hacía 20 años, sin redes sociales, gobernaban desde la completa oscuridad.

Artistas, políticos, activistas, empresarios, presidentes de colonia, todos, deben someterse hoy al juicio eterno de la opinión ciberpública.

Esta redefinición del liderazgo sin duda está moviéndose con mayor velocidad dentro de la América Corporativa, especialmente el Big Tech. Observar lo que está pasando en ella es echar un vistazo hacia el futuro.

Y es que según múltiples medios en Estados Unidos han reportado, desde enero pasado, la red social Facebook ha emprendido una reestructura interna para alejarse del escándalo que le rodea constantemente.

Especialmente se busca redefinir el liderazgo de Mark Zuckerberg, quien es hoy la cara de una plataforma vista por amplias capas de la población como diseminador de la mentira, una corporación voraz y un ineficiente protector de la privacidad personal.

Básicamente Facebook busca que su principal ejecutivo se aleje de escándalos como los que protagoniza cada vez que acude a la Cámara de Representantes para defender a su empresa, la libertad de expresión o a pedir disculpas por permitir que agentes rusos utilizaran la plataforma para sembrar desinformación sobre el proceso electoral de EU en 2016.

Particularmente el impacto de Facebook en el sistema de comunicación y la privacidad está siendo auditado por el gran público, ya sea por las constantes fugas de data sensible o por su probada diseminación de información falsa.

Hacia adelante se espera que la figura de Zuckerberg, más que un cortafuegos de estas críticas o un agente beligerante, sea un vehículo para promocionar productos, exaltar noticias positivas sobre Facebook y se redefina como un innovador.

De esta manera el creador de Facebook buscaría alejarse de la excentricidad y protagonismo a las cuales los fundadores de grandes empresas tecnológicas se han hecho tan asiduos y que a la postre han afectado la imagen pública de sus compañías.

Vale recordar que su mala reputación le costó ser corridos de sus propias empresas a magnates como Travis Kalanik de Uber, Jack Dorsey de Twitter o Adam Newmann de WeWork, quienes durante sus mandatos incurrieron en excesos como doblar las leyes para empujar sus modelos de negocio, incentivar ambientes laborales tóxicos o gastarse el dinero de la empresa en farras, viajes de esquí o como caja chica.

Por supuesto que siempre han existido liderazgos corporativos reprochables que perdieron el empleo, pero la fobia que ha mostrado en los últimos años el Big Tech porque sus representantes se muestren como lo que realmente son marca un antes y un después. Esto, derivado del constante escrutinio público al que están siendo sometidos.

¿Qué se puede extraer de esta experiencia?

Primero, que la exposición pública constante es un cáncer para un liderazgo sustentable.

Segundo, que los errores privados más pronto que tarde serán públicos, y entre más rápido se atajen, mejor.

Y tercero que los liderazgos sí tienen control sobre la narrativa que les rodea y pueden accionar cambios rápidos para salvar el barco.

Ojalá alguien confirmara de recibido en Palacio Nacional.

Nunca en la historia ha sido más difícil ser líder como lo es hoy.

Le digo esto especialmente por el escrutinio público al que están siendo sometidos todas las personas de influencia constantemente durante la presente era de la hiperinformación, en la que todo es público las 24 horas.

Las vidas, dichos y acciones –pasadas y presentes– de los liderazgos importan más que nunca pues la memoria colectiva, limitada en su naturaleza, ha dado paso a una bitácora pública digital que se actualiza cada segundo y que no olvida.

El fenómeno que le describo hace que incluso algunos de los regímenes más autoritarios del planeta, como el Talibán en Afganistán, batallen para imponer su narrativa cuando hacía 20 años, sin redes sociales, gobernaban desde la completa oscuridad.

Artistas, políticos, activistas, empresarios, presidentes de colonia, todos, deben someterse hoy al juicio eterno de la opinión ciberpública.

Esta redefinición del liderazgo sin duda está moviéndose con mayor velocidad dentro de la América Corporativa, especialmente el Big Tech. Observar lo que está pasando en ella es echar un vistazo hacia el futuro.

Y es que según múltiples medios en Estados Unidos han reportado, desde enero pasado, la red social Facebook ha emprendido una reestructura interna para alejarse del escándalo que le rodea constantemente.

