/ martes 30 de mayo de 2017

Vaticano pospone viaje papal a Sudán del Sur

Ciudad del Vaticano.- Ahora es oficial. El Papa Francisco no ira este ano a Sudan del Sur. El viaje, previsto para octubre próximo, fue cancelado a causa del agudizarse de la guerra civil que se registra en ese país y por lo tanto de la falta de garantías para la realización de la visita papal. Lo confirmó ayer el vocero de la Santa Sede, Greg Burke, respondiendo a los periodistas acerca de la indiscreción a que a este respecto publicaron algunos medios locales el lunes pasado.

La idea, también a pedido de los obispos sudaneses, era ir junto con el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, primado anglicano (la mayor confesión religiosa de Sudan del Sur), y uno presbiteriano. La intención era llevar un “apoyo ecuménico” en favor de la paz al joven Estado, que alcanzo su independencia en julio de 2011 al cabo de una guerra de 22 años. El mismo Bergoglio, en días pasados, ya había reconocido sin embargo que “la situación es muy fea” en Sudan del Sur. Una situación que en los últimos meses se ha agravado cada vez más, induciendo al pontífice argentino y a sus más estrechos colaboradores a renunciar al viaje al devastado país africano, ante los altos riesgos que habría representado la ausencia, por fuerza mayor, de garantías concretas. Además de la violencia, cuya principal víctima es la población, la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), ha denunciado que unos 17 mil niños han sido reclutados por las diversas facciones armadas a partir de 2013 cuando estallo de hecho la actual guerra civil.

Un conflicto, entre fuerzas gubernamentales y grupos rebeldes, que además de decenas de miles de muertos, ha provocado una gravísima crisis económica y social en el país, con más de cinco millones de personas, equivalentes al 40% de la población,  afectadas por el hambre y que necesitan por lo tanto alimentos con carácter de urgencia. Una crisis gravísima denunciada en numerosas ocasiones no solo por la iglesia local y por organizaciones humanitarias, sino también por el mismo presidente Salva Kiir. De esta manera, una vez cancelado el viaje a Sudan del Sur, en la agenda de viajes de Francisco quedan este ano solo los viajes, a Colombia en septiembre, y a India y Bangladesh a fines de noviembre.

/amg /afa

Ciudad del Vaticano.- Ahora es oficial. El Papa Francisco no ira este ano a Sudan del Sur. El viaje, previsto para octubre próximo, fue cancelado a causa del agudizarse de la guerra civil que se registra en ese país y por lo tanto de la falta de garantías para la realización de la visita papal. Lo confirmó ayer el vocero de la Santa Sede, Greg Burke, respondiendo a los periodistas acerca de la indiscreción a que a este respecto publicaron algunos medios locales el lunes pasado.

La idea, también a pedido de los obispos sudaneses, era ir junto con el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, primado anglicano (la mayor confesión religiosa de Sudan del Sur), y uno presbiteriano. La intención era llevar un “apoyo ecuménico” en favor de la paz al joven Estado, que alcanzo su independencia en julio de 2011 al cabo de una guerra de 22 años. El mismo Bergoglio, en días pasados, ya había reconocido sin embargo que “la situación es muy fea” en Sudan del Sur. Una situación que en los últimos meses se ha agravado cada vez más, induciendo al pontífice argentino y a sus más estrechos colaboradores a renunciar al viaje al devastado país africano, ante los altos riesgos que habría representado la ausencia, por fuerza mayor, de garantías concretas. Además de la violencia, cuya principal víctima es la población, la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), ha denunciado que unos 17 mil niños han sido reclutados por las diversas facciones armadas a partir de 2013 cuando estallo de hecho la actual guerra civil.

Un conflicto, entre fuerzas gubernamentales y grupos rebeldes, que además de decenas de miles de muertos, ha provocado una gravísima crisis económica y social en el país, con más de cinco millones de personas, equivalentes al 40% de la población,  afectadas por el hambre y que necesitan por lo tanto alimentos con carácter de urgencia. Una crisis gravísima denunciada en numerosas ocasiones no solo por la iglesia local y por organizaciones humanitarias, sino también por el mismo presidente Salva Kiir. De esta manera, una vez cancelado el viaje a Sudan del Sur, en la agenda de viajes de Francisco quedan este ano solo los viajes, a Colombia en septiembre, y a India y Bangladesh a fines de noviembre.

/amg /afa