/ lunes 25 de octubre de 2021

Una ola de huelgas se extienden por todo EU

Empresas se enriquecieron en la pandemia pero no se reflejó en los trabajadores

NUEVA YORK. Agotados tras trabajar largas horas durante la pandemia de covid y resentidos porque sus jefes no comparten ganancias, decenas de miles de empleados de fábricas, trabajadores de la salud y de otros servicios han estallado huelgas en todo Estados Unidos, en demanda de mayores salarios y mejores condiciones laborales.

La repentina ola de conflictividad laboral llevó a acuñar la palabra “striketober” (huelgoctubre), un neologismo adoptado en las redes sociales, y ha disparado el apoyo a los sindicatos.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Unos 31 mil empleados del grupo de atención médica Kaiser Permanente en los estados occidentales de California y Oregón se fueron a la huelga.

En tanto, 10 mil empleados de la compañía de maquinaria agrícola John Deere están en huelga, mientras que mil 400 trabajadores abandonaron sus labores en la compañía de cereales Kellogg's el 5 de octubre. Y más de 2 mil empleados del Mercy Hospital de Buffalo, Nueva York, comenzaron una huelga en octubre.

La huelga de Kellogg's siguió a otro paro en julio de 600 trabajadores de la fábrica de bocadillos Frito-Lay, subsidiaria de PepsiCo, en Kansas.

“Las empresas están obteniendo más ganancias que nunca, y los trabajadores están siendo presionados a trabajar más duro que nunca, a veces arriesgando sus vidas para volver a trabajar en el contexto del Covid”, dijo Kate Bronfenbrenner, especialista en temas sindicales y laborales en la Universidad de Cornell, NY.

“Los trabajadores están en huelga para conseguir un mejor trato y una vida mejor”, dijo la semana pasada Liz Shuler, presidenta de la AFL-CIO, la mayor federación sindical del país, en una conferencia periodística de la SABEW.

“La pandemia ha puesto al descubierto las desigualdades de nuestro sistema y los trabajadores se niegan a volver a trabajos de mierda que ponen en riesgo su salud”, añadió.

La afiliación a los sindicatos ha ido disminuyendo de forma constante en las últimas décadas, cayendo a menos del 11 por ciento de los estadounidenses con empleo en 2020 desde el 20 por ciento en 1983, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.

Sin embargo, el 68 por ciento de los estadounidenses aprueban ahora los sindicatos, la proporción más alta desde 1965, según una encuesta de Gallup realizada en agosto, y sube a casi 78 por ciento para los que tienen entre 18 y 29 años.

Los activistas sindicales se quejan de que, aunque muchos de sus miembros fueron considerados esenciales durante la crisis del Covid-19, eso no se ha reflejado en el trato que reciben de los empresarios. Con un gobierno en la Casa Blanca que consideran comprensivo y un mercado laboral en el que hubo un récord de renuncias en agosto, los sindicatos están dispuestos a poner a prueba la determinación de las empresas.

“Hemos entrado en una nueva era en las relaciones laborales”, dijo Harley Shaiken, académico en la Universidad de California Berkeley, especialista en son trabajo, tecnología y producción global. “Los trabajadores sienten que están al volante y que hay mucho terreno perdido que recuperar”.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

NUEVA YORK. Agotados tras trabajar largas horas durante la pandemia de covid y resentidos porque sus jefes no comparten ganancias, decenas de miles de empleados de fábricas, trabajadores de la salud y de otros servicios han estallado huelgas en todo Estados Unidos, en demanda de mayores salarios y mejores condiciones laborales.

La repentina ola de conflictividad laboral llevó a acuñar la palabra “striketober” (huelgoctubre), un neologismo adoptado en las redes sociales, y ha disparado el apoyo a los sindicatos.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Unos 31 mil empleados del grupo de atención médica Kaiser Permanente en los estados occidentales de California y Oregón se fueron a la huelga.

En tanto, 10 mil empleados de la compañía de maquinaria agrícola John Deere están en huelga, mientras que mil 400 trabajadores abandonaron sus labores en la compañía de cereales Kellogg's el 5 de octubre. Y más de 2 mil empleados del Mercy Hospital de Buffalo, Nueva York, comenzaron una huelga en octubre.

La huelga de Kellogg's siguió a otro paro en julio de 600 trabajadores de la fábrica de bocadillos Frito-Lay, subsidiaria de PepsiCo, en Kansas.

“Las empresas están obteniendo más ganancias que nunca, y los trabajadores están siendo presionados a trabajar más duro que nunca, a veces arriesgando sus vidas para volver a trabajar en el contexto del Covid”, dijo Kate Bronfenbrenner, especialista en temas sindicales y laborales en la Universidad de Cornell, NY.

“Los trabajadores están en huelga para conseguir un mejor trato y una vida mejor”, dijo la semana pasada Liz Shuler, presidenta de la AFL-CIO, la mayor federación sindical del país, en una conferencia periodística de la SABEW.

“La pandemia ha puesto al descubierto las desigualdades de nuestro sistema y los trabajadores se niegan a volver a trabajos de mierda que ponen en riesgo su salud”, añadió.

La afiliación a los sindicatos ha ido disminuyendo de forma constante en las últimas décadas, cayendo a menos del 11 por ciento de los estadounidenses con empleo en 2020 desde el 20 por ciento en 1983, según la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos.

Sin embargo, el 68 por ciento de los estadounidenses aprueban ahora los sindicatos, la proporción más alta desde 1965, según una encuesta de Gallup realizada en agosto, y sube a casi 78 por ciento para los que tienen entre 18 y 29 años.

Los activistas sindicales se quejan de que, aunque muchos de sus miembros fueron considerados esenciales durante la crisis del Covid-19, eso no se ha reflejado en el trato que reciben de los empresarios. Con un gobierno en la Casa Blanca que consideran comprensivo y un mercado laboral en el que hubo un récord de renuncias en agosto, los sindicatos están dispuestos a poner a prueba la determinación de las empresas.

“Hemos entrado en una nueva era en las relaciones laborales”, dijo Harley Shaiken, académico en la Universidad de California Berkeley, especialista en son trabajo, tecnología y producción global. “Los trabajadores sienten que están al volante y que hay mucho terreno perdido que recuperar”.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Política

“Cumplimos tres años de gobierno y estamos de pie”, asegura AMLO

El mandatario destacó: “hemos resistido a las adversidades y seguimos adelante gracias a la fortaleza del pueblo"

Finanzas

Aumenta 22% el salario mínimo en 2022

El salario mínimo quedará en 172.87 pesos diarios, mientras que en la Zona fronteriza será de 260.34 pesos

Sociedad

Procuraduría de Hidalgo abre tres carpetas de investigación por fuga en penal de Tula

Las carpetas corresponden a investigaciones en daños a la propiedad, lesiones y evasión de reos

Sociedad

Autoridades de Calcahualco condenan actos vandálicos y exigen justicia

La presidencia del municipio emitió un boletín de prensa, donde señalan como responsables a los habitantes de Atotonilco

Mundo

Falso: La ONU no sugiere dejar de usar "señorita" por ser discriminatorio

La ONU emitió un documento en donde hace algunas recomendaciones para emplear un lenguaje inclusivo en cuanto al género

Ciencia

Con tan sólo 13 años, joven científico descubre tratamiento para cáncer de páncreas

Este joven creó una herramienta que facilita el tratamiento de este cáncer de forma temprana

Automotriz

Una nueva forma de acercarte a un taller automotriz

Se presenta en la Ciudad de México, la startup mexicana CarKer que te brinda el apoyo para el cuidado de tu vehículo