/ martes 10 de diciembre de 2019

Por desigualdad, ONU alerta aumento de conflictos en AL

Crece la frustración de quienes no tienen acceso a la educación superior, la economía digital o las nuevas tecnologías, indica un informe del PNUD

PANAMÁ. América Latina y el Caribe corren el riesgo de sufrir mayores crisis sociales e inestabilidad política por la desigualdad que arrastra, reflejada en la convulsión desatada por protestas sociales en la región, advierte el Informe de Desarrollo Humano de la ONU.

La desigualdad “es uno de los problemas estructurales más importantes de Latinoamérica, y cuando interactúa con otros elementos se vuelve uno de los factores de desestabilización”, dijo Luis Felipe López-Calva, director para América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Según el informe, millones de personas salieron de la pobreza en la última década en Latinoamérica, pero al mismo tiempo es la segunda región más desigual del mundo, detrás de África Subsahariana.

La situación ha provocado un mayor descontento de amplios sectores, que ven con desesperación el acceso a servicios básicos de calidad en educación, salud, transporte o pensiones.

La región ha vivido un estallido de protestas en países como Chile, Colombia, Ecuador, Bolivia y Haití, con decenas de muertos y cientos de heridos y detenidos.

El documento destaca las brechas en el acceso a nuevas tecnologías, lo que condiciona las opciones de empleo, la lucha contra el cambio climático, especialmente en pequeñas islas, y la igualdad de género.

“Sí, nos debe preocupar que siga siendo una región de tanta desigualdad porque eso lleva a generar tensiones” y “mayor conflictividad” por la frustración social de no alcanzar mejores condiciones de vida, afirmó López-Calva.

El rechazo a medidas de ajuste económico, eliminación de subsidios, encarecimiento de los servicios públicos, aumento del precio de la gasolina, incremento de la edad de jubilación o posibles fraudes electorales son el foco del descontento.

“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, y solo el 16% de los encuestados considera esa distribución como “justa”, advierte el informe.

El Índice de Desarrollo Humano del PNUD, basado en estadísticas sobre condiciones de vida, indica que Latinoamérica tiene un promedio de bienestar ligeramente superior a la media mundial.

Según esa medida, Chile es el país más avanzado de la región al ocupar el puesto 42 de un total de 189 países analizados.

Le siguen Argentina (48), Barbados (56), Uruguay (57) y Bahamas (60), mientras que Haití (169), Honduras (132), Nicaragua, Guatemala (126) y El Salvador (124) son los menos desarrollados.

América Latina está considerada como una región de ingresos medios en comparación con el resto del mundo, pero el propio reporte avisa que estos datos “podrían ocultar las carencias” de la sociedad.

Además es la región que experimenta la mayor pérdida en desarrollo humano por concepto de desigualdad de ingreso, donde Haití, Guatemala y Honduras son los que más pierden y Uruguay, Argentina y Jamaica los que menos.

De los 50 países más prósperos, Chile tiene la mayor desigualdad en ingresos y Argentina en esperanza de vida. En México el origen étnico determina hasta en 12 puntos porcentuales la posibilidad de salir de la pobreza.

El informe también alerta que 30 millones de jóvenes no tienen estudios, empleo o capacitación, de los que el 76% son mujeres. Además, la igualdad de género atraviesa por “signos preocupantes de dificultades y reversiones”.

Para el PNUD, Latinoamérica puede revertir la situación con políticas fiscales que generen mayores ingresos para inversión y políticas públicas para ampliar el acceso a la educación, salud, pensiones, nuevas tecnologías y empleo.

Pero “es evidente que la clase media paga más de lo que recibe en servicios sociales”, sostiene el documento.

También se necesita implementar políticas contra el cambio climático y la discriminación por género o pertenencia a grupos vulnerables como los indígenas.

El proceso debe incluir a los sectores descontentos porque si no las soluciones serán “menos efectivas en reducir los niveles de tensión que existen”, dijo López- Calva.

Los líderes que necesitan abordar las desigualdades del siglo XXI, dijo en una entrevista Achim Steiner, administrador del PNUD.

PANAMÁ. América Latina y el Caribe corren el riesgo de sufrir mayores crisis sociales e inestabilidad política por la desigualdad que arrastra, reflejada en la convulsión desatada por protestas sociales en la región, advierte el Informe de Desarrollo Humano de la ONU.

La desigualdad “es uno de los problemas estructurales más importantes de Latinoamérica, y cuando interactúa con otros elementos se vuelve uno de los factores de desestabilización”, dijo Luis Felipe López-Calva, director para América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Según el informe, millones de personas salieron de la pobreza en la última década en Latinoamérica, pero al mismo tiempo es la segunda región más desigual del mundo, detrás de África Subsahariana.

La situación ha provocado un mayor descontento de amplios sectores, que ven con desesperación el acceso a servicios básicos de calidad en educación, salud, transporte o pensiones.

