/ sábado 5 de diciembre de 2015

Demandan desalojo de invasiones en el Cañón del Sumidero

Mariana Morales / El Heraldo de Chiapas

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (OEM-Informex).- Son varias las invasiones en el Cañón del Sumidero que empezaron a llegar en abril de 2013. Recién hubo controversias entre quienes siguen viviendo en la reserva federal, una extensión de 21 mil 789 hectáreas con pericos, monos, cocodrilos, humedales y abundante agua.

Las personas que ahí se asentaron iniciaron la edificación de sus casas con material, lámina y piso de cemento, las nuevas colonias tienen el nombre de funcionarios del Estado.

El Cañón del Sumidero, la falla geológica milenaria protegida bajo un decreto desde la década de los 80, también enfrenta la contaminación que genera una empresa de cal que aprovecha un inmenso balcón geológico de la reserva.

El principal asentamiento irregular se ubica en la parte de atrás de la colonia Vida Mejor, son viviendas de concreto que no pertenecen a personas pobres.

El Frente Ciudadano para la Regularización de la Defensa y Conservación del Cañón del Sumidero, dijo que este lunes tendrán una reunión con el representante del Gobierno del Estado, Juan Carlos Gómez Aranda, para que dialogue con quienes han invadido parte de la reserva y se planee su reubicación.

Hay 91 colonias sujetas a desincorporación, fuera del polígono de la reserva Cañón del Sumidero, luego de que un estudio previo justificara la modificación en la declaratoria de esa área protegida.

De acuerdo con un listado de la Comisión Nacional Protegidas, Chiapas, dependencia federal que administra esa reserva, quedan fuera de la reserva las colonias Kilómetro 4, La Esperanza, La Industrial, La Victoria, Las Águilas, Las Carmelitas, Las Granjas, Las Casitas, Loma Bonita Oriente, Las Flores, Lomas de Valle, Los Poetas, Los Yuquis y otras.

Desde el 2012, se anunció que se desincorporarán dos mil 900 hectáreas que incluyen 91 colonias ubicadas en los límites de la poligonal del sitio, es decir, donde inicia la mancha urbana.

En tanto, se sumará al área cuatro mil 500 hectáreas donde también viven comunidades, las cuales no serán afectadas, solo se les solicitará el manejo sustentable del área.

Mariana Morales / El Heraldo de Chiapas

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (OEM-Informex).- Son varias las invasiones en el Cañón del Sumidero que empezaron a llegar en abril de 2013. Recién hubo controversias entre quienes siguen viviendo en la reserva federal, una extensión de 21 mil 789 hectáreas con pericos, monos, cocodrilos, humedales y abundante agua.

Las personas que ahí se asentaron iniciaron la edificación de sus casas con material, lámina y piso de cemento, las nuevas colonias tienen el nombre de funcionarios del Estado.

El Cañón del Sumidero, la falla geológica milenaria protegida bajo un decreto desde la década de los 80, también enfrenta la contaminación que genera una empresa de cal que aprovecha un inmenso balcón geológico de la reserva.

El principal asentamiento irregular se ubica en la parte de atrás de la colonia Vida Mejor, son viviendas de concreto que no pertenecen a personas pobres.

El Frente Ciudadano para la Regularización de la Defensa y Conservación del Cañón del Sumidero, dijo que este lunes tendrán una reunión con el representante del Gobierno del Estado, Juan Carlos Gómez Aranda, para que dialogue con quienes han invadido parte de la reserva y se planee su reubicación.

Hay 91 colonias sujetas a desincorporación, fuera del polígono de la reserva Cañón del Sumidero, luego de que un estudio previo justificara la modificación en la declaratoria de esa área protegida.

De acuerdo con un listado de la Comisión Nacional Protegidas, Chiapas, dependencia federal que administra esa reserva, quedan fuera de la reserva las colonias Kilómetro 4, La Esperanza, La Industrial, La Victoria, Las Águilas, Las Carmelitas, Las Granjas, Las Casitas, Loma Bonita Oriente, Las Flores, Lomas de Valle, Los Poetas, Los Yuquis y otras.

Desde el 2012, se anunció que se desincorporarán dos mil 900 hectáreas que incluyen 91 colonias ubicadas en los límites de la poligonal del sitio, es decir, donde inicia la mancha urbana.

En tanto, se sumará al área cuatro mil 500 hectáreas donde también viven comunidades, las cuales no serán afectadas, solo se les solicitará el manejo sustentable del área.