/ miércoles 1 de enero de 2020

"Me disculpo por el mal ejemplo", Papa Francisco tras dar manotazo a mujer

El Papa dijo haber perdido la paciencia ayer al desprenderse de una mujer dándole un manotazo, "tantas veces perdemos la paciencia. A mí también me ocurre"

El papa Francisco se disculpó este miércoles, antes de la tradicional oración del Ángelus, por haber "perdido la paciencia" la víspera cuando una fiel lo forzó a darle la mano y él le dio un golpe en el antebrazo.

"Tantas veces perdemos la paciencia. A mí también me ocurre. Me disculpo por el mal ejemplo dado ayer", declaró el pontífice, desde una ventana del palacio apostólico de la plaza de San Pedro del Vaticano.

Las imágenes del papa, de 83 años, reaccionando de forma irritada ante una fiel que le quería dar la mano a toda costa, agarrándolo y atrayendo al pontífice hacia ella en la plaza de San Pedro del Vaticano el último día del año, fueron visionadas por miles de internautas.

Tras haber besado a muchos niños, apiñados delante del pesebre de Navidad en la extensa plaza de San Pedro, y cuando se disponía a cambiar de dirección, una mujer le agarró fuertemente de la mano y atrajo al pontífice hacia ella hasta casi hacerlo caer.

Mientras se ve cómo la desconocida le dice algo casi inaudible, el papa, irritado y con gesto molesto y dolorido, logra zafarse de la mujer golpeándole en el antebrazo.

El pontífice, que tiene dificultades para andar y lleva calzado especial, siguió su camino tras el incidente manteniendo un poco de distancia con los files entusiastas. Su rostro, firme, se fue relajando progresivamente al entrar en contacto con los niños.

Foto: Reuters

Le gusta abrazar a la gente

En este primer Ángelus del año, el papa recordó que la liturgia celebraba a María, "la virgen que dio vida a Jesús, el salvador", quien "no eliminó el mal sino que lo cortó de raíz". "Esta bendición de Dios para cada hombre y mujer" no es "mágica, sino que requiere paciencia, la paciencia del amor", consideró el pontífice.

En ese momento, dejó de leer el texto que había sido transmitido a los medios de comunicación previamente, y repitió la frase "la paciencia del amor", haciendo su mea culpa por el molesto ademán de la víspera.

El pontífice encadenó entonces con su mensaje de Año Nuevo, leído en todas las iglesias del mundo, que exhorta a la "paz, camino de esperanza hacia el que avanzar a través del diálogo, la reconciliación y una conversión ecológica" integral.

Foto: AFP

Si bien el papa argentino ha dado lugar a críticas muy positivas desde su elección, en 2013, por su sencillez y su proximidad con los fieles, también es conocido por su forma directa de hablar y por su temperamento, a veces autoritario.

En marzo mostró públicamente su franqueza al negarse a que los fieles besaran su anillo papal en una ceremonia en el santuario de Loreto, en el centro de Italia.

El Vaticano explicó que su gesto (el papa retiraba su mano cada vez que un peregrino trataba de besarlo) era debido a razones de higiene.

"El papa me ha dicho que el motivo por el cual no permitía que le besaran (el anillo) en Loreto era por higiene. No por él, sino para evitar el contagio cuando hay largas colas de personas. Personalmente, a él le gusta besar a la gente", explicó en aquel momento el portavoz de la Santa Sede, Alessandro Gisotti.

El papa Francisco se disculpó este miércoles, antes de la tradicional oración del Ángelus, por haber "perdido la paciencia" la víspera cuando una fiel lo forzó a darle la mano y él le dio un golpe en el antebrazo.

"Tantas veces perdemos la paciencia. A mí también me ocurre. Me disculpo por el mal ejemplo dado ayer", declaró el pontífice, desde una ventana del palacio apostólico de la plaza de San Pedro del Vaticano.

Las imágenes del papa, de 83 años, reaccionando de forma irritada ante una fiel que le quería dar la mano a toda costa, agarrándolo y atrayendo al pontífice hacia ella en la plaza de San Pedro del Vaticano el último día del año, fueron visionadas por miles de internautas.

