/ sábado 11 de junio de 2016

Hallan restos óseos precolombinos con trabajos dentales

  • El esqueleto descubierto en Michoacán es único

Juan Carlos Martínez / El Sol de Morelia

MORELIA, Mich. (OEM-Informex).- Durante las excavaciones para realizar una barda perimetral en la telesecundaria 214 del asentamiento “La Mina”, municipio de Álvaro Obregón, fueron encontrados, accidentalmente, restos óseos de pobladores que vivieron entre los años 650 y 800 d. C.

El director de la escuela dio aviso al Centro INAH Michoacán para que se encargaran de este hallazgo que se suscitó a orillas del Lago de Cuitzeo.

Al frente de la investigación quedaron los especialistas Ramiro Aguayo Haro y Humberto Quiroz Castañón, quienes renombraron algunos de los esqueletos, el más interesante fue llamado “Álvaro”.

“Álvaro” presenta tallado dental y una especie de “tratamiento” que fue considerado por los especialistas como endodoncia, algo de lo que no hay registro ni en México, ni “posiblemente en el continente americano”.

Junto con estos destacados restos se halló una vasija y también un perro, elementos que revelaron en un primer momento que el período fúnebre en aquellos años del horizonte Epiclásico pudo extenderse por dos días.

Como impresión particular, Ramiro Aguayo destacó que “Álvaro” fue enterrado en posición fetal como si estuviera abrazando al perro que lo acompañaría en el camino.

Estos restos se encuentran en exhibición temporal en Tzintzuntzan y aún no hay fecha para que regrese a Morelia, revelaron.

  • El esqueleto descubierto en Michoacán es único

Juan Carlos Martínez / El Sol de Morelia

MORELIA, Mich. (OEM-Informex).- Durante las excavaciones para realizar una barda perimetral en la telesecundaria 214 del asentamiento “La Mina”, municipio de Álvaro Obregón, fueron encontrados, accidentalmente, restos óseos de pobladores que vivieron entre los años 650 y 800 d. C.

El director de la escuela dio aviso al Centro INAH Michoacán para que se encargaran de este hallazgo que se suscitó a orillas del Lago de Cuitzeo.

Al frente de la investigación quedaron los especialistas Ramiro Aguayo Haro y Humberto Quiroz Castañón, quienes renombraron algunos de los esqueletos, el más interesante fue llamado “Álvaro”.

“Álvaro” presenta tallado dental y una especie de “tratamiento” que fue considerado por los especialistas como endodoncia, algo de lo que no hay registro ni en México, ni “posiblemente en el continente americano”.

Junto con estos destacados restos se halló una vasija y también un perro, elementos que revelaron en un primer momento que el período fúnebre en aquellos años del horizonte Epiclásico pudo extenderse por dos días.

Como impresión particular, Ramiro Aguayo destacó que “Álvaro” fue enterrado en posición fetal como si estuviera abrazando al perro que lo acompañaría en el camino.

Estos restos se encuentran en exhibición temporal en Tzintzuntzan y aún no hay fecha para que regrese a Morelia, revelaron.