/ martes 29 de noviembre de 2016

Cacao de Tabasco no contiene fósforo de aluminio

VILLAHERMOSA.- El cacao de Tabasco está sano y no representa riesgo alguno para el consumidor, sostuvo el secretario de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesquero (Sedafop), Pedro Jiménez León, quien descartó que en alguna etapa de la producción del grano sean usadas pastillas de fósforos de aluminio.

Respecto al ingreso este lunes de una persona al Hospital La Raza del IMSS, en la Ciudad de México, intoxicada por inhalar fósforo de aluminio durante la transportación de un cargamento de cacao, presuntamente procedente del municipio de Cárdenas, la Sedafop y el Comité de Sanidad Vegetal atribuyeron el error a la compañía encargada del envío.

Esa sustancia usada como fumigante no es empleado en ningún proceso que tenga que ver con el cacao tabasqueño, “ni de siembra, mantenimiento, producción, secado, ni de fermentación”, sostuvo e informó que de acuerdo con las primeras indagatorias efectuadas en el estado, ninguna de las principales organizaciones locales que comercializan el aromático tiene registro de la carga en cuestión.

“La Unión Nacional de Productores de Cacao ya notificó que ese cargamento no es de ellos, y otras tres de las cinco empresas que hacen acopio del producto en la entidad también confirmaron que tampoco es de ellas”, refirió.

En Tabasco jamás se han presentado problemas de esta naturaleza, “porque simple y sencillamente no se usa el fosforo de aluminio para ninguna etapa del proceso del cultivo o producción”, recalcó el titular de la Sedafop y pidió a las autoridades competentes de la Ciudad de México, llevar a cabo una investigación exhaustiva para determinar “el origen de las pastillas, quién las puso ahí o por qué razón las olvidaron”.

Las pastillas de fósforo de aluminio se aplican para fumigar bodegas o para desinfectar transporte cerrado, porque la idea es que la sustancia que emanan no pueda propagarse al aire libre.

Por lo tanto, explicó Pedro Jiménez, “el transporte involucrado en la intoxicación del chofer, previamente debió haber trasladado un cargamento de productos para consumo animal, y debieron haber dejado olvidado” ese contaminante, quien observó que cuando se emplea este tipo de químico, el lugar donde se aplica no puede volver a ser usado en un plazo de 72 horas.

VILLAHERMOSA.- El cacao de Tabasco está sano y no representa riesgo alguno para el consumidor, sostuvo el secretario de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesquero (Sedafop), Pedro Jiménez León, quien descartó que en alguna etapa de la producción del grano sean usadas pastillas de fósforos de aluminio.

Respecto al ingreso este lunes de una persona al Hospital La Raza del IMSS, en la Ciudad de México, intoxicada por inhalar fósforo de aluminio durante la transportación de un cargamento de cacao, presuntamente procedente del municipio de Cárdenas, la Sedafop y el Comité de Sanidad Vegetal atribuyeron el error a la compañía encargada del envío.

Esa sustancia usada como fumigante no es empleado en ningún proceso que tenga que ver con el cacao tabasqueño, “ni de siembra, mantenimiento, producción, secado, ni de fermentación”, sostuvo e informó que de acuerdo con las primeras indagatorias efectuadas en el estado, ninguna de las principales organizaciones locales que comercializan el aromático tiene registro de la carga en cuestión.

“La Unión Nacional de Productores de Cacao ya notificó que ese cargamento no es de ellos, y otras tres de las cinco empresas que hacen acopio del producto en la entidad también confirmaron que tampoco es de ellas”, refirió.

En Tabasco jamás se han presentado problemas de esta naturaleza, “porque simple y sencillamente no se usa el fosforo de aluminio para ninguna etapa del proceso del cultivo o producción”, recalcó el titular de la Sedafop y pidió a las autoridades competentes de la Ciudad de México, llevar a cabo una investigación exhaustiva para determinar “el origen de las pastillas, quién las puso ahí o por qué razón las olvidaron”.

Las pastillas de fósforo de aluminio se aplican para fumigar bodegas o para desinfectar transporte cerrado, porque la idea es que la sustancia que emanan no pueda propagarse al aire libre.

Por lo tanto, explicó Pedro Jiménez, “el transporte involucrado en la intoxicación del chofer, previamente debió haber trasladado un cargamento de productos para consumo animal, y debieron haber dejado olvidado” ese contaminante, quien observó que cuando se emplea este tipo de químico, el lugar donde se aplica no puede volver a ser usado en un plazo de 72 horas.