/ lunes 24 de abril de 2017

Detienen a presunto traficante de animales exóticos

Por Moisés Morales

En lo que podría ser considerado el mayor decomiso de especies de animales exóticos de la historia reciente, la División de Gendarmería en Tlaxcala detuvo a un sujeto que transportaba a bordo de un remolque cinco contenedores en cuyo interior ocultaba decenas de pieles de víbora, de iguana, una cabeza de cocodrilo, cientos de huevos de tortuga y hasta una mantarraya muerta.

Y al no acreditar la legal posesión de las especies que transportaba, el conductor de una camioneta tipo Explorer que se identificó con el nombre de Enrique "N", de 54 años de edad y originario de la Delegación Cuauhtémoc, Ciudad de México, quedó a disposición de la Procuraduría General de la República por el delito de tráfico de vida silvestre.

De acuerdo con el parte informativo de efectivos de la Gendarmería, al realizar una inspección a la sospechosa unidad vehicular sobre el Libramiento Instituto Politécnico Nacional, a la altura de la comunidad de Tepehitec, en la capital, para descartar objetos o sustancias constitutivas de un delito, se percataron que el operador llevaba mercancía de dudosa procedencia.

En una primera hielera se observaron siete bolsas con un total de 192 huevos de tortuga.

En el segundo contenedor los efectivos descubrieron 10 bolsas que contenían tres iguanas en canal, un cocodrilo en canal, dos pieles de cocodrilo y ocho pieles de iguana.

Fotos: Moisés Morales

El tercer indicio tenía en su interior una cabeza de cocodrilo, una bolsa con una mantarraya muerta, otra piel de cocodrilo, un mapache en canal, una piel de víbora y 10 pieles más de iguana.

En el cuarto contenedor eran transportados ilegalmente cuatro litros de guisado de huevo de iguana, mientras que en el quinto siete pieles curtidas de iguana con colorante.

Al proceder a consultar las características de la camioneta en la base de datos del Registro Público Vehicular del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se descartó reporte de robo, mientras que el remolque no está inscrito en la base de datos.

Al lugar arribó personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y al no contar con documentos que acreditaran la legal procedencia de la carga, el conductor quedó asegurado y puesto a disposición del Ministerio Público de la Procuraduría General de la República, Delegación Tlaxcala, por el delito de tráfico de vida silvestre.

La camioneta quedó a disposición en el corralón de la misma comunidad de Tepehitec.

Cabe precisar que se trata de la misma unidad vehicular que vecinos del lugar reportaron como abandonada, la cual fue forzada para abrirla y llevársela por parte de cuatro elementos de la Gendarmería.

Por Moisés Morales

En lo que podría ser considerado el mayor decomiso de especies de animales exóticos de la historia reciente, la División de Gendarmería en Tlaxcala detuvo a un sujeto que transportaba a bordo de un remolque cinco contenedores en cuyo interior ocultaba decenas de pieles de víbora, de iguana, una cabeza de cocodrilo, cientos de huevos de tortuga y hasta una mantarraya muerta.

Y al no acreditar la legal posesión de las especies que transportaba, el conductor de una camioneta tipo Explorer que se identificó con el nombre de Enrique "N", de 54 años de edad y originario de la Delegación Cuauhtémoc, Ciudad de México, quedó a disposición de la Procuraduría General de la República por el delito de tráfico de vida silvestre.

De acuerdo con el parte informativo de efectivos de la Gendarmería, al realizar una inspección a la sospechosa unidad vehicular sobre el Libramiento Instituto Politécnico Nacional, a la altura de la comunidad de Tepehitec, en la capital, para descartar objetos o sustancias constitutivas de un delito, se percataron que el operador llevaba mercancía de dudosa procedencia.

En una primera hielera se observaron siete bolsas con un total de 192 huevos de tortuga.

En el segundo contenedor los efectivos descubrieron 10 bolsas que contenían tres iguanas en canal, un cocodrilo en canal, dos pieles de cocodrilo y ocho pieles de iguana.

Fotos: Moisés Morales

El tercer indicio tenía en su interior una cabeza de cocodrilo, una bolsa con una mantarraya muerta, otra piel de cocodrilo, un mapache en canal, una piel de víbora y 10 pieles más de iguana.

En el cuarto contenedor eran transportados ilegalmente cuatro litros de guisado de huevo de iguana, mientras que en el quinto siete pieles curtidas de iguana con colorante.

Al proceder a consultar las características de la camioneta en la base de datos del Registro Público Vehicular del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se descartó reporte de robo, mientras que el remolque no está inscrito en la base de datos.

Al lugar arribó personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y al no contar con documentos que acreditaran la legal procedencia de la carga, el conductor quedó asegurado y puesto a disposición del Ministerio Público de la Procuraduría General de la República, Delegación Tlaxcala, por el delito de tráfico de vida silvestre.

La camioneta quedó a disposición en el corralón de la misma comunidad de Tepehitec.

Cabe precisar que se trata de la misma unidad vehicular que vecinos del lugar reportaron como abandonada, la cual fue forzada para abrirla y llevársela por parte de cuatro elementos de la Gendarmería.