/ lunes 13 de febrero de 2023

Turquía persigue a constructoras de edificios colapsados por sismo

Amplían arrestos de contratistas por corrupción a medida que aumentan las víctimas del terremoto; dos buscaban huir del país

Presionado por las críticas, el gobierno de Turquía realizó arrestos masivos y prometió perseguir a los constructores inmobiliarios vinculados a los derrumbes de edificios en el terremoto de hace una semana, mientras la ONU reconoció que los esfuerzos de ayuda en Siria han “fracasado”.

A medida que las posibilidades de hallar más supervivientes disminuían, el número de víctimas en Turquía y Siria por el terremoto del lunes y sus principales réplicas superaba las 33 mil, y parecía que seguiría creciendo. Ha sido el terremoto más mortífero en Turquía desde 1939.

Entérate: Mis ojos estaban llenos de lágrimas: fotógrafo relata la imagen de padre e hija en Turquía

Los últimos balances hablan de 33 mil 179 fallecidos (29 mil 605 en Turquía y 3 mil 574 en Siria), una cifra que podría duplicarse.

Algunos afectados por el sismo y políticos opositores han acusado al gobierno de lentitud y de una reacción insuficiente en las primeras tareas de socorro, y los críticos han cuestionado por qué no se recurrió antes al ejército, que desempeñó un papel clave tras el terremoto de 1999.

En medio de la destrucción, la atención en Turquía se centra en lo que las víctimas del terremoto y los expertos en construcción han llamado construcciones inferiores que dejaron las casas de las personas particularmente vulnerables al colapso.

Frente a la creciente indignación, retratada en la prensa y difundida por las redes sociales, las autoridades turcas reaccionaron con decenas de detenciones y mandatos de arresto que se multiplican.

El ministro de Justicia, Bekir Bozdag, informó ayer que 134 personas habían sido detenidas y otras siete tenían prohibido viajar al extranjero por cargos relacionados con el derrumbe de edificios.

Dos contratistas responsables del derrumbe de edificios en la ciudad de Adiyaman, Yavuz Karakus y Sevilay Karakus, fueron detenidos en el aeropuerto de Estambul. Llevaban más de 17 mil dólares en efectivo y planeaban volar a Georgia.

El Ministerio de Justicia estableció oficinas de investigación de delitos sísmicos en las áreas afectadas, y designará fiscales para presentar cargos contra contratistas y otras personas relacionadas con edificios mal construidos que se derrumbaron, matando a sus residentes instantáneamente y dejando a otros enterrados en las ruinas a temperaturas cercanas al punto de congelación.

Murat Kurum, ministro de Medio Ambiente, dijo que más de 24 mil edificios en la zona del terremoto sufrieron graves daños o se derrumbaron, según una evaluación de unos 170 mil edificios.

El destino de la residencia “Rönesans” se convirtió en un caso emblemático de las malas prácticas denunciadas.

El conjunto residencial “Rönesans” (Renacimiento) construido en Antakya, en el sur de Turquía, tenía ocho plantas y 250 apartamentos. Fue levantado hace diez años y contaba hasta con una piscina. Presentado como un entorno de lujo, la torre se derrumbó sobre sus habitantes.

Hasta ahora, los constructores y emprendedores corruptos lograron arreglárselas, pese a las reiteradas alertas de ingenieros y arquitectos reconocidos

En 1999, cuando otro terremoto dejó 17 mil muertos en el noroeste de Turquía, pasaron seis meses antes de que se produjera el primer arresto.

Turquía adoptó una serie de normas y de regulaciones copiadas de las que existen en California, que son revisadas periódicamente, la última vez en 2018. Pero, según ingenieros y arquitectos, la mayoría son ignoradas.

Además, bajo los gobierno del presidente Recep Tayyip Erdoga se aplicaron varias amnistías a edificios que habían incumplido la normativa -incluida la resistencia sísmica- y se legalizó su situación a cambio de una multa económica.

