/ martes 27 de septiembre de 2016

Analizan líneas de investigación sobre muerte del párroco

Erandi Torres, Delfino García y Rafael Tena

MORELIA, Mich. (OEM-Informex).- El procurador de Justicia del Estado de Michoacán, José Martín Godoy Castro, aseguró que todos los homicidios y eventos de inseguridad que se han suscitado en días recientes en Michoacán serán resueltos.

Desde el homicidio del párroco de Janamuato, municipio de Puruándiro, José Alfredo López Guillén, hasta la balacera que se suscitó la semana pasada en la capital michoacana, el procurador indicó que los responsables responderán ante las autoridades judiciales.

En entrevista, Godoy Castro detalló sobre cada uno de los casos, enfatizando principalmente en el tema del presbítero de Janamuato, que no descartarán todas las líneas de investigación, aclarando que seguirán utilizando los videos que fueron difundidos por un medio local.

En este sentido, dijo que aún verifican la fecha y hora en que supuestamente se lleva a cabo la grabación, pero aún existen otros puntos por atender como es el paradero de las personas con las que convivió López Guillén en las últimas horas de vida.

Por lo que no existe una hipótesis como tal sobre el posible móvil del homicidio “aún estamos trabajando, el sacerdote estuvo en tres parroquias en los últimos años, dos de ellas en Michoacán y otra en Guanajuato estamos haciendo el análisis de la trayectoria para identificar aspectos de su vida privada sin dejar de descartar cualquier hipótesis”.

Por ello es que también solicitó el apoyo de la sociedad, en el ánimo de que puedan aportar cualquier información que lleve a dar con los captores y posibles homicidas del párroco, pues sólo de esa manera será posible conocer lo que paso el lunes 19 de septiembre en la casa parroquial.

VIVIMOS UNA SEMANA DE ANGUSTIA Y DOLOR: SUÁREZ INDA

“Esta semana ha sido para la Iglesia católica un tiempo de angustia y de dolor, aunque también de consuelos muy grandes; sin duda la desaparición del padre, José Alfredo López Guillén, quien estaba encargado de la parroquia de Janamuato, nos consternó”, así lo expuso el cardenal, Alberto Suárez Inda, ante representantes de los diferentes medios de comunicación local.

En la conferencia de prensa, monseñor Suárez Inda destacó que desde que se recibió la noticia, el pasado miércoles por la tarde, y hasta el pasado domingo por la mañana, se vivieron días de incertidumbre, sobre todo sus familiares y su comunidad; la difusión de algunas noticias e interpretaciones, incluso algunas hasta maliciosas, hacían más dolorosa la situación.

Dijo que era preferible guardar silencio y esperar, ya que la verdad sale a relucir siempre tarde o temprano, porque contra los hechos no valen argumentos, y en este caso, reconoció que la Procuraduría General de Justicia del Estado hasta el momento ha actuado con profesionalismo, por ende, confía en que se le seguirá dando un buen seguimiento a la investigación.

Hasta hoy, dijo, lo que se sabe, y que también ya está publicado en los diferentes medios de comunicación, es que el padre fue asesinado a las pocas horas de que fue secuestrado, ya que su cuerpo fue abandonado a unos cuantos kilómetros de su parroquia, para lo cual los delincuentes se llevaron su automóvil y otra camioneta que estaba en el lugar.

Recordó que en una semana fueron asesinados tres sacerdotes católicos, dos en Veracruz y uno en Michoacán, por ende, “muchos hermanos nos han estado llamando, incluso pastores de otras iglesias han manifestado su solidaridad con nuestro presbiterio, donde nos han hecho saber la preocupación que existe por todo lo que está pasando”.

MUESTRA DE LA INSEGURIDAD: HIPÓLITO MORA

El crimen del párroco de Janamuato, José Alfredo López Guillén, es una muestra más de la inseguridad que se vive en el Estado, aseguró el exlíder de las autodefensas en la entidad, Hipólito Mora Chávez, quien aseguró que en lugar de solucionar el problema, “la inseguridad está creciendo y ahora ya la traen con los sacerdotes”.

En entrevista manifestó que el cura de la población de La Ruana, José Luis Segura, se encuentra en peligro, por lo que “tienen que preocuparse, pensarle, porque si él no sabía, ya sabe que también asesinan sacerdotes”, lo anterior por que aseguró es uno de los curas “que más fuerte habla, tirándole al Gobierno como al crimen organizado”.

Ante la inseguridad, destacó que durante los últimos tres años ha hecho mención del incremento de los índices de inseguridad, sin embargo, el Estado ignoró esta situación y lamentó ahora la ola de violencia que ya permea la ciudad de Morelia.

