/ viernes 23 de junio de 2017

Republicanos presentan plan para sustituir el Obamacare

WASHINGTON, DC.- Los republicanos en el Senado estadounidense revelaron su proyecto para sustituir el Obamacare, una propuesta que considera acabar con impuestos a los ricos que financian el sistema de salud y reducir la ayuda a los pobres para reducir los costos, pero la rebelión de cuatro colegas conservadores pone la iniciativa en peligro.

Los demócratas, mientras tanto, se unieron en un bloque contra la controversial medida considerándola una “guerra al Medicaid”, el programa de salud para los estadounidenses de bajos recursos.

Los republicanos describen proyecto de ley como una versión menos austera de la que aprobó el mes pasado la Cámara de Representantes, que según la Oficina de Presupuesto del Congreso podría dejar a 23 millones de personas sin seguro médico.

El borrador mantiene gran parte de la estructura del texto de la Cámara de Representantes, pero tiene varias diferencias importantes.

Eliminaría en tres años (entre 2021 y 2024) la expansión del programa Medicaid para pobres y discapacitados prevista por Obamacare y pondría en marcha a partir de 2025 mayores recortes en el programa que los previstos por la versión anterior. Asimismo, reformaría los subsidios a las personas con bajos ingresos para acceder a seguros privados.

El senador Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana, dio a conocer el proyecto de ley, que había estado en secreto en manos de algunos legisladores y asesores, en una sesión a puerta cerrada con miembros del partido.

Pero cuatro republicanos se opusieron rápidamente: Ted Cruz, Mike Lee, Ron Johnson y Rand Paul.

El problema para los líderes del partido es que los republicanos tienen 52 bancas en el Senado de 100 miembros, por lo que solo pueden enfrentar dos deserciones.

Preguntado sobre lo qué se necesitaría para sumar su voto, Paul dijo: “Tiene que verse menos como un Obama light, tiene que verse como lo que prometimos”.

ALCANZAR 50 VOTOS

“Parece que nos gusta que continúe teniendo lugar el subsidio al Obamacare y... pienso que el gasto actual de Obamacare puede exceder en los próximos dos años”, agregó.

Los senadores estarán “viendo si hay cosas que podamos refinar, y hacerlo más aceptable para más miembros en nuestra bancada, para alcanzar los 50” votos, dijo de su lado el senador John Thune.

“Creo que ahora el verdadero desafío es cómo vamos a conseguir los 50” votos, indicó.

Los legisladores regresaron rápidamente a sus oficinas para digerir el nuevo texto.

Trump, que el miércoles aseguró que quiere un plan de salud “con corazón”, dijo a los periodistas ayer en la Casa Blanca que esta legislación requerirá “algo de negociación, pero va a ser muy buena”. Afirmó que no cree que los demócratas vayan a ayudar.

“SIN CORAZÓN”

Por su parte el propio Barack Obama dijo que este proyecto de ley favorece a los más ricos en desmedro de la clase media y las familias más pobres, y además subirá los costos, reducirá la cobertura, eliminará medidas de protección y “arruinará el Medicaid tal y como hoy lo conocemos”.

Los líderes demócratas del Congreso calificaron de “cruel y sin corazón” la propuesta republicana.

Minutos después de que se desvelara el proyecto, la líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, aseguró en una rueda de prensa que el borrador del proyecto, de 142 páginas, es “dañino y sin corazón” porque perjudicará a las personas con menos recursos.

En un tono similar, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, llamó “sin corazón” a la propuesta republicana y aseguró que la nueva iniciativa es incluso “más cruel” que el proyecto legislativo sobre salud aprobado por la Cámara de Representantes en mayo pasado.

WASHINGTON, DC.- Los republicanos en el Senado estadounidense revelaron su proyecto para sustituir el Obamacare, una propuesta que considera acabar con impuestos a los ricos que financian el sistema de salud y reducir la ayuda a los pobres para reducir los costos, pero la rebelión de cuatro colegas conservadores pone la iniciativa en peligro.

Los demócratas, mientras tanto, se unieron en un bloque contra la controversial medida considerándola una “guerra al Medicaid”, el programa de salud para los estadounidenses de bajos recursos.

Los republicanos describen proyecto de ley como una versión menos austera de la que aprobó el mes pasado la Cámara de Representantes, que según la Oficina de Presupuesto del Congreso podría dejar a 23 millones de personas sin seguro médico.

El borrador mantiene gran parte de la estructura del texto de la Cámara de Representantes, pero tiene varias diferencias importantes.

Eliminaría en tres años (entre 2021 y 2024) la expansión del programa Medicaid para pobres y discapacitados prevista por Obamacare y pondría en marcha a partir de 2025 mayores recortes en el programa que los previstos por la versión anterior. Asimismo, reformaría los subsidios a las personas con bajos ingresos para acceder a seguros privados.

El senador Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana, dio a conocer el proyecto de ley, que había estado en secreto en manos de algunos legisladores y asesores, en una sesión a puerta cerrada con miembros del partido.

Pero cuatro republicanos se opusieron rápidamente: Ted Cruz, Mike Lee, Ron Johnson y Rand Paul.

El problema para los líderes del partido es que los republicanos tienen 52 bancas en el Senado de 100 miembros, por lo que solo pueden enfrentar dos deserciones.

Preguntado sobre lo qué se necesitaría para sumar su voto, Paul dijo: “Tiene que verse menos como un Obama light, tiene que verse como lo que prometimos”.

ALCANZAR 50 VOTOS

“Parece que nos gusta que continúe teniendo lugar el subsidio al Obamacare y... pienso que el gasto actual de Obamacare puede exceder en los próximos dos años”, agregó.

Los senadores estarán “viendo si hay cosas que podamos refinar, y hacerlo más aceptable para más miembros en nuestra bancada, para alcanzar los 50” votos, dijo de su lado el senador John Thune.

“Creo que ahora el verdadero desafío es cómo vamos a conseguir los 50” votos, indicó.

Los legisladores regresaron rápidamente a sus oficinas para digerir el nuevo texto.

Trump, que el miércoles aseguró que quiere un plan de salud “con corazón”, dijo a los periodistas ayer en la Casa Blanca que esta legislación requerirá “algo de negociación, pero va a ser muy buena”. Afirmó que no cree que los demócratas vayan a ayudar.

“SIN CORAZÓN”

Por su parte el propio Barack Obama dijo que este proyecto de ley favorece a los más ricos en desmedro de la clase media y las familias más pobres, y además subirá los costos, reducirá la cobertura, eliminará medidas de protección y “arruinará el Medicaid tal y como hoy lo conocemos”.

Los líderes demócratas del Congreso calificaron de “cruel y sin corazón” la propuesta republicana.

Minutos después de que se desvelara el proyecto, la líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, aseguró en una rueda de prensa que el borrador del proyecto, de 142 páginas, es “dañino y sin corazón” porque perjudicará a las personas con menos recursos.

En un tono similar, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, llamó “sin corazón” a la propuesta republicana y aseguró que la nueva iniciativa es incluso “más cruel” que el proyecto legislativo sobre salud aprobado por la Cámara de Representantes en mayo pasado.