Tras haber besado a muchos niños, apiñados delante del pesebre de Navidad en la extensa plaza de San Pedro, y cuando se disponía a cambiar de dirección, una mujer le agarró fuertemente de la mano y atrajo al pontífice hacia ella hasta casi hacerlo caer.

Mientras se ve cómo la desconocida le dice algo casi inaudible, el papa, irritado y con gesto molesto y dolorido, logra zafarse de la mujer golpeándole en el antebrazo.

El pontífice, que tiene dificultades para andar y lleva calzado especial, siguió su camino tras el incidente manteniendo un poco de distancia con los files entusiastas. Su rostro, firme, se fue relajando progresivamente al entrar en contacto con los niños.

Foto: Reuters

Le gusta abrazar a la gente

En este primer Ángelus del año, el papa recordó que la liturgia celebraba a María, "la virgen que dio vida a Jesús, el salvador", quien "no eliminó el mal sino que lo cortó de raíz". "Esta bendición de Dios para cada hombre y mujer" no es "mágica, sino que requiere paciencia, la paciencia del amor", consideró el pontífice.

En ese momento, dejó de leer el texto que había sido transmitido a los medios de comunicación previamente, y repitió la frase "la paciencia del amor", haciendo su mea culpa por el molesto ademán de la víspera.

El pontífice encadenó entonces con su mensaje de Año Nuevo, leído en todas las iglesias del mundo, que exhorta a la "paz, camino de esperanza hacia el que avanzar a través del diálogo, la reconciliación y una conversión ecológica" integral.

Foto: AFP

Si bien el papa argentino ha dado lugar a críticas muy positivas desde su elección, en 2013, por su sencillez y su proximidad con los fieles, también es conocido por su forma directa de hablar y por su temperamento, a veces autoritario.

En marzo mostró públicamente su franqueza al negarse a que los fieles besaran su anillo papal en una ceremonia en el santuario de Loreto, en el centro de Italia.

El Vaticano explicó que su gesto (el papa retiraba su mano cada vez que un peregrino trataba de besarlo) era debido a razones de higiene.

"El papa me ha dicho que el motivo por el cual no permitía que le besaran (el anillo) en Loreto era por higiene. No por él, sino para evitar el contagio cuando hay largas colas de personas. Personalmente, a él le gusta besar a la gente", explicó en aquel momento el portavoz de la Santa Sede, Alessandro Gisotti.

México

México suma 68 mil 620 casos confirmados de Covid-19 y 7 mil 394 defunciones

El doctor José Luis Alomía detalló que de los casos confirmados, 14 mil 247 se mantienen activos

Política

Morena pretende adueñarse de la educación privada en Puebla, acusan

Senadores del PAN señalaron que el Congreso de Puebla, con mayoría de Morena, aprobó una Ley para que el gobierno local fiscalice a las escuelas particulares

Mundo

Sudáfrica cierra la mina de oro más profunda del mundo por 164 casos de Covid-19

Debido a las medidas para frenar el coronavirus en este país, las minas habían sido cerradas desde el 27 de marzo

Sociedad

OMS postula a López-Gatell para ser parte de su equipo de expertos

El funcionario contribuirá a redactar el nuevo reglamento sanitario internacional, informó AMLO

Política

Se perderán un millón de empleos por crisis de Covid-19: AMLO

Ante este panorama, el presidente se dijo confiado de la creación de dos millones de empleos a través de sus proyectos prioritarios

Sociedad

Más de dos mil 800 mexicanos están varados en el exterior

Barbados es el país con más mexicanos varados, con 362, seguido de Argentina, que registra 316, ambos sin viajes comerciales

Mundo

Sudáfrica cierra la mina de oro más profunda del mundo por 164 casos de Covid-19

Debido a las medidas para frenar el coronavirus en este país, las minas habían sido cerradas desde el 27 de marzo

Mundo

Ex ministro de Salud en Bolivia va a prisión por compra irregular de respiradores

La abogada de Navajas alertó que su defendido padece de una enfermedad cardíaca grave y su estadía en prisión representa un riesgo para su vida

Sociedad

¡Ninguna Sana Distancia! Exhiben a jarochos haciendo fiestas en pleno pico de pandemia

Veracruzanos continúan reuniéndose a pesar de la contingencia sanitaria por Covid-19