/ martes 11 de abril de 2023

Tiktokers descubren la crítica

En esta red social están volviéndose populares los llamados "desinfluenciadores", quienes se dedican a destacar los defectos de algún producto para conocimiento de sus seguidores

Valeria Fride sostiene un tubo de lápiz labial y mira a la cámara. Pero en lugar de elogiarlo, la joven lo critica diciendo que es muy pegajoso y que le pareció realmente caro y sin suficiente color.

"Simplemente no funcionó para mí", concluye la joven de 23 años de edad.

El video, colgado en la popular aplicación TikTok, utiliza todos los códigos de los llamados "influencers", pero con el objetivo contrario: disuadir de comprar el producto.

"Es una versión honesta de lo que vemos todos los días en las redes sociales", dice Fride a la agencia AFP.

La tendencia se llama "desinfluenciar" y la etiqueta que le corresponde es tan popular que a finales de marzo alcanzó más de 430 millones de visualizaciones en TikTok.

En esta aplicación es posible encontrar todo tipo de videos sobre qué jabones no comprar porque son demasiado caros, o sobre qué mancuernas no elegir si eres principiante en el uso de pesas.

Hay quienes consideran a los "desinfluencers" como una respuesta a la creciente inflación, o incluso un movimiento anticonsumista: Básicamente, no compre cosas que no valen lo que cuestan.

"¿Realmente necesitas 25 perfumes diferentes? ¿De verdad vas a usarlos todos?" dijo un usuario de esta red en un video con el hashtag correspondiente.

Para Americus Reed, de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania, los influencers ya no son vistos como auténticos

En tanto, otros dicen que los "influencers" siguen haciendo lo mismo que antes, pero con otro nombre.

Fride admite que al principio estaba realmente asustada por cómo algunas marcas responderían a sus nuevas tácticas.

Cuando uno de sus videos se volvió viral, recuerda que le dijo a su madre: "Espero que no me odien". Pero finalmente eso dio lugar a ofertas de nuevas colaboraciones con empresas que apreciaban sus críticas para sus rivales.

Para Fride, esto es una señal de que las empresas "quieren una crítica más matizada".

56 pares de zapatos


Jessica Clifton, una "influencer" estadounidense de 26 años de edad, señala que se sintió identificada con la tendencia de "desinfluenciar".

Hace algunos años tomó conciencia del impacto que estaba teniendo en el medio ambiente su consumo conspicuo: Ropa nueva prácticamente todos los días, infinitas variedades de base de maquillaje y una montaña de lápices labiales.

"Ni siquiera sé maquillarme", admitió Clifton, quien agregó que se dio cuenta de que tenía 56 pares de zapatos. "Pensé, 'Oh, Dios mío, ¿cómo llegué a esto?'".

Clifton abrió una nueva cuenta de TikTok dedicada al consumo responsable. Así que cuando vio la tendencia de la "desinfluencia" se emocionó. Incluso ha publicado algunos videos con el hashtag.

Pero pronto se dio cuenta de que las publicaciones no pretendían frenar el consumo, sino simplemente empujar a la gente a "comprar un producto en lugar de otro". Dice estar "decepcionada" de esta tendencia y que los influencers solo buscan obtener nuevos seguidores.

Hay quienes consideran a los "desinfluencers" como una respuesta a la creciente inflación, o incluso un movimiento anticonsumista


La valiosa autenticidad

Un vistazo rápido a los últimos videos publicados en TikTok con el hashtag #desinfluencer muestra que Clifton no es la única decepcionada.

Lia Haberman, experta en marketing de "influencers", afirma que ver la tendencia de los desinfluencers como un rechazo a la cultura del consumo es un error.

"No es así como se originó la tendencia", asegura.

Según Tubular Labs, una firma de análisis de redes sociales, la tendencia -que realmente despegó en enero- surgió por primera vez en septiembre de 2022, gracias a una mujer llamada Maddie Wells.

Wells no es exactamente una activista; la "influencer" simplemente utilizaba su experiencia laboral en tiendas de cosméticos para explicar por qué los clientes no estaban satisfechos con determinados productos.

Sus videos no eran "realmente un juicio de valor", explica Haberman.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Para Americus Reed, profesor de marketing en la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania, los "influencers" ya no son vistos como auténticos por el público, que sabe que se les paga para promocionar productos.

Un "desinfluencer", al menos por ahora, es visto como más honesto.

"Esa es una forma de sobresalir", dice Reed, aunque admite que al final, "un 'desinfluencer' sigue siendo un influencer".





ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Valeria Fride sostiene un tubo de lápiz labial y mira a la cámara. Pero en lugar de elogiarlo, la joven lo critica diciendo que es muy pegajoso y que le pareció realmente caro y sin suficiente color.

"Simplemente no funcionó para mí", concluye la joven de 23 años de edad.

El video, colgado en la popular aplicación TikTok, utiliza todos los códigos de los llamados "influencers", pero con el objetivo contrario: disuadir de comprar el producto.

"Es una versión honesta de lo que vemos todos los días en las redes sociales", dice Fride a la agencia AFP.