Con unas elecciones presidenciales en mayo, la gestión del desastre y las explicaciones sobre lo sucedido pueden determinar la suerte de Erdogan en las urnas. En tanto, Naciones Unidas lamentó las demoras en la llegada de ayuda humanitaria al devastado noroeste de Siria.

AFP

Un nuevo convoy de la ONU llegó ayer al noroeste de Siria, pero el jefe humanitario de la ONU, Martin Griffiths, insistió en que se necesita más apoyo para las millones de personas que perdieron sus casas.

“Le hemos fallado a la gente del noroeste de Siria. Tienen derecho a sentirse abandonados, esperando una ayuda internacional que no llega”, dijo Griffiths.

La ayuda ha llegado a cuentagotas en Siria, y cuyo sistema de salud e infraestructuras han sido lastrados por más de una década de guerra.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, se reunió con Asad en Damasco y aseguró que el líder sirio se mostró dispuesto a abrir nuevos pasos fronterizos para ayudar a las zonas rebeldes del noroeste, enfrentadas al gobierno.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

En medio de un escenario devastador y un frío glacial, decenas de miles de socorristas locales y extranjeros trabajan entre las ruinas en busca de señales de vida y siguen registrándose casos milagrosos de personas encontradas bajo los escombros, pero los expertos advierten que las esperanzas de encontrar supervivientes disminuyen con cada día que pasa.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Presionado por las críticas, el gobierno de Turquía realizó arrestos masivos y prometió perseguir a los constructores inmobiliarios vinculados a los derrumbes de edificios en el terremoto de hace una semana, mientras la ONU reconoció que los esfuerzos de ayuda en Siria han “fracasado”.

A medida que las posibilidades de hallar más supervivientes disminuían, el número de víctimas en Turquía y Siria por el terremoto del lunes y sus principales réplicas superaba las 33 mil, y parecía que seguiría creciendo. Ha sido el terremoto más mortífero en Turquía desde 1939.

Entérate: Mis ojos estaban llenos de lágrimas: fotógrafo relata la imagen de padre e hija en Turquía

Los últimos balances hablan de 33 mil 179 fallecidos (29 mil 605 en Turquía y 3 mil 574 en Siria), una cifra que podría duplicarse.

Algunos afectados por el sismo y políticos opositores han acusado al gobierno de lentitud y de una reacción insuficiente en las primeras tareas de socorro, y los críticos han cuestionado por qué no se recurrió antes al ejército, que desempeñó un papel clave tras el terremoto de 1999.

En medio de la destrucción, la atención en Turquía se centra en lo que las víctimas del terremoto y los expertos en construcción han llamado construcciones inferiores que dejaron las casas de las personas particularmente vulnerables al colapso.

Frente a la creciente indignación, retratada en la prensa y difundida por las redes sociales, las autoridades turcas reaccionaron con decenas de detenciones y mandatos de arresto que se multiplican.

El ministro de Justicia, Bekir Bozdag, informó ayer que 134 personas habían sido detenidas y otras siete tenían prohibido viajar al extranjero por cargos relacionados con el derrumbe de edificios.

Dos contratistas responsables del derrumbe de edificios en la ciudad de Adiyaman, Yavuz Karakus y Sevilay Karakus, fueron detenidos en el aeropuerto de Estambul. Llevaban más de 17 mil dólares en efectivo y planeaban volar a Georgia.

El Ministerio de Justicia estableció oficinas de investigación de delitos sísmicos en las áreas afectadas, y designará fiscales para presentar cargos contra contratistas y otras personas relacionadas con edificios mal construidos que se derrumbaron, matando a sus residentes instantáneamente y dejando a otros enterrados en las ruinas a temperaturas cercanas al punto de congelación.

Murat Kurum, ministro de Medio Ambiente, dijo que más de 24 mil edificios en la zona del terremoto sufrieron graves daños o se derrumbaron, según una evaluación de unos 170 mil edificios.