La región ha vivido un estallido de protestas en países como Chile, Colombia, Ecuador, Bolivia y Haití, con decenas de muertos y cientos de heridos y detenidos.

El documento destaca las brechas en el acceso a nuevas tecnologías, lo que condiciona las opciones de empleo, la lucha contra el cambio climático, especialmente en pequeñas islas, y la igualdad de género.

“Sí, nos debe preocupar que siga siendo una región de tanta desigualdad porque eso lleva a generar tensiones” y “mayor conflictividad” por la frustración social de no alcanzar mejores condiciones de vida, afirmó López-Calva.

El rechazo a medidas de ajuste económico, eliminación de subsidios, encarecimiento de los servicios públicos, aumento del precio de la gasolina, incremento de la edad de jubilación o posibles fraudes electorales son el foco del descontento.

“La percepción de injusticia en la distribución de la riqueza ha aumentado”, y solo el 16% de los encuestados considera esa distribución como “justa”, advierte el informe.

El Índice de Desarrollo Humano del PNUD, basado en estadísticas sobre condiciones de vida, indica que Latinoamérica tiene un promedio de bienestar ligeramente superior a la media mundial.

Según esa medida, Chile es el país más avanzado de la región al ocupar el puesto 42 de un total de 189 países analizados.

Le siguen Argentina (48), Barbados (56), Uruguay (57) y Bahamas (60), mientras que Haití (169), Honduras (132), Nicaragua, Guatemala (126) y El Salvador (124) son los menos desarrollados.

América Latina está considerada como una región de ingresos medios en comparación con el resto del mundo, pero el propio reporte avisa que estos datos “podrían ocultar las carencias” de la sociedad.

Además es la región que experimenta la mayor pérdida en desarrollo humano por concepto de desigualdad de ingreso, donde Haití, Guatemala y Honduras son los que más pierden y Uruguay, Argentina y Jamaica los que menos.

De los 50 países más prósperos, Chile tiene la mayor desigualdad en ingresos y Argentina en esperanza de vida. En México el origen étnico determina hasta en 12 puntos porcentuales la posibilidad de salir de la pobreza.

El informe también alerta que 30 millones de jóvenes no tienen estudios, empleo o capacitación, de los que el 76% son mujeres. Además, la igualdad de género atraviesa por “signos preocupantes de dificultades y reversiones”.

Para el PNUD, Latinoamérica puede revertir la situación con políticas fiscales que generen mayores ingresos para inversión y políticas públicas para ampliar el acceso a la educación, salud, pensiones, nuevas tecnologías y empleo.

Pero “es evidente que la clase media paga más de lo que recibe en servicios sociales”, sostiene el documento.

También se necesita implementar políticas contra el cambio climático y la discriminación por género o pertenencia a grupos vulnerables como los indígenas.

El proceso debe incluir a los sectores descontentos porque si no las soluciones serán “menos efectivas en reducir los niveles de tensión que existen”, dijo López- Calva.

Los líderes que necesitan abordar las desigualdades del siglo XXI, dijo en una entrevista Achim Steiner, administrador del PNUD.

Mundo

Covid-19 se propaga con rapidez y alcanza un millón de casos en el mundo

Europa, con 542 mil 191 casos registrados, incluyendo 37 mil 715 fallecidos, es el principal foco de la pandemia

CDMX

¿Te espían con tu celular para saber si te quedas en casa?

Las empresas telefónicas brindan acceso a las antenas de los teléfonos para que se mantenga un monitoreo del movimiento y contacto entre las personas

CDMX

Taquillas del Metro reducen horarios por Covid-19

Las taquillas dejarán de operar en el tercer turno de trabajo, que abarca de las 18:30 a las 24:00 horas

Mundo

Por falta de sangre, EU relaja las restricciones a los donantes gay

En 2015 se estableció que los hombres que tuvieron sexo con otros hombres en los 12 meses anteriores no podían donar sangre

Mundo

Coronavirus se propaga con rapidez y alcanza un millón de casos en el mundo

Europa, con 542 mil 191 casos registrados, incluyendo 37 mil 715 fallecidos, es el principal foco de la pandemia

Sociedad

Guardia Nacional desplegará 81 mil efectivos ante contingencia de Covid-19

Vigilarán zonas habitacionales, corredores de abasto de alimentos y productos básicos, además de resguardar instalaciones estratégicas

Doble Vía

Padre José de Jesús invita a una Semana Santa digital

El director de Arte Sacro en la Arquidiócesis de México pide seguir a misa del Papa en el Vaticano, las de la Basílica y la Catedral por vía remota para evitar una exposición al Covid-19

Mundo

Trump da negativo en nueva prueba de coronavirus

El presidente de EU había sido examinado el mes pasado después de entrar en contacto con un funcionario brasileño que luego dio positivo

Salud

¡Cuidado! Pruebas rápidas para Covid-19 no garantizan resultados confiables

En nuestro país, la Secretaría de Salud ha identificado que la oferta va desde los test rápidos hasta toma de muestras de sangre o mucosa