Especialmente se busca redefinir el liderazgo de Mark Zuckerberg, quien es hoy la cara de una plataforma vista por amplias capas de la población como diseminador de la mentira, una corporación voraz y un ineficiente protector de la privacidad personal.

Básicamente Facebook busca que su principal ejecutivo se aleje de escándalos como los que protagoniza cada vez que acude a la Cámara de Representantes para defender a su empresa, la libertad de expresión o a pedir disculpas por permitir que agentes rusos utilizaran la plataforma para sembrar desinformación sobre el proceso electoral de EU en 2016.

Particularmente el impacto de Facebook en el sistema de comunicación y la privacidad está siendo auditado por el gran público, ya sea por las constantes fugas de data sensible o por su probada diseminación de información falsa.

Hacia adelante se espera que la figura de Zuckerberg, más que un cortafuegos de estas críticas o un agente beligerante, sea un vehículo para promocionar productos, exaltar noticias positivas sobre Facebook y se redefina como un innovador.

De esta manera el creador de Facebook buscaría alejarse de la excentricidad y protagonismo a las cuales los fundadores de grandes empresas tecnológicas se han hecho tan asiduos y que a la postre han afectado la imagen pública de sus compañías.

Vale recordar que su mala reputación le costó ser corridos de sus propias empresas a magnates como Travis Kalanik de Uber, Jack Dorsey de Twitter o Adam Newmann de WeWork, quienes durante sus mandatos incurrieron en excesos como doblar las leyes para empujar sus modelos de negocio, incentivar ambientes laborales tóxicos o gastarse el dinero de la empresa en farras, viajes de esquí o como caja chica.

Por supuesto que siempre han existido liderazgos corporativos reprochables que perdieron el empleo, pero la fobia que ha mostrado en los últimos años el Big Tech porque sus representantes se muestren como lo que realmente son marca un antes y un después. Esto, derivado del constante escrutinio público al que están siendo sometidos.

¿Qué se puede extraer de esta experiencia?

Primero, que la exposición pública constante es un cáncer para un liderazgo sustentable.

Segundo, que los errores privados más pronto que tarde serán públicos, y entre más rápido se atajen, mejor.

Y tercero que los liderazgos sí tienen control sobre la narrativa que les rodea y pueden accionar cambios rápidos para salvar el barco.

Ojalá alguien confirmara de recibido en Palacio Nacional.

Sociedad

Iglesia pide a Gobierno de México acabar con la represión a migrantes

Las autoridades católicas solicitaron al Gobierno de México abandonar su política de represión hacia la comunidad migrante

Finanzas

Conflictos sindicales, como en Dos Bocas, se deben a fallas en la Ley Federal de Trabajo

El abogado Óscar de la Vega consideró que muchos conflictos sindicales, como el ocurrido en la refinería de Dos Bocas, tienen su origen en la LFT

Finanzas

AMDA evaluará acciones contra legalización de autos "chocolate"

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores dijo que el decreto presidencial para regularizar autos "chocolate" es un premio para la delincuencia

Sociedad

A 2 años del "Culiacanazo", Gobierno aún adeuda en materia de seguridad

El Consejo Estatal de Seguridad de Culiacán recordó las causas que desataron al también llamado "Jueves Negro"

Sociedad

Persecución termina en balacera cerca de tianguis en Matamoros

Hombres armados se enfrentaron con militares cerca de un tianguis

Sociedad

Feminicidios y trata de personas crecen en Guerrero al cobijo de la impunidad

De enero a la fecha han sido asesinadas 96 mujeres en distintos puntos del territorio guerrerense, aseguró la regidora Ricarda Robles

Sociedad

Integrantes de la CNTE marchan en Morelia por falta de pagos

Los integrantes del movimiento exigen a las autoridades el pago de sus quincenas adeudadas y el cumplimiento de sus prestaciones

Finanzas

Conflictos sindicales, como en Dos Bocas, se deben a fallas en la Ley Federal de Trabajo

El abogado Óscar de la Vega consideró que muchos conflictos sindicales, como el ocurrido en la refinería de Dos Bocas, tienen su origen en la LFT

Doble Vía

¿Por qué existen los zurdos? La ciencia encontró un gen y más de una explicación

De acuerdo con los titulares del estudio inglés, el gen PCSK6 es uno de los principales involucrados en el desarrollo de las manos