El destino de la residencia “Rönesans” se convirtió en un caso emblemático de las malas prácticas denunciadas.

El conjunto residencial “Rönesans” (Renacimiento) construido en Antakya, en el sur de Turquía, tenía ocho plantas y 250 apartamentos. Fue levantado hace diez años y contaba hasta con una piscina. Presentado como un entorno de lujo, la torre se derrumbó sobre sus habitantes.

Hasta ahora, los constructores y emprendedores corruptos lograron arreglárselas, pese a las reiteradas alertas de ingenieros y arquitectos reconocidos

En 1999, cuando otro terremoto dejó 17 mil muertos en el noroeste de Turquía, pasaron seis meses antes de que se produjera el primer arresto.

Turquía adoptó una serie de normas y de regulaciones copiadas de las que existen en California, que son revisadas periódicamente, la última vez en 2018. Pero, según ingenieros y arquitectos, la mayoría son ignoradas.

Además, bajo los gobierno del presidente Recep Tayyip Erdoga se aplicaron varias amnistías a edificios que habían incumplido la normativa -incluida la resistencia sísmica- y se legalizó su situación a cambio de una multa económica.

Con unas elecciones presidenciales en mayo, la gestión del desastre y las explicaciones sobre lo sucedido pueden determinar la suerte de Erdogan en las urnas. En tanto, Naciones Unidas lamentó las demoras en la llegada de ayuda humanitaria al devastado noroeste de Siria.

AFP

Un nuevo convoy de la ONU llegó ayer al noroeste de Siria, pero el jefe humanitario de la ONU, Martin Griffiths, insistió en que se necesita más apoyo para las millones de personas que perdieron sus casas.

“Le hemos fallado a la gente del noroeste de Siria. Tienen derecho a sentirse abandonados, esperando una ayuda internacional que no llega”, dijo Griffiths.

La ayuda ha llegado a cuentagotas en Siria, y cuyo sistema de salud e infraestructuras han sido lastrados por más de una década de guerra.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, se reunió con Asad en Damasco y aseguró que el líder sirio se mostró dispuesto a abrir nuevos pasos fronterizos para ayudar a las zonas rebeldes del noroeste, enfrentadas al gobierno.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

En medio de un escenario devastador y un frío glacial, decenas de miles de socorristas locales y extranjeros trabajan entre las ruinas en busca de señales de vida y siguen registrándose casos milagrosos de personas encontradas bajo los escombros, pero los expertos advierten que las esperanzas de encontrar supervivientes disminuyen con cada día que pasa.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

CDMX

Alcaldes exigen activar Plan DN-III por agua contaminada en la alcaldía Benito Juárez

Los alcaldes de Benito Juárez, Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo exigen que se declare emergencia sanitaria en todas las colonias con registro de agua contaminada

Justicia

Ultiman detalles para prisión domiciliaria de Murillo Karam

El extitular de la PGR podría abandonar en próximas horas la Torre Médica del penal de Tepepan, donde se encuentra encarcelado bajo atención hospitalaria

Mundo

México ve con "gran preocupación" la nueva ley antimigrante de Tennessee

Tennessee aprobó la ley SB2576, que obliga a la policía informar a las autoridades migratorias si descubren a personas extranjeras en situación irregular

Política

Zaldívar acusa que investigación en su contra tiene intenciones políticas

El exministro Zaldívar asegura que la acusación se trata de "una cacería de brujas"

Sociedad

Asesinan en Morelos a familiar de Gaby Gorostieta, candidata a diputada federal

Localizan el cuerpo sin vida del tío de la candidata a diputada federal, Gaby Gorostieta, afuera de la casa de campaña en Jiutepec

Justicia

Trasladan a "El Chori", líder de la Unión Tepito, al penal del Altiplano

El Chori fue detenido el pasado 19 de marzo, en la alcaldía Tlalpan, donde le realizaron una revisión preventiva, tras la cual le aseguraron un arma de fuego, droga y dinero en efectivo