/ lunes 11 de enero de 2021

Por investidura de Biden, radicales preparan una segunda toma del Capitolio, alerta FBI

Según informó el Buró Federal de Investigación (FBI), han recibido informaciones sobre "protestas armadas" previstas en todos los 50 estados del país entre el día 16 y el 20 de enero

Foros conservadores en internet han comenzado a animar a los simpatizantes del presidente Donald Trump a concentrarse con armas en todo el país y de nuevo en el Capitolio para oponerse a la investidura la semana próxima del demócrata Joe Biden, pese a que la capital estadounidense se blindará con más de 10.000 miembros de la Guardia Nacional para evitar escenas como las del asalto del pasado 6 de enero.

Según informó el Buró Federal de Investigación (FBI) en un boletín, han recibido informaciones sobre "protestas armadas" previstas en todos los 50 estados del país entre el día 16 y el 20, cuando tomará posesión Biden, que Trump y sus simpatizantes argumentan que ganó con fraude, algo que no han conseguido demostrar.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

"El FBI tiene información de un grupo armado identificado que tiene la intención de viajar a Washington el 16 de enero. Han avisado que si el Congreso intenta sacar al presidente (Trump) por medio de la enmienda 25 habrá un gran levantamiento", explica la circular.

Después del asalto al Capitolio del pasado miércoles, que se saldó con cuatro manifestantes muertos, entre ellos una mujer fallecida de un tiro en el cuello, y que está detrás de la muerte de dos agentes de la Policía del Capitolio, se espera que otros grupos intenten asediar de nuevo la sede del Legislativo entre el 17 y el 20 de enero.

Los legisladores demócratas están presionando al vicepresidente, Mike Pence, para que invoque la enmienda 25 para inhabilitar a Trump con apoyo del gabinete del Ejecutivo o someterán al mandatario a partir del miércoles a un juicio político por "incitación a la violencia contra el Gobierno".

El próximo 20 de enero es la ceremonia de investidura de Biden, un evento que tradicionalmente concentra a miles de personas en la explanada del National Mall, frente al Capitolio, donde el nuevo mandatario debe jurar su cargo frente a la flor y nata del poder estadounidense.

Pero en esta ocasión, más que nunca antes en la historia de Estados Unidos, la tensión obliga a elevar la precaución hasta el punto de que la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, recomendó este lunes no salir a la calle durante la ceremonia, para la que se desplegarán a hasta 15.000 efectivos de la Guardia Nacional enviados desde varios estados, más del triple de los soldados que hay ahora mismo desplegados en Afganistán.

Las autoridades estadounidenses a nivel local y federal no quieren volver a ser sorprendidas por una turba violenta de trumpistas como ocurrió el miércoles pasado, cuando la policía del Capitolio se vio sobrepasada de inmediato por centenares de manifestantes incitados por el mandatario a marchar hacia el Capitolio para protestar por la certificación de la victoria electoral de Biden, que se producía en aquellos momentos en una sesión conjunta de las dos cámaras.

La irrupción de los manifestantes, que llevaban semanas calentando la concentración del 6 de enero convocada por Trump y que contó con organizadores políticos vinculados al trumpismo, es vista como un colosal fallo de seguridad y coordinación entre las autoridades del Pentágono, la ciudad de Washington y de la Policía del Capitolio, encargada de la seguridad de la sede legislativa.

Foros conservadores en internet han comenzado a animar a los simpatizantes del presidente Donald Trump a concentrarse con armas en todo el país y de nuevo en el Capitolio para oponerse a la investidura la semana próxima del demócrata Joe Biden, pese a que la capital estadounidense se blindará con más de 10.000 miembros de la Guardia Nacional para evitar escenas como las del asalto del pasado 6 de enero.