Erandi Torres, Delfino García y Rafael Tena

MORELIA, Mich. (OEM-Informex).- El procurador de Justicia del Estado de Michoacán, José Martín Godoy Castro, aseguró que todos los homicidios y eventos de inseguridad que se han suscitado en días recientes en Michoacán serán resueltos.

Desde el homicidio del párroco de Janamuato, municipio de Puruándiro, José Alfredo López Guillén, hasta la balacera que se suscitó la semana pasada en la capital michoacana, el procurador indicó que los responsables responderán ante las autoridades judiciales.

En entrevista, Godoy Castro detalló sobre cada uno de los casos, enfatizando principalmente en el tema del presbítero de Janamuato, que no descartarán todas las líneas de investigación, aclarando que seguirán utilizando los videos que fueron difundidos por un medio local.

En este sentido, dijo que aún verifican la fecha y hora en que supuestamente se lleva a cabo la grabación, pero aún existen otros puntos por atender como es el paradero de las personas con las que convivió López Guillén en las últimas horas de vida.

Por lo que no existe una hipótesis como tal sobre el posible móvil del homicidio “aún estamos trabajando, el sacerdote estuvo en tres parroquias en los últimos años, dos de ellas en Michoacán y otra en Guanajuato estamos haciendo el análisis de la trayectoria para identificar aspectos de su vida privada sin dejar de descartar cualquier hipótesis”.

Por ello es que también solicitó el apoyo de la sociedad, en el ánimo de que puedan aportar cualquier información que lleve a dar con los captores y posibles homicidas del párroco, pues sólo de esa manera será posible conocer lo que paso el lunes 19 de septiembre en la casa parroquial.

VIVIMOS UNA SEMANA DE ANGUSTIA Y DOLOR: SUÁREZ INDA

“Esta semana ha sido para la Iglesia católica un tiempo de angustia y de dolor, aunque también de consuelos muy grandes; sin duda la desaparición del padre, José Alfredo López Guillén, quien estaba encargado de la parroquia de Janamuato, nos consternó”, así lo expuso el cardenal, Alberto Suárez Inda, ante representantes de los diferentes medios de comunicación local.

En la conferencia de prensa, monseñor Suárez Inda destacó que desde que se recibió la noticia, el pasado miércoles por la tarde, y hasta el pasado domingo por la mañana, se vivieron días de incertidumbre, sobre todo sus familiares y su comunidad; la difusión de algunas noticias e interpretaciones, incluso algunas hasta maliciosas, hacían más dolorosa la situación.

Dijo que era preferible guardar silencio y esperar, ya que la verdad sale a relucir siempre tarde o temprano, porque contra los hechos no valen argumentos, y en este caso, reconoció que la Procuraduría General de Justicia del Estado hasta el momento ha actuado con profesionalismo, por ende, confía en que se le seguirá dando un buen seguimiento a la investigación.

Hasta hoy, dijo, lo que se sabe, y que también ya está publicado en los diferentes medios de comunicación, es que el padre fue asesinado a las pocas horas de que fue secuestrado, ya que su cuerpo fue abandonado a unos cuantos kilómetros de su parroquia, para lo cual los delincuentes se llevaron su automóvil y otra camioneta que estaba en el lugar.

Recordó que en una semana fueron asesinados tres sacerdotes católicos, dos en Veracruz y uno en Michoacán, por ende, “muchos hermanos nos han estado llamando, incluso pastores de otras iglesias han manifestado su solidaridad con nuestro presbiterio, donde nos han hecho saber la preocupación que existe por todo lo que está pasando”.

MUESTRA DE LA INSEGURIDAD: HIPÓLITO MORA

El crimen del párroco de Janamuato, José Alfredo López Guillén, es una muestra más de la inseguridad que se vive en el Estado, aseguró el exlíder de las autodefensas en la entidad, Hipólito Mora Chávez, quien aseguró que en lugar de solucionar el problema, “la inseguridad está creciendo y ahora ya la traen con los sacerdotes”.

En entrevista manifestó que el cura de la población de La Ruana, José Luis Segura, se encuentra en peligro, por lo que “tienen que preocuparse, pensarle, porque si él no sabía, ya sabe que también asesinan sacerdotes”, lo anterior por que aseguró es uno de los curas “que más fuerte habla, tirándole al Gobierno como al crimen organizado”.

Ante la inseguridad, destacó que durante los últimos tres años ha hecho mención del incremento de los índices de inseguridad, sin embargo, el Estado ignoró esta situación y lamentó ahora la ola de violencia que ya permea la ciudad de Morelia.