La tendencia se llama "desinfluenciar" y la etiqueta que le corresponde es tan popular que a finales de marzo alcanzó más de 430 millones de visualizaciones en TikTok.

En esta aplicación es posible encontrar todo tipo de videos sobre qué jabones no comprar porque son demasiado caros, o sobre qué mancuernas no elegir si eres principiante en el uso de pesas.

Hay quienes consideran a los "desinfluencers" como una respuesta a la creciente inflación, o incluso un movimiento anticonsumista: Básicamente, no compre cosas que no valen lo que cuestan.

"¿Realmente necesitas 25 perfumes diferentes? ¿De verdad vas a usarlos todos?" dijo un usuario de esta red en un video con el hashtag correspondiente.

Para Americus Reed, de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania, los influencers ya no son vistos como auténticos

En tanto, otros dicen que los "influencers" siguen haciendo lo mismo que antes, pero con otro nombre.

Fride admite que al principio estaba realmente asustada por cómo algunas marcas responderían a sus nuevas tácticas.

Cuando uno de sus videos se volvió viral, recuerda que le dijo a su madre: "Espero que no me odien". Pero finalmente eso dio lugar a ofertas de nuevas colaboraciones con empresas que apreciaban sus críticas para sus rivales.

Para Fride, esto es una señal de que las empresas "quieren una crítica más matizada".

56 pares de zapatos


Jessica Clifton, una "influencer" estadounidense de 26 años de edad, señala que se sintió identificada con la tendencia de "desinfluenciar".

Hace algunos años tomó conciencia del impacto que estaba teniendo en el medio ambiente su consumo conspicuo: Ropa nueva prácticamente todos los días, infinitas variedades de base de maquillaje y una montaña de lápices labiales.

"Ni siquiera sé maquillarme", admitió Clifton, quien agregó que se dio cuenta de que tenía 56 pares de zapatos. "Pensé, 'Oh, Dios mío, ¿cómo llegué a esto?'".

Clifton abrió una nueva cuenta de TikTok dedicada al consumo responsable. Así que cuando vio la tendencia de la "desinfluencia" se emocionó. Incluso ha publicado algunos videos con el hashtag.

Pero pronto se dio cuenta de que las publicaciones no pretendían frenar el consumo, sino simplemente empujar a la gente a "comprar un producto en lugar de otro". Dice estar "decepcionada" de esta tendencia y que los influencers solo buscan obtener nuevos seguidores.

Hay quienes consideran a los "desinfluencers" como una respuesta a la creciente inflación, o incluso un movimiento anticonsumista


La valiosa autenticidad

Un vistazo rápido a los últimos videos publicados en TikTok con el hashtag #desinfluencer muestra que Clifton no es la única decepcionada.

Lia Haberman, experta en marketing de "influencers", afirma que ver la tendencia de los desinfluencers como un rechazo a la cultura del consumo es un error.

"No es así como se originó la tendencia", asegura.

Según Tubular Labs, una firma de análisis de redes sociales, la tendencia -que realmente despegó en enero- surgió por primera vez en septiembre de 2022, gracias a una mujer llamada Maddie Wells.

Wells no es exactamente una activista; la "influencer" simplemente utilizaba su experiencia laboral en tiendas de cosméticos para explicar por qué los clientes no estaban satisfechos con determinados productos.

Sus videos no eran "realmente un juicio de valor", explica Haberman.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Para Americus Reed, profesor de marketing en la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania, los "influencers" ya no son vistos como auténticos por el público, que sabe que se les paga para promocionar productos.

Un "desinfluencer", al menos por ahora, es visto como más honesto.

"Esa es una forma de sobresalir", dice Reed, aunque admite que al final, "un 'desinfluencer' sigue siendo un influencer".





ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Mundo

Ismael "El Mayo" Zambada está entre los objetivos militares de Ecuador

Como objetivos de máxima importancia figuran Ismael 'El Mayo' Zambada, considerado el heredero de Joaquín 'El Chapo' Guzmán dentro del cartel de Sinaloa

Sociedad

La reforma de pensiones no es para perjudicar a los trabajadores, afirma AMLO

AMLO negó que la reforma sea perjudicial para los trabajadores y remarcó que es para que se logren pensiones dignas

Mundo

No hubo ataque con misiles contra Irán, dice funcionario iraní a Reuters

No obstante, la versión de EU afirma que sí se trato de ataque contra la provincia de Isfahán

Mundo

Bolsas operan mixtas tras ataque de Israel a Irán; peso cae 1.12% ante el dólar

Las acciones mundiales tocaron hoy su nivel más bajo en dos meses tras el supuesto ataque israelí a Irán que desencadenó una oleada de compras de refugio de oro y bonos

Sociedad

Marina da contratos a 2 empresas opacas

Ambas compañías tienen diferente razón social, pero el mismo domicilio fiscal

Metrópoli

Apuestan en CDMX a vivienda vertical

El nuevo encargado de despacho del IPDP explica que la poca oferta en materia de vivienda se traduce en altos costos de rentas y de adquisición