Según informó el Buró Federal de Investigación (FBI) en un boletín, han recibido informaciones sobre "protestas armadas" previstas en todos los 50 estados del país entre el día 16 y el 20, cuando tomará posesión Biden, que Trump y sus simpatizantes argumentan que ganó con fraude, algo que no han conseguido demostrar.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

"El FBI tiene información de un grupo armado identificado que tiene la intención de viajar a Washington el 16 de enero. Han avisado que si el Congreso intenta sacar al presidente (Trump) por medio de la enmienda 25 habrá un gran levantamiento", explica la circular.

Después del asalto al Capitolio del pasado miércoles, que se saldó con cuatro manifestantes muertos, entre ellos una mujer fallecida de un tiro en el cuello, y que está detrás de la muerte de dos agentes de la Policía del Capitolio, se espera que otros grupos intenten asediar de nuevo la sede del Legislativo entre el 17 y el 20 de enero.

Los legisladores demócratas están presionando al vicepresidente, Mike Pence, para que invoque la enmienda 25 para inhabilitar a Trump con apoyo del gabinete del Ejecutivo o someterán al mandatario a partir del miércoles a un juicio político por "incitación a la violencia contra el Gobierno".

El próximo 20 de enero es la ceremonia de investidura de Biden, un evento que tradicionalmente concentra a miles de personas en la explanada del National Mall, frente al Capitolio, donde el nuevo mandatario debe jurar su cargo frente a la flor y nata del poder estadounidense.

Pero en esta ocasión, más que nunca antes en la historia de Estados Unidos, la tensión obliga a elevar la precaución hasta el punto de que la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, recomendó este lunes no salir a la calle durante la ceremonia, para la que se desplegarán a hasta 15.000 efectivos de la Guardia Nacional enviados desde varios estados, más del triple de los soldados que hay ahora mismo desplegados en Afganistán.

Las autoridades estadounidenses a nivel local y federal no quieren volver a ser sorprendidas por una turba violenta de trumpistas como ocurrió el miércoles pasado, cuando la policía del Capitolio se vio sobrepasada de inmediato por centenares de manifestantes incitados por el mandatario a marchar hacia el Capitolio para protestar por la certificación de la victoria electoral de Biden, que se producía en aquellos momentos en una sesión conjunta de las dos cámaras.

La irrupción de los manifestantes, que llevaban semanas calentando la concentración del 6 de enero convocada por Trump y que contó con organizadores políticos vinculados al trumpismo, es vista como un colosal fallo de seguridad y coordinación entre las autoridades del Pentágono, la ciudad de Washington y de la Policía del Capitolio, encargada de la seguridad de la sede legislativa.

Finanzas

Reforma eléctrica debe ir sin cambios, insiste Bartlett

”Nosotros estamos dispuestos a sacar nuestra iniciativa toda ella y tenemos los argumentos para exigirlo", dijo el director de la CFE

Justicia

Detienen al presunto autor de la emboscada contra policías en Coatepec Harinas

El detenido, conocido como “El Chaparro”, aparentemente es miembro de la Familia Michoacana

Justicia

Fiscalía abre investigación por balacera en AICM

La balacera con saldo de un muerto y dos heridos, tuvo lugar en las inmediaciones de la Terminal II del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México

Sociedad

Maestros mantienen bloqueos en Michoacán

De las quincenas que se les adeuda quedaron tres pendientes de liquidar

Cultura

Alfredo López Austin ayudó a entender el mundo prehispánico

El historiador y antropólogo falleció ayer a los 85 años

CDMX

Participan 347 en consulta por el Conjunto Estadio Azteca

La Sedema informó que la consultora Plurmac atendió al corte de ayer a 144 personas

Gossip

Paola Espinosa está tranquila en casa, pero no sabe aún si se retirará

Con siete y medio millones de espectadores ¿Quién es la máscara? 3 en su estreno

Finanzas

Rocío Nahle promete revisar tabulador de Dos Bocas

La titular de la Sener estuvo en la obra de la refinería donde el martes estalló un conflicto laboral

Mundo

Colapsa la cadena de suministros globales

Varias fábricas y puertos cierran, falta de mano de obra y la alza general de precios deja a la economía mundial en una grave crisis